¿Olvidates tu contraseña?

Admirando el paisaje

2013-07-03
3 comentarios

Los videojuegos son, sin lugar a dudas, uno de los pilares del ocio en la sociedad moderna – con unas ganancias anuales superiores a las generadas por el cine y la música juntos. Es un sector que no para de crecer y evolucionar gracias a un público exigente que demanda un flujo constante de nuevos títulos con los que llenar sus estanterías. Por este motivo encontramos infinidad de videojuegos pertenecientes a diversos géneros, tanto es así que se podría decir que prácticamente cualquier jugador puede encontrar su videojuego perfecto, su media naranja digital.

Dicen que sobre gustos no hay nada escrito y como a fin de cuentas lo que interesa a aquellos que lanzan videojuegos al mercado es atraer al consumidor – estamos hablando de las grandes distribuidoras -, es normal que las opciones donde elegir sean tan diversas como la gama de colores. Dentro de esta amalgama de géneros siempre hay alguno que destaca sobre el resto. Esta preferencia generalizada hacia cierta temática suele ser pasajera y recurrente  – vamos, el mismo caso que con algunas modas -; si echamos la vista atrás veremos que ya queda lejos la época dorada de las aventuras gráficas o los survival horror. Volviendo al presente vemos que dentro de la industria triple A se han impuesto los títulos centrados en la acción más palomitera, tanto en primera persona como en tercera. La prueba más reciente de ello es el listado de los videojuegos más importantes presentados en el Electronic Entertainment Expo – más conocido como E3 – de este año 2013, en el que predominan los títulos de acción, encabezados por superproducciones como Destiny (íd.; Bungie) o Battlefield 4 (íd.; EA Digital Illusions CE).

Títulos de acción ha habido y habrá siempre – la semilla de Doom (íd.; id Software, 1993) echó raíces hace tiempo -, pero el abuso en la actualidad de este tipo de videojuegos está dando lugar a una generación de jugadores hardcore – por supuesto siempre hay excepciones – que sólo tienen interés en aquellas producciones que destilan adrenalina y en las que no hay ni un segundo de descanso entre los combates. Esta actitud, aparentemente inocua, es más grave de lo que parece pues, dejando de lado los e-sports y centrándonos en el modo un jugador, se dejan de valorar los interludios de descanso esparcidos entre los tramos de acción, pausas muy importantes para dotar al título de un buen ritmo a la vez que permiten al jugador profundizar con tranquilidad tanto en la trama como en el contexto.

Es comprensible que los jugadores menos interesados en la faceta artístico-cultural del videojuego se nieguen en rotundo a pasar por caja para probar títulos tan peculiares y diferentes como Dear Esther (íd.; thechineseroom, 2012), también es lógico que se ciñan a la compra de videojuegos de uno o dos géneros – generalmente acción y deporte, los grandes favoritos. Cada uno es libre de hacer con su tiempo y su dinero lo que le plazca – faltaría más – pero es una pena que muchos jugadores por querer centrarse en la acción pasen por alto los otros elementos que también dotan de personalidad al videojuego.

No estamos ante un caso aislado, existen foros repletos de mensajes de jugadores que tienen programada una forma de jugar que no entiende ni acepta que en The Legend of Zelda: The Wind Waker (íd.; Nintendo EAD, 2002) se pase tanto tiempo surcando los mares de Hyrule a bordo del Mascarón Rojo – cuando lo verdaderamente tedioso es la recolección de las piezas del Triforce. Tampoco son pocos los que critican a The Elder Scrolls V: Skyrim (íd.; Bethesda, 2011) por la cantidad de horas que se invierten en explorar Skyrim cuando en realidad recorrer las tierras nevadas del norte de Tamriel es, de lejos, una de las experiencias más inmersivas y placenteras de los últimos años.

Sin duda el mejor ejemplo para ilustrar cómo está afectando a la industria este cambio de la forma de jugar es lo ocurrido con Mass Effect 3 (íd.; BioWare, 2012), el cual permitía al iniciar la partida que los jugadores menos atraídos por el “espeso” sistema de conversación eligiesen la opción de resolver todos los diálogos de forma automática con las respuestas neutras, perdiéndose en el proceso la que es sin duda una de las señas de la saga – en realidad la evolución de la trilogía Mass Effect es en sí un claro ejemplo de como las sagas con mayor público acaban decantándose por la acción para optimizar sus ventas.

Tengan muy presente que este texto no es una crítica ácida contra los videojuegos de acción, nada más lejos, sino una invitación al sosiego para que aquellos jugadores amantes del gatillo fácil y del juego a contrarreloj se paren un instante durante los interludios de frenesí, cierren los ojos, respiren hondo y que cuando vuelvan a abrirlos admiren el paisaje.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

Inicio Foros Admirando el paisaje

  • Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #36322

    Los videojuegos son, sin lugar a dudas, uno de los pilares del ocio en la sociedad moderna – con unas ganancias anuales superiores a las generadas por
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/admirando-el-paisaje/

    Imagen de perfil de Harker GLHarker GL
    Participante
    #36323

    Muy buen artículo, estoy totalmente de acuerdo. Como tú bien dices nadie puede decir cómo se tiene que jugar, cada uno tiene sus gustos y todos ellos son totalmente respetables. Estoy cansado de leer críticas hacia los jugadores de COD y FIFA, demonizándolos y llamándoles de todo menos guapos.

    Así que me gusta tu enfoque y me uno a tu invitación, abrid vuestras mentes y disfrutad de TODO lo que comprende un juego, no os arrepentiréis. ¡Saludos!

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #36324

    Completamente de acuerdo con lo que expones en tu artículo. Muchas veces cuando juego, sea el tipo de juego que sea, me paro y disfruto de la inmensidad del juego. Al igual que tú, estoy jugando el Dark Souls y el ritmo de acción no es que sea frenético pero después de matar a un jefe final, me gusta disfrutar de la victoria mirando el entorno, recordando el baile que he tenido que coreografiar para ganar al dichoso bicho y reposando para prepararme para el siguiente reto.
    Uno de los juegos que disfruté más contemplándolo y gozando de sus paisajes fue Shadow of Colossus. En cada viaje que partía en busca de un coloso, saboreaba su trayecto y me empapaba de la magia que transmitía el entorno del juego.

    A veces lo que hago también es después de jugar a un juego dinámico y trepidante tipo FPS , aventura de acción o juego de conducción, juego a un videojuego de ritmo más tranquilo y relajado tipo RPG, aventura gráfica o algún “indie” de carácter tranquilo.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #36325

    Estoy completamente enamorado del Dark Souls (¡gracias Mugen!). El diseño de los escenarios y ese tono tan oscuro que desprende es una gozada. Justamente me acabo de pasar la segunda Hidra (las odio) y el lugar del combate, el Lago de las Cenizas, es una maravilla a los ojos. Sin duda los mejores 8€ que he gastado este 2013 xD

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate.