Videojuegos y Series

Series como Homeland (Gideon Raff, 2011), Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008) o Mad Men (Matthew Weiner, 2007) certifican una verdad inapelable: estamos en una edad dorada de las series. Ahora los mejores guionistas y los mejores productores se encuentran enfrascados en productos seriados, y es que las series son (por duración) productos mucho más complejos y con una evolución de los personajes mucho más profunda que en el cine. Como en los videojuegos, los arcos argumentales son más amplios, se pueden desarrollar más y ofrecen más profundidad. Sí, se podría decir que los videojuegos tienen más en común con las series que con el cine.

La prestigiosa saga Grand Theft Auto (Rockstar Games, 1997-2009) ha sido desde Vice City (y encontrando en San Andreas la excelencia en este sentido) uno de los máximos exponentes en cuando a evolución compleja de personajes  se refiere. CJ (protagonista) de San Andreas empieza siendo un matón más de barrio, pero la aventura por el ficticio entorno le hará evolucionar a policía encubierto, a afiliarse con los mejicanos (al principio los odiaba, y ahora su hermana sale con uno de ellos), a buscar una nueva vida en otras ciudades, a hacer de gestor de un casino y finalmente a enfrentarse a sus miedos, combinando magistralmente todas estas tramas.

En los últimos rumores que han surgido en torno a GTA V, se afirma que Walter White (El archiconocido profesor productor de metanfetamina de Breaking Bad) ha sido la principal fuente de inspiración del protagonista, y si al final se confirman estos rumores, no es algo que estaría fuera de lugar. Como los protagonistas de GTA, Walter es un personaje que emprende caminos peligrosos por un bien mayor pero que con el paso del tiempo se transforma poco a poco, y para no verse superado por las situaciones, debe tomar decisiones radicales y en muchas ocasiones completamente contrarias a su ideología. Es muy loable querer dejar dinero a la familia antes de morir, pero hacerlo produciendo un producto que va a matar a miles de personas… y sin embargo, el espectador empatiza con Walter (sobre todo en las primeras temporadas).

L.A. Noire (Team Bondi, 2011) es un juego que también tiene un referente claro en las series, tan claro que incluso su protagonista es el mismo actor que un personaje recurrente de la serie Mad Men, esa serie que nos ha descubierto como hombres y que ha influenciado en el mundo de la moda mucho más que las pasarelas más importantes del sector. El ambiente de Mad Men está completamente calcado en L.A. Noire, con un estilo y una forma de pensar propiamente de la época. Bien es cierto que un personaje como Don Draper (ese “hombre perfecto”) es difícil de ver en los videojuegos, pero la evolución de este también es comparable a la evolución de muchos personajes de los videojuegos; hombres duros con un interior débil que tienden a actuar de la forma más equivocada y liberal posible. Incontables los personajes de videojuegos que actúan de esta manera.

El paralelismo entre el último Deus Ex (Square Enix, 2011) y la ganadora de tantísimos premios Emmy, Homeland, también es más que visible; personajes que se mueven por una gama de grises de los cuales nunca llegamos a apreciar el matiz negro o blanco. Personajes que son odiados y queridos con criterio de un capítulo a otro, y protagonistas envueltos en un dilema entre las convicciones personales y el deber (junto con los ideales). Guiones que gracias a unos arcos narrativos extensos y otros menos extensos pero conectados entre sí,  consiguen hacer dotar de alma, trasfondo y credibilidad a personajes con tantos matices que sería imposible representarlos correctamente en un formato de dos horas de duración por unidad narrativa como el cine.

Pero no sólo en los personajes se parecen los videojuegos a las series o en la ambientación (imposible no relacionar la saga The Witcher con Juego de Tronos), sino que en muchos casos, los escenarios se convierten en los absolutos iconos de las series y los videojuegos; verdaderos protagonistas no orgánicos.

Desde la carnicería Satriale’s de Los Soprano (David Chase, 1999), hasta la decrépita caravana de Breaking Bad, pasando por el club de los adorados moteros de Sons of Anarchy (Kurt Sutter, 2008). Todos ellos escenarios icónicos que los fans de las series recordarán en ocasiones, más que incluso algunos personajes, y a los cuales se les cogerán un cariño especial como si fueran los protagonistas de la serie. Justo lo mismo ocurre en los videojuegos. Es imposible jugar a Portal (Valve, 2007) y no empatizar con las instalaciones de Aperture Science o pulverizar una saga como Mass Effect (Bioware, 2008-2012) y no adorar a ‘la Normandía’. Sí, en las películas también hay escenarios y lugares icónicos que van a permanecer en nuestras retinas por muchos años, pero en los videojuegos y las series estos lugares son más recurrentes y por ello se les coge más cariño.

En resumen, la comparación de los videojuegos con el cine no es equivocada, pero sí poco precisa. Los videojuegos no se pueden comparar con un medio cultural actualmente inferior como es el cine, y si la sociedad va a tomar a los videojuegos como productos serios, ha llegado la hora de rivalizar con industrias que estén a la altura.

escrito por
Avatar de Carlos Coronado Muñoz

Desarrollador de videojuegos por elección, jugón por pasión. Mi curiosidad por jugar a videjuegos y sobretodo intentar entender porque los videojuegos me gustaban tanto me ha llevado a enfocar mi vida a intentar desarrollar esas mecánicas que nos absorben a todos. Me obsesiona la magía, los detalles, los matices, los buenos guiones y textos, los pequeños momentos del día a día y Warren Spector.

Seguir al autor
 

Inicio Foros Videojuegos y Series

Videojuegos y Series

  • Avatar de Carlos Coronado MuñozCarlos Coronado Muñoz
    Super administrador
    #40244

    Series como Homeland (Gideon Raff, 2011), Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008) o Mad Men (Matthew Weiner, 2007) certifican una verdad inapelable: estam
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/developers/videojuegos-y-series/

    Avatar de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #40245

    Es cierto que hay casos en que los videojuegos se pueden poner a la altura del séptimo arte, por mucho que les duela a los talibanes del conservadurismo que piensan que los videojuegos son para jovencitos descerebrados. Ahí tenemos un Heavy Rain peleando con Seven, BSO como las de Nier que las podría firmar Howard Shore o a un personaje como Kratos que encajaría perfectamente en 300 o Furia de Titanes..un videojuego da mucho espacio para desarrollar, es posible que las series de calidad vengan en parte impulsadas por esta tendencia de querer darle una seriedad a esta industria.

    Avatar de salore78salore78
    Participante
    #40246

    Coincido plenamente contigo, al considerar que los videojuegos, a nivel narrativo, se acercan más a las series, que no a las películas. Los intentos que se han hecho en la industria cinematográfica de trasladar la calidad de una serie a una película, normalmente no han terminado de cuajar del todo bien – me vienen a la cabeza Expediente X o Los Simpson -, al ser estas, mucho más lineales y casi siempre condicionadas por la duración.
    El desarrollo narrativo de un videojuego, igual que el de una serie, es mucho más rico, abierto y profundo que el de una película.

    Muchos de los videojuegos actuales, han tomado recursos de grandes series cómo 24. El estructurar los juegos en capítulos, el enseñar lo que está pasando en diferentes sitios en el mismo momento, el hacer un pequeño resumen de lo que has jugado al volver a cargar el juego, etc. Dos distintas formas de expresión audiovisual – una de ellas interactiva – , que cada vez más beben de sus aguas la una de la otra.

    Avatar de EkonEkon
    Participante
    #40247

    Quizá nos habíamos encegado totalmente en ver como los videojuegos se asimilaba a el cine, cuando como bien tu dices, tras eliminar una fina capa de polvo hemos sabido observar como las series de hoy en día, son realmente lo que se asemeja a el ocio digital y lo que actualmente, tiene una calidad muy alta.
    La profundidad que nos otorga el desarrollo de una serie, es más fuerte de la que podemos esperar de una película, siendo aquí una de las grandes apuestas a la hora de redactar una buena historia igual que en los videojuegos, donde a base de disfrutar y protagonizar a través de nuestro avatar, podemos ver la profundidad, como ya he dicho, de todo lo que nos rodea. Siendo así una forma más completa de empatizar y engancharse a el mando u teclado para disfrutar de una buena historia.

