¿Olvidates tu contraseña?

Mr. Robot:1.51exfiltratiOn. Grupos de chat, spam y narración móvil

2016-09-28
No hay comentarios

app-gaming-smarthphones-articulos-videojuegos-zehngames
Los smartphone son interesantes como hardware y medio para el que producir videojuegos. Tienen elementos que no posee un ordenador o una consola, ni siquiera una pórtatil. Un teléfono móvil puede ser un vehículo perfecto para contar historias, al fin y al cabo, es un aparato construido para comunicarnos con nuestros seres queridos, para programar reuniones, para concertar entrevistas de trabajo y para seguir hablando con esa persona especial; ya sabes tú quien.

Cada uno tiene sus fetiches con los videojuegos, pero uno que tenemos muchos es la manera que tienen estos de comunicarse con el jugador, de contar una historia y de narrarla, algo mucho más poderoso que la propia historia en sí. El videojuego tiene una cualidad en lo referente a lo narrativo que es inherente al hardware en el que se desarrolla el título: la ejecución de su relato cambia, adaptándose a él. Esto es así porque el videojuego puede ser siempre una simulación lúdica del suceso para lo que sirve un periférico. Podemos programar una calculadora para que finja un juego con sus números, un videojuego que se reproduce en la tele para ser una película interactiva, y un móvil para que pretenda ser una conversación con mucha gente, pero que en realidad es un videojuego.

Estas charlas, como decimos, pueden ser en realidad ficciones que jugar y representar, eligiendo qué decir y respondiendo el juego de móvil en consecuencia, pero siempre siendo unas que podrían producirse en un smartphone, en sus términos, y ayudando el propio hardware a la inmersión. Cuando en 1976 Crowther nos brindó su Colossal Cave Adventure, una aventura en la que teníamos que decidir qué camino tomar escribiendo nuestras decisiones en el teclado, descubrimos un problema, uno que es culpa del hardware en el que se desarrolla la partida. La pantalla del ordenador, la frialdad mecanicista del teclado y la necesidad desaprovechada de la pantalla de emitir imágenes que no estaban ahí lastraban la experiencia; entendida a día de hoy, claro.

En Colossal Cave Adventure un narrador relata a un jugador una aventura a través de texto, y luego él escribe lo que quiere hacer. El primero le responde al segundo y así se configura el progreso por el mundo de juego. Pero la inmersión falla porque en todo momento le hablamos a una máquina. Crowther lo sabe, y por ello introduce gracietas cada vez que fallamos en una decisión, fingiendo que no estamos tratando con un ordenador sino con una persona. Aún así, el hardware no acompaña a la hora de fingir una conversación. Eso se soluciona con una conversación fingida en Smartphones, que sí sabemos que valen para conversar.

Sobre esta idea se cimienta Mr. Robot:1.51exfiltratiOn. Como jugadores, encontramos un móvil tirado en el suelo. Esto se nos explica en una breve cinemática, tras ello, el juego finge ser un sistema operativo capaz de guardar contactos, enviar ficheros y recibir mensajes de texto así como enviarlos. Con el móvil de esa persona que no somos nosotros, seremos acosados por el que dice ser el auténtico dueño del terminal, por SPAM, por chats que se abren de varios grupos de whatsapp en los que estamos incluidos, etc. Con todo ello se forma una narración a diferentes bandas que confluyen en una misma historia.

mr-robot-exfilltration-articulos-videojuegos-zehngames

Podemos tomar decisiones a la hora de responder a los que se nos dice por cada chat. En el juego está involucrada Telltale Games; no hay mensajes emergentes que te dicen “tal persona recordará lo que le has dicho”, pero sí un conjunto de opciones de respuesta para cada conversación. El problema que vemos, pero que comprendemos por ser uno de los primeros videojuegos en usar el smartphone en sí como vehículo de narración, es que todas las decisiones, sobre todo las primeras son excesivamente guiadas. A medida que avancemos podremos tomar otras más interesantes, pero no al principio.
Se entiende esta linealidad en nuestras decisiones, en algo que tendría que tener un carácter más abierto. El videojuego nos fuerza a tomar unas en concreto para configurar nuestra mente a ser el que las toma. A través de los chats nos llegan exigencias, cosas que tenemos que hacer como participar en hackeos de cuentas. La primera reacción lógica que tendríamos ante esas demandas es reírnos, pero aquí no podemos, tenemos que participar. No es hasta avanzado el juego que se nos da más libertad.
Esta premisa tan restrictiva es una que se ha de corregir con futuros juegos que adopten este formato para narrar, pero hay otra que no y que es fascinante. Cuando como jugador hablas con alguien en un chat, la respuesta no es inmediata, a veces tu interlocutor tarda horas en responderte porque no se ha dado cuenta de que le has dejado un mensaje. Eso se implementa en Mr. Robot:1.51exfiltratiOn generando sensaciones que no se han visto en un videojuego hasta este: la sensación de urgencia, la necesidad de que te respondan ya. Pero el juego se toma su tiempo, a veces tardando horas en darte una respuesta. También vemos la situación al revés, que un chat se llena de líneas de texto sin tener en cuenta si las hemos leído o no.

La falta de imágenes aquí sí es un plus, porque colabora en el proceso de construcción de la incertidumbre particular del juego. Tenemos que esperar a que nos respondan, no sabemos nunca quién nos está hablando y tampoco sabemos quiénes somos nosotros. Eso es aprovechar el formato móvil, y es por ello que Mr. Robot:1.51exfiltratiOn es un videojuego tan interesante. Te guste o no la serie de televisión, este título sabe ir más allá, aportando valor y validando el smartphone como una herramienta interesante para contar historias en sus propios términos.

Inicio Foros Mr. Robot:1.51exfiltratiOn. Grupos de chat, spam y narración móvil

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.