¿Olvidates tu contraseña?

Explorando lo inexplorado. 4X – Primera parte. Prólogo

2013-11-10
4 comentarios

Durante toda la Historia de la humanidad el hombre ha sentido por la exploración de lo desconocido una atracción irremediable.  Muchos han sido los aventureros que debido al ansía de conocer, de expandir sus límites, marcharon a lo desconocido para despejar la niebla que cubría esos lugares. A su vuelta traían grandes historias y noticias de sus viajes, muchos se reunían alrededor de ellos para escuchar sus fantásticos relatos. Durante toda la Historia existieron estos viajes y probablemente estas narraciones. Los primeros hombres modernos, los Homo Sapiens, colonizaron la tierra por completo atravesando terrenos tan complicados como el estrecho de Bering. Griegos y fenicios a bordo de sus naves ampliaron el mundo hacia las Columnas de Hércules y probablemente más allá. Roma mandó enviar una legación a China para trabar relaciones diplomáticas y los misioneros cristianos recorrieron el mundo conocido dando a conocer la palabra de su profeta Jesucristo. Sin embargo otro hombre de la Edad Media y habitante de la República de Venecia, Marco Polo, fue el más conocido por sus viajes y su inmortal obra El libro de las maravillas. En su libro el comerciante veneciano narraba sus peripecias por el Lejano Oriente y contaba verdaderas maravillas de los pueblos que la poblaban. El hombre medieval estaba irremediablemente influido por los diarios de viaje y la búsqueda de reinos misteriosos como el de Preste Juan, aspecto a la que Umberto Eco le dedicó una excepcional novela, Baudolino (Baudolino, Umberto Eco, 2000).

Este espíritu aventurero fue heredado por el hombre moderno y encarnado en la figura de Cristobal Colón quien dio fe de su viaje en el diario de abordo. Este primer viaje del explorador al servicio de los Reyes Católicos inauguró una fiebre por la búsqueda de nuevos territorios donde el reino de Castilla llevó el protagonismo. Muchos fueron quienes se dejaron la vida en la búsqueda de lo desconocido, como el misterioso almirante castellano Caboto. Poco a poco la niebla se fue disipando y el mundo en su totalidad fue descubierto. Claro que quedaban grandes extensiones por descubrir como bien puso de manifiesto el siglo XIX. Época en la cual los grandes exploradores como Livingstone se adentraron en lo más profundo de la selva africana, preparando el terreno para que en los primeros compases del siglo XX los hombres subieran al techo del mundo coronando el Everest.

La sed del hombre por lo desconocido nunca estaba saciada y cuando nada quedaba ya por descubrir en la Tierra se adentraron en viajes por el espacio a través de la imaginación naciendo la denominada ciencia ficción. Autores como Julio Verne o H. G. Wells dieron forma posteriormente al sueño de explorar el universo. Este sueño no tardó en hacerse realidad y el hombre pudo surcar la galaxia en busca de lo desconocido.  La sed de descubrimientos tuvieron en la literatura primero, en la radio después y en la pantalla actualmente su manifestación más radical. Los videojuegos fueron un gran caldo de cultivo para el género de la ciencia ficción y la exploración de lo desconocido ya que permitían la propia interactividad del proceso, es decir, colocaba al hombre, al usuario, al mando de la nave o embarcación espacial que le llevaría a lo desconocido. Por ello la aparición de videojuegos ambientados en el futuro y el propio desarrollo en sí de estos estuvieron íntimamente ligados. No en vano uno de los primeros videojuegos de la historia fue Space Invaders (íd.; Taito Corporation, 1980), un título donde el videojugador se ponía en la piel de un tanque que debía evitar una invasión alienígena a toda costa, pero no fue el único, otros como Asteroids (íd.; Atari Inc, 1979) o Galaga (íd.; Namco, 1981)  se convirtieron pronto en grandes éxitos del sector.

La asunción de la pasión por los viajes, el interés por lo inexplorado y la posibilidad, ahora sí, de poder explorar el espacio a través de los videojuegos no tardaron en dar sus frutos dando lugar a un género nuevo, el  4X. Este subgénero de los videojuegos de estrategia debe su nombre a las cuatro acciones que el videojugador debe llevar a cabo en su tarea, explore (explorar el mapa), expand (expansión territorial), exploit (explotación de recursos) y extermínate (exterminación del enemigo). Daba respuestas a las ansías del ser humano por descubrir el espacio profundo desde una óptica interactiva que nos permitía ponernos al mando de una civilización que debe expandirse por el universo. El primero en acuñar el término  fue Alan Emrich, escritor y diseñador del clásico universal del género, Master of Orion (íd.; Simtex, 1993).

A través de este reportaje recorremos el camino inexplorado para muchos de los juegos de exploración, explotación, exterminación y expansión del universo que muchos desconocen con la intención de dar a conocer un género apasionante y profundizar en el mismo, reivindicando este género, desconocido para muchos.

Inicio Foros Explorando lo inexplorado. 4X – Primera parte. Prólogo

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #35555

    Durante toda la Historia de la humanidad el hombre ha sentido por la exploración de lo desconocido una atracción irremediable.  Muchos han sido los av
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/reportajes/explorando-lo-inexplorado-4x-primera-parte-prologo/

    Imagen de perfil de SrPurpuraSrPurpura
    Participante
    #35556

    Tiene pinta de que voy a tener que volver a sacar el boli y la libreta para apuntar una serie de títulos nuevos de los que, estoy seguro, nos vas a dejar con las ganas de jugar. Como ya te dije, gracias a ti estoy aprendiendo muchísimos títulos que ni conocía y ahora el gran problema va a ser sacar tiempo de donde no hay para poder siquiera probarlos.

    Por otro lado me has dejado con una duda acerca de tu entrada, y es que no conocía el hecho que mencionas de que Roma había tenido relaciones con China a través de una expedición, si es así es realmente increíble lo que dices.

    La mentalidad actual sigue teniendo muchas reminiscencias de la propia Edad Media. El libro de Marco Polo es un referente imaginario para muchos de nosotros que soñamos con encontrar lo mismo cada vez que nos adentramos en un nuevo viaje o incluso cuando comenzamos un juego de aventuras o de rol en el que nos va a tocar afrontar un gran viaje y aventura. Creo que no debe de diferir mucho del exotismo con el que probablemente vieran los hombres de aquel período un viaje de esas características y por supuesto está reflejado en juegos como esos o en otros como los Monkey Island. Y es que como dijo Marco Aurelio, “ten presente que los hombres, hagan lo que hagan, siempre serán los mismos”.

    ¡Un saludo!

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #35557

    Muchas gracias! Los videojuegos que vamos a ir viendo aquí no tienen nada que ver con la Historia, serán todos de ciencia-ficción, otra de mis debilidades, pero seguro que muchos te podrán gustar, como Master of Orion II, la joya de la corona. Así que coge lápiz y papel 😉

    Si, es cierto el tema de la expedición, se conserva una mención a Roma en un archivo chino, no recuerdo cual. Como sabrás desde el siglo I a.C se conocía la seda de China en Roma y el Imperio Sasánida y Parto después impidió estas relaciones por medio a verse en medio de dos grandes imperios. Además existían rutas comerciales que los unían. Aquí te dejo un enlace con más información: http://es.wikipedia.org/wiki/Relaciones_entre_el_Imperio_romano_y_China

    Si claro, quedan muchos rastros de la cultura medieval, el propio beso que le das a tu madre o el apretón de manos que le das a un amigo son gestos tipicamente feudales, por poner un ejemplo. Sin embargo dentro de nuestra mentalidad pensamos que durante aquellos períodos no se viajaba y la gente era más estática, cuando era todo lo contrario. No sé si conocerás este artículo, pero habla de este tema de una manera llana y maravillosa: http://www.jotdown.es/2013/03/exploraciones-y-viajes-fabulosos-durante-la-edad-media/

    Un saludo!

    Imagen de perfil de SrPurpuraSrPurpura
    Participante
    #35558

    Descuida, la ciencia ficción es algo con lo que me he criado y soy un total apasionado en todas sus facetas culturales así que cogeré ese papel y lápiz con gran ilusión.

    Por otro lado lo dicho, desconocía esa relación o más bien es que ni me la había planteado en ese momento así que de nuevo gracias por el cachito de historia que me has enseñado. Me resulta interesantísimo.

    En cuanto al artículo si que lo conocía, y de hecho últimamente han sacado alguno que otro en la misma página que tengo pendiente de leer acerca del tema pero que tiene muy buena pinta como este: http://www.jotdown.es/2011/12/como-veian-el-mundo-los-medievales/

    Creo que el hecho de que la gente piense en una Historia Medieval más estática puede ser debido al cierre del Mediterráneo que se produjo durante un tiempo pero que es lo que finalmente ha quedado en el colectivo mental actual, entre otras cosas relacionadas con la visión oscura del período.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #35559

    Si, conozco ese artículo, Jotdown es una revista que me gusta mucho, especialmente sus entradas de historia, muy divulgativas, pero bien documentadas.

    Con respecto a lo último, has leído los libros de Pirenne, eh? jeje, sin duda son muy buenos todos ellos, especialmente las Ciudades de la Edad Media. El problema de ese período, en mi opinión personal, no es el cierre del Mediterráneo, que al fin y al cabo no fue tal porque, por ponerte un ejemplo, Bizancio estuvo en las costas de la Península Ibérica hasta bien entrado el siglo VII y poco más tarde los Omeyas consiguen arrebatar la flota bizantina en Siria y comenzar a surcar los mares con la consecuencia directa de su aparición en Sicilia o la propia Península Ibérica, por ponerte dos ejemplos, amen de las nuevas rutas abiertas como la del Rus en el norte de Europa, el problema reside en la falta de documentación que ilumine el período. Esa “oscuridad” documental propicia que surjan las más ridículas teorías e hipótesis dado que no hay documentos sobre los que asentarlas y desgraciadamente el estado de la arqueología medieval no es el propicio para confirmarlas o desmentirlas.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.