¿Olvidates tu contraseña?

Crusader Kings 2: Época Medieval en estado puro – Parte I

2013-05-15
3 comentarios

Giuseppe Sergi, historiador italiano, titulaba una de las obras más originales en el panorama historiográfico medieval La idea de Edad Media 1. En ella, definía el período medieval como una “convención cronológica que ha ido consolidándose en la cultura común de la Edad Moderna y Contemporánea”. El concepto Edad Media, según el italiano, “tiene su origen en las reflexiones de los humanistas de los siglos XV y XVI”, los cuales acuñaron el término “animados por la esperanza de una nueva era de renacimiento cultural y de recuperación general”. Dentro del mundo de los videojuegos, el período medieval ha hecho acto de presencia en numerosos títulos. Sin embargo, un problema siempre recurrente, ha sido la verosimilitud y la fiel recreación del mundo que querían representar, el medieval. Este aspecto, según Sergi, se debe a la “deformación de perspectiva en relación con el pasado”, la cual “actúa con fuerza para generar este tópico. Al imaginar el desarrollo del pasado como un ‘continuum‘ sin cambios de rumbo. La cultura común hace de la Edad Media el ámbito de origen y de proveniencia de las formas de vida social más extrañas a la contemporaneidad”. Esta deformación del período histórico se ha intentado paliar en juegos que intentan completar la tarea de llevar a nuestros ordenadores la más fiel recreación del mundo medieval, y títulos como Great Invasions: The Darkages 350-1066 AD (íd.; Strategy First, 2007), el magnífico Patrician III (íd.; Ascaron, 2003) o Europa Universalis: Crown of the North (íd.; Paradox Entertainment, 2000-2003) dan buena prueba de ello. Grandes obras que abarcaban espacios divididos y compartimentados del mundo medieval. Y entonces, sin avisar, llegó la magna obra de Paradox, Crusader Kings (íd.; Paradox Development Studio, 2004). La Edad Media quedaba plasmada a la perfección con este título; pese a pecar de cierta simplicidad. Por ello mismo, es comprensible por qué el anuncio de su segunda entrega levantó tal expectación.

“Crusader Kings II is about the political machinations of the medieval nobility in the period 1066AD to 1453AD. It is about military conquest, intrigue, diplomacy and other interactions between distinct characters with unique appearances, traits and skills as you try to expand the influence and power of your dynasty, playing a succession of rulers down the ages”2

Henrik Fåhraeus, jefe de proyecto Crusader Kings 2.

Crusader Kings 2 (íd.; Paradox Development Studio, 2012) ofrece, a los ojos del jugador, una de las recreaciones más fieles de la Historia Medieval. Su intrincadas opciones y decisiones obligarán al jugador a pasar semanas delante del monitor para poder llegar a vislumbrar el potencial total del juego, e incluso meses antes de que conseguir dominar todos sus resortes. El juego de Paradox no centra su mirada en la Edad Media “de los siglos XIX y XV, oscura o resplandeciente (…) teatro de héroes míticos, dinastías ambiciosas y pueblos oprimidos”, como describe Sergi; esa Edad Media mitificada por el imaginario popular, sino que se esfuerza en ofrecer al jugador un tiempo, un espacio y unas posibilidades para que este, de manera personal y voluntaria, experimente con sus posibilidades y consiga los resultados históricos que desea, dentro de un marco sorprendentemente verosímil e histórico, claro fruto de muchas horas de investigación.

Su propia esencia ya es un hito, una señal sobre la aspiración del juego a recrear de la forma más fidedigna el medievo. Durante la partida no controlaremos un reino, ni un país, ni tan siquiera un territorio, sino que gobernaremos una dinastía. El período medieval se caracterizó por muchos factores, uno de ellos fue basar las relaciones políticas, militares y sociales en redes personales. El feudalismo era esencialmente esto: redes clientelares entre muchos y variopintos personajes que tejían una intrincada red social fortísima y rígidamente estructurada. “Tradicionalmente, los vínculos de vasallaje eran la forma de dependencia propia de las clases elevadas”, así es como nos narra Marc Block en su gran obra La Sociedad Feudal 3 uno de los rasgos de esta red social medieval, y así mismo es la red que plantea el juego, donde únicamente podremos comenzar nuestra partida encarnando a un noble perteneciente a una dinastía. Dentro de esta red, las grandes dinastías ocupaban su cima: los Hohenstaufen alemanes, los Trastamaras castellanos, los Capetos franceses, los Plantagenet ingleses o los Commenos y Paleológos bizantinos suponían las élites medievales. Nuestro personaje podrá iniciar la partida dentro de uno de estas grandes dinastías o, por el contrario, comenzar bajo el ala de una pequeña dinastía al servicio de otras más poderosas. Una vez comenzada la partida el único objetivo será la supervivencia de la dinastía, si esta desaparece, se acaba el juego; como ocurrió con la dinastía Asturiana tras la muerte de los herederos de Alfonso III (848 – 910).

El prestigio que acumulado por el personaje en vida, será traspasado tras su muerte a la cuenta total de la dinastía, su sucesor comenzará desde cero, para así, en esta cadena dinástica, elevar a la dinastía escogida hasta los altares del período medieval. Muchas dinastías, como los Habsburgo, vieron su humilde comienzo durante el período medieval, para luego alzarse ante todas las demás casas europeas. Este prestigio, por supuesto, tendrá una materialización directa en el juego: se abrirán a tus personajes los dormitorios y las vidas de las princesas más exclusivas desde el Golfo Pérsico hasta Irlanda, con todas las ventajas diplomáticas y militares que esto supone, por poner sólo un ejemplo.

“I think that’s really at the heart of all our games – take a historical starting point and see where you can go from there. Of course, unlike games like Victoria or Europa Universalis, in Crusader Kings II the player is less of a “guiding spirit of the nation” and more of an actual feudal era despot. The historical narrative is more about your dynasty than your actual country or state”4

Henrik Fåhraeus, jefe de proyecto Crusader Kings 2.

Esta duración con carácter interminable, viene dispuesta en gran medida por el sinfín de puntos de partida con los que se cuentan. El abanico inmenso de orígenes que se ofrece es la mejor característica, y una partida comenzada con un título o un personaje distinto será radicalmente diferente a la anterior. Aspecto que logra enriquecer el juego de manera consonante al período que representa, marcado por las fuertes diferencias regionales y culturales existentes. Nada tiene que ver comenzar una partida como conde – no digamos ya como alcalde –, que comenzar como rey o emperador. La elección de personajes jugables es gigantesca, habrá cientos y cientos de opciones, el jugador podrá comenzar su partida como Pontífice Máximo, Emperador de Bizancio o del Sacro Imperio Germánico, pero también podrá empezar como alcalde de una pequeña ciudad de la frontera sueca con las tierras rusas. El abanico es infinito, y su potencial, también. La partida cambiará radicalmente según la situación donde de inicio la partida. Nada tienen que ver una partida en la frontera con los turcos selyúcidas con otra en las heladas tierras de los Rus. Como tampoco tienen nada en común dos partidas iniciadas con personajes católicos, musulmanes, ortodoxos o paganos. Una diversidad que queda plasmada de manera excelente en el diseño de decisiones políticas, los eventos aleatorios que irán apareciendo a lo largo de él y en las relaciones que el usuario tendrá con sus vecinos. En definitiva, sin todavía profundizar en la partida, ya existe una miríada de decisiones por tomar, que obligarán a estrujarse el seso durante un largo tiempo para decidir como comenzar.

  1. Giuseppe Sergi. “La idea de Edad Media: entre el sentido común y la práctica historiográfica”. Ed. Crítica. 2001. Madrid.
  2. Henrik Fåhraeus. Extracto de una entrevista realizada para el blog Alternate History Weekly Update.
  3. Marc Block. “La Sociedad Feudal”. Ed. Akal. 2002. Móstoles (Madrid).
  4. Henrik Fåhraeus. Extracto de una entrevista realizada para la web Rock, Paper, Shotgun.

Inicio Foros Crusader Kings 2: Época Medieval en estado puro – Parte I

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #38381

    Giuseppe Sergi, historiador italiano, titulaba una de las obras más originales en el panorama historiográfico medieval La idea de Edad Media [1. Giuse
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/reportajes/crusader-kings-2-epoca-medieval-en-estado-puro-parte-i/

    Imagen de perfil de AbrahamAbraham
    Participante
    #38382

    Me ha gustado la exposición del juego desde su perspectiva histórica. Sin embargo, lo que más llama la atención del juego, cuando empiezas a entender cómo funciona, son las historias personales, los complots, los vasallos, señores y otros cortesanos que actúan como si tuvieran vida propia y forman un relato rico alrededor de tu personaje. Imagina la angustia que se se siente cuando tu primogénito, el más capaz de tus tres herederos y convenientemente casado con una princesa, decide unirse a una rebelión contra el emperador del sacro imperio y tienes que decidir si apoyarlo en su loca empresa, o permanecer fiel al emperador y ver como tu heredero es encarcelado, despojado de sus títulos y asesinado. O la del Duque de Sevilla que, tras expulsar a los moriscos, ambiciona casar a su heredero con la princesa de León, lo logra, elimina al único hermano y justo cuando el hijo está a punto de conseguir el trono, una rebelión quita a tu consuegro del trono. Y como apoyabas al anterior, el nuevo rey no es nada indulgente contigo y sólo te permite quedarte con el condado de Gibraltar… justo por donde suelen atacar los moros.

    Un detalle menor: no se puede ser sólo alcalde, el menor título jugable es conde. Si diriges una ciudad se te considera villano, y si diriges un obispado, sacerdote, y dejarías de ser noble. Un noble con un condado (defendido por un castillo) puede tener también el título de alcalde de una villa, pero con penalizaciones.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #38383

    Muchas gracias por tu comentario. Sin duda es uno de los aspectos más destacados y está remarcado en alguna de las tres partes y en la cuarta aún inédita. Aunque tienes toda la razón, las pequeñas historias personales que se forman durante la partida es la guinda del pastel que es Crusader Kings 2. Muchas gracias también por el apunte! un saludo!

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #38384

    Muchas gracias por tu comentario. Sin duda es uno de los aspectos más destacados y está remarcado en alguna de las tres partes y en la cuarta aún inédita. Aunque tienes toda la razón, las pequeñas historias personales que se forman durante la partida es la guinda del pastel que es Crusader Kings 2. Muchas gracias también por el apunte! un saludo!

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate.