¿Olvidates tu contraseña?

¿Ojos que no ven, corazón que no siente?

2014-03-19
7 comentarios

Soy escéptico: me cuesta ver en la realidad virtual un futuro determinante en la industria del videojuego. Quizá sea por la escasa experiencia que poseo al respecto, pero seguramente no sea el único al que la generación Oculus Rift (y supuestos sucedáneos que vayan a anunciar tanto Sony como Microsoft) no le parezca lo suficientemente atractiva para su persona. Vivimos en la era de las revoluciones informáticas buscando el siguiente paso en la cadena evolutiva como homo sapiens, y durante su irrupción el año pasado en KickStarter, el prototipo de realidad virtual Oculus Rift ha amasado una gran cantidad de seguidores que la consideran y veneran como el futuro de los videojuegos. Incluso hay quien iguala su aparición a la llegada de los gráficos tridimensionales que revolucionaron la industria en los 90, y como se suele decir que Dios nos pille confesados.

Pues bien, ¿quién soy yo para llevar la contraria a la ciencia? Probablemente muchas de las conjeturas que albergamos en la cabeza sobre el aparato están resueltas y bien controladas para no dar problemas. Dudamos por ejemplo de los mareos que pueda ocasionar el aparato, de si la resolución en pantalla y cantidad de frames es lo suficientemente buena para dar credibilidad, sobre si tendrá realmente viabilidad en el mercado o adrede de la experiencia en cuestión que ofrece. En el fondo, todo esto da igual, y estoy bien seguro de que si expusiera argumentos en contra de la realidad virtual, inmediatamente tratarían de rebatirlos a base de estudios “super” avanzados de universidades “super” prestigiosas que demuestran que no sólo tienen razón, sino que soy una cruel y vil persona por anteponerme a la ciencia y al futuro de los videojuegos. La ciencia manda, la ciencia es el futuro, hay que hacerle pasillo a la ciencia. Nada puede anteponerse a la ciencia salvo la propia ciencia en sí, ante esta evidencia sólo puedes aportar visiones e ideas sin ningún valor, sí, pero es posible que para otras personas adquieren matices especiales.

Chrono Trigger avatar videojuegos zehngames

Mi defensa es mucho más clasista. Yo no quiero un futuro de realidad virtual en los videojuegos, principalmente porque no lo hemos necesitado hasta ahora. Durante 40 años de industria de los videojuegos, la experiencia ha consistido casi siempre en mirar una pantalla, experimentar con lo que ofrece ella y sentir a través de sus bits todo lo que ofrece a nivel sensorial y quien sabe, intelectual. Al principio era un cuadrado suelto por la pantalla, ahora son millones de polígonos representando entornos sumamente detallados para buscar experiencias realistas y creíbles en la pantalla; pero independientemente del fondo o de la forma, el videojuego ha conseguido impactar de igual forma durante toda su trayectoria a base de sorprender al usuario e incitarlo a seguir sus mundos alternativos lleno de realidad paralela.

Obviamente, el paso del tiempo ha jugado malas pasadas a muchos títulos del mundillo y son incapaces de generar el mismo reclamo de la misma forma que lo hicieron en su época; pero también muchos otros han logrado conservarse de forma envidiable llegando a trasmitir lo mismo que hicieron hace 10,15,20 años. No parece que un clásico como Chrono Trigger (íd, SquareSoft, 1995) haya sufrido los síntomas del tiempo, ni tampoco parece que los viajes temporales del propio juego hayan distorsionado la realidad tal y como la conocemos, por lo que otra forma de entender los videojuegos sin la necesidad de evolucionar gráficamente es posible.

El impacto que se consigue al jugar a un videojuego suele perderse con el paso del tiempo a medida que resurgen nuevos avances técnicos, por lo que es totalmente lógico mirar un punto más allá y buscar la próxima revolución que necesita el videojuego como producto a ser experimentado por el jugador. Sin embargo, del mismo modo que reconocemos esta revolución técnica, merecen un reconocimiento los logros adquiridos con una técnica inferior y en una época concreta, sino sería una absurda falacia en la que muchos caen sin rechistar. ¿Acaso lo de ahora vale y lo de antes no?

Este fenómeno ha generado en consecuencia lo que comúnmente llamamos como el juego o jugador “retro” que tanto le gusta jugar a juegos de antaño, en ocasiones renegando de la actualidad más directa y sus múltiples formas. Es un fenómeno de personas activas realmente interesante que son capaces de cambiar el chip y tratar de ver en el pasado una concepción de los videojuegos distinta a la habitual; despreocupándose de la calidad técnica de un videojuego en pos de extraer sus ideas y pasárselo bien. La misma finalidad que tienen todos los demás. También es una forma de jugar a videojuegos mucho más barata que en la actualidad más directa con sus precios de salida y adquisición de hardware pertinente para ejecutarlos; además posee un fondo de armario enorme que da mucho alimento para abrir blogs y escribir impresiones de los juegos que has jugado; probablemente porque no te puedas permitir los precios de hoy en día y porque crees, supones, imaginas que puedes ganar dinero con ello. Al menos, siempre lo puedes intentar. En todo caso, llama la atención que una buena parte del público reniege o despotrique del juego considerado “retro” básicamente porque “es el pasado” o “es feo” o “se mueve a 15 frames”: la gracia en el fondo no está ahí, sino en los detalles que hay detrás.

Sony-Project-Morpheus Oculus Rift Facebook videojuegos zehngames

Los videojuegos hablan de diversión, de pasiones, de retos, de argumentos, de rimas y leyendas, pero también de las personas que están detrás en las sombras desarrollándolo. Esta concepción de videojuegos independiente de la época, trasciende más allá de las ramas que toca la realidad virtual o cualquier evolución técnica que vendrá luego: no hay nada más maravilloso que comprobar cómo ha sido llevada a cabo una experiencia y encontrar aquello que querían trasmitir sus creadores con ella. O por lo menos, es mi punto de vista del asunto. Valorar un juego por lo que es, no lo que aparenta a simple vista, de igual forma que una primera ojeada a un libro no representa las ideas que intenta trasmitir. Por supuesto, no es algo universal y cada uno tendrá su propia visión del asunto.

Dicho esto, no estoy en contra de la implementación de la realidad virtual en los videojuegos, ni tampoco del verdadero logro que Oculus Rift puede llevar a cabo si vuelve el río a su cauce. Nunca es malo que alguien se atreva a cambiar el mundo y aportar su granito de arena al mundillo, especialmente dentro de una industria cíclica y capaz de reinventar la rueda constantemente como es la del videojuego, pero del mismo modo que recibe loas y alabanzas allá por donde pasa, es necesario defender la otra postura más inmovilista del asunto. Hay gente simplemente que no le gusta, no quiere llevar un cachivache en la cocorota o una pantalla de televisor en la misma cara (¿no decían que tenemos que situarnos a una distancia prudencial de la tele?), no le parece una evolución que merezca la pena, no ve cómo puede mejorar un videojuego a través de la RV, no le sorprende o simplemente, piensa que es una mierda. Son posturas igual de defendibles que aquellos que ven la realidad virtual como el futuro de los videojuegos, el adalid de la jugabilidad nextgen o el fin de las consolas de videojuegos. Es igual de defendible como querer ver que esto es un blog sobre psiquiatría y parapsicología, aunque en realidad hablemos sólo de instalaciones náuticas y aeronaves voladoras.

Inicio Foros ¿Ojos que no ven, corazón que no siente?

  • Imagen de perfil de pepinilloguerreropepinilloguerrero
    Participante
    #34549

    Soy escéptico: me cuesta ver en la realidad virtual un futuro determinante en la industria del videojuego. Quizá sea por la escasa experiencia que pos
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/opinion/ojos-que-ven-corazon-que-siente/

    Imagen de perfil de JoelJoel
    Participante
    #34550

    Interesante artículo y me ha gustado mucho, gracias por escribirlo. Y es que hasta esto de la Realidad Virtual es retro ya en los 90s se hablaba de esto como “futuro” y yo hasta tuve un casco que se conectaba al sega Genesis y al snes pero era un asco sin duda alguna… Baja resolución, muy pesado e incómodo. Ahora regresa la moda y muchos apuestan por esto y quizás suceda otra vez lo de los 90s… Se olvide para la siguiente década, alguien gastará dinero en este hardware y pensara “bah no es tan espectacular ahora una partida al estilo antiguo en mi monitor y mame”

    Imagen de perfil de RoDryBonesRoDryBones
    Participante
    #34551

    Comparto totalmente tu postura. Aquel que quiera usar Oculus Rift en un futuro (o cualquier dispositivo de RV) para jugar videojuegos, que lo haga, pero no estoy de acuerdo con que pase a ser un elemento indispensable de la industria, si no que termine siendo solo un accesorio para los títulos en primera persona, y eso. La experiencia podria ser muy inmersiva, pero al fin y al cabo, si gráficamente no es totalmente perfecto, saltarían muchos usuarios pidiendo más.

    Por más tecnología que le añadas a los videojuegos, no hay nada como prender la consola, sentarse cómodamente, fijar tu vista en la pantalla y explorar el inmenso catálogo retro que existe. Son tantas las experiencias por conocer y además, como bien dices, la gran accesibilidad que tienen que no es difícil buscar una que otra joya. Solo es cosa de tener la mente un poco abierta. Ahora seguiré jugando en mi genial VirtualBoy.

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #34552

    REALIDAD VIRTUAL el oxímoron más grande de la historia xD

    Muy acertada reflexión. Como elemento complementario no me parece mal, allá cada uno, pero como camino a seguir para disfrutar del futuro del videojuego, eso ya no. No sólo por la incomodidad del casco/gafas éste, o los posibles efectos secundarios tipo mareos; el problema mayor que le veo es que está limitado a unos pocos tipos de videojuegos. Qué pasaría con las aventuras, serían casi todos juegos FPS, los juegos de estrategia serían imposibles de dominar, los de conducción quedarían limitados a la primera persona, los deportivos a los modos tipo be a pro y otros tipos de juegos que se verían condicionadas por el factor primera persona.

    Como siempre, el tiempo nos enseñara a ver cómo termina todo esto.

    Imagen de perfil de usulusul
    Participante
    #34553

    Tanto escribir para opinar de algo que ni si quiera esta terminado, y no entiendo los comentarios de que es algo como la realidad virtual de los 90 esta claro que no los probaron y no entienden el concepto de inmersión, escalas reales y experiencias que transmite el oculus rift, solo veo dos cosas en el artículo y los comentarios: prejuicios e ignorancia.

    Imagen de perfil de pepinilloguerreropepinilloguerrero
    Participante
    #34554

    Gracias por su preciosa aportación al artículo. Pase por la entrada para recibir su Coca-Cola y Pringles por el camino.

    Precisamente el artículo no consiste en atacar a la realidad virtual, sino destacar la alternativa del juego tradicional como algo que no debe quedarse atrás en el caso de que la RV se convierta en estándar. Ha de haber de todo en el mercado 🙂

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #34555

    Por desgracia señor usul, no he tenido la fortuna de probar unas oculus rift. Por eso mismo, me encantaría que para remediar mis, supuestos, prejuicios y sobretodo mi ignorancia, nos pudiera deleitar con sus conocimientos y explicaciones para los aquí desperdigados. Nada me daría más satisfacción que disfrutar de un texto suyo.
    Esperándolo con muchas ganas.

    Un saludo (sólo uno, eh!)

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #34556

    Saludos de alguien que sí ha probado Occulus Rift:

    Es acojonante, se ve de narices, para cualquier demo chorra con cajitas todo parece súper-molón y te sientes el prota de Tron metido en todo el meollo, pero al final te acostumbras y si te ponen un juego “normal” no te duele lo más mínimo.

    Y no, eso no funciona con juegos que no estén en primera persona, así que hacerlo obligatorio sería pegar una patada en los nacasones a los videojuegos, limitándolos muchísimo.

    Atentamente, un señor que ha probado Occulus Rift y otros tres cascos más de ese tipo.
    PD: Ver todo tan VR ciencia-ficción y jugar con ratón y teclado es alienante de narices. Con wiimandos e hydras todo mola más, pero creo haber dicho patada y nacasones.

Viendo 8 publicaciones - del 1 al 8 (de un total de 8)

Debes estar registrado para responder a este debate.