¿Olvidates tu contraseña?

Nihilismo, conducta filosófica ajena al videojuego

2014-01-02
9 comentarios

Taxi Driver Travis Bickle articulo nihilismo videojuegos zehngames

El recientemente fallecido crítico de cine Roger Ebert (1942-2013), describió el famoso diálogo de Robert de Niro como Travis Bickle con su reflejo delante del espejo en Taxi Driver (íd.; Martin Scorsese, 1976), como “la auténtica esencia del film” ya que refleja la desesperación de Travis Biclke en busca de algo o alguien con quien interactuar, imitando de esta forma, la fácil interacción social que ve a su alrededor y de la que no se siente participe.

“You talkin’ to me? You talkin’ to me? You talkin’ to me? Then who the hell else are you talkin’ to? You talkin’ to me? Well I’m the only one here. Who the fuck do you think you’re talking to?”

Robert de Niro, interpreta a un ex soldado de Vietnam que sufre trastornos mentales tras haber vivido la experiencia de una guerra en primera persona. Rechazado por la sociedad, decide trabajar como taxista mezclándose con la urbe nocturna donde reafirmará su teoría de que la sociedad está podrida, siendo la destrucción la única purga posible. Una conducta nihilista que explota de forma violenta y salvaje.

Como corriente filosófica, el nihilismo responde a la negación de los sentidos de la vida. Principios políticos, sociales o religiosos son negados de base, no aceptando ningún principio como artículo de fe. La sociedad que envuelve al nihilista no puede convivir en harmonía con sus convicciones, por lo que de la negación a la destrucción como necesidad de un nuevo estadio, la línea es muy frágil. Como le ocurre a Trevor Bickle, la destrucción acaba siendo la opción consecuente tras la negación.

No son pocas las veces que en el cine hemos visto actitudes o conductas nihilistas en diferentes entornos narrativos. A modo de ejemplo, Tyler Durden, personaje de la novela El club de la lucha (Fight Club; Chuck Palahniuk, 1996) y representado de forma sublime por Brad Pitt en la película del mismo nombre dirigida por David Fincher, responde al perfil de un nuevo mesías predicando la necesidad de una nueva estructura social donde sólo sobrevivirán los más aptos. Pero, ¿hay nihilismo en los videojuegos?

“Consumiré todo”

Con esta frase como intención final, Skull Kid controlado por la “Majora’s Mask”, quiere destruir Termina haciendo caer la Luna sobre ella en un plazo de 72 horas. Este es el argumento principal de The Legend of Zelda: Majora’s Mask (íd.; Nintendo, 2000) donde nuestra misión, Link mediante, será detener las intenciones de Skull Kid. Un enemigo que parece tener como razón de su existencia la necesidad de destruir todo lo conocido. Podríamos afirmar que Skull Kid responde a una conducta nihilista, aunque es totalmente matizable ya que es un artefacto, en este caso la “Majora’s Mask”, quien le induce a ello.

Sin artefactos de por medio, pero como víctima de un experimento, Kefka Palazzo en Final Fantasy VI (íd.; Squaresoft, 1994) también desarrolla una actitud nihilista. Desde la indiferencia como punto de partida, pasando por el desprecio y acabando en querer destruir todo aquello que para él como nihilista no tiene sentido. Es decir, acabar con todo lo conocido. Kefka es presentado como un loco donde su paso por el experimento Magitec lo convierte en un demente obsesionado en el sufrimiento y la muerte para el resto, lo cual parece ser lo único que le divierte en su vida. Generar destrucción, caos y sufrimiento bajo el amparo de que la vida humana no tiene sentido es el argumento que esgrime este nihilista de sonrisa macabra permanente, adicto a las bromas que no puede evitar recordarnos al Joker más despiadado.

Skull Kid y Kefka Palazzo son dos ejemplos de nihilismo en el videojuego que, al margen de su conducta, comparten otro rasgo más; ambos son los enemigos a derrotar. Son los antagonistas de la historia, aquellos que se consideran malos de per se. En ocasiones se nos presentan con una justificación de por qué realizan el mal, pero muy pocas veces importa, porque lo relevante en realidad es la historia del héroe; el cómo y el qué hace éste al margen de quién sea el gran enemigo a batir.

