¿Olvidates tu contraseña?

Patos, gurús y gafas de pasta

2013-09-27
10 comentarios

¿Por qué jugamos? Me pregunto cada día más al ver como todo son críticas, discusiones sobre el último lanzamiento o la enésima búsqueda del “Ciudadano Kane de los videojuegos”. Me resulta incluso triste observar que para muchos usuarios, la parte de destrozar un título y humillar al límite al estudio que lo ha creado les resulta más disfrutable que el propio juego. ¿Nos hemos convertido en unos monstruos sin capacidad de apreciar la experiencia de jugar como algo divertido sin más?

Si le hacemos a un niño esa pregunta del millón sobre por qué jugamos, posiblemente nos de una contestación más acertada y sincera que el periodista o experto más adorado por la comunidad de jugadores. Sólo hay que hacer un viaje al pasado y buscar la respuesta en nuestra propia experiencia. ¿Por qué jugábamos de pequeños? ¿Por ese espectacular acabado gráfico que tenían los juegos de la primera Nintendo o por deleitarnos con una profunda historia que en la mayoría de los casos ni entendíamos por tener su texto en lengua inglesa?

Jugábamos por lo divertido que era, nada más simple ni más cierto que eso. Y no quiere decir que nos conformásemos con juegos de cazar patos. Yo misma recuerdo bien la diversión de pasarme horas con la zapper disparando a la pantalla con Duck Hunt (íd.; Nintendo, 1987), sintiendo que tenía en mis manos la más alta tecnología que jamás el hombre inventaría, pero también la necesidad de más títulos, de ver cosas nuevas. Pero siempre todo por esa hambre insaciable de diversión. Incluso la frustración infinita que me provocaba Battletoads (íd.; Rare, 1991) no conseguía impedir que riera a carcajadas mientras descendía por ese largo túnel en la segunda pantalla, pateando cuervos y fastidiando al segundo jugador sin dejarles un respiro.

¿Entonces qué ocurrió? ¿Nos convertimos simplemente en unos energúmenos amargados incapaces de divertirnos? Sería sin duda una exageración, puesto que si observamos bien veremos que ese no es el problema. Hoy en día todo el mundo quiere quedar como grandes expertos en la materia, como eruditos cuya opinión es digna de ser escuchada y seguida por el resto de mortales. Y ya no me refiero solamente a los redactores de medios especializados o al menos gente que trabaja en la industria. Cualquiera de nosotros nos llenamos de orgullo cuando alguien tiene en cuenta nuestras palabras, desde recomendar un juego en oferta de Steam que si uno no posee en su colección no tiene derecho a la vida hasta la opinión del último indie de moda. Y parece que para poder optar a esa posición, muchos deciden olvidarse de alabar juegos cuya diversión es su mejor baza y se colocan las gafas de pasta para hablarnos de la novedosa mecánica de cierto juego o la profunda filosofía escondida tras el elaborado guión de nuestro nuevo título favorito.

Pero no me malinterpretéis. Yo aprecio una buena historia, unos personajes lejos de ser planos o un aspecto visual espectacular. Tenemos el reciente The Last of us (íd.; Naughty Dog, 2013), que me fascinó con sus detallados gráficos, la deliciosa banda sonora de Gustavo Santaolalla o la relación entre el desgastado Joel y la joven Ellie cuyo broche final es, en mi opinión, el final perfecto para esta historia. ¿Pero es un juego que destaque por ser divertido? La respuesta es obviamente negativa. Puede sacarte una sonrisa en más de un momento, pero no es precisamente un título que sobresalga por su diversión. Y por supuesto este es el tipo de juego que más brilla tanto para jugadores como para la crítica y claramente está bien visto opinar sobre los aspectos que mencionaba. Y nombro el título de Naughty Dog como podría haber dicho ese hermoso viaje que es Journey (íd.; Thatgamecompany, 2012) o uno de los mejores juegos de esta generación, Dark Souls (íd.; From Software, 2011).

Sin embargo, tras un tiempo leyendo numerosas críticas y todos esos mensajes llenos de sabiduría en las redes sociales veo que quienes tienen mejor reputación son aquellos que en la mayoría de los casos sólo se fijan en juegos que son maravillosas y sublimes experiencias pero no especialmente amenos. ¿Tan malo es que un juego sea simplemente divertido como para que estén relegados a una liga distinta e inferior?

Hubo un título que me inundó la cabeza con todas estas ideas: Blood Dragon (íd.; Ubisoft, 2013). Este contenido descargable para Far Cry 3 (íd.; Ubisoft, 2012) me hizo reflexionar sobre el tema que comento. Ya no era por los medios especializados o los comentarios de amigos o conocidos. Fue darme cuenta nada más que probando su prólogo que hacía mucho que no jugaba simplemente por el placer de divertirme, sin centrarme en los detalles técnicos o los simbolismos escondidos en su historia que harían estremecerse al bloguero de moda convertido en nuevo gurú de los videojuegos. Ese estilo de película de acción de los años 80, sus hilarantes diálogos y su genial diseño artístico convierten a esta gamberrada en el titulo perfecto para responder a esa pregunta de “¿Por qué jugamos?” con un claro y sonoro “¡Para divertirnos!”. Es imposible no disfrutar Blood Dragon o que no nos provoque unas cuantas carcajadas. Y aunque se ha hablado de este título realmente no se ha llevado el reconocimiento que se merece. No digo que deba ser puesto ni mucho menos en esa lista de juegos sagrados desde cuyo pedestal miran al resto sabiendo que nadie gritó “¡GOTY!” por ellos, pero al menos sí que pienso que es un juego que todo aquel amante de los videojuegos debería al menos probar. Puedo prometer que el que lo haga se divertirá ¿y cuándo fue la última vez que probasteis un título y os hizo simplemente divertiros?

