¿Olvidates tu contraseña?

Tras el visor del Power Suit II: Metroid & Zero Mission

2012-11-29
9 comentarios

El primer paso de una saga es probablemente el más importante de todos, pues del éxito del primer título dependerá la creación de las futuras secuelas -como el Dishonored, que tras su gran acogida pasará a ser una franquicia-. Por suerte para la serie Metroid su primer título, lanzado en 1986, destilaba tal calidad que consiguió que la saga se convierta en todo un icono en el universo de los videojuegos de sci-fi y esa aceptación generalizada se ha traducido en que, un cuarto de siglo después, aún sigue siendo una de las franquicias favoritas de los seguidores de Nintendo.

Pero entremos en materia. Tras conocer los orígenes de la cazarrecompensas espacial más famosa de la galaxia por fin podremos acompañarla en su primera aventura en solitario. Sigamos a Samus Aran en la misión que dió comienzo a su leyenda: la Misión Cero.

Metroid

Si el desarrollo temporal de las aventuras de Samus Aran fuese una recta AB, el videojuego Metroid (Nintendo R&D1, 1986) sería sin duda el punto A, el origen absoluto de la saga, tanto dentro como fuera del videojuego; estamos ante el primer título de la serie y a su vez ante la primera misión de Samus como solitaria cazadora de recompensas.

Esta maravilla del ocio audiovisual fue co-desarrollada por el equipo de Nintendo Research and Development 1 -R&D1, primer equipo de desarrolladores de Nintendo- y la compañía Intelligent Systems, bajo la dirección de Yoshio Sakamoto -director de varios de los videojuegos de la saga- y producido por Gumpei Yokoi -creador de Game Boy, fallecido en un accidente de tráfico en 1997-. Su primer lanzamiento fue el 6 de agosto de 1986 en Japón para la Family Computer Disk System, un periférico de Famicom, predecesora espiritual de NES. Un año después, en 1987, llegaría a Norteamérica para Nintendo Entertainment System -NES- y a Europa a principios de 1988 también para la sobremesa de 8-bits de Nintendo.

La historia de Metroid nos narra la primera misión de Samus Aran, la Zero Mission. Los Piratas Espaciales -seres insectoides, la escoria de la galaxia- han robado un cargamento de metroids de una nave de la Federación Galáctica. Los metroids -sí, ese nombre os sonará- son unas resistentes criaturas parasitarias capaces de absorber la energía vital de sus víctimas hasta acabar con su vida y son una potencial arma biológica en las garras de Ridley y sus esbirros. Los Piratas Espaciales han huido con la peligrosa carga a su base en Zebes, el planeta en el que creció Samus Aran junto a los Chozo y que ahora dominan los Piratas Espaciales. La misión es simple en concepto pero compleja en ejecución: Samus deberá infiltrarse en los túneles y cámaras subterráneas del planeta para acabar con la amenaza de los metroids y con todo enemigo que se cruce en su camino.

Metroid – descriptiva contracción de las palabras metro y android – es un videojuego de acción-aventura en dos dimensiones en el que la exploración y las plataformas están siempre presentes. Comenzaremos en mitad de la nada, en la zona oeste de un enorme mapeado que invita a perderse, únicamente ciertas zonas permanecerán bloqueadas hasta cumplir ciertos requisitos o conseguir una nueva mejora para el Power Suit que nos permita seguir avanzando. Además, esta travesía por las oscuras entrañas de Zebes no estará exenta de peligros pues la biosfera hostil y los Piratas Espaciales no nos lo pondrán nada fácil.

Incluso con las limitaciones técnicas de la época, Metroid poseía suficientes virtudes para impactar al público como un control fruido, gráficos detallados, el empleo de códigos de guardado, la sensación de soledad absoluta, su extenso mapa y un largo etcétera de elementos que demostraban la calidad del título y que permitieron que ese extraño videojuego haya derivado en una franquicia que ya ha superado el cuarto de siglo. Una obra atemporal que incluso hoy en día mantiene su atractivo, sobretodo a ojos de los retrogamers, amantes de la generación de los 8bits y los chiptunes.

Metroid: Zero Mission

Era inevitable. La consola portátil de sexta generación de Nintendo, la incombustible Game Boy Advance, estaba llenando su catálogo de decenas de remakes de los grandes títulos de antaño como Super Mario Bros. 3 (Nintendo EAD, 1988) o The Legend of Zelda: A Link to the Past (Nintendo EAD, 1992), por lo que era cuestión de tiempo que llegase un remake de alguno de los videojuegos de la saga de Samus Aran. Muchos se esperaban un nuevo Super Metroid (Nintendo R&D1, 1994) por la semejanza de sus gráficos con Metroid de Game Boy Advance, Metroid Fusion (Nintendo R&D1, 2002), por lo que imaginad la sorpresa al averiguar que se trataría de un remake absoluto del primer título de la saga, rebautizado como Metroid: Zero Mission (Nintengo R&D1, 2004).

Estamos ante el que es, posiblemente, el remake más completo de todos los que se hicieron en Game Boy Advance. Metroid: Zero Mission pretende “revivir la historia original de Samus” adaptándola al gameplay contemporáneo. El proyecto lo dirigió Yoshio Sakamoto y fue desarrollado por Nintendo R&D1, el mismo director y equipo encargados del título de 1986, por lo que era de esperar un remake fiel al original. Y no decepcionaron.

Cogieron por un lado la historia y el mapa del primer Metroid y por otro el apartado técnico y jugable del Metroid Fusion, los mezclaron y los agitaron bien para que el cóctel resultante fuese homogéneo y apetecible a los ojos de los nuevos jugadores, poco acostumbrados al estilo retro del Metroid primigenio. El resultado final es más que convincente y Zero Mission nos vuelve a trasladar, 18 años después, a la superficie de Zebes en un videojuego que cumple las expectativas de los fans más exigentes. Y esto tiene mucho mérito, pues no es nada fácil hacer remakes de los grandes clásicos -ídem que en el cine- ya que los jugadores más veteranos siempre harán comparaciones con el título original. Comparaciones que se saben subjetivas en la mayoría de casos pues el efecto nostalgia empaña la percepción del jugador y más de una vez incita a la tópica frase de “los tiempos pasados siempre fueron mejores”.

Muchos elementos del añejo Metroid son empleados en su remake. La escenografía y los enemigos son versiones actualizadas del título original así como los tres jefes principales del videojuego: Kraid, Ridley y Mother Brain. Especial mención a los nuevos diseños de Kraid y Ridley, de mayor tamaño que los originales, pues por las limitaciones técnicas de NES, estos dos archienemigos de Samus eran en pantalla del tamaño de un humano mientras que en el MZM son colosales.

Aunque fiel al Metroid original, Zero Mission no es un reflejo perfecto  pues carece de dos elementos que definían al primer Metroid: su endiablada dificultad y la total desorientación. MZM tiene un nivel de dificultad mucho más bajo pues, aparte de que los controles son mucho más fluidos, el plataformeo se ha reducido para amoldarse a los tiempos que corren, donde los videojuegos rara vez nos presentan verdaderos retos a nuestra habilidad con los botones -únicamente alguno de los Final Bosses nos dará algún que otro dolor de cabeza-. Otro punto distinto es que en el remake el mapa es menos confuso gracias a su nuevo diseño y a las zonas mejor diferenciadas -en el Metroid de 1986 hay muchos escenarios clónicos y era muy fácil perderse-, si a esto le sumamos el acceso al minimapa y un sistema de guía que nos marca nuestro siguiente objetivo, entonces perderse es imposible -habrá disparidad de opiniones al respecto pero, personalmente, lo considero una ventaja pues se agiliza mucho la partida-.

Además de la actualización del mapeado y de la evidente evolución técnica de Zero Mission frente al título base, se añaden nuevos e imponentes ‘Bosses’ durante la historia para hacer más dinámicos los compases intermedios del videojuego. Pero, sin duda, la incorporación más importante es el final extendido que nos aclara el porqué Samus vestía diferentes Power Suits en el final de Metroid (Nintendo R&D1, 1986) y en los primeros compases de su continuación directa en el Metroid Prime (Retro Studios, 2003). Con este extra se cierra a la perfección el circulo de la cronología interna de la saga, para descanso de los fans.

La leyenda de Samus Aran ha dado comienzo y se expande inexorablemente por las estrellas cuál supernova. Los valientes actos de la joven que hay tras el visor del Power Suit trascienden hasta los oscuros confines de la galaxia mientras que la sola mención de su nombre inspira temor a todos los enemigos de la paz. Ha nacido una nueva heroína: Samus Aran, la Cazadora.


Nota del autor: Siguiendo el orden cronológico interno de la saga la siguiente entrega del reportaje se realizará sobre el primero de los títulos lanzados para la Nintendo Game Cube, el Metroid Prime (Retro Studios, 2003). Dejando Metroid II: Return of Samus (Nintendo R&D1, 1991) – de fecha anterior – para una posterior entrada.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, , ,

Inicio Foros Tras el visor del Power Suit II: Metroid & Zero Mission

  • Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39856

    El primer paso de una saga es probablemente el más importante de todos, pues del éxito del primer título dependerá la creación de las futuras secuelas
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/reportajes/metroid/

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39857

    Esplendida retrospectiva del primer juego que inició esta gran saga y su consiguiente remake. No sabe lo contento que me hace citando en su entrada el factor nostalgia utilizando el Ope[h]n que escribí hace un par de semanas.

    El primer Metroid lo conseguí con el código que iba incluido en la recopilación del Metroid Prime Trilogi. Decir que no lo jugué mucho, lo empecé, pero su dificultad e inmensidad me tiraron para atrás ya avanzado el juego. Tengo pendiente jugarlo y conseguir terminarlo, incluso he pensado en hacerme con el remake para poder disfrutar sus gráficos más coloridos y su dificultad más rebajada.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39858

    Personalmente he disfrutado mucho más el remake zero Mission que el primer Metroid, tal vez porque lo jugué tras el Metroid Fusion y su aspecto+jugabilidad retro me gustan menos que los Metroid de 32bits… cada uno tiene sus gustos.

    Y como siempre gracias por comentar, sus aportes dan vida a los artículos menos comentados de ZG 😀

    Imagen de perfil de CiroCiro
    Participante
    #39859

    Aplaudo la entrada a rabiar. Fue uno de mis primeros juegos para la NES y recuerdo largas tardes de invierno frente al televisor, alternando el juego con el VHS de Aliens, el regreso. Asociaba ambos universos, pero se me quedó cara WTF cuando descubrí que Samus era también una mujer. Uno de los grandes endings de la historia. Eso sí, me hizo sudar sangre (al igual que el Metroid II para Game Boy tocha); pero lo difruté a muerte. Sin duda estaría en mi top 3 para NES (SMB 3 y Megaman 3, serían los otros dos).
    Años después, tras gozarla parda con el Super Metroid, me volvió to’ loco que lo rehicieran para la GBA (la mejor portátil relación precio-calidad-catálogo que he visto hasta la fecha. Me quedo con los modelos SP y micro). Agradecí tanto el lavado de cara como -no me engañaré- la bajada de dificultad; sobre todo por lo que comentas en el texto respecto a la mayor diversidad de escenarios. Un remake fetén, útil e imprescindible.
    Ansioso por leer más y recordar a Samus.

    Imagen de perfil de LaocoontLaocoont
    Super administrador
    #39860

    Y yo que he sudado toda mi vida de esta saga y todavía me estoy preguntando el porqué. En serio, al igual que Zelda – por favor ya pueden rellenar su solicitud para la adquisicón de piedras – nunca me ha llamado la atención ni Samus, ni sus supuestas curvas, ni nada de lo que estuviera relacionada con ella. En fin, soy un jugador raro atrapado en una mente retorcida donde E-SWAT (Sanritsu, 1990) o aquel Misión Imposible (Epyx, 1988) casuaron daños irreversibles.

    Creo que no tengo perdón, así que mejor me dedico a la vida contemplativa de chicas a través de un agujero en la pared.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39861

    Yo por desgracia jugué sabiendo que Samus Aran era una mujer (mi primer Metroid fue el Fusion). Lo que habría pagado por haberlo descubierto con el Metroid de 1986, pero aún me quedaban 4 años para nacer xD. Y muchas gracias por comentar, espero su participación en las siguientes entregas (que publicaré cada 2 semanas, compaginándolas con los análisis de Indies).

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39862

    Yo descubrí la saga con el Metroid Fusion, después me pillé el primer Prime de GC y evidentemente me tuve que hacer con los otros dos al ver la calidad del juego. Lo que está claro que es una saga con mucha personalidad, porqué es de estas de “blanco o negro”, “te gusta o no te gusta” y eso solo se consigue con un estilo muy marcado. Cuando descubres que detrás del power suite hay una mujer y no el típico cachas caes en la cuenta de que el universo Metroid es muy especial.

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #39863

    Deja que me levante y aplauda hipnotizado a la pantalla ¡BRAVO!

    Un entrada genial, sin duda esta retrospectiva a la saga se me esta convirtiendo en droga para mi mente, una lectura que se disfruta.
    Ya compre un Metroid para mi Wii, haber si me maravilla tanto como tus textos sobre tal saga.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39864

    Como siempre gracias por el comentario. Espero que no se pierda la siguiente parte del reportaje pues comenzaré el análisis de la subsaga/trilogía Prime de Game Cube y Wii, mis Metroids favoritos.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39865

    A veces me despierto por las noches llorando porque no sé dónde acabaron mis juegos de NES. Y sí, Metroid estaba entre ellos. Sin duda, fue un juego diferente para su época y una oda a la libertad y dificultad, algo tan reclamado últimamente. No obstante, y a la espera de una próxima entrega de este magnifico reportaje, ya me avanzo y digo que Super Metroid lo disfruté más.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 10)

Debes estar registrado para responder a este debate.