¿Olvidates tu contraseña?

One and One Story: El amor de dos almas

2013-01-30
2 comentarios

El amor, una relación entre la adoración injustificada y el respeto mutuo, ha sido el más recurrente de los motivos por los cuales crear una trama, sea ésta para el formato que sea. El hombre y la mujer, desde su vertiente más espiritual han buscado desde siempre la manera de vincular su estatus carnal con la exposición conjunta de sus almas. Y aunque nos pese, siempre ha funcionado. El amor no entiende de clases sociales, de edad o de cultura. De hecho, y mirando las últimas obras basadas en operas espaciales, tampoco supone una barrera el hecho de pertenecer a razas completamente dispares. Como seres vivos deberíamos reconocer el amor, ya sea carnal, fraternal o platónico, hacia otro ser. Como jugador no será ni la primera vez ni la última en la que se nos plantea la siguiente situación; amar para ser amado. Eso sí, de forma incondicional.

Un título planteado bajo el nicho de la cita que dicta aquello de “la amistad es el alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas” del griego Aristóteles (384 a.c. – 322 a.c.) no hace más que indicar clara su intención. Y pese a variar en su forma, substituyendo la fraternidad como amor global, no deja de indicar con el dedo índice, valga la redundancia, hacia una sola dirección; la unión de dos cuerpos bajo un sentimiento mutuo. One and One Story (Mattia ‘Matx’ Traverso, 2011) no es más que otra historia de amor, por fases, pero amor en estado puro. Dos seres, dos amantes alejados que deciden unirse para dejar claro que lo suyo es algo aparentemente incondicional.

 

Un acto de fe, a modo de pruebas, que sitúa al jugador (esta vez cómo dos seres en vez de uno) ante un puzle que debe ser resuelto. A veces desde la individualidad del acto unidireccional que supone eso del amar y del ser amado. A veces, del altruismo desmesurado que requiere de todo perdón, y muchas de éstas, planteado la necesidad del alma para encontrar otra y completar su compresión. No, One and One Story no busca la moraleja gratuita, de hecho vive en ella; habita incansablemente hacia ese estado de nerviosismo por el que todos hemos pasado o soñado pasar. Sin duda, no es un camino sencillo, requiere de sacrificio y sobre todo del tesón para saber lo que en cada momento, el otro par necesita. Porque el amor es un binomio complejo, pero no imposible, un estado cuasi espiritual que catapulta al hombre (y también a la mujer) hacia extrañas situaciones.

Un “quid pro quo” incesante, donde el proteccionismo debe ser ante todo el de salva guardar la relación. One and One Story no habla de princesas que deben ser rescatadas, ni de héroes valientes que se enfrentan a cualquier mal por el aplauso ensordecedor e incansable de un público ávido de un estruendoso final feliz. No, la princesa no resta pasiva a ser salvada y en ocasiones su salvación necesita de su puesta en escena. El amor en sí, requiere de un esfuerzo mutuo para que éste llegue a buen puerto. Por lo que posterguen de sus mentes cada estereotípico caballeresco o historia de melodrama lacrimógeno donde todo acaba con el apasionado beso de conclusión.

Un título que por fases, relata visualmente cada una de las situaciones por las que una pareja – cualquiera – puede pasar durante el trascurso de su historia, sea esta de la longevidad que sea. Pasando de las luces del esfuerzo unilateral y más que interesado, hasta la navegación conjunta en la más profunda de las oscuridades. Y es que no hay mal que por bien no venga, o eso dicen. Porque seguramente, y volviendo a Aristóteles, nos veamos embelesados ante el planteamiento que va más allá de lo puramente metafísico. Una historia disfrazada de juego de plataformas donde el punto óptimo es el de la simétrica unión. Y no habrá nada más importante que ese instante, ya que sin él será imposible seguir avanzando en nuestra virtual relación.

One and One Story es, sin más y sin menos, una recreación perfecta de la vida natural de toda relación. Un puzle que de no ser completado, ese momento donde el jugador deja de jugar, significará la ruptura inevitable; leve, quizás más de lo deseado o de lo que el jugador desee soportar. Adictivo, y por lo tanto real, como cualquier convenio relacional e interesado (por aquello de insistir en la realidad del término). Un juego que cumple con creces su cometido; ser escuchado. Cimentado en su poder reflexivo, y suficiente como para descubrirse a uno mismo reconocido en cada uno de los actos que en éste se realizan. Un amor necesita de dos almas para ser constituido, un alma necesita de dos cuerpos para ser concebido.

Imagen de perfil de Laocoont

Laocoont

88 entradas como autor
Viviseccionador por definición, observador natural que gusta de lo extraño, de lo rebuscado. Pasión que me llega de una profesión llena de bioritmos cambiantes y variados. La búsqueda de la esencia en los videojuegos, más allá que el puro videojuego en sí, es una obsesión que roza lo patológico. Amante de lo pequeño, de lo que entra sin hacer ruido, de lo extraño y despreciado. Música, literatura y cine son fuentes indivisibles de una misma parte, donde los videojuegos son el catalizador.

Etiquetas:

, ,

Inicio Foros One and One Story: El amor de dos almas

  • Imagen de perfil de LaocoontLaocoont
    Super administrador
    #39282

    El amor, una relación entre la adoración injustificada y el respeto mutuo, ha sido el más recurrente de los motivos por los cuales crear una trama, se
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/one-and-one-story-el-amor-de-dos-almas/

    Imagen de perfil de LoquoLoquo
    Participante
    #39283

    Pues me he animado a jugarlo y no está mal (me faltan las misiones de bonus). Tiene reminiscencias a Braid por su variación sutil de las mecánicas y el aprovechamiento de un mismo nivel desde esas diferentes mecánicas… y por ese tipo de música. También me ha recordado a Binary Land, por obvias razones. Quizá si logran transportar la idea a un universo mayor, y aumentar el tiempo de juego y la calidad de los puzles podrían optar a vender su trabajo en algunas plataformas. En cualquier caso han sido 5 minutos entretenidos. 😀

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39284

    Igual que Loquo, me he animado a probar el juego y lo he jugado todo entero, incluido el bonus (simplemente es un modo cooperativo que se puede jugar en solitario, ya que controlas los protagonistas individualmente, pero a la vez).

    Como dice Loquo, la música evoca totalmente al Braid, sin llegar a la calidad de éste. Los controles con el teclado son un poco imprecisos, pero que podemos pedir en un juego flash y gratuito.

    De las distintas variantes de mecánica de juego que ofrece, la que más me ha gustado es la que controlas los dos retoños a la vez pero ellos van en direcciones contrarias. Es genial tener que superar los mismos retos, pero con reglas distintas cada vez.

    Es impresionante como un juego tan simple y “pequeño” puede transmitir tanto mensaje y reflejar las venturas y desventuras del amor en la vida real.

    Señor Laocoont, gracias por su magnífico texto y por descubrirnos esta pequeña joya, que a nivel de realización puede parecer poca cosa, pero en mi vida de gamer, pocos juegos me han transcendido tanto como One and One Story.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.