No es la primera vez que entono el mea culpa en estos malos hábitos que hemos ido cogiendo algunos en los últimos años los que tenemos como principal fuente de ocio los videojuegos. Me veréis seguir alabando esos juegos que nos proponen una experiencia única y mística o aquellos que presumen de ser una auténtica revolución entre una plaga de juegos idénticos. Pero de vez en cuando me reconforta saber que vendrán títulos dispuestos a ofrecerme simple y pura diversión, como cuando era pequeña y cazaba a los patos que volaban en mi televisión.

Inicio Foros Patos, gurús y gafas de pasta

  • Imagen de perfil de Mara GilbertMara Gilbert
    Participante
    #35967

    ¿Por qué jugamos? Me pregunto cada día más al ver como todo son críticas, discusiones sobre el último lanzamiento o la enésima búsqueda del “Ciudadano
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/patos-gurus-y-gafas-de-pasta/

    Imagen de perfil de KJKJ
    Participante
    #35968

    Un placer leerte, donde sea y cuando sea.

    Tienes toda la razón, actualmente leer sobre videojuegos prácticamente apesta. Suelo pasar de los analisis, pero es que últimamente ya solo leo los de gente que SÉ que me voy a divertir leyéndolo. Vamos, que más que un análisis es una opinión personal entretenida. En parte porque en el fondo es lo mismo que hago yo… y es lo que haciamos antes, no “analizábamos” un juego, lo comentábamos entre amigos. Y ese boca a boca nos hacía interesarnos por el juego.

    ¿Quizás el propio término “Análisis” es algo indeseable ya? ¿Nos lo hemos tomado demasiado en serio? Probablemente, porque vale que se empiece a considerar un arte, vale que se puedan explorar otras vías más serias… pero sigue siendo un juego. Se supone que la parte de interactuar y sobre todo divertirse debe permanecer ahí, o pierde el sentido, es otra cosa. Una cosa peor.

    Imagen de perfil de Mara GilbertMara Gilbert
    Participante
    #35969

    En primer lugar, gracias. ¡Sabes que valoro mucho tu opinión!

    Sí, a veces meterse en Internet y darse una vuelta por los distintos medios puede llegar hasta marear, aunque por suerte, hay muchas excepciones que buscan algo diferente. Pero también pienso que hacen falta textos para un público más general, aunque todos pequemos, yo incluida, de querer escribir con esas gafas de pasta que menciono.

    “Análisis” hace tiempo que debería haberse dejado de usar y sin embargo, seguimos haciéndolo porque estamos acostumbrados a ella. La palabra “crítica” sería mucho mas adecuada, ya que suelen ser textos llenos de subjetividad, característica que un análisis no debería tener.

    Como decía, es bueno saber que siempre tendremos esos juegos con los que podremos divertirnos. O al menos, eso espero.

    Imagen de perfil de TibuTibu
    Participante
    #35970

    El que no se haya cuestionado esto mismo varias veces en los últimos tiempos tiene un serio problema, cada vez nos interesa menos divertirnos y más ser los gurús que cuatro nerds siguen en Twitter y eso es tristísimo.ç

    El texto una maravilla como de costumbre Mara, pero no estoy para nada de acuerdo en que The Last of Us no es para nada divertido, porque estás dando por sentado que todos tenemos el mismo sentido de la diversión y nada más lejos de la realidad.

    A mi me encanta la diversión que ofrece The Last of Us, ese terror que sientes en una habitación infestada de enemigos, incluso esa diversión absurda de lanzar ladrillos a la cabeza de los enemigos o hacer una barbacoa con unos cuantos de ellos reunidos en un mismo sitio.

    Cada uno tiene una percepción de la diversión y por que un juego sea totalmente serio no tiene porque calificarse como “no divertido”.

    Imagen de perfil de Gryzor87Gryzor87
    Participante
    #35971

    ¡Cuánta razón tienes Mara!

