web analytics

Yo creo en los videojuegos

La afirmación que da título a esta entrada puede ser baladí al salir de los dedos de alguien que se considera un apasionado del hobby que nos reúne a todos hoy aquí. Sin embargo nada más lejos de mi intención escribir una mera retahíla de exasperaciones gritando a los cuatro vientos mi amor por el videojuego. Mi intención en estas líneas es escribir un manifiesto, una palabra de fe y una esperanza.

journey gameplay articulos opinion videojuegos zehngames

Yo creo en los videojuegos como forma de entretenimiento masivo del presente y del futuro. Porque ya no se juega aislado en una habitación oscura, ahora compartes tus logros, gustos, preferencias e inquietudes a través de la red diseminando tus ideas como cereal al viento para que sea esta, la red, quien separe el grano de la paja. Porque ya no es un entretenimiento vacío, ahora puedes aprender mientras juegas, y por supuesto, como he mencionado, socializar con cientos de personas diferentes creando incluso comunidades. En la actualidad ya no es un entretenimiento sin más, es una afición que enriquece cuerpo y alma a través de historias sorprendentes y profundas, mecánicas novedosas que nos sumergen en nuevos tiempos o nos llevan a través de susurros al rincón de la melancolía y la nostalgia.

Yo creo en los videojuegos como herramienta pedagógica. La inclusión de los videojuegos en las aulas es más que un hecho durante estos días. Muchos de los alumnos son jugadores habituales en sus hogares y son y serán los padres los encargados de dirigir ese entretenimiento, pero son los profesores quienes deben guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje a través del conocimiento de las herramientas de las que dispone, como por ejemplo los videojuegos ¿Qué mejor manera de aprender el período histórico de la Prehistoria que viviendo la Prehistoria? Los videojuegos serios o divertidos deben aportar ese extra al currículo que genere hecho de aprender una meta deseable para todos los alumnos, no solo para aquellos que ya se encuentran predispuestos. Para cumplir este bello propósito deberán existir herramientas a la altura, juegos que beban de la pedagogía y la sitúen al servicio del alumno.

Yo creo en los videojuegos como forma de arte. Ya pasaron los oscuros nubarrones que pregonaban tormentas de intolerancia social contra todo aquel que participara del ritual del videojuego. Ahora en los museos más importantes de la humanidad se pueden contemplar material videolúdico con el que muchos de nosotros crecimos. Ahora en muchas de las facultades de Arte se estudia el videojuego como una rama más de las facetas artísticas del ser humano. Existen ciertos títulos que de hecho escapan a los que tradicionalmente hemos venido contemplando como videojuego, rompen esa barrera y se instalan en nuestra mente incómoda que no sabe dónde situarlos. Títulos donde no solo la superficie te atrape irremediablemente sino acudiendo al Arte con mayúsculas, aquel que provoca al que se acerca una idea, un sentimiento, un reflejo, una consecuencia en su fuero interno. Obras que no se queden estancadas en la brillantez de la purpurina que lo recubre sino que ahonden sus raíces con fuerza en la tierra.

Yo creo en los videojuegos como forma de expresión. Los títulos tienen y tendrán que aportar ideas, mensajes, sentimientos o declaraciones. Ya están comenzando a nutrir sus argumentos de críticas, dobles intenciones y lecturas. De esta manera se enriquecerá un medio del que participa una gran cantidad de la población y se situará en el pedestal que se merece, junto a las otras grandes obras culturales de nuestro tiempo y los tiempos pretéritos. Deben conseguir el estatus de obras rompedoras no únicamente a través del contenedor que las envuelve sino del contenido que forma su esencia.

Half_Life2 freeman articulos opinion videojuegos zehngames

Yo creo en los videojuegos como herramienta de instrucción académica. La sublimación de ciertos géneros como el de la simulación debe dar ejemplos de cómo enriquecer el conocimiento de un médico o un cirujano planteándole cuestiones y límites que deberá o no cruzar según su criterio dentro del simulador para aplicar estos en la cruel vida real. Este límite no ha de cerrarse, sino abrirse cuanto pueda para englobar no solo al médico o al cirujano, sino a otros ámbitos laborales. El videojuego tiene el potencial de convertir su acto en una maravilla floreciente de nuestro tiempo.

Yo creo en los videojuegos como herramienta de investigación y de divulgación, donde a través de la simulación y la experimentación sin consecuencias morales, éticas, físicas ni sociales juguemos a ser dioses como ya lo hicimos con anterioridad gracias a grandes gurús del videojuego.

solid snake metalgear articulos opinion videojuegos zehngames

Yo creo en el videojuego como herramienta del presente, pero fundamentalmente de futuro. Creo en una rama de la cultura nueva, acorde a nuestros tiempos que sea el legado que dejemos a generaciones futuras como nuestros antepasados nos dejaron en herencia el cine o la literatura. Para ello debemos saber cuidarla, respetarla y sobre todo amarla, para que no se extravíe en las manos del dinero, que todo lo transforma y todo lo quiere. Debemos utilizarla en pos del bien de nuestro entretenimiento o de nuestro conocimiento, pero no de nuestro aprovechamiento egoísta y personal, porque en ese caso nada de esto habrá valido la pena.

En definitiva, yo creo en los videojuegos.