¿Olvidates tu contraseña?

Easter Eggs

2012-12-27
4 comentarios

Los easter eggs ni empiezan ni acaban en los videojuegos. Desde hace ya varios siglos (esta es una tradición que se está perdiendo) en Estados Unidos, el día de la Pascua, cuando se reunía toda la familia, el anfitrión escondía por su casa y alrededores, unos huevos decorados (u objetos con forma de huevo) para que los críos se divirtieran encontrándolos. Lo importante no era el premio al que encontrara más, si no el puro placer de encontrarlos.

La industria del videojuego, que no es ajena a nada, ha tomado esta tradición casi desde sus inicios y se ha apropiado de ella, cambiando el tipo de huevos de pascua y la manera de conseguirlos pero conservando el objetivo del juego de los huevos de Pascua original. En los videojuegos los huevos de Pascua son muchísimo más que una serie de objetos sin valor alguno escondidos por el juego que incitan al afán recolector del jugador (¿alguien dijo objetos ocultos en la saga GTA?). Los easter eggs en los videojuegos son guiños, elementos más o menos desconectados del juego, de la historia que se quiere narrar, pero elementos conocidos por el público objetivo del propio videojuego.  Hay sagas que directamente “pasan” de que los easter eggs sean sutilezas como Borderlands y hay otras como GTA en la que si bien es cierto que muchos elementos son easter eggs, hay tantos otros que son muy ambiguos, y han generado bits y bits y bits de información y teorías conspiratorias en foros y redes sociales. ¿Es ese punto en ese mapa un easter egg? O, ¿es sólo un “jodido” punto en un mapa? ¿Es esa luz que surca los cielos parpadeando un easter egg de un alien o solo un sprite que ha puesto el desarrollador para simular gráficamente un avión lejano? La obsesión por encontrar  easter eggs en Gran Theft Auto San Andreas (Rockstar, 2005)  no tuvo límites.

Si aceptamos pues que un easter egg es un elemento descontextualizado del juego pero contextualizado en este, es fácil llegar a la conclusión de que un easter egg puede llegar a ser cualquier cosa; basta con poner algo fuera de contexto. Un zombie en Left 4 Dead (Valve, 2008) no es un easter egg pero el mismo zombie en WiiSports (Nintendo, 2007) sí que lo sería. Durante el desarrollo de Warcelona, siempre tuvimos claro que los easter egg tendrían que tener un peso importante dentro del producto final, y que estos serían muy ‘ibéricos’. Es apasionante comprobar la cantidad de videos extranjeros que hay por internet dónde usuarios se preguntan qué es ese “trozo de carne podrida” que tienen entre las manos (pata de jamón). Utilizamos los easter egg para mezclar la culturilla trash Española y el Apocalipsis; desde bombonas de butano ‘Ressol’, cabinas de ‘Timofónica’, zombies con los típicos sombreros de ‘mexicano español’, grafitis hablando de intereconomía, futbolines, Npc’s con bufandas de ‘campeones del mundo’ con un extraño aire a ‘Torrente’, etc. Pero sin duda, el easter egg más interesante de Warcelona es el cisne del túnel del amor (atracción) encallado en mitad de una alcantarilla. Es asombrosa la cantidad de usuarios que al verlo se han reido como si no hubiera un mañana y han creado sus pequeñas historias sobre cómo ha acabado eso ahí, tan fuera de contexto.

Un easter egg por encima de todo es eso; un elemento que debe arrancar una sonrisa al jugador, ya sea porque este “capta” la relación oculta con uno de sus títulos favoritos, o se le presenta una situación completamente estrambótica e inesperada.

Por otra parte, es curioso como encontramos grandiosos easter eggs en contenido creado por la comunidad como toda la gran zona dedicada a Portal 2 (Valve, 2011) de la campaña para Left 4 Dead 2 Suicide Blitz y sin embargo, las grandes producciones no tengan un número de easter eggs aceptable o easter eggs fuera de la mera autorreferencia. En el caso de DICE por ejemplo, los easter eggs son siempre pequeños elementos más o menos fuera de contexto pero bien camuflados (la calavera del T-Rex en la ladera de una enorme montaña en medio de una guerra moderna) o elementos de sagas anteriores como el maletín de Mirror’s Edge (DICE, 2008) en algún lugar inaccesible del escenario jugable. Easter eggs que el 99% de usuarios no verán y que de ese 1% , sólo un 1% comprenderán. Bien es cierto que en algunos juegos donde el humor brilla por su ausencia es más difícil introducir easter eggs, pero por un simple hecho; hay que ingeniárselas mejor para integrarlos y que no parezcan “pegotes”.

En el otro lado de la balanza se encuentra obviamente la saga Borderlands, ese easter egg camuflado de juego. Cuando el jugador se dispone a jugar a cualquier Borderlands, ya sabe que va a recibir easter eggs. Probabeblemente no sea capaz de detectarlos todos, pero el bombardeo es tal que alguno debe captar el jugador. El easter egg deja de ser un easter egg y se convierte en un aliciente más para seguir jugando.

La mayoría de sagas se mueven entre un extremo y el otro, aunque hay unos tipos de easter egg que los desarrolladores, con todo el egoísmo sano del mundo, nos guardamos para nosotros. Todos, absolutamente todos los juegos están plagados de detalles (fotografías, notas, escritos, sonidos, texturas…) que sólo serán capaces de extraerles su significado oculto los propios desarrolladores del juego, ya que hacen referencia a matices de su vida personal  y no a productos estandarizados. ¿De verdad alguien creía que las fotografías que aparecen desgastadas en muros viejos son genéricas? ¿Alguien en su sano juicio cree que los grafitis de Half Life 2 (Valve, 2004) no tienen algún tipo de significado para la persona que los introdujo en el juego? Que no podamos entenderlo no significa que esté falto de significado.

De la misma manera que se usan los easter eggs para guiñar, es innegable que también se utilizan en clave del venerado humor negro, y en este sentido, Warcelona no ha sido el primer producto en utilizarlo para estos fines  ni será el último. Por ello, Jose Mourinho cobra una gran importancia. ¿Quién será el primer juego (y cuando digo juego me refiero a juego, no a juego cutre flash de móvil) a hacer una referencia a esta leyenda viva del humor negro y la cultura popular? ¿Que juego tendrá el glorioso y dudoso honor de preguntarse “por qué”?

Imagen de perfil de Carlos Coronado

Carlos Coronado

107 entradas como autor
Desarrollador de videojuegos por elección, jugón por pasión. Mi curiosidad por jugar a videjuegos y sobretodo intentar entender porque los videojuegos me gustaban tanto me ha llevado a enfocar mi vida a intentar desarrollar esas mecánicas que nos absorben a todos. Me obsesiona la magía, los detalles, los matices, los buenos guiones y textos, los pequeños momentos del día a día y Warren Spector.

Etiquetas:

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Inicio Foros Easter Eggs

  • Imagen de perfil de Carlos CoronadoCarlos Coronado
    Super administrador
    #39564

    Los easter eggs ni empiezan ni acaban en los videojuegos. Desde hace ya varios siglos (esta es una tradición que se está perdiendo) en Estados Unidos,
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/developers/easter-eggs/

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39565

    A mi, sin duda, los Easter Eggs que más ilusión me han hecho han sido los del Portal 2, sobretodo aquellos que te lo relacionan directamente con los sucesos de Half-Life 2 y abren el arco argumental del -espero que cercano- Half-Life 3 -o HL2: Episode Three-. Sí, me refiero al Borealis.

    Excelente entrada, hacía tiempo que quería leer sobre el tema 😀

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39566

    Unos de los Easter Eggs que me vienen a la cabeza, aparte del corazón latiendo dentro de la estatua de la felicidad del GTA IV – demasiado típico y conocido -, son los que se introdujeron en Metal Gear Solid (Konami, 1998), tanto en el original (recuerdo una revista Playmania en el laboratorio de Otacon), como en el remake Metal Gear Solid: The Twin Snakes (Silicon Knights/Konami, 2004), donde en el mismo sitio había un Mario y un Yoshi.

    Los Easter Eggs son un recurso divertido y que no desmerecen el juego donde se introducen, todo lo contrario, les da personalidad e incluso para los grandes conseguidores es una motivación extra para explorar todo el juego.

    Genial entrada.

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #39567

    El huevecito de pascua es un recurso bastante agradable. Una pequeña recompensa para el que capta que, el conejo de peluche que tiene tu vecina en Silent Hill: The Room, pertenece a la tercera entrega, una sonrisa para el que encuentra esas ya mentadas figuras de Mario y Yoshi en Shadow Moses, un poco de recochineo para el que da con esa habitación doomera dentro de Rage… o también el desconcierto que da ver a los… ¿Hombres mono? De Halo.

    Sea como sea, los huevos de pascua son una simpática forma que tiene el creador de comunicarse. A veces con los jugadores, otras veces consigo mismo, e incluso en sus inicios se sirvió para que los anónimos creadores pudieran decir sus nombres sin que Atari les diera la patada. Siempre es un gusto encontrarse con algo de esto.

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #39568

    Siempre me ha encantado en un juego rebuscar y disfrutar de cada rincón, esperando como un niño haber si un huevo de pascua aparecía para sacarme una sonrisa.

    Siempre me han encantado aquellos en forma de conversación entre personajes no jugables, puedes disfrutar de grandes momentos, ya sean divertidos por sus chistes o inolvidables por hacer referencia y homenaje a X título literario, serie, cine u de otro juego.

    Una forma de comunicación que se agradece a la hora de descubrir un huevo.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.