¿Olvidates tu contraseña?

Las claves históricas de Dishonored

2014-03-11
No hay comentarios

La Historia, como hemos mencionado en muchas ocasiones a lo largo de nuestras entradas repartidas en esta casa, es una fuente inagotable de inspiración. No únicamente para tramas ambientas en el pasado más veraz y plausible, que también, sino para adoptar ciertos elementos y transportarlos al campo que deseemos, desde la fantasía a la ciencia ficción. No pocos han sido los que han visto en el pasado la inspiración para la creación de irreales aventuras, como es el caso paradigmático de J.R.R. Tolkien quien vio en la época medieval británica y escandinava la semilla perfecta para la creación de un mundo fantástico que hiciera la función de mitología de Gran Bretaña, como efectivamente realizó. Por tanto no es descabellado encontrar referentes históricos en diversas y diferentes obras, como es el caso que nos ocupa.

Dishonored (íd.; Arkane Studios, 2012) propone al jugador un mundo inventado, el Imperio, en cuya capital, Dunwall, se desarrolla toda la trama del mismo. Esta ciudad, igualmente inventada, posee unas características típicamente industriales, concretamente pertenecientes al siglo XIX. Y es que aunque el mundo de Dishonored es por completo una creación, guarda en su interior una serie de referencias históricas más que evidentes, especialmente en lo que a su ambientación se refiere. No es nuestra intención en esta entrada analizar dicho juego, debido a que ya lo realizó en su día nuestro compañero Laocoont con gran tino, por lo que nos centraremos únicamente en dos aspectos que se entrecruzan entre ellos, el carácter industrial de la ciudad y la peste que parece sentenciar a dicha ciudad por culpa de la plaga de ratas que la asola.

Durante el juego se deja entrever que Dunwall no fue siempre así, sino que anteriormente existía un mundo rural donde la ballena poseía un simbolismo especial. Los huesos de dichos animales se consideraban amuletos que poseían características mágicas, pero que estos, tras la llegada de la tecnología, se perdieron en el tiempo y fue rescatado por herejes y personajes alejados del dogma. Sin embargo aunque la ballena haya perdido ese valor simbólico, incluso mágico, en la actualidad del juego donde trascurre la partida este tiene una importancia fundamental y es que ahora la ballena es utilizada por su aceite, culpable del funcionamiento de una gran parte de la maquinaría de la ciudad. Este mismo hecho ocurrió durante el siglo XIX con el carbón, pero muy especialmente con el petróleo. El primer combustible permitió, entre otras muchísimas causas que no enumeraremos por no ser este el lugar donde llevar a cabo esta tarea, la Primera Revolución Industrial entre los años 1750 y 1840 en Inglaterra, más tarde en el resto del mundo y el petróleo, el segundo combustible, la Segunda Revolución Industrial entre 1880 y 1914 aproximadamente. Por tanto la primera referencia clara y evidente es esta, el aceite de ballena representa el carbón y el petróleo. En los dos mundos permitió un rápido despegue de la tecnología que supuso el ocaso de otras muchas prácticas ancestrales y tradicionales y sobre todo permitió el ascenso de la ciencia como nuevo Credo donde la idea del eterno progreso es nuestro nuevo Padre Nuestro, permitiendo y haciendo posible la afirmación: Dios ha muerto.

dishonored-ratas-articulo-videojuegos-zehngames

Las Revoluciones Industriales supusieron para el mundo urbano una revolución, nunca mejor dicho, las ciudades se vieron asoladas por nuevos integrantes que comenzaron a vivir en los suburbios de manera bastante insalubre. Estas malas condiciones de vida entre las clases bajas se tradujeron en numerosas epidemias. Una de las que más daño hicieron al grueso de la población mundial fue la denominada Gripe Española de 1918 que en un solo año se llevó por delante entre 50 y 100 millones de personas, siendo considerada la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad. El nombre que recibió la epidemia no fue fruto del origen de la misma, sino que se dio durante los últimos compases de la Primera Guerra Mundial y España, al considerarse neutral en dicho conflicto le dedicó más atención en la prensa a la epidemia, recibiendo el apelativo de española por esto mismo. La Revolución Industrial por sí misma no causó esta epidemia, pero si ayudó a expandirla por el mundo gracias a los nuevos avances científicos y especialmente de transporte, que permitió a la epidemia viajar mucho más rápido por todo el mundo. En el título son las ratas las encargadas de transportar y transmitir la peste, hecho que recuerda a la Peste Negra (1347 y 1353) y que acabó con un tercio de la población europea. Esta peste fue ocasionada por la rata negra, extinta en el siglo XVIII, pero que ocasionó también la Gran Peste de Londrés entre 1665 y 1666 y que acabó con la vida de un rango entre 70.000 y 100.000 personas en la ciudad.

Ya hemos señalado, por tanto, los principales referentes históricos de Dishonored; la Revolución Industrial y la Gripe Española, sin embargo existen otros muchos de especial calado dentro de la política y la sociedad. En el primer campo resulta más que evidente que la dirigente de Dunwall, Jessamine Kaldwin y su hija, Lady Emily, son la transposición en el videojuego de la reina Victoria de Inglaterra, quien reinó desde el año 1837 hasta 1901. Su largo reinado permitió que se le llamara al siglo XIX en Inglaterra la época victoriana. Claro que éste nombre no vino únicamente por el reinado de esta longeva mujer, sino también por la sociedad que engendró dicho siglo, la sociedad victoriana. Esta sociedad es la que plantea el juego, una sociedad puritana, obsesionada por el moralismo pero que escondía sus monstruos bajo las sábanas como el archiconocido Jack el Destripador. Esta época puede verse reflejada en el título donde son los hombres los que poseen el poder y desean hacerse con él, apartando a la mujer, la cual se ve obligada a pertenecer en el ámbito privado, aun siendo de capital importancia para el funcionamiento del gobierno. La doble moral, como mencionamos, es la que regía dicha época, como ocurre en el título de Arkane Studios.

Dishonored, aún proponiendo al jugador un mundo fantástico repleto de magia, secretos y lejanos cantos de ballena, no es más que la representación del mundo que vio nacer el siglo XIX en Inglaterra.

Otras muchas referencias han quedado en el tintero, como la arquitectura de la ciudad, la vestimenta, decoración de los hogares, la distribución de la ciudad, la Inquisición, etc. Tanto Dishonored  como la época victoriana son mundos donde de puertas para adentro se tiene una vida que en nada tiene que ver con la que se lleva de puertas para afuera. Donde el puritanismo exacerbaba los corazones pero la prostitución campaba a sus anchas. Donde el avance imparable de la ciencia aislaba y mataba al desamparado y donde la enfermedad en forma de epidemia barría las calles de los más desfavorecidos. Sin embargo Dunwall tiene su héroe o antihéroe dependiendo de cómo el jugador desarrollara su partida, y la época victoriana, desgraciadamente, no tuvo a ninguno que la Historia haya decido conservar.

dishonored-historia-corvo-altano-shadow-articulo-videojuegos-zehngames

Inicio Foros Las claves históricas de Dishonored

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.