Porque, aunque tanto Kefka Palazzo como Skull Kid muestran su nihilismo sin escrúpulos, no es sencillo encontrar muchos más ejemplos de antagonistas nihilistas con raciocinio en los videojuegos. Pero llevaremos la reflexión un poco más allá, ¿qué hay de los protagonistas? ¿Por qué el “héroe” no puede ser nihilista? Si encontrar antagonistas nihilistas en el videojuego se antoja complicado, reconocer esta conducta en protagonistas parece utópico. Sin embargo, hay ejemplos aunque en su mayoría matizables.

 

 

Final Fantasy VI  Kefka Palazzo articulo nihilismo videojuegos zehngames

the fight club art wallpaper articulos nihilismo videojuegos zehngames

(Atención spoiler de NieR)

Show »

Gestionar un personaje o avatar que transmita estos valores puede ser incómodo para el jugador, o al menos así se interpreta en NieR (NieR Gestalt; Cavia, 2010). El jugador, a quién se le da la potestad incluso de cambiar el nombre del personaje principal, no es consciente de que todo aquello que realiza es bajo una idea nihilista que le es oculta hasta el final del juego. No obstante, se le otorga la posibilidad de una redención total a fin de calmar su conciencia en un acto de metaficción poco habitual en este medio.

Postal Dude como personaje principal en Postal (íd.; Running With Scissors, 1997) cristiano y devoto, comprueba como su mundo se viene abajo al quedarse sin trabajo y sin hogar porque el banco decide expropiarle. Triste y depresivo decide poner fin a esta situación bajo un estado de locura que lo pone en manos del jugador para que este decida como quiere solucionar la situación. Es decir, con una violencia descomunal bajo el mantra de la ira, o con una gestión de acciones evitando la violencia. En cualquier caso, la personalidad de Postal Dude está preparada para que el jugador la moldee a su gusto, aunque disparar a todo lo que se antoja bajo el grito “Sólo mi arma me entiende” parece responder a una actitud nihilista. Y sí, quizás aquí nos den la oportunidad de experimentar esa sensación, pero no olvidemos que nuevamente, se trata de una opción. De un truco de magia donde el prestigio final lo es todo.

A partir de este punto, aparentemente, no hay más trama que destruir todo lo que se quiera para avanzar. No obstante, a medida que se desarrolla el juego, se le facilita al jugador información del perfil psicológico de Postal Dude dónde se comprueba que éste cree que la población es víctima de una plaga y por eso hay que aniquilarla. Empezar de nuevo.

“You talkin’ to me?”

Parece curioso el hecho de que en otros medios el nihilismo se muestra en todas sus variables y sin reparos. Sea con la libertad que concierne el creador de la obra en cuestión o bajo el desarrollo de algún personaje histórico, el público normaliza estos episodios. Siendo así, no nos trastorna ver a Alex DeLarge, protagonista del film La naranja mecánica (A Clockwork Orange; Stanley Kubrick, 1971), ejecutando violencia por su mera diversión sin ser consciente de las consecuencias que genera. Quizás porque el medio, en este caso el cine, nos permite alejarnos del protagonista en cuanto no interioricemos ninguna empatía hacia él. Romper con facilidad los lazos emocionales vinculados al protagonista de una historia donde somos meros espectadores es sencillo ya que la historia se vive de manera objetiva. Puede haber cierta simbología y reflexión de situaciones con nuestra vida real, pero la visión de lo que acontece es en tercera persona; nunca seremos él o ella.

the legend of zelda majoras mask art articulos nihilismo videojuegos zehngames

Una realidad que no se encuentra en el videojuego. La inherente casuística de de este medio, la interacción, nos lleva a una estadio diferente que presume de un margen de explotación todavía por determinar. Una interacción que nos conduce a la experiencia subjetiva en su totalidad (o por lo menos lo intenta) desde donde el propio jugador se muestra predispuesto a ser aquel o aquella que lleva el peso de la historia en la pantalla.

Si hemos salvado universos, hemos solventado desaguisados históricos o hemos subsanado la corrupción de la condición humana, ¿estamos preparados para hacer todo lo contrario y de forma consciente? 

¿O es que acaso carece de interés interactuar con un avatar nihilista? Y puestos a reflexionar en voz alta, si alguna vez hemos deseado que nuestras heroicidades en los videojuegos se traspasen a nuestra vida real, ¿pasaría lo mismo tras experiencias nihilistas? Por último, ¿necesita el videojuego explotar nuevas vías como ésta para seguir desarrollando su propia identidad como forma de expresión? Preguntas que estoy seguro que en alguna ocasión, querido lector, también han trascendido en su mente ¿O es que nunca ha tenido ganas de acabar con todo y empezar de nuevo?


A_clockwork_orange_articulos nihilismo videojuegos zehngames

Imagen de perfil de Raul Factory

Raul Factory

74 entradas como autor
Nacido en Tamriel y criado en Tierra Media. Un error de cálculo en el condensador de fluzo de mi DeLorean, me ha traído hasta aquí, interrumpiendo mi formación como mago en la Torre del Círculo. Mientras soluciono este problema, mejoro mi formación a base de videojuegos, dónde los RPG y las historias de bardos me tienen absorbido el cerebro. A ritmo de “Stuck in a moment” intento abrazar la historia del sector como parte de mi vida.

Etiquetas:

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Inicio Foros Nihilismo, conducta filosófica ajena al videojuego

  • Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #35130

    Si hemos salvado universos, solventado desaguisados históricos o subsanado la corrupción de la condición humana, ¿estamos preparados para hacer todo lo contrario y de forma consciente?

    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/destacados/nihilismo-conducta-filosofica-ajena-al-videojuego/

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #35131

    Wander, el protagonista de Shadow of the Colossus, presentado dentro de una historia de amor y superación, no deja de ser uno de los protagonistas más nihilistas de la historia de los videojuegos. Movido por el egoísmo para poder resucitar a su amada, y renunciando a todo lo que es/era, emprende un camino de destrucción personal y de aniquilación de seres inocentes, guiado por un ente que lo manipula diciéndole sólo lo que quiere escuchar para poder conseguir su fin. Renuncia a toda creencia por no estar solo y esto le lleva a la autodestrucción, puro nihilismo llevado al extremo.

    Genial texto Raúl, habéis empezado el año muy fuertes.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #35132

    Precisamente Wander no lo considero nihilista porque su actitud responde a un fin coherente por amor, resucitar a su amada Momo. De hecho creo si le hubiesen ofrecido una alternativa menos traumática, se hubiese decantado por ésta.

    Spoiler Shadow of the Colossus

    Spoiler:
    Mi sensación con Wander es que su amor se transforma en obsesión y él mismo se agarra a la propuesta de Dormin, asumiendo todas las consecuencias. Algo que le lleva al deterioro personal.
    Lo que ocurre con Wander es que el jugador asume, nuevamente, que su cometido es puro y la decepción de comprobar que no es así aturde al jugador.

    Gracias por tu comentario Dani!!

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #35133

    El fin inicial es coherente pero la obsesión para llegar a obtenerlo le hace renunciar a toda creencia sólo para resucitar a su amada. Puede ser que sus motivos no sean nihilistas en principio pero escoge un camino nihilista para obtener su fin.
    Soy totalmente ignorante en el campo de la filosofía, y seguramente mi razonamiento es erróneo diciendo que es una actitud nihilista, pero creo que en esta casa hay dos miembros que nos podrían ilustrar perfectamente.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #35134

    Interpreto, tal y como indico en el artículo, que como corriente filosófica, el nihilismo responde a la negación de los sentidos de la vida. Principios políticos, sociales o religiosos son negados de base, no aceptando ningún principio como artículo de fe. Siendo así, el amor se negaría de entrada y por tanto ya no sería nihilismo actuar por amor.
    Dicho esto, tampoco soy un experto filósofo y quizás el señor Alejandro Lozano podría arrojar un poco de luz sobre todo esto.

    Imagen de perfil de Tu colega JesusTu colega Jesus
    Participante
    #35135

    Geralt de Rivia se puede considerar cínico y nihilista. Toda su saga gira en realidad sobre que él, que vaga hastiado por un mundo en que los mayores monstruos son los humanos, que perpetúan sus crímenes, conspiraciones e injusticias sirviéndose de falsas creencias cuando en realidad sólo se rigen por su propio egoísmo.

