¿Olvidates tu contraseña?

Black or White: Mass Effect

2012-05-24
3 comentarios

La space opera (ópera espacial), es un subgénero de la ciencia ficción donde se exploran temas como la colonización del espacio, la intolerancia, vigilantismo y la Inteligencia Artificial. La componente Hombre vs Máquina, que tiene su principal promotor en los relatos cortos de Berserker (Fred Saberhagen, 1967), es la piedra angular en la mayoría de los escritos del género. El cine y la televisión, no escapan a este fenómeno, dónde Star Wars (George Lucas, 1977) es el referente en la gran pantalla y Battlestar Galactica (Glen A. Larson, 1978) y Star Trek (Gene Roddenberry, 1966) ocupan el consumo doméstico.

Tras el éxito de Diablo (Blizzard, 1996), el rol occidental solicita nuevas propuestas y Bioware, tras su tímida presentación con Shattered Steel (Bioware, 1996), se mete de lleno en los RPG con Baldur’s Gate (Bioware, 1998). Conscientes de que el referente, Diablo, había dejado el listón muy alto, apuestan por incluir acompañantes al héroe durante la aventura, más exploración y numerosas batallas. Pero, lo que cambia la historia de Bioware y del RPG actual, es su sistema de gestión de decisiones, de forma que el juego gratifica o penaliza al jugador según su moralidad durante la acción. Tras las siguientes producciones de éxito, como Neverwinter Nights (Bioware, 2002), se introducen en la space opera con productos licenciados de Star Wars. Con toda esta experiencia acumulada, deciden crear su propia space opera, Mass Effect (Bioware, 2007).

Intentar innovar cuando posees una fórmula que funciona tiene mucho mérito. Y esto es lo que ocurre con Mass Effect. Su indefinición como género, moviéndose con maestría entre el FPS y el RPG, es arriesgada y provocativa, disminuyendo el margen de error si cabe, en el momento que la trama argumental se fusiona en otras tantas, generadas a través del mejorado sistema de gestión de decisiones, que impactan al jugador con un torrente de emociones y debates morales sin referencia en experiencias previas.

Mass Effect no esconde sus influencias para existir, recibidas de algunas de las referencias literarias o cinematográficas citadas anteriormente. Esta afirmación, que podría quitarle valor al producto final, se gira con maestría para ofrecernos un nuevo Universo intergaláctico por describir, desde la posición de la raza humana, una vez más en desventaja a la hora de afrontar cotas mayores. Todo bien reflejado en el gran trabajo realizado en un diseño, que aunque puede recordarte a otros tótems, siempre muestra su carácter con detalles muy concretos. Pero no podemos recorrer este extraordinario viaje sin la compañía de una banda sonora sublime, que nos evocará momentos de Blade Runner (Ridley Scott, 1982) y que Jack Wall maneja con solvencia.

Abrir la puerta al universo Mass Effect y no querer salir de él nunca, es lo que ha conseguido transmitir Bioware desde el inicio de la gestación de esta space opera. Sentirse el Comandante Shepard y fusionar tu personalidad con el avatar, es la trampa moral a la que jugarás continuamente. Trampa, por otro lado, que te transportará a lo largo de esta magna aventura de la mano de tus propias decisiones. El poder de decisión es una tentación para el hombre, y en sus consecuencias está su penitencia.

Volviendo al riesgo asumido con esta propuesta por Bioware, podemos afirmar que Mass Effect nace como un experimento, y aunque la saga ha evolucionado – si a eso se le puede llamar evolución – durante las siguientes entregas, es la primera entrega la que destila la esencia própia de Bioware. Mass Effect en principio es un título extraño, lleno de imperfecciones y que no sabe muy bien hacia donde va. Cada paso que da hacia el rol es un intento fallido que se quiere suplir con algo de acción.

mass-effect-heroe-opinion-videojuegos-zehngames

La space opera de Bioware, aburre por momentos, debido a su lentitud, a su nada que hacer, a sus extremadas y descontextualizadas charlas. Además el códice – texto explicativo – son partes de libros digitales que difícilmente alguien se vaya a leer. Llegados a este punto, ¿qué nos queda? Poco y nada de bueno, ya que en Mass Effect nos paseamos de ascensor a nave y de nave a ascensor. Viendo a nuestro amigo Shepard meterse en embrollos sin muchas veces saber cual va a ser su destino.

Seguramente esta es su gracia, pero considero que Mass Effect falla en su concepto. No es un juego de rol y tampoco un título de acción, la elección de clases al final es determinante para generar algo de diversión al jugador y este elemento es clave. Tanto si eres un experto en biotica como si duermes abrazado con una recortada el juego debería ser divertido. La mala suerte de escoger una clase errónea condiciona la experiencia.

Pero claro todo esto queda difuminado porque los señores de Bioware nos dejaron elegir. Y mientras observan en la distancia como una manada de becerros se lanzaban a comprar su título porque tenía “libertad” e persistencia argumental, ellos se relamían pensado que nos la habían colado.

mass-effect-tierra-opinion-videojuegos-zehngames

Ya que pese a tener la posibilidad de ser la versión femenina del comandante Shepard, tanto en publicidad como en los avances mostrados ya nos dejan clara cual es la tendencia original. Sin embargo, cabe reconocer el paso dado por la empresa canadiense para ofrecer un texto enriquecido en palabras a los usuarios. Muchas veces – sobre todo en Ciudadelapodremos saciar nuestras horas de descanso en ir de pasillo en pasillo, buscando a alguien con la que hablar. Este “maravilloso” ejercicio tiene su recompensa, a veces nos ofrecen alguna misión secundaria que nos sitúa en la acción.

Una acción poco original, donde el juego de rol evoluciona a uno de disparos – pero de los malos – mientras que observamos como nuestros compañeros tienen la misma inteligencia que el enemigo (se pueden imaginar que es poca) quedando todo en manos de nuestra habilidad. Que no es otra que buscar una cobertura, esperando eso sí que el título no se enganche – e ir recuperando vida hasta eliminar a aquellos que se atrevan a atacar al salvador / destructor o salvadora / destructora del Universo.

Imagen de perfil de Melon Blando

Melon Blando

8 entradas como autor
Nadie conoce mejor que yo la sensación de incapacidad que produce el querer pasarte un juego a cuchillo y darte cuenta que a lo que juegas es Pac-Man. Una mezcla perfecta entre Barbie monta a Caballo y lo peor de Cooking Mama. Si alguien me dice que mi Atari daría paso a la creación de tales atrocidades, seguramente no hubiera sido jamás un gamer. Por cierto, tengo todas las consolas...sí, doy asco.

Etiquetas:

, , , , , , , , ,

Inicio Foros Black or White: Mass Effect

  • Imagen de perfil de Melon BlandoMelon Blando
    Participante
    #41465

    Mass Effect fue un juego que prometía recrear una opereta espacial, al final el concepto acabó por ahogarse en sí mismo hasta desnaturalizarse por completo.

    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/opinion-black-white-mass-effect/

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #41466

    Aunque me gusta mucho la maestría con la que pasas del blanco al negro en tus artículos resaltando las virtudes y taras de los videojuegos me parece que te decantas más por los puntos negativos.

    Mass Effect 1 es, como bien dices, un verdadero experimento, un videojuego que intentó unir dos géneros tan dispares como el RPG y los Shooters en 3ª persona, y como dicen, el que mucho abarca poco aprieta, por ello no llegó a destacar en ninguno de ellos.

    Lo que realmente me hizo disfrutar del Mass Effect 1 fue el universo que nos abrió BioWare. Un universo de sci-fi al más puro estilo Star Wars (guardando las distancias, claro) con un trasfondo que me interesó desde el comienzo (¿qué son los Segadores? ¿Qué quieren? ¿Y la Ciudadela? ¿Los proteanos?) y con razas muy interesantes (I (L) quarianos). A parte el sistema de diálogos me metió de lleno en la trama y empaticé con los personajes muchísimo. Y es cierto que el sistema de decisiones es una ilusión de libre albedrío porque todos los caminos, aunque diferentes, nos llevan de A (comienzo del ME1) hasta B (que es el desastroso final del ME3), pero como dicen: lo importante es el camino, y yo lo he disfrutado como el que más.

    Como todo en esta vida, NADA es perfecto, y ME1 no va a ser una excepción (las secundarias duelen, el Mako era incontrolable -aunque molaba-, el sistema de combate era muy básico, etc), pero me introdujo en una space opera de la que aún no me he desenganchado y que dudo olvidaré.

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #41467

    Este comentario va en contra de mis principios y no debería decirlo pero…
    Acabas de darme con el canto en los dientes, me has demostrado que realmente eres un buen redactor, has superado con creces mis expectativas y has echo que este artículo me encante.

    Mass Effect es un juego semi-mediocre que por tanto experimentar han creado algo que no es lo esperado, realmente a mi Mass Effect me encanta pero no como juego sino más viéndolo como una novela interactiva.
    Creo que si se hubieran decantado más por un RPG que un FPS, a día de hoy sería un producto muy diferente posiblemente mejor.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #41468

    No puedo ser muy objetivo opinando sobre este juego, porque actualmente lo estoy jugando y llevo unas 16 horas. Pero por la experiencia vivida en esas 16 horas tengo claro que Mass Effect no es un juego de rol, que las misiones secundarias carencen de entidad siendo aburridas y repetitivas, y de momento, la trama argumental no me está sorprendiendo.
    Dicho todo esto, tampoco creo que el juego sea para tirarlo a la basura, simplemente creo que depende mucho de si la Space Opera es uno de tus géneros favoritos.

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate.