¿Olvidates tu contraseña?

Tras el visor del Power Suit I: Introducción

2012-11-21
8 comentarios

Hablar de la saga Metroid es hablar sobre una de las sagas de videojuegos de ciencia ficción más importantes de todos los tiempos. Posee tal calidad que le permite estar a la altura de los buques insignia de Nintendo, como Super Mario y The Legend of Zelda, pero -para desconcierto de sus seguidores, entre los que está un servidor- nunca ha sido una de las series de videojuegos más promocionadas por la compañía nipona. Un claro ejemplo de esto es que en 2011 se cumplió el 25 aniversario tanto de la saga The Legend of Zelda (1986 – 2012) como de la Saga Metroid (1986 – 2012), siendo el protagonista indiscutible de los eventos conmemorativos de la Gran N el intrépido Link, quedando la celebración del cuarto de siglo de las aventuras de Samus Aran relegada a un segundo plano.

Un trato injusto para una de las mejores series de videojuegos por lo que las razones para rendirle un sentido homenaje quedan altamente justificadas. Y acuñando aquello del “más vale tarde que nunca”, centramos la atención en la saga mediante un extenso reportaje en el que repasaremos, título por título, la evolución de esta cazarrecompensas espacial.

Toda saga tiene un comienzo

Samus Aran, la protagonista indiscutible de la saga Metroid, tuvo dos nacimientos: uno digital y otro natural dentro de la trama de la saga. Su nacimiento digital, tal vez el más importante, se remonta a principios de la década de los 80. Concebida por la mente de Makoto Kano y el artista Hiroji Kiyotake, Samus Aran apareció por primera vez como ente digital en el videojuego Metroid (Nintendo R&D1,1986), el primer título de la saga fue producido por el mismísimo Gunpei Yokoi -también padre de la Game Boy y tristemente fallecido en un accidente de tráfico en 1997-. Pero de esto ya hablaremos con mayor detalle en el siguiente artículo del reportaje.

El segundo nacimiento de Samus Aran sería el biológico, ya dentro de la trama de la saga. Samus Aran es una humana que nació en el año 2055 en la colonia terrestre de K-2L – datos no-oficiales pero contrastados – en la que vivía junto a su padre, Rodney Aran, y su madre, Virginia Aran. Cuando Samus tenía 3 años la colonia fue atacada por los Piratas Espaciales, una raza alienígena de gran agresividad liderada por el dragón espacial Ridley. Durante el ataque y el posterior saqueo de K-2L todos sus habitantes fueron aniquilados; únicamente hubo una superviviente: Samus Aran -¿lo dudabais?-.

Después del incidente fue rescatada de entre las cenizas de K-2L por los Chozo, una raza de aves antropomorfas muy avanzada tecnológicamente y rodeada de un halo de misticismo. Las diferencias entre la raza humana y los Chozo no impidieron que estos criaran a Samus como una de los suyos, incluso le implantaron ADN Chozo para facilitarle su adaptación a la climatología de Zebes, su planeta de origen.

Durante su vida en Zebes con su familia adoptiva Samus Aran fue entrenada en el arte del combate, adquiriendo habilidades físicas y mentales muy superiores a las de una humana normal -hay rumores de que el ADN Chozo facilitó esta evolución-. Además, los Chozo desarrollaron con su tecnología más avanzada un traje de combate especial para Samus, el Power Suit, pieza fundamental de su arsenal pues potencia hasta el infinito sus ya de por sí impresionantes habilidades. Este binomio ganador, entrenamiento Chozo y Power Suit, ha hecho que Samus Aran sea reconocida como la mejor cazarrecompensas de toda la galaxia.

“En el vasto universo, la historia de la humanidad no es más que el destello de una estrella solitaria. La vida individual de una persona se pierde en el espacio y el tiempo. Pero entre las estrellas, una desprende más calor y brilla más que las otras. La luz de Samus Aran. Sus batallas se extienden más allá de su vida y quedan grabadas en la historia.”