    Y es muy recurrente observar en su actitud cómo desprecia religiones, creencias y al fin, prácticamente toda creencia de todos, mostrándose indiferente a casi toda la sociedad.

    Eso sí, éste es un “nihilista” que a veces actúa bien. Aunque cabe matizar esto, pues él mismo, considera que no existe exactamente un bien o un mal, sino una escala de gris, en la que él no hace el bien ni el mal: sólo hará lo que menos mal esté.

    Claramente una premisa bastante cínica y nihilista.

    Aún así, hay muchos personajes que poseen características nihilistas, pero tampoco es que se pueda clasificar como nihilista a cualquiera, cual si fuera llevar gorro rojo o no.

    Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #35136

    Como indica este último comentario, el nihilismo es una posición gris. No se puede definir con claridad qué personajes son nihilistas. En última instancia, se trata de la negación de algo: de la trascendencia en el caso de planteamientos religiosos, de la moral establecida en autores como Nietzsche, o de valores y conductas sociales normales en el caso de sociópatas. En cualquier caso, siempre están en juego valores. En el caso de Wander la discusión es muy interesante, sobre todo si se aborda desde el punto de vista de las emociones y de lo que le conducen a hacer. Yo me inclino por la opción de Raúl: destruir por amor es crear, hay una meta en la que se cree y que ha de alcanzar. Sin embargo, lo que dice Dani está muy bien traído, aunque necesitaría argumentos específicos sobre situaciones en el juego que dan pie a sostener esa argumentación.

    En cualquier caso un estupendo artículo que da pie a la reflexión sobre la orientación de los videojuegos y los límites con los que se encuentra.

    Imagen de perfil de RoberbondRoberbond
    Participante
    #35137

    Gerlat de Rivia en susprimeras novelas es un nihilista completo, puesto que “nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe” pero al final de su historia y a partir de su encuentro con Cira (¿tercer libro?) vemos como va cambiando y como poco a poco se posiciona.

    El nihilista es un “desilusionado” de la vida debido a sus vivencias o a las barbaridades que ha visto, como le ocurre a Travis o al propio Geralt, pero eso no significa que elija ser o le guste ser de dicha manera. De hecho el nihilista cae mucha veces en el cinismo.

    Por cierto gran artículo. Desde que encontré este blog por casualidad hace unos días ya lo tengo indexado.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #35138

    Sobre el personaje de Geralt de Rivia no me veo capacitado para opinar en profundidad, ya que sólo conozco su versión en videojuegos, y concretamente en The Witcher 2. No obstante y sin salirme de los parámetros que marca el propio juego, no tuve la sensación de controlar un personaje nihilista.

    Gracias por seguirnos y por colaborar con sus comentarios!

    Imagen de perfil de RoberbondRoberbond
    Participante
    #35139

    The witcher continúa justo en el punto donde acaban las novelas. Yo, que como muchos, conocí al personaje por el videojuego no comprendía muchas de sus motivaciones cuando empecé hace ya mucho tiempo. Si me atrajo el mundo y una libertad que pocas veces había visto en un medio como el videojuego. Habiendo regujado la primera parte después de haberme leído la saga completa he entendido muchas cosas después.

    Por no hacer destripe comentaré que los libros cierran de tal manera la trama que parece imposible continuar, y es por eso el personaje de Geralt aparece con amnesia en el primer Witcher. Poco a poco va recuperando la memoria a la vez que va conociendo a nuevos personajes, pero te dan la libertad de poder comportarte como quieras, por ejemplo cuando salva a unos pueblerinos de ser quemados por unos soldados. Luego tienes la opción de cobrarles por haberles salvado. El Geralt del libro le hubiera cobrado sin dudarlo, porque el no mata a los monstruos para salvar a la humanidad ni mucho menos por placer, porque ha visto como muchas veces un humano es peor que un monstruo, el Geralt del libro es diferente al del videojuego, porque tú eres quien decide y con tu comportamiento te puedes mostrar nihilista o no hacerlo.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 10)

Debes estar registrado para responder a este debate.