    Juegos como Alan Wake, hacen que esa fina linea se desvanezca y realmente estemos disfrutando de una serie con nuestras propias manos, siendo protagonistas de esta misma “videoserie”.

    Avatar de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40248

    Magnífico artículo que refleja, una vez más, la madurez de los videojuegos como lo que son, arte. Empatizar con un personaje en un videojuego requiere de ciertos matices para profundizar en la relación con el jugador. Algo, que como bien apuntas, es más propio del formato por entregas que del tradicional cine.

    Avatar de Isura2Isura2
    Miembro
    #40249

    Brutal el articulazo!

    Avatar de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #40250

    Estoy de acuerdo con el artículo pero no. O sea que a medias, pero tirando para abajo.

    Sí que es cierto que los videojuegos se parecen más a la televisión en su narrativa, a veces incluso en la estética, especialmente hoy día con ejemplos como Alan Wake (Creo que un detonante importante en esta generación para este estilo narrativo), The Walking Dead (Muy propio) o Asura’s Wrath (Aunque este ya se desvía un poco pero da el pego). Pero eso es ahora. HOY. Y eso es algo que debería haberse matizado.
    Porque aquí se compara mucho con series posteriores a los años dos mil, y todo es lógico, pero si alguien pretendiera compararnos… no sé yo, True Crime con ¿Se ha escrito un crimen? Sí, es tan ridículo como parece. Mejor digamos LA Noire con la misma… no, estúpido. Otro intento, ¿GTA Vice City con Corrupción en Miami? Miramos la narrativa y todo ese rollo (término sin intenciones peyorativas, ojo) y resulta que se parecen lo mismo que el tocino y la velocidad, y esta vez hablamos de un juego que ha bebido MUCHO de esa estética (Sumado a El Precio del Poder y otras similares que me olvide) y temática.

    Se dice que los videojuegos se parecen al cine porque lo hacen. Lo intentan, se aseguran de ello, todo tiene que ser más cine, todo más peliculero, desde que juegos como Metal Gear Solid o Vagrant Story demostraron que se podía tirar por ahí, se ha ido A SACO. Y lo que ha hecho realmente similares a los juegos y las series es que estas, abaladas por mayores valores de producción y (por supuesto) mayor ambición por parte de sus creadores, han dado el gran paso y acercarse al estilo del cine. Es más, desde series como Los Soprano o Perdidos la televisión ya no es lo mismo, ni se parece. A alguien que estaba felizmente en los ochenta/noventa mirando su Remington Steele le dices que va a salir algo como Breaking Bad y estalla en carcajadas, y con razón.

    Creo que lo único realmente similar entre series y videojuegos es la duración (con todo lo que ello entraña, por supuesto), pero en realidad bebe más del cine, y lo que les ha dado ahora tanto parecido es que a ambos medios les ha dado por seguir al mismo líder. Y este mismo argumento se cae cuando miras juegos como Need for Speed: The Run (A.k.a. El juego de carreras donde el atractivo es salir del coche a correr…) y ver que su campaña dura menos que una superproducción de Hollywood.

    Eso sí, hay un punto en el que no puedo estar de acuerdo, y es que el cine se ha vuelto INFERIOR. Pero eh, sinceramente, inferior ya no a los videojuegos per se, sino a medios de entretenimiento más intelectuales como el sudoku del periódico. Siempre hay grandes joyitas, claro, comerme la cabeza con los diálogos de El Método Peligroso fue algo que me alegro haber disfrutado en pantalla grande, y aplaudir al ver como hay cine “palomitero” como Los Vengadores que se convierten en un ejemplo a seguir sobre ritmo, espectáculo y buena narrativa. Pero claro, cuando en algo como el séptimo arte lo que tira ahora son ideas trabajadas vomitando dinero sin saber usarlo (¿Verdad, John Carter?) o material desaprovechado en mano de directores mediocres (¿Conan? ¿Desafío Total?), y eso por no tratar otros géneros como la… comedia… si es que merece ser llamado así lo que sale.

    Esto, ya terminando de liar la perdiz aprovechando que estoy “on fire”, me lleva a otro hecho: Parte de la perdición del cine es culpa de los videojuegos. Este medio, hasta hace cuatro días como quien dice visto como un juguetito para nenes, de repente ha puesto las pelotas sobre la mesa y se ha llevado más dinero en el bolsillo que ningún otro medio de expresión se haya podido ni plantear (Y menos en el tiempo que tarda en adquirirlo). Y eso ha influido en parte en la narrativa y sobre todo en la estética que ha adquirido el cine. Con el avance que han supuesto los gráficos por ordenador en un tiempo récord, el cine se ha visto con unas herramientas que les permitían cosas inalcanzables (o poco alcanzables, más bien), y a la hora de manejarse con ese material ¿qué mejor referencia que aquel que depende, visualmente, de esta tecnología en su totalidad? Buena muestra de esta fijación es Tron, primera película que tira de tales recursos, que sin sutileza alguna te plasma un videojuego ochentero, y si vamos décadas después nos encontramos con que la película estéticamente más aplaudida ahora es Avatar, cuyo imaginario se ha visto, con sus más y sus menos, en videoconsolas de hace ya años y años. Diablos, no olvido ver Thor y pensar “Dadme el mando de una puñetera vez”, además de aprovechar el uso de brilli-brillis y explosiones típico de estas narrativas para alterar la forma de representar la acción con motivos comerciales (Esos números pirotécnicos tan excesivos y explotados en una Jungla 4.0 a la que de paso metieron PG13 para deleite de los adolescentes), y no hablemos del camino que ha tomado casi toda la animación…

    En fin, la leche, me he quedado agusto. Así que ahora que casi todos han leído el ladrillo voy a marcarme un “trolleo final” con una versión Too Long, Didn’t Read:

    -Los videojuegos se parecen a las series porque se parecen al cine, ambas han tomado el mismo camino, y en contra el cine también se ha alimentado de ambos medios, por lo que los dos primeros han ganado un huevo y el otro se está cayendo de vergüenza. Excelente artículo, pocos logran darme pie (y quitarme la pereza) de soltar estas parrafadas. Un placer, y que no haya sido muy pesado aguantarme. Chapeau!

    Avatar de LaocoontLaocoont
    Super administrador
    #40251

    Al contrario, y poco puedo añadir más, es un placer saber que existe gente que no sólo comenta, sino que también aporta su punto de vista. Ze[h]n Games pretende ser una comunidad abierta donde discurrir sobre el mundo de los videojuegos. Así que su comentario nos motiva, encandila y sobre todo enorgullece.

    Avatar de Carlos Coronado MuñozCarlos Coronado Muñoz
    Super administrador
    #40252

    Entiendo completamente todo lo que dices, y no te falta razón en la mayoría de puntos. Aunque, Los vengadores como película un ejemplo a seguir sobre ritmo y buena narrativa? Porque a mi me parece una auténtica pesadez (la saga Iron Man no). Dejando esto a un lado, estos artículos los pienso desde el punto de vista de un desarrollador y por suerte en mi universidad he escrito guiones (a modo de prácticas en asignaturas) para cine y serie, y sin duda cuando hago lo mismo para un videojuego se parece más al guión de una serie. Obviamente, si la campaña del juego es corta y no se quiere profundizar mucho, está claro que el guión se parecerá más al cine. Otra cosa que se me ha pasado decir es que una de las grandes virtudes de los videojuegos que comparte con las series es la implementación de un presupuesto ajustado, por lo que los petardos y las explosiones en las series (como en los juegos) están cada vez más restringidos, y esto es bueno, porque fomenta la creatividad. Cuando no hay recursos suficientes para resolver un problema como nos gustaría y tenemos que estrujarnos la cabeza para solucionarlo de otra forma más eficiente es cuando nacen las mejores ideas. Claro que no se pueden separar del todo y decir que los juegos no beben de las películas, eso sería una falacia sin sentido, ya que en muchos aspectos como (sobretodo) ambientación el cine ha sido un grandioso referente. Y si, como en todo, hay productos buenos y malos (y evoluciones) en todas las industrias, pero me parece a mi muy triste que la última película buena que me llegó a tocar el corazón sea Mr Nobody, película con sus 4 años ya.

    También, desde el punto de vista de un desarrollo, el videojuego permite establecer un vínculo mayor con el personaje (si se quiere) por una simplísima razón; pasamos el 99% del tiempo pegados a el. Es como en las series, que todas tienen un protagonista claro y con el transcurso de estas es inevitable que se produzcan situaciones parecidas o repetitivas, que nos hacen contrastar a los personajes (sobretodo al principal) y a la vez nos hacen ver su evolución. En el caso de los videojuegos esto es todavía mayor ya que en los videojuegos se establecen las mecánicas, y una mecánica que no es repetitiva no es divertida (fácil de aplicar y aprender).

    Diablos, como le hacía falta a mis artículos DEV una discusión sana así : D

    Avatar de pollomuertopollomuerto
    Miembro
    #40253

    Yo sólo vengo a decir que me ha salido urticaria al ver en el mismo saco joyas como Mad Men, Sopranos o Breaking Bad con la mediocre y sobrevalorada Homeland.

    ‘Que no! A ver, el artículo está bien, comparto en parte lo que dices y que la narrativa de los videojuegos es más cercana según como se mire a la de las series que a la del cine. Pero, como en el comentario anterior, estoy en un sí pero no. La narrativa en los videojuegos aún está muy verde, por no decir azul, y poco o nada tienen que ver con una serie tan compleja y profunda como The Sopranos, por poner un ejemplo. Quizá el más jodido. Por decirlo de alguna manera, si bien es cierto que algunos personajes de videojuegos sufren una buena evolución en el transcurso de la historia, no es acompañado por el resto de elementos que hacen grande a una serie de tv —subtramas, secundarios, cambios de ritmo, iconos…—. Lo más cercano quizá podría ser la saga GTA, que sí que intenta ofrecer secundarios carismáticos y guiones elaborados, acompañando al jugador por un camino bastante decente en lo que a narrativa se refiere. También Portal, sobre todo en su secuela, podría verse bien bien como una miniserie.

    Los videojuegos, en su narrativa, pese a que tienen un desarrollo episódico que pueda acercarnos más a las series, realmente al final siempre estamos con historias más o menos simples que no son más que películas interactivas. Así lo veo yo, ojo. Luego, en contra, tenemos los grandes juegos con historias que se convierten en clásico instantáneo y que, siendo complejas y profundas, no por ello se asemejan a una serie de tv, si no que se alejan de todo lo audiovisual y dada su intemporalidad, donde puedes dejar un capitulo a medias cuando te plazca y volver a después de un tiempo, como si no hubiesen pasado ni 5 minutos, se convierten en novelas.

    “Menudo loco, ¿no? Ahora mete las novelas en el debate.” A Skyrim, por ejemplo, lo veo como una novela épica llena de tramas, ambientaciones, personajes e información a borbotones. Lo mismo puedo decir de Assassins Creed, que si bien no es una novela histórica con toques de ciencia ficción y conspiración. ¡Una novela por el jodido Dan Brown!

    Pero bueno, que no sé. Menudo tocho os estoy dejando. Mi punto es que puedes comparar a los videojuegos con cualquier otro soporte narrativo gracias a la diversidad que hay en el mercado y las diferentes maneras de abarcar una historia. Videojuegos que recuerdan a películas, otros a series e imágenes vivas de novelas en nuestras pantallas. Buenos o malos, creando un panorama maravilloso.

    PD: Homeland MAL.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 15)

Debes estar registrado para responder a este debate.