Ellen Ripley, Sarah Connor y Samus Aran

La década de los 80 fue, posiblemente, la Edad de oro del cine de ciencia ficción, una época en la que los trekkies y los fans de Star Wars aún eran felices con sus sagas favoritas -vírgenes y sin adulterar- y el sci-fi estaba de moda. Películas como la de Star Wars: El Imperio Contaataca (Irvin Keshner, 1980), Tron (Steven Lisberger, 1982), Blade Runner (Ridley Scott, 1982), The Thing (John Carpenter, 1982) o Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985) -por nombrar algunas- se han convertido en verdaderos clásicos dentro de este género cinematográfico.

Tal fue la importancia del sci-fi en los 80 que su influencia afectó directamente a los videojuegos, de tal forma que ambos mundos se entrelazaron a la perfección, creando una mezcla homogénea y dando lugar a una relación simbiótica que ha perdurado hasta la actualidad. Galaga (Namco,1981)Xevious (Namco, 1982), Gradius (Konami, 1985) y títulos contemporáneos como Mass Effect 3 (Bioware, 2012) o el reciente Halo 4 (343 Industries, 2012) son un claro ejemplo de la integridad de esa fusión.

Pero centrémonos en el título que nos interesa y en los elementos que más lo influenciaron. Teniendo en cuenta el marco en el que se desarrolló Metroid (Nintendo R&D1, 1986), en el que la ciencia ficción era trending topic, era lógico que Nintendo incorporase a sus filas una nueva IP ambientada en un escenario futurista.

Pero de entre todas las películas de sci-fi hay dos cuya influencia en la saga es más que evidente: Alien, el octavo pasajero (Ridley Scot, 1979) y Terminator (James Cameron, 1984). Protagonizadas por dos mujeres que son la contraposición de la femme fatale, valientes y duras, capaces de hacer frente a los mayores peligros y salir victoriosas -y que tiemble el género fuerte-. El instinto de supervivencia de la suboficial Ellen Ripley y la determinación de Sarah Connor se unen en comunión forjando a una nueva heroína: Samus Aran, cazarrecompensas espacial.

La fuerte influencia en la saga Metroid de estos dos films dio lugar a la serie de videojuegos más oscura y madura de Nintendo. Pues, si nos fijamos en todos los títulos de la Gran N, pocos transmiten la sensación de soledad y seriedad de los Metroid -tal vez exceptuando The Legend of Zelda: Majora’s Mask (Nintendo EAD, 2000)-. Sorprende que en una compañía centrada en videojuegos de reducido/nulo contenido violento y para todos los públicos -que conste que esta etiqueta no resta calidad, al revés, es un gran logro conquistar a todo tipo de público- encontremos títulos tan adultos como los pertenecientes a la saga de Samus Aran.

Next target…

Con todo lo expuesto os invito, queridos lectores, a que os aventuréis en los próximos artículos de este exhaustivo reportaje sobre la icónica saga de la cazarrecompensas espacial. Sin lugar a dudas, si nos embarcamos juntos en este viaje interestelar, seremos capaces de contemplar decenas de mundos de salvaje belleza, peligrosas criaturas y antiguos secretos de civilizaciones perdidas; todo a través del reflejo de esos cautivadores ojos azules ocultos tras el visor del Power Suit.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, ,

Comentarios

  1. mirlo2006 dice:

    Sin lugar a dudas una de las sagas de más calidad que ha dado esta industria, personalmente me encanta la subsaga “PRIME”, me parecen unos shooters de una jugabilidad asombrosa, el Power Suit lejos de ser un simple elemento estético es una pieza fundamental del juego y todo ello con un diseño artístico muy personal. Con su artículo me dan ganas de enchufar la wii y ponerme en la piel (o en la armadura) de Samus Aran.

    1. Imagen de perfil de Razor Razor dice:

      La trilogía Prime (nunca cuento el Hunters) es mi saga favorita. Sobretodo el Prime 1 que me enamoró hasta la médula. Es más, teniendo los tres videojuejos no pude resistirme al Prime Trilogy para la Wii para jugar a los dos primeros con el control del wiimote.

