¿Olvidates tu contraseña?

De cuando lo retro dejó de serlo

2013-02-27
18 comentarios

Cuando hablamos de un juego retro, nos estamos refiriendo como su propio significado indica, a un título antiguo, una obra que, comparada con la actualidad, ha nacido tiempo atrás.

Estos títulos que ya cumplieron con su cometido de entretener cuando fueron lanzados, generalmente y a día de hoy, se relacionan con jugadores que responden a un perfil común: aquellos que por mera nostalgia, por placer o interés por redescubrir el juego desde otro punto de vista diferente, vuelven a caer en la tentación y acaban probándolo de nuevo.

Estamos hablando de obras que no ofrecen nada nuevo a sus jugadores, no se renuevan, y por tanto, no ofrecen ningún aliciente desde el punto de vista económico que invite a nuevos y potenciales jugadores a adquirirlo o probarlo. Un título retro según la teoría del ciclo de vida del producto, alcanzó la cúspide de sus ventas años atrás, por lo que actualmente, y ciñéndonos a las etapas de esta hipótesis académica, esta obra deberá renovarse para volver a incrementar sus ventas ofreciendo por ejemplo, nuevo contenido a los jugadores para no mostrarse moribundo. Es decir, sus ventas acabarán por caer indefinidamente, desaparecerá de las estanterías físicas de los establecimientos y finalmente, no se editará.

Sin embargo, una vez más, esta máxima económica, no responde a la existencia de jugadores que, sin tener previa experiencia con la obra antigua en cuestión, están predispuestos a probarla, pues desde el punto de vista psicológico de estas personas, el videojuego retro en cuestión no es un título antiguo ya que nunca han descubierto sus entresijos. Es decir, gracias a la inexistencia del efecto experiencia que se da en aquellas personas que nunca han tenido un primer contacto con la obra, estos jugadores se enfrentarán por primera vez a la tesitura que les ofrece el juego o a la problemática que éste les plantea como si estuvieran jugando a un título que acaba de adquirir en primera instancia.

¿Cuáles pueden ser algunos de los motivos para que en estos jugadores – generalmente, de corta edad o que en su día no mostraron ningún interés por dichas obras – se dé el ánimo o la intención de querer probarlos?

Quizás una de las causas sea simplemente jugar a obras que otras personas le han recomendado por activa y por pasiva. De hecho, si hablamos con jugadores experimentados, puede darse el caso en el que se queden estupefactos si descubren que no ha jugado a títulos como The Legend of Zelda: A Link to the Past (id.; Nintendo, 1992) – por citar al que cambió el devenir de la saga – o  Ghosts’n Goblins (id.; Capcom, 1986), por lo que esta noticia será la perdición del jugador ya que, en algunos casos, le instarán constantemente a que lo pruebe hasta que finalmente, lo acabe haciendo (más por acallar esas voces incesantes en su cabeza que por otra cosa).

Bromas aparte, tal vez el anterior motivo en muchas ocasiones esté relacionado con el pretexto de conocer títulos que marcaron una época para calmar su curiosidad. Una curiosidad que puede tener sus orígenes en el simple hecho de ponerse al día y descubrir los inicios y las etapas por las que ha pasado el videojuego o, simplemente, comprobar de primera mano cuánto hay de razón en las afirmaciones que otros jugadores han enunciado de la obra: “es genial”, “es uno de mis videojuegos favoritos” o “es un juego que hay que probar, al menos, una vez en la vida”.

En otros casos, y ligado al concepto de curiosidad anteriormente mencionado, otra de las razones que pueden llevar a un jugador a probar un título retro puede ser la de conocer el inicio de una saga cuando ha jugado a un título que forma parte de ésta, pero que ha sido lanzado al mercado recientemente como puede darse en el caso de Dragon Quest (id.; Enix, 1986) y Dragon Quest X (id.; Square Enix, 2012) o, sencillamente, investigar sobre los inicios de una determinada temática como puede pasar con la saga de Super Mario Bros.  (id.; Nintendo, 1985) y el género de plataformas.

Aunque también, puede darse el caso de que se busquen juegos con una mecánica parecida a la de un determinado título que por la inexistencia en la actualidad de otras obras que puedan suplir dicha situación, se pueda acudir existiendo obras retro que satisfagan esta necesidad. Éste último motivo puede relacionarse con la recomendación que hacen otros jugadores cuando dicen: “si te gustó este juego, debes probar este otro ya que es muy parecido o se inspiró en él”. Curiosamente, la obra a la que se refieren es antigua.

En cualquier caso, y dejando de lado otros múltiples motivos que pueden tener estos jugadores y que no se mencionan durante el texto, volvemos a retomar el concepto de “novedad” en las obras antiguas. A pesar de que los propios gráficos del juego demuestren al jugador constantemente que no se encuentra ante un título actual, poco le importará ya que el grado de novedad será el mismo que el que le podría aportar Borderlands 2 (id.; Gearbox Software, 2012) u Orcs Must Die! 2 (id.; Robot entertainment, 2012), pues se enfrentará por primera vez al juego donde encontrará acertijos cuya respuesta desconocía o enemigos con los que nunca había combatido hasta ahora.

Por tanto, en este caso, el ciclo de vida del producto enunciado anteriormente y cuyo lema sostiene que un juego o cualquier producto debe: “renovarse o morir en el intento”, no tiene sentido ya que, dadas las circunstancias, estaríamos ante un título nuevo para el jugador y a éste le darán lo mismo las posibles mejoras o novedades que debería incluir para reinventarse e incrementar sus ventas. Es entonces cuando podremos hablar ‘de cuando lo retro dejó de serlo’.

Inicio Foros De cuando lo retro dejó de serlo

  • Imagen de perfil de KahosKahos
    Participante
    #39054

    Cuando hablamos de un juego retro, nos estamos refiriendo como su propio significado indica, a un título antiguo, una obra que, comparada con la actua
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/de-cuando-lo-retro-dejo-de-serlo/

    Imagen de perfil de mithmith
    Participante
    #39055

    Enhorabuena, me ha encantado su artículo.

    Mucha gente descubrirá ahora Maldita Castilla, y a esa gente se le dirá que se basa bastante en Ghosts´n Goblins, ergo debería probar el original.

    Muy bueno.

    #39056

    Completamente de acuerdo, incluso cuando pienso en sistemas enteros y no sólo en los videojuegos. Este detalle es el que de hecho explica una de las curiosidades que ocurren en este mundillo: la electrónica se suele devaluar con el tiempo hasta tener un valor residual, algo que no ocurre con los videojuegos antiguos; suelen presentar un mínimo pero luego, si el título envejece bien o tiene una gran importancia (algo que anima a los jugadores actuales a probarlo “como si fuese nuevo”) los precios terminan volviendo a presentar una curva creciente o, como mínimo, un decrecimiento mucho menor de lo que sería esperado. ¿Y no es bonito descubrir los orígenes de nuestras sagas o géneros favoritos?

    Saludos!

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39057

    Pienso que las nuevas generaciones que se enfrentan a un juego retro parten con un hándicap y es que no cuentan con el factor nostalgia y se enfrentan con el juego “a pelo”, esto significa que el impacto gráfico, la dificultad y las mecánicas sencillas (que no simples) pueden echar para atrás a más de uno sino tienes el abrigo que proporciona esta nostalgia. Una vez superada esa barrera, lo que puede satisfacer al jugador novel en estas lides, es el averiguar el porqué de algunos videojuegos actuales, hablamos de historia y de raíces, un buen gamer amante de este mundillo no podrá evitar esa curiosidad. Lo viejo y lo nuevo no pueden ir separados, han de coexistir, son complementarios e inseparables, así que el concepto de novedad en un juego retro adquiere sentido cuando el jugador ansía conocimiento, sino es así es probable que se miren la experiencia como algo viejuno, con gráficos penosos y carente de interés.

    Imagen de perfil de RoDryBonesRoDryBones
    Participante
    #39058

    Al ver este artículo, uno se da cuenta de la cantidad masiva de títulos antiguos que no ha probado y que al hacerlo, sería una novedad para el jugador que lo experimenta. Por ejemplo, en la NES hay un inmenso número de juegos (malos o buenos) que quizá nadie haya probado, y eso es un buen aliciente para indagar en aquellas profundidades de lo retro.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39059

    Yo nunca he sido muy aficionado a lo retro pero he de admitir que mi fanatismo por ciertas sagas de Nintendo, como The Legend of Zelda o – ¡sorpresa! – Metroid, me ha animado a indagar en sus primeros títulos de 8 y 16bits descubriendo verdaderas joyas como el mencionado A Link to the Past (de mis favoritos) o Metroid de NES.

    Una confesión final: estoy reservándome Super Metroid como traca final de la saga de Samus (sí, soy un fanboy que aún NO ha catado Super Metroid) pues todos lo tachan como el mejor título de la saga (por encima incluso de Fusion y Prime) y quiero disfrutarlo como dios manda.

    ¡Gran artículo Kahos!

    Imagen de perfil de cyber2cyber2
    Participante
    #39060

    Lo que yo he notado en la gente de mi entorno que sólo juega de forma esporádica, como algunos de mis amigos o mi hermano, es que son reticentes a la hora de probar viejos juegos. Hablando con ellos sobre el asunto me contestan que el principal inconveniente es que, una vez maravillados por los gráficos modernos, no logran sentirse atraídos por los antiguos. Otra queja se refiere también al control, sobre todo en los juegos de acción, que les parece en ocasiones demasiado simple, arcaico o torpe, comparado con el manejo analógico actual.

    Estoy seguro de que los jugadores habituales tenemos menos reparos a la hora de juzgar y disfrutar con los títulos de otras épocas.

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39061

    Enhorabuena por el genial artículo que te has marcado.

    Aparte de acceder a los juegos retro por recomendación de otros, por que se parezca a un juego ya conocido y que te gusta o por conocer los entresijos de la genial saga que acabas de descubrir, se debería acceder a los juegos retro como si fueran una enciclopedia para conocer cómo eran, se hacían y se jugaban los juegos antes (una obra de consulta para saber de donde se viene).

    También los deberíamos mirar como aquellos libros antiguos que no te has leído nunca y que merecen toda tu atención y que al descubrirlos se llega al momento que describes en el artículo, lo viejo y desconocido pasa a ser nuevo, joven y revalorizado.

    Imagen de perfil de KahosKahos
    Participante
    #39062

    ¡Muchas gracias Mith!

    Justamente Ghosts’n Goblins lo tengo en pendiente porque me lo recomendó un amigo, así que espero ponerme con él en cuanto acabe con unos cuantos juegos que tengo entre manos :P. La verdad es que gracias a mi inexperiencia con los juego retro, me encuentro descubriendo multitud de géneros o títulos que son una maravilla. Vamos, estoy disfrutando como una niña jaja

    Imagen de perfil de KahosKahos
    Participante
    #39063

    Bueno, en cuanto a lo de que los precios vuelven a presentar una curva decreciente, no termino de estar de acuerdo, ya que depende de donde se busque. Hay ciertas piezas (como las algunas consolas) o juegos que son muy cotizados en la red y que se venden a cifras considerables, pero si se busca bien en otros lugares, se puede acabar comprando el mismo juego (y en perfectas condiciones) por unos míseros euros ya que muchas personas no saben lo que tienen entre las manos. Supongo que la crisis ha sacado a relucir, aún más, este hecho.

    PD. Es maravilloso descubrir un género nuevo, yo por ejemplo, ahora mismo estoy descubriendo los Beat’em up y, me arrepiento de no haberlos probado antes ya que me encantan.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 19)

Debes estar registrado para responder a este debate.