¿Olvidates tu contraseña?

El mestizaje de los géneros

2013-04-23
2 comentarios

Si algo ha caracterizado a esta generación de videojuegos, ha sido la combinación de distintos géneros en un mismo producto. Los juegos de rol, sin ir más lejos, han hecho muy buenas migas con los juegos de acción; Borderlands (íd.; Gearbox Software, 2009), las aventuras gráficas se han vestido en ocasiones de survival horrorThe Walking Dead (íd.; Tellgate Games, 2011), los juegos de estrategia han visto como caía sobre ellos una gruesa capa de rol; Crusader Kings 2 (íd.; Paradox Interactive, 2012). Incluso la acción se ha visto mezclada con juegos de carreras; Rage (íd.; id Software, 2011). Existen muchísimos más ejemplos que ahora mismo os estarán viniendo a la mente, los juegos de rol y acción por ejemplo son ya una tradición en nuestro mundo. Una tradición que ha tomado nombre propio: ARPG.

Este aspecto de mestizaje dentro del mundo del ocio cultural puede ser visto de dos perspectivas diferentes: la primera, la más evidente, la falta de ideas. Al no tener una idea clara e innovadora de como evolucionar las sagas o los nuevos títulos ni tampoco arriesgar en el desarrollo o en la inversión, han decidido introducir en un recipiente elementos de diferentes géneros mezclándolos para ver que aparecía en el fondo del caldero. Algunos casos han sido un acierto, otros no tanto. Esta perspectiva atiende a la máxima de renovarse o morir. Introducir rasgos como la subida de niveles a los personajes de juegos de acción o aventura,  implementar mecánicas de recolección de objetos y ofrecer diferentes conversaciones en un juego, es más económico y sencillo que estrujarse la mente hasta dar con ideas verdaderamente originales que hagan evolucionar los géneros tradicionales. Sin embargo, hacía referencia a otra perspectiva diferente, quizás una perspectiva más halagüeña para el sector, y por la que personalmente me gustaría decantarme. Esta combinación, este mestizaje, bien podría ser el futuro del sector. El ejemplo más claro es el que he mencionado al comienzo, el  ARPG, la combinación de los juegos de rol con los juegos de acción ha resultado en un nuevo género encarnado a la perfección por grandes, encontrando quizás su origen en Rogue (íd.; Ken Arnold /Michael Toy /Glenn Wichman, 1980) y todo lo que supuso el roguelike como subgénero acuñando propuestas más recientes Sacred (íd.; Ascaron, 2004).

 

Este mestizaje ha existido en todas las corrientes artísticas de la Historia. Sin ir más lejos el rock no es más que la combinación de otras corrientes musicales diferentes, el jazz, el blues, el country, etc. Pero es que el jazz no es más que la combinación de otros géneros musicales más antiguos como la canción espiritual negra. En el mundo del arte ocurre lo mismo, los impresionistas no inventaron nada nuevo, tan solo cogieron algunos elementos de otros pintores anteriores, introdujeron su perspectiva y vieron cómo nacía una nueva escuela artística. Esta combinación es natural en el discurrir de la historia. Las grandes civilizaciones han ido acogiendo en su seno diferentes mecanismos políticos hasta dar con una nueva fórmula que aunque bebía de todo lo anterior no tenía nada que ver con ello, era algo nuevo, algo diferente. Este bien podría ser el caso de los videojuegos. Mediante la combinación de los géneros y la adopción de diferentes mecanismos pertenecientes a diferentes estilos de juego en el mismo producto podría resultar eventualmente en géneros distintos que nos hagan salivar.

Este hecho ya ha ocurrido a lo largo de la corta historia del mundo de los videojuegos y no solo en esta generación. Juegos como Thief (íd.; Eidos Interactive, 2009) mezclaron con excelencia los juegos de sigilo con los juegos de acción. Otros intentaron mezclar la aventura gráfica con los juegos de acción y puzles. Sin embargo no llegaron a consolidarse, a mostrar algo nuevo y diferente. Ha sido en esta generación donde todas esas combinaciones han explotado y se han consolidado. Bioshock (íd.; 2K Boston, 2007), el gran juego de acción con elementos de aventura gráfica ha recogido la tradición de System Shock (íd.; Looking Glass Technologies, 1994) y la ha aplicado a nuestra generación con un gran éxito de público y crítica, dando lugar incluso a copias o juegos muy parecidos como Singularity (íd.; Activision, 2010). Los juegos de sigilo, como el citado Thief han ido evolucionado hasta dar con el gran éxito que ha sido Dishonored (íd.; Arkane Studios, 2012). Los juegos de rol y acción han evolucionado hasta conseguir grandes éxitos como la serie Borderlands. Todos estos, juegos que sin duda darán que hablar en la próxima generación donde probablemente serán los referentes, si queremos creer en las palabras de los desarrolladores de consolas de próxima generación que nos cuentan como esta vez se centrarán más en las mecánicas y los guiones de los videojuegos que en comparar gráficos entre ellos para ver quién llega a la tarjeta gráfica más cara. Porque estos juegos que mezclan géneros han demostrado ser un gran éxito en esta generación, tanto a nivel de crítica como a nivel económico.


Generación donde las innovaciones más arriesgadas en los géneros ha quedado relegada al mundo independiente. En  la escena indie hemos visto como los juegos de rol pasaban a ser otra cosa un tanto inclasificable como Superbrothers: Sword & Sworcery EP (íd.; Capybara Games, 2011), To the Moon (íd.; Freebird Games, 2011) o el gran éxito, Journey (íd.; Thatgamecompany SCE Santa Mónica Studio, 2012). También donde los juegos adscritos a la aventura gráfica han evolucionado sin perder de vista la tradición como ocurre en el genial Resonance (íd.; Xii Games, 2012). Y donde finalmente aparecieron géneros nuevos como Minecraft (íd.; Mojang 4J Studios, 2012). Juego que ha demostrado que la innovación es posible, y que si se da en el clavo, el éxito comercial acompaña.


En definitiva, esta generación que se acaba precipitadamente ha visto como la combinación entre los géneros daba y dará lugar a nuevos estilos de juego dentro del mundo de los videojuegos. El éxito acarreado por los títulos nacidos del matrimonio entre géneros se han visto elevados a los altares de esta generación. Altares que han compartido con la innovación del mundo indie, verdadero sello distintivo de esta generación, donde las presiones comerciales y financieras han desaparecido, dando lugar a un amplio margen destinado a la creación. Este fenómeno lo han aprovechado las grandes estrellas del sector para lanzar sus proyectos rechazados por las grandes compañías a través de plataformas como Kickstarter. Quizás la unión de estos factores, la combinación de mecánicas diferentes y adscritas a distintos géneros y el éxito de la innovación del mundo de las producciones independientes para la creación de juegos diferentes y únicos marquen el camino a seguir en el mundo de los videojuegos. Como ya ha ocurrido a lo largo de la Historia en innumerables ocasiones, la combinación de diferentes facetas políticas, artísticas, filosóficas, etc, mezcladas con la perspectiva de grandes personajes, marcaron el camino a seguir.

Inicio Foros El mestizaje de los géneros

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #38498

    Si algo ha caracterizado a esta generación de videojuegos, ha sido la combinación de distintos géneros en un mismo producto. Los juegos de rol, sin ir
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/el-mestizaje-de-los-generos/

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #38499

    Estoy de acuerdo con que, en esta generación, la combinación de géneros se ha convertido en una norma, pero en realidad es algo que se lleva dando desde hace décadas, y en muchos casos con resultados aplaudidos. En la misma generación pasada teníamos sagas plataformeras como Ratchet & Clank o Jax and Daxter que aunaban las plataformas, la acción, y hasta el sandbox -si bien fueron enfocándose cada vez menos al primer género- y que han sido de las sagas más laureadas de PS2. Dentro de derroteros similares, Tomb Raider se ha metido con el sigilo y con toques de shooter sobre raíles, sagas como Castlevania no sé ni por donde empezar. Y si es necesario tirar hacia atrás siempre tendré en el recuerdo los INCREÍBLES cócteles que se montaban en MicroProse, especialmente Sid Meier’s Pirates y Sword of the Samurai, donde estábamos en los 80 y vinieron unos señores con los cojonazos de hacer juegos de estrategia en tiempo real, navegación, comercio, combate, sigilo, micro-transacción de recursos y beat’em up. Y todo con toques de RPG, y…

    … creo que he cambiado de opinión, las mezclas de géneros de hoy día son una mariconé xD.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #38500

    Totalmente de acuerdo con tu opinión, de hecho lo menciono en el artículo, la combinación de los elementos viene de muy lejos, pero ha sido en esta generación donde hemos visto a casi todos los FPS incorporar mejoras de armas, subidas de nivel, toma de decisiones, etc, etc. Donde las aventuras gráficas han tirado por otros derroteros y donde los juegos independientes han hecho lo que les ha dado la gana en cuanto a creatividad y originalidad 😀 Si incluso los juegos de fútbol han aparecido como juegos de rol, como es el caso de New Star Soccer para IOS. Además, lo más importante, es que los juegos independientes han tenido cierto éxito económico, veremos como lo explotan en la siguiente generación.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.