¿Olvidates tu contraseña?

Secret of Evermore, serie B de cinco estrellas

2013-05-01
6 comentarios

Aunque la mayoría de los jugadores compartimos un fondo común de videojuegos con los que hemos pasado las horas en algún momento, The Legend of Zelda (The Hyrule Fantasy: Zeruda no Densetsu; Nintendo, 1986), Metal Gear Solid (íd; Konami, 1998) y compañía a modo de ejemplo, suele haber unos cuantos cartuchos desconocidos de los que no podemos hablar mucho porque nadie más ha oído hablar de ellos. Son esos juegos que, por ejemplo en el caso de la primera Game Boy, se compraban en bazares, los típicos 32 en 1 que tenían 8 juegos repetidos con distinto nombre. Una lección de matemáticas aplicadas y economía para los más pequeños.

En una situación parecida están esos otros que por un desafortunado bautizo se han visto condenados a vivir a la sombra de obras cumbre de la industria. Son los que provocan comentarios del tipo «sería muy bueno si no tuviera ese nombre» o «no soporta el peso de la saga a la que pertenece». ¿Alguien ha dicho Final Fantasy XIII (íd; Square Enix, 2010)? Secret of Evermore (íd; Squaresoft, 1995) pertenece a este segundo grupo de títulos maltratados por un rótulo, y es que tener el mismo nombre de pila que Secret of Mana (Seiken Densetsu 2; Squaresoft, 1993) puede mejorar las ventas pero sienta mal. A pesar de todo, no puede decirse que Evermore sea un desconocido; simplemente no recibe toda la atención que se merece, así que vamos a dedicarle unos minutos.

Evermore; perros, robots y gladiadores

Hay algunos artículos en internet donde explican el argumento y dan algunos detalles. En Wikipedia podemos hacernos una idea general sobre el juego. Dicen que fue desarrollado por la división estadounidense de Squaresoft y lanzado en febrero de 1996 para SNES en Europa y otras regiones. A grandes rasgos, Evermore es una tierra imaginaria creada por las fantasías de varias personas que asistieron en 1965 a un experimento en la mansión del profesor Ruffleberg, en Podunk, EE.UU. La máquina que había inventado falla y transporta a todos a Evermore, donde permanecen hasta la actualidad, léase 1995. Un gato callejero a la salida del cine llevará al perro de nuestro protagonista sin nombre a la mansión donde se produjo la catástrofe. Seguramente no fuese la primera vez que a nuestro personaje le toca ir detrás del animal, quizá hasta haya invadido moradas ajenas anteriormente. Lo nuevo de esta escapada es que el perro se olvida del gato cuando ve un llamativo amasijo de cables y comienza a mordisquearlos. La máquina del experimento sigue conectada y reacciona a la saliva del perro, empieza a circular la corriente y el diabólico trasto absorbe a los dos huéspedes introduciéndolos en Evermore. De aquí en adelante, el jugador tendrá que recorrer el mundo imaginario para averiguar cómo regresar a Podunk.

El argumento de Secret of Evermore transcurre en varias zonas diferenciadas por su estética, enemigos y diálogos. Comenzamos la aventura en un entorno selvático en el que abundan los mosquitos y las plantas carnívoras. El perro se ha transformado como por arte de magia en una bestia lenta que parece una mezcla de lobo y oso, y la primera arma que conseguimos es un fémur humano que él mismo nos trae. No tardamos en descubrir un poblado prehistórico en el que gobierna una niña ligeramente nerd que disfruta con la prehistoria. Este esquema se repite en las demás partes de Evermore, un minúsculo micromundo en el que un volcán inactivo está al lado de una playa de piratas. También hay ruinas egipcias y aldeas medievales separadas por un enorme tablero de ajedrez.

En cuanto al sistema de juego, puede decirse que la división estadounidense de Squaresoft pulió con creces la mecánica de combate de Secret of Mana. Sin llegar a innovar en este punto, se nota que Evermore salió varios años después del famoso título japonés. La fluidez de las acciones de ataque y del movimiento por los menús con forma de anillo es mucho mayor que en Mana, donde daba la sensación de estar jugando a tropezones. Otro punto a destacar es la amplia lista de hechizos de alquimia que pueden aplicarse a enemigos y a uno mismo. A lo largo del juego es posible comprar ingredientes o seguir el rastro del perro para desenterrarlos. A medida que nos vayan enseñando magia (rayo, lluvia ácida, cura, explosión, etc.) podremos gastar los ingredientes para convocar conjuros. Si usamos varias veces la misma arma o hechizo subirá niveles y ganará en potencia.

Posiblemente, la mecánica más curiosa de Evermore es el sistema de trueque. Además de comerciar con dinero, llega un momento en el que se nos permite comprar cosas como arroz, especias y gallinas para intercambiarlas por objetos únicos que dan bonificaciones. Se invierte una buena cantidad de tiempo en coleccionarlo todo, lo que alarga un juego que no tiene una historia principal demasiado extensa.

Otra cualidad a destacar es la genial música que compuso Jeremy Soule (ya sabéis, el mismo de The Elders Scrolls IV: Oblivion (íd; Bethesda Game Studios, 2006), The Elders Scrolls V: Skyrim (íd; Betehsda Game Studios, 2012) y sendos Guild Wars (íd; ArenaNet, 2005-2012), entre otros), enormemente pegadiza. Seguramente os sorprendáis tarareando alguna melodía, sobre todo la canción de los piratas. Y por último hay que mencionar la excelente traducción. Por estas fechas correteaban auténticos engendros que hablaban un inglés con costuras de español, una especie de monstruos de Frankenstein lingüísticos: “allé voy”, “su fiesta le espera arriba”, etcétera. Lo de Evermore en cambio es un trabajo sobresaliente. El equipo se tomó en serio su tarea y sustituyó algunos nombres originales por otros que quedaban mejor en nuestro idioma, pero sin caer en el ridículo de títulos – en opinión del que escribe – como Dragon Quest IX: Sentinels of the Starry Skies (íd; Level-5, 2009) y similares. Como botón de muestra, el nombre anglosajón de un robot mayordomo en el juego es Carltron o Carlton. Será que por allí los señores del servicio se llaman Carl. En la versión española lo llaman Sebastrón, por eso de que Sebastián es un nombre que sienta bien a los mayordomos latinos. Basta recordar La Sirenita (The Little Mermaid; Ron Clements & John Musker, 1989).

Lagartos, pastiche y otras hierbas. Evermore y la autoparodia de serie B

En un género acostumbrado a tipos que se lo toman muy en serio o a personajes con el sentido del humor de una piedra es un alivio encontrar a un personaje que hace gracia. Naturalmente, en cuestiones de humor no hay un tratado definitivo, pero hay quien atrae más que otros. Los RPG y los Action RPG de aquella época padecían, entre otros males, la enfermedad crónica del protagonista plano. No me atrevería a decir que el panorama de ahora es igual de desolador, pero es difícil encontrar personajes destacables por algo más que por funcionar bien para un cosplay. El chico de Evermore viste bastante simple, con chaleco y vaqueros, pero le encanta el cine de serie B y eso le hace interesante. Adora romper la cuarta pared caminando hacia la pantalla, mirándonos con su tupé rubio y soltando frases como «Bueno, como diría el Capitán Meldrock en ‘Emergencia en marte’, ¡a por los marcianos!», o «Esto es como en la escena de ‘Barro, sudor y lágrimas’. Al prota le dieron una buena paliza en esa peli».

La alianza de Evermore con el cine, y sobre todo con las películas malas de marcianos y otras criaturas totalitarias, es el punto fuerte del juego. Esta simpatía aparece desde la introducción, con el chico saliendo de una sesión de tarde en el cine. Sin salir de los primeros minutos de la partida, las estatuas de la mansión que se nos muestran recuerdan bastante a esa mujer tipo Estatua de la Libertad (La Liberté éclairant le monde; Frédéric Auguste Bartholdi, 1886) que da imagen a la productora Columbia TriStar. Su jugueteo con el cine y la ciencia ficción no termina ahí, esas mismas estatuas megalómanas soportando el peso de una esfera están emparentadas con la colosal efigie de bronce de Andrew Ryan en Bioshock (íd; 2K Boston, 2007), un juego que, por otra parte, le hace un homenaje estético a la Metrópolis de Fritz Lang (íd; 1927).

Otro caso; los lagartos. Cuánta caspa derrochan las películas de lagartos. Da vértigo mirar la lista de IMDb con películas de reptiles. En Evermore una sociedad sólidamente jerarquizada de lagartos que hablan quiere dominar la tierra. No hace falta añadir mucho más. Su habitual uso del pastiche y la cita inventada aportan a Evermore un toque de frivolidad que no disgusta porque no es común entre los RPG de consola tomárselo tan a broma. Hasta los patanes más ilustres terminan sometiéndose a la gravedad de los acontecimientos para convertirse en una traición de ellos mismos (estoy pensando en Yitán de Final Fantasy IX (Fainaru Fantajī Nain; Squaresoft, 2000)). El chico de Evermore no le intenta dar un giro dramático a su historia porque no hay de dónde sacarlo. De principio a fin es… «un perdedor con un palo», como le llaman en una ocasión.

Realmente Evermore es un juego muy original. En un panorama dominado por historias sembradas de nombres y alusiones a mitologías nórdicas estilo Secret of Mana, tener un juego cuya ambientación e ídolos provengan del cine malo de sobremesa supone un soplo de aire fresco. La mayoría tenemos un pequeño grupo de títulos fetiche al que volvemos de vez en cuando porque nunca decepcionan. En el caso del que escribe este artículo, Evermore es uno de los tres que tienen ese privilegio, y quizá porque me lo sé de memoria se me hace bastante corto y sencillito, pero siempre me da lo que busco. En cualquier caso, si un día estáis cansados de las aventuras de siempre y queréis jugar un serie B de cinco estrellas, con este le bajaréis los humos a los action RPG corrientes y sus derivados, con ese sentido de la responsabilidad y la gravedad de la vida tan aburrido.

Inicio Foros Secret of Evermore, serie B de cinco estrellas

  • Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #38459

    Aunque la mayoría de los jugadores compartimos un fondo común de videojuegos con los que hemos pasado las horas en algún momento, The Legend of Zelda
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/secret-of-evermore-serie-b-de-cinco-estrellas/

    Imagen de perfil de Mara GilbertMara Gilbert
    Participante
    #38460

    Un artículo sobresaliente,nunca había leído un texto tan bueno sobre este juego al que le tengo tanto aprecio. Mi favorito aún así fue Secret of Mana,pero Evermore siempre me gustó muchísimo y también lo rejuego de vez en cuando. De hecho,ahora es el que tengo en el emulador de snes de la psp.

    Cosas que mencionas sobre su protagonista,un simple muchacho que va al cine y de vez en cuando soltaba una cita de una de esas películas que tanto le gustaban le hacen ser un personaje muy distinto al típico héroe.

    También es cierto que el trabajo de traducción fue impecable cuando está hoy en día se ven auténticas chapuzas.

    Pero en fin,podría comentar mil cosas del artículo. Éste es uno de esos juegos que disfruté muchísimo desde siempre g nunca tuve con quien hablar hasta la llegada de twitter o blogs de calidad como éste donde se tratan nuestros queridos juegos “viejunos”. Me habría encantado poder comentar hace años con alguien todo lo que cuentas aquí,por eso es una maravilla llegar aquí y leer algo tan bueno sobre este Secret of Evermore. Porque de verdad,un artículo genial que me va a hacer coger la psp ahora mismo y seguir un rato con él.

    Imagen de perfil de DaniPlayerOneDaniPlayerOne
    Participante
    #38461

    Me ha encantado el artículo. Este es sin duda uno de los juegos a poner en mi Top 5 de todos los tiempos (o al menos de todos los tiempos que abarcan mis 25 años). Para mi es uno de los títulos imprescindibles. El guión es magnífico, el trabajo de traducción en España por fortuna fue maravilloso y nos permitió a los chavalines disfrutarlo como se merece.

    Muchas gracias por escribir este artículo y enhorabuena!

    Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #38462

    Me alegra que te haya gustado este homenaje a SoE. Se lo merece porque es un juego original, entretenido y no suele salir en las conversaciones de abuelo cebolleta veinteañero que surgen a veces. Me lo volví a pasar (como cada año y medio más o menos) hace unos meses y dado que Zehngames es un sitio idóneo para este tipo de artículos me puse a la tarea.

    ¡Espero que Cenagosus no se te complique demasiado! XD

    Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #38463

    Gracias, yo también lo tengo en mi top 3 y por muchos juegos impecables que he probado después no ha habido todavía el que me haya hecho cambiar de opinión. El factor nostalgia es importante, aunque independientemente de eso es un título excelente. Todavía recuerdo la caja grande en la que venía mi juego, con guía de estrategia incluida. Al estar en castellano era de los pocos videojuegos con los que me lo pasaba realmente bien, porque por ejemplo A link to the past me gustaba pero no me enteraba de nada XD

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #38464

    Vaya, lo probé en su día y la verdad es que me dejó bastante frío, si bien culpo a mi adolescencia en esa época, donde lo que quería era “otro fainal fántasi”. Quizá vaya siendo hora de volver a tener una cita con ese muchacho cinéfilo…

    Un texto excelente, desde luego me ha dado ganas de jugar, y dice muchísimas cosas que no había visto nunca sobre el juego.

    Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #38465

    Si tienes un hueco podrías darle otra oportunidad, no es un juego muy largo y es realmente entretenido. Desde luego está en las antípodas de los Final Fantasy, y en general sigue un camino distinto al de los RPG o A-RPG orientales. En mi opinión se nota mucho que hay cultura estadounidense detrás.

Viendo 7 publicaciones - del 1 al 7 (de un total de 7)

Debes estar registrado para responder a este debate.