¿Olvidates tu contraseña?

Panorama sonoro en Aladdin

2015-03-26
No hay comentarios

No cabe duda que el cine y los videojuegos comparten muchos puntos en común, pues ambos sirven para contarnos historias mediante un discurso narrativo condicionado a su vez por la propia naturaleza de cada medio, la lineal del cine frente a la dinámica del videojuego. No solo eso, la música, que por naturaleza es lineal tiene que lidiar con el dinamismo del videojuego y rizando el rizo, más aún cuando el título es a su vez es una adaptación de un medio lineal como el cine, y para rematar, de animación.

Por eso, pocas son las veces en las que la adaptación de una película a videojuego y viceversa tienen éxito, pues tienen todos estos factores que deben alinearse y renunciando a lo menos posible, encontrarse en un punto común.

Así, muchas veces se opta por reconceptualizar completamente la película, otras se exageran las partes más susceptibles de ser adaptadas, deformando así el mensaje original, y sólo en contadas ocasiones encontramos una adaptación no solo fiel sino que además aporta profundidad a la historia, completándola y enriqueciéndola.

Cuando se estrenó Aladdin (John Musker y Ron Clements, 1992) ya no era novedad que un blockbuster fuera acompañado de su correspondiente merchandising, entre ellos la adaptación al videojuego, pero sí era una época en la que el cine aún no temía que el videojuego fuera a igualarlo, ni mucho menos desbancarlo y por tanto no era concebido como lo es hoy día, donde hablamos casi de un género propio, “cine gamificado” donde es el cine (entendido de entretenimiento para grandes masas) el que adopta el esquema de un videojuego.

Centrándonos en la adaptación a videojuego de esta gran película, encontramos que se hicieron varias conversiones y he aquí lo importante, por distintas desarrolladoras, Nintendo (Capcom, 1993) frente a Mega Drive (Virgin Interactive, 1993) y para Master System y Game Gear (SIMS, 1993). Creo que más allá de mi predilección por SEGA frente a Nintendo, se aprecia una paradójicamente superioridad de la técnicamente inferior Mega Drive, lo cual aunque no sea objetivo de este artículo, daría que hablar y bastante. Mientras que en la versión de la gran N encontramos otro ejemplo de cómo meter con calzador dentro del esquema de un plataformas una película, en la de SEGA tenemos un juego con un refinamiento artístico más que notable, ya sea desde sus brillantes animaciones a cargo de la propia Disney, su gestión del ritmo de juego y de una genial banda sonora, adaptada de la película, a la que se le añaden otros nuevos ritmos.

Sobre los temas originales, Alan Menken sabe fusionar como nadie la música persa con la del musical propio de Hollywood bajo los estrictos cánones que marca Disney, de ahí que toda esta banda sonora evoque el mismo cuento de hadas al que nos tienen acostumbrados, solo que en este caso, proveniente del lejano oriente. Adaptar su música a una mecánica de juego para plataformas requiere escuchar sabiamente aquellos temas en sus puntos de mayor balance, pues además de funcionar en bucle, solo sirven aquellos temas para esa escena/fase concreta. Lejos de hacerse pesados encontramos que no solo los temas funcionan, sino que lo hacen a la perfección, siguiendo el arco narrativo del videojuego tanto como de la película, prueba de ello, temas tan geniales como:

Agrabah Market

Agrabah Rooftops

Sultan’s Dungeon

Retomando la idea anterior de fusionar ambos medios renunciando a lo menos posible, encontramos que sobre el esquema de la película adaptada al videojuego hay que añadir una serie de niveles que articulen del todo el esquema del videojuego, cuestión distinta es que salga bien parado o no. Y en este caso sí es así, pues el por aquel entonces desconocido Tommy Tallarico compuso una serie de geniales temas que se funden a la perfección con los de Menken, aportando mayor empuje y realce de la mecánica de juego en aquellos niveles que lo requieren. Sirvan como ejemplo el genial tema “The desert” por sus creativo uso del contrapunto y ritmo shuffle, o la presencia de obstinatos en el tema “The escape” que sirven para fijar la emoción en el jugador de la huida de la cueva derrumbándose.

The desert

The escape

Aladdin puede presumir de ser uno de los mayores éxitos que se publicaron para Mega Drive y por tanto no es de extrañar que incluso hoy día siga apareciendo en todos los rankings retro, retro análisis y podcast ya que se recuerda como un videojuego que demostró que no depende tanto de las capacidades técnicas de la plataforma, sino del empeño del equipo de desarrollo el crear magia jugable, que lejos de tirar del trillado hype que asegura ventas independientemente de la calidad del producto, apostó por innovar técnicamente y artísticamente, tanto que supo aunar la magia del mejor cine de animación con el dinamismo del videojuego, creando un juego sencillamente único y que a día de hoy sigue respirando magia.

Inicio Foros Panorama sonoro en Aladdin

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.