¿Olvidates tu contraseña?

Colin McRae Games – El arte de conducir Parte IX

2012-07-06
No hay comentarios

DIRT 3 -Ken se gusta-

Llegamos al final de la saga que hasta este momento acumula 8 títulos. Con las bases del nuevo proyecto asentadas después del cambio de tercio sufrido en el primer DIRT, Ken Block está dispuesto a dejar huella y no duda en seguir moldeando a su manera el título que trajo al mundo Codemasters. Éste es el primero que se desprende de Colin McRae en su nombre después de lo sucedido y de los reconocimientos retribuidos en el último DIRT. La saga, que ya se ha hecho mayor, se suelta de la mano del gran piloto escocés y sigue su paso hacia el futuro. El americano Ken Block es el encargado de que ese paso se mantenga firme. Veamos que tal le va al estudio inglés esta nueva andadura. DIRT 3 ve la luz a finales de Mayo de 2011 para PC, PS3 y Xbox 360.

De esa temporada sale el último campeón conocido en el Campeonato Mundial de Rallyes, y como no… vuelve a ser Loeb, y ya son 8 consecutivos. Menudo monstruo. A su vez, Citröen copa de nuevo la lista de marcas con el primer puesto. La diferencia con respecto a los últimos años es la maquinaria empleada. Ahora es un DS3 WRC en detrimento del exitoso C4 WRC. Los coches de la máxima categoría del mundial cada vez son más pequeños y manejables. Ese año, hay que destacar la inclusión de Mini para testear su coche en varios rallyes de la temporada con el objetivo de emprender la aventura al completo al año siguiente (en 2012, la temporada actual). La pareja del equipo la forman el inglés Kris Meeke y el español Dani Sordo, el cual opta por cambiar de aires tras la llegada de otro francés que formará dupla con Loeb en Citröen, la joven promesa Sébastien Ogier. Es muy importante el hecho que nuevas marcas decidan dar el paso al mundo de los rallyes, en los últimos años y debido a los grandes gastos que comporta correr el campeonato y con la crisis acechando, las marcas estan abandonando el cartel mundialista. Hasta el punto de llegar a ser solo Ford y Citröen (con varios equipos sirviéndose de sus servicios) los fabricantes existentes para luchar por la victoria. Esa temporada Ken Block también se aventura a correr el campeonato de la FIA al mando de un Ford Fiesta RS. Acostumbrado más al espectáculo y otras especialidades de menos riesgo, su papel no es el esperado al término de la sesión. Como decíamos, la especialidad preferida de Ken no es la del Rally, este tío es un showman y pega más con el malabarismo al volante que con la misión de rebajar el cronómetro. Por eso la novedad estrella en esta entrega es una nueva disciplina que lleva su firma, la disciplina en la que él es el rey: La Gymkhana.

Muchos son los deportes que han sido padres involuntarios de nuevas variantes urbanas. Estilos creados para multiplicar el espectáculo en detrimento de la competitividad que vivimos hoy en día en la mayoría de entretenimientos del pueblo. Y muchos han sido también los que han continuado creciendo y acogiendo a nuevo público consiguiendo de esa manera la suficiente publicidad como para aterrizar en el arte de entretener interactivamente. Véase el ejemplo del fútbol y los Juegos de estilo libre organizados por Red Bull creados para batir en duelo a dos caballeros de guante blanco, en el pié, y que tratan de dejar alucinado al aficionado con sus malabares al ritmo de la música. El deporte rey tuvo su primera recompensa en 2005 de manos de EA Sports y su FIFA Street ¿Quién da más señores? El MotoCross también conoce su variante de X-Games nacida de las carreras en circuito. Su dosis videojueguil aterrizó tempranamente con el acrobático Motocross Madness (Microsoft, 1998) que tuvo enganchado a multitud de adolescentes a las pantallas del PC. Otro caso se da en el skateboarding, variante de la calle que se hizo casi más famosa por el videojuego que por la cantidad de gente que prácticaba el deporte en ese momento. Los gamers nos vimos recompensados con la saga interminable de Tony Hawk’s (Neversoft, 1999) nacida directamente de la colaboración de Activision y el astro del monopatín. El mejor caso quizás es el del baloncesto americano, en la NBA han sido tan inteligentes como para aprovechar ellos mismos este filón. La propia liga, equipos y grandes estrellas paran la competición para hacer un kit kat donde prima el espectáculo. Hace unos meses se celebró el All-Star Game de la NBA y los grandes de este deporte  hicieron gozar a la gente que previamente los había escogido como actores de la película. El NBA Jam (Midway, 1993) u otros títulos no tan conocidos representan perfectamente esta esencia de preciosismo callejero.

Pues hasta el momento nadie había sido capaz de trasladar con garantías, este toque de exhibición que también existe en las 4 ruedas al mando de una consola. Un lugar donde intentar hacer trucos y piruetas para subir el nivel de adrenalina sin tener que pensar únicamente en relojes o contrincantes en tu trasero. Hay que dar rienda suelta a la imaginación y habilidad de los pilotos. No hace falta decir que el empujoncito definitivo para desarrollar la idea es del artista del 43 (Block), el pionero en llevar a cabo esta disciplina en el mundo real y su instructor en los videojuegos. En DIRT 3 cubrimos esta osada faceta gracias a la especialidad Gymkhana para continuar expandiendo el horizonte de diversión del usuario.