      El Prime 1 es mi videojuego favorito… me lo compré en Player Choice para la GC y recientemente me lo he comprado en versión normal porque me dolía tener mi favorito en platinum 😀

      Que ganas de llegar al análisis de los Prime 😀

  2. salore78 dice:

    No sabe lo feliz que me hacen sus letras, ya era hora de que esta saga recibiera un buen homenaje. Me indignó mucho que la Gran N no hiciera ni puñetero caso al 25 aniversario de esta genial saga, eclipsada por otra maravillosa saga, pero esto no era motivo por pasar olímpicamente de Samus. Mi enfado también llego a la revista Nintendo Acción (ahora revista oficial Nintendo), que después de marcarse una portada impresionante (para mi gusto, la mejor de la historia de la revista) y realizar un reportaje de los mejores 100 momentos de The Legend of Zelda, a Metroid sólo le dedicaron un triste reportaje de poca monta.

    He de reconocer que me enganche a la saga tarde, en el Metroid Prime (Retro Studios, 2003) de Game Cube, después he probado los juegos antiguos, pero no los he acabado. Cuando llegue el turno de Metroid Prime ya dejaré mi comentario, mientras, iré leyendo sus entradas para disfrutar de las aventuras de Samus Aran en 2D. Con ganas de leerlo.

    1. Imagen de perfil de Razor Razor dice:

      Como siempre, gracias por su comentario.

      Yo, personalmente, mi indigné muchísimo por lo del 25th Anniversary de la saga Metroid, totalmente dejada de lado mientras TLoZ no paraba de obtener posters del evento (que tengo en mi habitación ;D), conciertos, un nuevo videojuego: Skyward Sword… mientras que la pobre Samus sólo recibió una mención honorífica y poca cosa más. Muy injusto, pues aunque tengo el 90% de los títulos de Link (es otra de mis sagas favoritas), pienso que Metroid aporta ese toque oscuro que tanto necesita Nintendo.

      Y espero que mi cercano análisis de la subsaga Prime le anime a retomarlos porque merecen MUCHO la pena.

  3. Ekon dice:

    Metroid és una saga que siempre me ha llamado la atención, pero nunca he logrado palpar en mis manos a través de un pad, y es extraño eso mismo ya que soy un fanático de la ciencia ficción.
    Quizás, después de leer todo su repertorio de artículos “Tras el visor del Power Suit”, logre ese empujon que haga atreverme a sumergirme en la Nintendo oscura de Metroid.

    1. Imagen de perfil de Razor Razor dice:

      Esa es la finalidad primera de esta serie (además de homenajear la saga), que los lectores que están a medio decidir se animen a jugar como la mejor cazarrecompensas de la galaxia 😀

  4. No sé que le tengo a la saga, pero nunca me ha gustado. Lo he intentado con los Prime, con los de GBA, con el Super Metroid, y ni uno solo ha logrado encandilarme. A su manera me duele, porque de algún modo no dejo de ver que, lo que tengo ante mí, es sencillamente glorioso: me maravillo con la ambientación, me hago uno con la jugabilidad en poco tiempo, y al principio la inmersión y el asombro son totales. Y a pesar de todo ello todos y cada uno me han aburrido a las pocas horas de juego.

    Será que el gameplay no es para mí, o algo. Pero todo lo que puedo ver/leer de esta saga merece siempre la pena, y a mí también me ha sabido MAL que no hayan hecho nada con el aniversario (Vamos, Nintendo, más os vale haberlo retrasado un año para dedicarle toda la fuerza que le habéis dado a Zelda), y por supuesto, me ha encantado este artículo y tienes en mí a un lector fijo de las siguientes entregas, ¡digno homenaje!

    1. Imagen de perfil de Razor Razor dice:

      Una pena que no disfrute plenamente de esta saga, pero cada uno tiene sus gustos. A mi me ocurre algo similar con los Assassin, gráficamente me impactan, tienen una buena historia y un control decente… pero no me llaman…

      Y gracias por su comentario, ¡sus letras me animan a escribir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *