¿Olvidates tu contraseña?

El juego de robar coches

2014-02-06
6 comentarios

En más de una ocasión he asistido y participado en el debate espontáneo que se genera sobre cuál es el rasgo más importante en un videojuego. Bajo mi punto de vista, es un debate con cierre imposible porque como en cualquier otro ámbito de la vida, depende del prisma por el que se mira. Es decir, quién sólo busque treinta minutos de desconexión a través de un videojuego no necesitará una carga narrativa que trasgreda la pantalla. Posiblemente con unos cuantos tiros o un balón rodando o por qué no, unos “plataformeos”, su necesidad le será saciada. Una opción totalmente válida. Como el resto. De ahí que cada uno se genere unas expectativas cada vez que se introduce en un nuevo videojuego. Pero, no nos engañemos, la expectativa creada siempre será un rasgo totalmente subjetivo, parcialmente compartido en ocasiones, pero en detalle como personas diferentes que somos. No obstante, sí que existen unas premisas dentro de la expectativa que la mayoría de usuarios compartimos. Nadie debería esperar profundidad en el desarrollo de los personajes si está jugando un hack’n slash, aunque éste presente connotaciones roleras.

Claro que por otra parte, a veces nos encontramos pad en mano, mirando la pantalla sin saber muy bien a qué vamos a jugar. Esto suele darse por la inmediatez del calentón generado por una ristra de tweets recomendando el videojuego en cuestión, o porque simplemente alguien nos lo sirve en bandeja. Por mi parte, intento evitar este tipo de situaciones ya que pocas veces me han sorprendido gratamente, aunque también debo reconocer que a medida que dispones de menos tiempo para jugar, seleccionas más a qué jugar. Retomando el cómo se genera esta situación, la de empezar a jugar sin ninguna expectativa creada previamente, hay una que me gustaría destacar por la evolución que ha tenido esa saga en concreto y sobre todo, por la extraña relación que ha generado en mí desde su primera entrega.

Trevor GranTheftAutoV opinion videjuegos zehngames

Cuando dispones de tiempo para jugar, cualquier nueva propuesta merece una oportunidad. Aunque no sea tu género favorito o sepas de antemano que el producto en cuestión no tiene una gran calidad. Súmenle el hecho de que no supone desembolso alguno y que estamos a finales de 1997 aproximadamente. Aquello que te diesen podría ocuparte esa tarde tonta de jueves post clases. A jugar. Sin más. Lo única información previa que tenía, al margen de la necesaria para que el juego funcionase, era que se trataba de un juego de coches. No era ni mucho menos mi género favorito, pero me dijeron que conduces por una ciudad y la policía te persigue. Tampoco me pareció ningún gameplay revolucionario habiendo quemado años atrás en mi añorado Amstrad, Turbo Esprit (íd.; Mike Richardson, 1986).

Con todos estos factores y habiendo perdido la noción del tiempo, estuve durante horas totalmente inmerso en robar coches, atropellar a transeúntes y acabar destrozando coches mientras huía de la policía. De vez en cuando me bajaba del vehículo en cuestión y disparaba a diestro y siniestro. ¿Lo divertido de todo esto? Que sumas puntos por cada acción de este tipo. Efectivamente me refiero a Grand Theft Auto (íd.; DMA Design, 1997). Reconozco que al no esperar nada, no tener expectativas de ningún tipo con este videojuego, el impacto fue más grande, hasta el punto que me dediqué en exclusiva a consumir muchas horas en ese colorido mundo cenital. No recuerdo cuando dejé de jugar a Grand Theft Auto, pero supongo que al final me aburrí de hacer siempre lo mismo. El gamberro. Aquel videojuego cayó en mi memoria bajo la etiqueta de “el juego de robar coches”. Puede que sea una definición muy banal de lo que ofrecía, pero a mí fue lo que más me divirtió.

De esa forma me desconecté del universo Grand Theft Auto hasta que entró en mi casa Grand Theft Auto III (íd.; Rockstar Games, 2001) a modo de regalo de un amigo. Lo curioso es que cuando me lo dio apostilló:

“¿Te acuerdas del juego de robar coches? Pues es lo mismo pero en 3D”.

Con este argumento de peso asumí mi papel de Claude e inicié mi camino a la venganza tras la traición de Catalina y Miguel en pleno atraco a la sucursal del Liberty City Bank. Los trabajos para Don Salvatore Leone, el Burro o D-Ice me tuvieron entretenido durante horas. El cambio de perspectiva abría una nueva vía a la inmersión en Liberty City y las posibilidades de gamberrear parecían infinitas. La realidad es que volví al germen de todo aquello. Jugué a lo mismo que con Grand Theft Auto, en un entorno mucho mejor técnicamente, pero mi forma de interpretar lo ofrecido era la misma; como Head Radio, la emisora perenne. Todo aquello acabó con un poco de divertimento por la novedad del producto y un game over definitivo; ya saben cuando el jugador decide desterrar el juego al cajón del olvido.

Helicoptero GrandTheftAuto opinion videojuegos zehngames

grand-theft-auto history opinion videojuegos zehngames
Rocco GrandTheftAutoV opinion videjuegos zehngames

Tras esta experiencia ignoré por completo el resto de lanzamientos de la saga hasta que llegó Grand Theft Auto IV (íd.; Rockstar Games, 2008). El hecho de que fuese el primero en la séptima generación de consolas elevaba la experiencia a un nuevo estadio, según recogían la mayoría de las críticas en la prensa especializada. A pesar del buen feedback que parecía generar, me temía que encontraría un “más de lo mismo” con mejores prestaciones técnicas. Sin embargo, un año después acabé comprándolo quizás porque en mi interior sabía que tenía que darle una oportunidad. Porque todo aquello que decían que ofrecía era sinónimo de nueva experiencia en el videojuego. La conjunción de todos estos factores me llevó de nuevo a mimetizarme con un delincuente, siendo en esta ocasión Nico Bellic.

Y otra vez en Liberty City probando todo aquello que mejoraba la experiencia. Ir a tomar copas, jugar a los dardos o comprarse ropa. Pero decidí gestionar misiones para entrar en esa historia que me prometieron diferente. Y empecé a ir “de punto A a punto B”, donde de vez en cuando cambiaban coches por motos, pero con la reiteración como maestro de ceremonias. De aquello intenté socializarme con Liberty City, pero me di cuenta que estaba solo porque no había semejantes. Porque estaba vacía, no de individuos, pero sí de personas. La libertad que se le suponía a Liberty City no era tal, nuevamente era la misma que se instauró en su primera entrega; “el juego de robar coches”. Un mundo estático que depende del jugador para parecer vivo, y siempre a base de coches robados, persecuciones y tiroteos. Ahí sí.

Llegados a este punto, les reconozco que estoy viviendo un proceso similar con Grand Theft Auto V (íd.; Rockstar North, 2013). Lo he ignorado por completo desde su lanzamiento, pero sí he leído sobre sus magnificencias. Algo que por otra parte no es nuevo en este sector. Sólo que para esta ocasión me gustaría que alguien me convenciera de por qué debería jugar a Grand Theft Auto V.

Imagen de perfil de Raul Factory

Raul Factory

74 entradas como autor
Nacido en Tamriel y criado en Tierra Media. Un error de cálculo en el condensador de fluzo de mi DeLorean, me ha traído hasta aquí, interrumpiendo mi formación como mago en la Torre del Círculo. Mientras soluciono este problema, mejoro mi formación a base de videojuegos, dónde los RPG y las historias de bardos me tienen absorbido el cerebro. A ritmo de “Stuck in a moment” intento abrazar la historia del sector como parte de mi vida.

Etiquetas:

, , , , ,

Inicio Foros El juego de robar coches

  • Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #34219

    ¿Por qué debería jugar a Grand Theft Auto V?

    Lee el artículo completo en http://zehn.theck.es/opinion-el-juego-de-robar-coches/

    Imagen de perfil de AdriartistaAdriartista
    Participante
    #34220

    …vuelve la “reiteración como maestra de ceremonias”, parafraseándote.
    La única vía de salvación para la historia de Los Santos es ser jugada con amigos… y no tengo Xbox Live. Conclusión para mí: pasé más tiempo “hypeado” que jugando…

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #34221

    Gracias por comentar!
    En cuanto a su opinión me reconforta ver que mi sensación es compartida, siendo en su caso alguien que además ya ha jugado a GTAV.
    De momento, por lo que apunta, con el hype es suficiente, no?

    Imagen de perfil de Red HorseRed Horse
    Participante
    #34222

    Estoy de acuerdo en que, en esencia, pocas cosas han cambiado desde GTA III a esta última parte. Sin embargo, si entramos en detalles, sí que hay novedades que lo hacen diferente y más interesante que los anteriores. Lo de alternar entre tres personajes en cualquier momento del juego me parece una las decisiones más acertadas de la historia de la franquicia, que dicho así suena a “pues vaya”, pero que en realidad mejora mucho la experiencia como sandbox y enriquece las misiones. El evidente salto tecnológico no lo voy a mentar mucho, pero no deja de ser otra razón más para jugar a GTAV y comprobar, de paso, lo mucho que se ha avanzado en la gestión de mundos abiertos.
    Yo estoy seguro de que al final caerás en las redes otra vez, como te ha pasado hasta ahora. ¿Quieres un motivo para jugar a la nueva entrega? Aquí la mía: sigue con la tradición y esta vez regálatelo tu mismo, para que así, dentro de otros cinco años, puedas pedirnos otra vez las razones para jugar a GTA VI. Excelente artículo y un saludo.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #34223

    No te voy a negar que GTAV me llama poderosamente la atención y de ahí el motivo de este artículo. Pero si los vicios del pasado se repiten, me temo que volveré a llevarme un sinsabor y me volveré a prohibir el acercarme a este tipo de juegos.
    Gracias por tu comentario!

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #34224

    Descubrí la serie GTA cuando ya había dado el salto a las 3D. La oferta inicial en sus dos primeras entregas no me atraía pero le di una oportunidad al poco de estrenar mi PS2 allá al noviembre de 2001. Decir que me dejó boquiabierto lo que veían mis ojos y anonadado por el gran abanico de cosas a hacer.
    Disfruté mucho todos los GTA de la era PS2; el GTA III, el GTA Vice City (Tommy Vercetti es Dios) y la brutalidad de GTA San Andreas (es curiosos que una de las tareas que más disfruté en San Andreas eran las misiones secundarias de conducir camiones con distintas mercancías).

    Ya en PS3, me he pasado GTA IV dos veces. Al cabo de tres meses de salir el juego, creo que fue el 29 de abril de 2008 si mal no recuerdo, me compré el juego y aquella vez fue la primera que lo jugué. Me lo pasé en grande con la historia más seria y más adulta de Niko Bellic, y aunque no ofrecía tantas posibilidades como San Andreas, lo disfruté mucho.
    La segunda vez que lo jugué fue a finales del 2012 con la edición con los dos DLC en el juego. Me volví a pasar todo GTA IV y ya no lo disfruté tanto pero aun así, aún me gustaba. De los dos DLC primero jugué el The Lost and Damned y lo encontré muy soporífero y triste, pero en cambio, The Ballad of Gay Tony lo disfruté una barbaridad. El ambientillo más vivo y colorido, las locuras que podías volver hacer con el avatar, los saltos geniales con el paracaídas y otros tantos pequeños detalles que hacían este DLC inmenso aun no siendo un juego completo como tal, me hicieron volver a disfrutar como un niño. Después de jugarlo todo otra vez, sin ninguna duda, TBoGT le daba mil patadas GTA IV.

    Y después de todo este rollo llegamos al GTA V. Por suerte, o no, ya no me acostumbra a hypear ningún juego y GTA V no fue la excepción. He leído las mil y una virtudes del juego y las singularidades de sus protagonistas, sobretodo Trevor. La verdad es que tengo ganas de jugar al juego si, como he leído, se parece más a TBoGT que no a GTA IV.
    Desde el día que salió he dicho que compraría el juego cuando lo vendieran con todos los DLC que vayan a salir y esté rebajado. Mientras, aún tengo Read Dead Redemption GOTY para jugar y otros tantos miles xD

    Magnífico texto, espero que te vaya bien con el Hamburgo 😉

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #34225

    Está claro que GTA si gusta, gusta mucho. Ya sabía de tus preferencias por esta saga, me lo comentaste en una de esas jornadas en las que te sueles unir como familia Zehn 😛
    Dicho esto, y aprovechando que lo has nombrado, quiero comprarme RDR GOTY y aunque sea muy similar en planteamiento y concepto que un GTA, la ambientación en el Far West es suficiente motivo para que lo juegue. En cuanto a GTA V sigo con mis dudas y más viendo que no hay una tendencia clara.

    Gracias por comentar de nuevo. Se le echa de menos por estos lares.

Viendo 7 publicaciones - del 1 al 7 (de un total de 7)

Debes estar registrado para responder a este debate.