Para conocer esta rompedora disciplina y otras novedades del juego tenemos que profundizar. Empecemos por las cosas a mejorar. El hecho de pagar precios demasiado excesivos por cada DLC (contenidos descargables), que contienen 3 o 4 coches y algún que otro circuito nuevo, es a nuestro parecer abusivo. Otro punto negativo que hace años se sucede en todas las entregas es la falta de licencias. Esto nos priva de gozar de todos los pilotos oficiales del Campeonato del Mundo de Rallyes. Aunque este punto lejos de ser una limitación abre otros caminos más creativos y diferenciadores con respecto a títulos que si disponen de los permisos de la FIA.

Se suele decir que cuando algo funciona bien mejor no tocarlo y estos son los cimientos en los que se basa DIRT 3. El juego continua estando acompañado de asesores personales desde su inicio. En esta ocasión nuestro representante será una mujer llamada Sara. Ella y otros compañeros de equipo como el jefe de mecánicos Juan nos ayudarán a ir avanzando y nos explicarán todo aquello que sea necesario. Esto junto a la fiel reproducción de sonidos ambiente y estallidos del coche durante la carrera y la lista de música pegadiza en los menús de espera y elección, hace que el apartado de sonido se mantenga en la misma línea.

La continuidad en el trabajo con el motor EGO 2.0 es una garantía de buenos resultados, quizás la diferencia gráfica no es tan notable como en el salto de CMR DIRT a CMR DIRT 2, pero se continúa mejorando en ese aspecto y en la física del comportamiento de los vehículos en todas las situaciones recreadas al volante. Los WRC y demás tipos de coches son calcos de los reales. Los escenarios y su climatología creíbles hasta en la sensación de humedad de las gotas de condensación de agua en los cristales del coche. Nuestros fans son casi tan inconscientes como lo eran muchos al principio de esta historia de locos del volante y se atreven a cruzar la carretera por donde estamos a punto de pasar. La ambientación sigue madurando paso a paso.

La distribución de los menús varía pero continúa siendo colorista y accesible. Esta vez, después de haber cumplimentado la hoja de inscripción con nuestro Nombre, Apellido, Sexo, País y Alias nos ofrecen un entorno de juego algo más sencillo y directo que en la última entrega. Podemos elegir entre Opciones y Mi DIRT, para ajustarlo casi todo, acceder a los extras, las estadísticas personales o el garaje donde nos esperan cerca de 40 coches de todas las categorías, épocas y marcas (Citroën, Ford, Mini, Lancia, Toyota, etc.). Para jugar de forma individual existe la posibilidad de Un Jugador o del Campeonato DIRT. Por último, el modo Multijugador también disponible lo guardamos para el apartado de sorpresas.

En Un Jugador haremos una Carrera Libre o una Contrarreloj en cualquiera de los circuitos, modalidades o coches disponibles. El Campeonato DIRT es el modo principal que encabeza este DIRT y está compuesta por 4 Temporadas un DC Compound y 6 World Tours. Cada evento está representado por una pirámide tridimensional (11 en total). Todas las pirámides de Temporadas contendrán invitaciones a diferentes acontecimientos en cada una de sus 4 caras (compuestos por varias pruebas dependiendo de lo avanzados que estemos). Las disciplinas ya conocidas de Rally, Rallycross, Trailblazer, LandRush, Head To Head (antes Cara a Cara) y la nueva Gymkhana son las que constituyen este entramado junto con algunos extras patrocinados por DC (la marca de ropa creada por Ken Block). Estos nuevos desafíos son el Drift Showcase(1), el Smash Attack(2), la Gymkhana Sprint(3) y el Speedrun(4). El primero trata de conseguir el máximo de puntos derrapando por un recorrido de ida y vuelta y con un tiempo prefijado. En segundo lugar nuestro objetivo será sumar puntos rompiendo una serie de bloques, como en Rompeportales de DIRT 2 pero además con bloques que restarán. El tercero se basa en hilvanar acrobacias especificadas por el trazado en un tiempo límite. Y por último en el cuarto desafío haremos gala de nuestra valía pasando por todos los recovecos posibles en el menor tiempo, en un sprint de gran precisión. El paso de las Temporadas se complementa con un entrenamiento y perfeccionamiento previo en el DC Compound a través de diversos retos, y la participación en las series definitivas de cada una de las disciplinas en los World Tours.

Por último vamos a tratar las acertadas innovaciones que incorpora el título. Ya hemos nombrado la Gymkhana, pero habrá que explicarla como se merece por ser la novedad estrella de este juego, esta disciplina nos será presentada y tutorada al término de la primera temporada. Nuestra misión es embobar al público mediante nuestra improvisación. La versión Freestyle se disputa en estadios donde existen diferentes zonas aptas para llevar a cabo los 5 trucos disponibles. La frescura y precisión nos harán conseguir mayor atención del público y cuantos más trucos encadenemos de forma consecutiva más rápido subirá el medidor que está representado por un triangulo y un número. El número es un multiplicador que hará crecer la cantidad de puntos acumulados dependiendo de su estado. Cuanto más variada sea la combinación mejor. Las 5 zonas de recreo son: los Donuts, las Puertas de derrape, los Saltos, los Bloques de choque y las Zonas de trompo. Las dos más sencillas son los Bloques de choque donde tendremos que llevarnos por delante todos los bloques entre piruetas y los Saltos que nos darán la puntuación dependiendo de cómo cojamos la rampa y cuanto rato estemos en el aire. Las Zonas de trompo y las Puertas de derrape entraman un poco más de dificultad porque en el caso de los trompos hay que clavarlos en los límites establecidos y en el de las puertas pasar por entre los postes y los arcos cuanto más rápido y cruzados podamos. Para acabar el Donut puede atragantársele a algún usuario poco paciente ya que hay que realizar varios trompos en torno a un objeto tan cerca del centro como sea posible.

El Multijugador se hace mayor y por fin se puede jugar en pantalla dividida después de numerosas entregas que no incluían esta posibilidad que ahora aporta piques de varias carreras pudiendo formar equipo con tu colega si se prefiere. Perderemos presencia y algo de detalle pero a cambio de mucha diversión. Además existe una ampliación de modos de juego online. Ahora podremos jugar a todas las especialidades de juego básicas del modo individual más unas cuantas elaboradas únicamente para la red. Ya sea en equipos o en todos contra todos. Escogeremos entre Campeonato Pro y Jam Session para llevar a cabo esta experiencia. Modos muy similares pero con la opción más personalizable en las Jam. Las nuevas variantes son el modo Salvaje, Invasión, Outbreak, Transporter, Joyride y Cat ‘n’ Mouse. Experimentaremos con el realismo sin opción al fallo de Salvaje, la libertad de hacer acrobacias en joyride, o las persecuciones endiabladas de los otros 3 modos.

La inclusión del DC Compound que utiliza como nivel la vieja central eléctrica PowerStation de Battersea en Londres es un muy buen regalo. El edificio de ladrillo más grande de Europa está recreado a la perfección en el juego y podremos utilizar su recinto para probar todo tipo de peripecias al volante con cualquiera de los coches de la categoría Gymkhana. El perímetro de acción se divide en 3 secciones desbloqueables a medida que cumplimentemos los locos desafíos que se nos presentan. No hay forma de dejarlo en el momento que le coges el tranquillo.

Como acierto también resaltar la recuperación de simulación que otorgan los programadores al juego gracias al ajuste de ayudas automáticas de nuestro vehículo. Los más inconformistas podrán machacarse delante de la pantalla intentándole coger el punto al comportamiento del coche mientras que los menos exigentes disfrutaran de un control fácil e intuitivo si lo prefieren. Antes de empezar cada carrera podremos elegir que nivel de realismo queremos en la vía de servicio. Lugar donde asimismo ajustaremos las partes fundamentales del vehículo y modificaremos la dificultad en 3 niveles: Principiante, Intermedio y Avanzado. Igualmente si estamos interesados en conocer a los participantes que están a punto de ser humillados este será el lugar indicado.

Todas las mejoras y arreglos efectuados más la extensión de estilos de juego y otros detalles como el hecho de poder colgar nuestras carreras en Youtube, la incorporación de más carreras de Rally que en las últimas 2 ediciones o la normalidad con la que se sigue tratando el efecto Flashback para rectificar nuestros movimientos, son razones suficientes para seguir apostando por Codemasters y Ken Block.

Concluimos con la saga

Recuerden señores: si no fuera por el apasionado mundo de los rallyes y por el exquisito aroma a combustible que desprende su estela, el equipo de Codemasters no habría iniciado su andadura sobre las 4 ruedas y ninguno de nosotros habría disfrutado jamás de esta saga tan especial. Y para los deseosos de seguir avanzando en esta aventura esten tranquilos, hace pocos días ha visto la luz un nuevo juego de los desarrolladores ingleses, un tal DIRT Showdown…

Imagen de perfil de Random Punisher

Random Punisher

9 entradas como autor
Y yo me pregunto si los lectores que se aficionen a consumir sus tiempos de ocio junto al equipo de "Ze[h]n Games", tendrán necesidad también de un castigo dentro de la lectura, como así ya lo reciben día a día en sus trabajos o ámbitos sociales... Random Punisher está dispuesto a ofrecer ese punto sadomasoquista que existe en todos nosotros y que no logra aflorar. Siempre con la certeza que a veces los castigos son inedulibles, y si son bien ajusticiados pueden producir una renta de placer con la que suministrar futuros momentos de escasa diversión. ¡¡I'm to randomize you!!

Etiquetas:

, , , , , , , , , , ,

Inicio Foros Colin McRae Games – El arte de conducir Parte IX

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.