¿Olvidates tu contraseña?

La psicología de un cincel

2012-06-14
12 comentarios

El cincel de diamante

New Scientist es una revista científica de origen británico y divulgación internacional, fundada en 1956. De forma semanal está focalizada en los avances recientes en ciencia y tecnología para una audiencia angloparlante. El resto de la revista de compone de una serie de artículos especulativos, que mezclan tecnología y filosofía como una invitación a la reflexión. Dentro de esta línea de artículos, recientemente, encontramos una entrevista a Peter Molyneux, que desde que abandonó Microsoft y fundó 22 Cans, poco habíamos sabido de su actual proyecto, Curiosity.

El desarrollo del juego es bien sencillo. Nos situamos en una gran sala, dónde en el centro hay un gran cubo negro. El objetivo es destruir el cubo para averiguar que hay en el interior. No estás sólo y otros jugadores se unirán a tu misión, golpeando el mismo cubo. Pero sólo puede haber un ganador, que será el que aseste el golpe definitivo que acabe con el cubo, siendo el premio ver lo que esconde el cubo en su interior de forma exclusiva, hasta el punto que se grabarán la reacción del jugador al contemplar tan preciado tesoro. Estas imágenes se difundirán por la red a modo de hype, para que lo sigas intentando.

Tratándose de Peter Molyneux, el planteamiento necesita una vuelta de tuerca más, convirtiendo la experiencia en algo diferente. A través de DLC’s podremos adquirir por menos de 1 €, un cincel de hierro que nos ofrecerá un golpeo 100 veces superior al que tenemos de serie. Y como nota extravagante, un objeto único. Un cincel de diamante con un poder 100.000 superior al golpeo convencional, a un desorbitado precio de unos 60.000 € aproximadamente. Según el propio Peter Molyneux, no se trata de recaudar dinero, sino de poner a prueba la condición humana en la eterna dualidad del sacrificio propio por los demás o por uno mismo.

 

Asociación artificial

Jean-Jacques Rousseau (Ginebra, Suiza 1712-1778), escritor, filósofo y músico de marcado perfil radical y revolucionario, que influyó en gran medida con sus ideas políticas en la Revolución francesa, argumentaba, que la asociación entre los seres humanos no es natural. “El hombre sale de su estado natural de libertad porque le surgen necesidades de supervivencia que le imponen la creación de algo artificial, ya que el hombre no es sociable por naturaleza y no nació para estar asociado con otros. Es voluntariamente que se unen los unos a los otros y fundamentan este vínculo con el desarrollo de la moralidad y la racionalidad para satisfacer las necesidades que la naturaleza le ha impuesto. La moral y la razón se hacen evidentes en la sociedad al establecer un modelo normativo capaz de crear un orden social que evite la dominación de unos sobre otros y que involucre una representación participativa de todos los miembros de la sociedad.”

 

Una desinteresada propuesta

La vida no ha tratado bien a Eugenio Simonet, profesor de ciencias sociales de séptimo grado, que tiene en las cicatrices de su cuerpo, un reflejo del estado de su alma. Convencido del poder de las pequeñas acciones, solicita a sus alumnos que busquen métodos para mejorar el mundo (o su comunidad) desde su pequeño gesto. Trevor McKinney, un alumno aventajado, desarrolla una idea ingeniosa. Consiste en ayudar a tres personas en algo que no podrían lograr por sí mismos. Las personas que han sido ayudadas no deberán nada a la persona que les ayudó, pero cada una de ellas, debe ayudar a otras tres y así sucesivamente. Para sorpresa de todos, la desinteresada propuesta causa furor entre la gente. Este es el argumento de Cadena de Favores (Mimi Leder, 2000), película basada en el best seller escrito por Catherine Ryan Hyde y del mismo nombre que la película.

 

Curiosity

Volviendo a Curiosity, tenemos dos premisas sobre las que pivota todo el planteamiento del juego de Peter Molyneux. El individualismo del jugador por definición, y como consecuencia, la poca voluntad de éste para sacrificar su trabajo en beneficio de semejantes, asumiendo a su vez una decreciente posibilidad de éxito personal. Es decir, la teoría de Jean-Jacques Rousseau versus el argumento de Cadena de Favores. Y ahí es dónde quiere llegar Peter Molyneux con esta propuesta, a cuestionar la moralidad de cada uno de nosotros cuando nos enfundamos el traje de gamer.

En Zehn Games ya hemos debatido sobre la dificultad de desarrollar un papel de malo cuando no es impuesto y debemos gestarlo al caminar con el argumento. Y Curiosity debe verse bajo ese prisma (no obviemos que Peter Molyneux es de los pioneros en ofrecernos la posibilidad de hacer el mal con Dungeon Keeper (Bullfrog, 1997)), pero en un formato encapsulado en una indefinida simbiosis dónde la colaboración y la competición se funden en un solo concepto: el estrés. El estrés que se genera en el jugador cada vez que golpea el cubo y comprueba que él no ha dado el golpe definitivo, mientras sus colaboradores (o competidores) siguen golpeando, provocando un acto reflejo en el jugador que también golpeará. Y así desde la perspectiva de todos los jugadores que se hallen en la misma sala, la tensión aumentará para convertir la situación en un caos de tintineo de martillos y cinceles a modo de oda a la desesperación, acabando con cualquier tipo de planteamiento táctico que pueda plantearse, demostrando nuevamente lo complejo de la condición humana, dejando en el aire si será Jean-Jacques Rousseau o Cadena de Favores quién saldrá reforzado.

Porque de esto va Curiosity. Desde una mecánica sencilla en su ejecución (golpear al cubo) se cuestiona la moral del jugador de forma permanente a ritmo de golpeo. Por lo que el jugador, se plantea en cada momento cómo debe actuar, situación, sin duda alguna, incómoda para muchos y fascinante para otros. Por todo esto, quién quiera quedarse en el absurdo debate sobre el cincel de diamante y su precio, es obvio que no quiere o no puede ver más allá de lo anecdótico del juego. Los gamers que nos desmarcamos de forma continua del refrito musculado a base de esteroides, y abogamos por nuevas propuestas, originales y que aporten algo al sector, aquí tenemos nuestra nueva droga. Y ahora dime, ¿cómo vas a jugar?

 

Inicio Foros La psicología de un cincel

  • Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #41276

    El cincel de diamante New Scientist es una revista científica de origen británico y divulgación internacional, fundada en 1956. De forma semanal está
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/la-psicologia-de-un-cincel/

    Imagen de perfil de DANI_KICKDANI_KICK
    Participante
    #41277

    Yo no pago eso ni loco, vamos es que soy jugador Offline. Bastante se paga por el ADSL (aquí es uno de los países más caros, lento y peor calidad), que si antivirus, etc… Ni de coña. Ya ganan suficiente como para experimentar ahora con los usuarios y encima, por no pagar a una empresa de estudios de mercado, lo expone al público a golpe de talón. ¡¿Y dice que no es para recaudar dinero?! Si es que hasta para tener vergüenza hay que estudiar.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #41278

    Yo tampoco pagaría y creo que esa será una de las claves del juego. El pagar más no te asegura dar el golpe definitivo al cubo. Puedes gastarte la pasta en un cincel de hierro (o la chaladura del diamante), pero no es sinónimo de éxito.

    Imagen de perfil de Eloy GarciaEloy Garcia
    Participante
    #41279

    Con todo el respeto, Dani, creo que no has entendido del todo bien ni el artículo ni el objetivo del juego.

    El tema no es gastarse las perras en comprar cinceles y romper el cubo, sino ver cuánta gente es capaz de de gastarse dinero real en algo tan trivial como golpear un bloque de hierro y, mejor aún, ver si de verdad hay alguien capaz de pagar 60.000 euros por un objeto virtual que ni si quiera te asegura ser el “ganador” del juego. Entrecomillo ganador porque, realmente, en ese juego no hay ni ganador ni perdedores, sólo gente que participa en un experimento. Romper el cubo no es más que una recompensa por el esfuerzo.

    Imagen de perfil de DANI_KICKDANI_KICK
    Participante
    #41280

    Te había entendido de sobra Eloy, y sobre el objetivo tambien, es mas sencillo que el mecanismo de un chupete. Sigo opinando que el supuesto “experimento” se desarrolla con el dinero de futuros jugadores, y claro como han visto que han pagado 69.100€ por entrar en Gran Hermano, pues han dicho: -Si pagan por entrar, ¿no van a pagar por un juego experimental?
    Eso es lo que opino que no saben ya como sacar el dinero.
    No me habías entendido tu a mí. Pero no pasa nada, al fin y al cabo seguimos hablando de juegos. 😉

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #41281

    Siempre es lo mismo, pagar por DLC no es nada agradable.

    Por muy experimento social, la finalidad de este es ver como está la mentalidad de los usuarios y ver el porcentaje de individuos que derrocharan su dinero en algo tan absurdo con un cincel que no te asegura la victoria en un juego para pasar el rato.

    Tito Molyneux está mayor y cada vez se le va más la cabeza, es cosa de la edad, porque no es normal que un DLC absurdo tenga tal precio desorbitado.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #41282

    Oigan! Qué la intención del artículo es ver más alla de los DLC’s y del hecho de pagar!!
    No ha quedado claro?? Hago otro artículo para reafirmar este??? 😉

    No se dan cuenta que pagar más no es necesario para conseguir el éxito? La gracia de la propuesta es cómo enfoncar este tipo de interacción con otros compañeros/rivales.

    Imagen de perfil de Eloy GarciaEloy Garcia
    Participante
    #41283

    Vaya Dani, qué metedura de pata. Siento el mal entendido. Te pido disculpas 😉

    Imagen de perfil de Angus BeatAngus Beat
    Miembro
    #41284

    No me había parado a pensar en todo lo que hay detrás de Curiosity y me parece muy interesante. Desde luego el juego es más que el detalle de los 60.000 euros, aunque en esta caso llamarlo detalle es como referirse a un elefante como un mosquito.

    Pero no había otra forma de experimentar que llenandose tanto los bolsillos. Porque si el juego consigue atraer a un mínimo número de jugadores, el dichoso cincel se va a vender, tú lo sabes y yo lo se. Sinceramente creo que se puede llegar a las mismas conclusiones menos bombo y más trabajo.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #41285

    Señores DANI_KICK y Eloy García, hagan el favor de no alterar el momento ze[h]n que se respira en este blog con sus diferencias de criterio!! 😉
    Ah! Que ya han llegado a un consenso? Mejor… 😀 😀 😀

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 13)

Debes estar registrado para responder a este debate.