    La red esta plagada de Trolls que se esconden bajo ‘autores de blogs de opinión’ para rajar de todo lo que no les cuadre a ellos, y al mismo tiempo, para autoalimentarse con los halagos que reciben de sus fieles y afines. La gente se olvida de jugar y disfrutar, que es realmente de lo que se trata.
    Yo en mi vida ha jugado a juegos de Super Mario o Luigi, porque no me atraen esos gráficos coloristas y temática alegre, pero no dudo de su enorme calidad ni de toda la gente a la que han hecho felices frente a la pantalla.
    Ahora mismo estoy alucinando con el Völgarr (the Viking) y esperando el próximo lanzamiento de La Mulana2, y esos son los juegos que me hacen ilusión, al igual que otras personas se lo pasan en grande con el GTA V. Lo importante no dejar que ese chico de 15 años salga de nuestro cuerpo. Jamás. Un saludo :))

    Imagen de perfil de unomasunomas
    Participante
    #35972

    Yo creo que se podria profundizar mas sobre esta cuestion. Por que jumagos?
    Yo tambien creo que jugamos porque nos divierte. Pero por que nos divierte? o… que es lo que nos divierte de los videojuegos?
    Yo creo que lo que realmente nos gusta es resolver problemas. Es algo muy parecido a las peliculas. Cuando vemos una pelicula se plantea un problema y queremos saber como se resuelve. La unica diferencia es que en los videojuegos somos nosotros quienes resolvemos los problemas.

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #35973

    Primero de todo bienvenida a este templo de sabiduría gamer y bien afortunados los lectores para poder gozar de tus letras en Ze[h]n Games -esto debe ser fruto de la cena de Gamepolis, creo yo-.

    Jugar, y en consecuencia divertirse, es una parte indivisible del ser humano que va adaptándose a las diferentes épocas de la vida. La máxima de la frase que va tan trillada por los interneses: “no dejamos de jugar porque nos hacemos mayores, nos hacemos mayores porque dejamos de jugar”, es una dicotomía donde una parte es verdad, al ir cumpliendo primaveras las ganas de jugar según a qué ya no son las mismas, y la otra parte es falsa ya que de un modo u otro siempre jugamos a algo, y en el caso que nos ocupa, los videojuegos cómo los entendíamos de críos/adolescentes ha cambiado completamente de cómo los entendemos de más mayores.
    A mi entender, los videojuegos actuales son una fuente de generación de sentimientos y sensaciones. Una de estas sensaciones es la diversión pero ya no es el mínimo común múltiplo innegociable que era antes. Cómo he leído por el comentario de Tiburonverde, él disfruta y se divierte con el terror, yo lo sufro y no me divierte, pero en cambio me genera sensaciones.
    En la actualidad estoy jugando a Dark Souls y el juego me está martirizando, pero eh, que ya sé lo que me iba a encontrar y no puedo quejarme, no me estoy divirtiendo pero a veces gozo mucho. El viernes pasado probé la demo de Rayman Legend y eso si que es diversión pura y dura directa a la vena, sin rodeos. Lo bueno de que el sector del videojuego sea tan amplío en la actualidad es que hay sitio para todo tipo de jugadores y de estilos de videojuegos. Por cierto señorita Mara, ¿Es Thomas Was Alone un juego divertido?

    Respecto al tema de los análisis creo que llamándose críticas e incluso reseñas sería más acertado, lo que a uno le puede parecer soporífero para otro puede ser la hostia en patinete y ya no entro a hablar de aspectos técnicos o de duración de los juegos o del debate si vienen doblados o traducidos.
    Con el tema de los gurús, al igual que he comentado antes, en la variedad está el gusto y por suerte hay de todo, gente seria con grandes reflexiones, gente avispada con comentarios chistosos y diciendo verdades como puños, o trolls que sólo desprecian que no se merecen la mínima atención. Leer un poco de todo siempre va bien para poder discernir el grano de la paja.

    Gran debut y con ganas de leer tu próximo texto.

    Imagen de perfil de MusedoomMusedoom
    Participante
    #35974

    Interesante artículo.

    Es cierto que a veces al leer a los especialistas en este campo te da la sensación de que se les olvidó divertirse o algo. Pueden encumbrar o mandar a los infiernos un juego sin tener en cuenta la diversión que este pueda aportar.

    Vemos críticas en las que se habla de los gráficos, de la banda sonora, de la jugabilidad pero no se suele hablar de la diversión. Aunque también es cierto que la diversión puede ser subjetiva y depende de cada uno si se lo ha pasado bien o no. Quizás por eso no se comenta demasiado en los artículos sobre juegos, no lo sé.

    Yo personalmente sólo juego a lo que me entretiene o divierte, claro que yo no soy un especialista del tema que se dedique a analizar juegos.

    Imagen de perfil de SpideySpidey
    Participante
    #35975

    Muy de acuerdo con casi todo. Aún así, “The Last of Us” es un juego cuyas mecánicas SÍ me parecen divertidas. Otra cosa es lo que uno se puede encontrar en otras tantas ‘experiencias’, que peladas no dan ni un tercio de lo que el buen “Volgarr” que tan acertadamente cita Gryzor87.

    Imagen de perfil de pascuttipascutti
    Participante
    #35976

    Muy buena reflexión amigo. Hace años que yo también jugaba deslumbrandome por el aspecto tecnico de los videojuegos pero habia perdido lo primordial de cuando jugaba en la niñez. el mero hecho de la divertrme. Excelente tu blog, es realmente increible la profundidad que le das a la temática y se nota que tienes mucho y bueno para decir. Un saludo grande desde Argentina.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 11)

Debes estar registrado para responder a este debate.