¿Olvidates tu contraseña?

La crítica y el egocentrismo artístico

2014-02-19
No hay comentarios

En los últimos años una de las principales fuentes de publicidad mediática que ha gozado (para bien o para mal) la industria del videojuego surge y se mantiene de manera hermética en Youtube en forma de Gameplays por diversos usuarios de diversos idiomas. Esta tónica por decidir que videojuegos grabar o no, podría haber condicionado a la industria de los videojuegos y a sus posibles compradores. De hecho, ésta es una de las principales quejas de los desarrolladores a la hora de dejarse ceñir psicológicamente a los designios oscuros de alguien que sube vídeos a Youtube (nótese el sarcasmo). Este hecho ha llevado a la demanda consecutiva y masiva de distribuidoras hacia el famoso canal (propiedad de Google) para que sean retirados los vídeos que no les conviene como publicidad. Dejando de lado la interrogante social sobre si lo que hace un “Youtuber” es equivalente a lo que hacemos nosotros en el medio escrito y como esto tiene incidencia psicológica en el usuario al momento de condicionar o no su compra, más que un artículo esto es una reflexión y una noticia sobre la opresión dictatorial de un sistema que, no protege a sus usuarios y abusa de su autoridad basándose en reglas inconexas que, aún con vacíos, restan la libertad del jugador sobre el contenido que crea a partir de la obra de otro. Pero esta situación está rebasando los límites de lo absurdo pues con un ejemplo fidedigno que se presentó en las últimas horas trataremos de dilucidar el actuar errado de una desarrolladora que, más por egocentrismo que por derechos, oprime al jugador promedio y lanza una advertencia a la libertad de expresión como “fanáticos” de la industria.

No podemos dejar de lado la trillada frase “una imagen vale más que mil palabras” y como esta se aplica constantemente al respaldar a Youtube como una herramienta más “masiva” que la crítica escrita y una manera más efectista de llegar a la psiquis del comprador final. Este hecho ha llevado a la conversión y creación de vídeos como crítica de videojuegos, tanto de youtubers independientes como de medios especializados que usan esta plataforma para extender sus contenidos escritos. Casos como Destructoid o The Escapist, medios que han aprovechado hasta la sobre explotación los vídeos para llegar a una masa más amplia de jugadores. No es una mentira que Youtube está desplazando progresivamente a los medios de difusión escrita y que, a la larga, podría cometer los mismos errores que la “prensa” de los videojuegos ha cometido a través de los años (aunque, como siempre, la crítica es subjetiva y dada a enfoques).

Pero este prometedor futuro como área de crítica e investigación de videojuegos se ve últimamente acosado por la persecución y una cacería de brujas desesperante por parte de las desarrolladoras y distribuidoras. SEGA y Nintendo más de una vez se han visto abocado al escrutinio popular a causa de la manipulación de los gameplays basados en sus videojuegos. Estas empresas basan sus argumentos en las bases legales de “pertenencia” del juego, un vacío jurídico que aún a día de hoy se sigue luchando.

Guise of the Wolf indie freeplay videojuegos zehngames

¿El autor no tiene derecho a criticar?

Este hecho no parecería nada raro si no hubiera sucedido hace un par de días el desastre mediático que provoco FUN Creators, un estudio indie con un título muy especial llamado Guise of the Wolf (íd.; FUN Creators, 2014). Dejando de lado la calidad del título que de manera subjetiva podamos criticar, uno de los Youtubers más afamados del panorama TotalBiscuit (que lleva a su paso un gran número de críticas e historia en la industria) le dedico un vídeo donde, desde la subjetividad de su criterio, resalto los defectos técnicos del videojuego (bugs y errores) sirviendo quizás como base para plantearse comprar o no el juego, la desarrolladora indie se comunicó con Google a razón de Copyright y el vídeo fue retirado rápidamente del sistema “Broadcast Yourself” del que tanto promociona Youtube. Esta polémica se vería finalizada si no se hablase del desastre publicitario que siguió a dicha personalización (recordemos las reglas de youtube con las demandas por Copyrigth) TotalBiscuit, obviamente molesto por el strike impuesto por Google, se comunicó con los desarrolladores vía correo, los cuales le respondieron de manera absurda y amenazante. El resto es una sucesión de errores por parte de la desarrolladora al tildar el correo como un montaje (palabras que se verían desprestigiadas con un video tiempo después) Una triste historia que no parece tener final aparentemente positivo para el crítico inglés y que, de un modo u otro, es una advertencia para el resto de contenido que contiene escenas o imágenes de videojuegos.Pero este artículo no es un debate sobre TotalBiscuit.

 

youtube logo videojuegos zehngames

¿Cuándo debe el ego de autor aparecer como crítica subjetiva a su propia obra?

La industria de la crítica de los videojuegos es casi tan amplia como la industria misma en la que se soporta. Entre todas las webs dedicadas a la reseña de videojuegos en inglés, Metacritic actúa como ente previsor y una guía casi automática de lo que debería ser o no un videojuego y, lamentablemente, uno de los lugares donde más disputas entre aficionados y desarrolladores han tenido lugar. ¿Es políticamente correcto que un desarrollador defienda desde una postura extremadamente subjetiva su obra? ¿Es correcto que discuta con los usuarios? ¿Es correcto condicionar tu propia crítica por que la obra es de tu creación? Las respuestas se dilucidan pues, como el caso de TotalBiscuit y el de muchos otros títulos tanto en las páginas web como en youtube, no hay un consenso generalizado ¿Es “ética” la opinión del desarrollador después de haber invertido horas y horas de trabajo? Si es así ¿Cuánto?

 

La subjetividad del autor se condiciona a sí misma en función de su experiencia

Entonces surge la disyuntiva con la que se constituye esta crítica e interrogante social. ¿Tiene sentido la crítica benéfica de un autor hacia su obra? ¿Bajo qué fundamentos se sostiene la opinión del creador? ¿No peca de sentimentalismo? Un autor en el concepto general, no debería luchar de manera crítica con los demás jugadores/lectores/espectadores pues su opinión carece de fundamento objetivo dentro de lo subjetivo. La objetividad es imposible de alcanzar y en un autor esta premisa es aún más remota, pues aunque critique de manera destructiva su propio producto, esto siempre se ve contaminado por la realidad del trabajo que desemboco en dicho elemento final. ¿Quiere decir entonces que el Autor no tiene derecho a la crítica abierta hacia su propia obra? Molyneux muchas veces uso la retrospectiva para resarcirse de sus palabras alrededor del desarrollo y posterior publicidad de la saga FABLE (íd.; Lionhead, 2004 – 2014) Hecho que para la visión de muchos significo un claro ejemplo de hipocresía y mentiras mediáticas pero que reabre nuevamente el dilema del artículo ¿El ego de autor pervierte la crítica del mismo?

En los videojuegos, los enfoques son más importantes que lo que vemos empíricamente, bien podría ser considerados el arte con mayor capacidad de crítica pues como el cine y la literatura (en su mayoría) se ven limitados a la expresión literal mas no a la figurativa. Partiendo de esa base la crítica se torna aún más complicada de evaluar y aún más compleja si esta proviene de su autor. ¿Cómo sabemos que el autor no siente malinterpretada su obra? Un ejemplo de dicho contagio de crítica lo podemos evidenciar en la polémica con Jurassic Park The Videogame (íd.; Telltale Games, 2011) título que, con notas negativas, despertó la necesidad de sus desarrolladores de puntuarle con la máxima nota en el medio Metacritic aduciendo su opinión a un contexto distinto al que la media de los jugadores tenía sobre su obra. Aun si lo anterior es cierto o no ¿Cómo saberlo? ¿Es acaso el autor el encargado de perpetuar la crítica abierta hacia su videojuego?

¿El ego de autor condena la crítica a la condición por la frustración del desarrollo?

Comprobarlo es imposible y las partes no llegaran a consenso (ni siquiera entre usuarios es posible esto) ¿Entonces a que viene tantas palabras dedicadas a un entuerto social sin salida? No condeno a toda crítica de autor al olvido y el desprecio por lo que FUN Creators perpetraron contra la crítica del jugador pero formulo la pregunta para todos ¿Acaso es determinante la crítica del usuario? ¿Qué tanto? ¿Más que la del usuario? No es moral condenar la opinión del autor, pero tampoco es ético hacia a la altura del jugador pues el enfoque difiere totalmente y se pervierte el sentido de la puntuación/crítica.

No se debe prohibir criticar ¿Pero hasta qué punto es condicional el ego del autor? ¿Acaso las redes sociales han extendido un daño perpetuo a lo que consideramos “la palabra del autor”? ¿Que prima más en un texto? ¿Estamos estigmatizando a los autores que critican a su obra? Las preguntas continúan sin respuesta pues el autor actúa como jugador condicionado y entonces no tiene sentido el contexto igualitario entre jugador y autor. Al ser imposible llegar a un consenso nos llega la duda fundamental.

¿Debemos poner límites y ética a la crítica?

Jurassic Park Brach_female videojuegos zehngames

Inicio Foros La crítica y el egocentrismo artístico

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.