¿Olvidates tu contraseña?

Greenlight, del rojo al verde

2013-12-30
No hay comentarios

El pasado 12 de septiembre Steam, la plataforma de distribución digital de Valve Corporation, cumplió 10 años de vida. Una década es lo que ha necesitado la compañía de Gabe Newell para asentar Steam como la estrella central en el basto sistema solar del videojuego en PC – le corresponde aproximadamente el 80% de las ventas en el compatible – siendo, a día de hoy, el punto de reunión de más de cincuenta millones de jugadores de todos los rincones del planeta. Pero debemos ser realistas, durante estos diez años han habido altibajos y momentos críticos – como las constantes caídas de los servidores en sus primeros años de vida – y Steam ha tenido que ganarse a pulso la aceptación de los jugadores de PC pues no hay que olvidar que lo apostaron todo por los videojuegos en formato digital en un entorno dominado, por aquel entonces, por la venta física en tiendas especializadas.

Pero en Valve saben hacer las cosas bien y se dieron cuenta de que para poder competir con el formato físico debían aportar un valor añadido a sus productos digitales. Ese plus fue y es el mismo Steam con todos los añadidos que aporta a los videojuegos en PC; mejoras que han ido apareciendo de forma gradual, desde el hito que fue el lanzamiento de Steamworks (la API para desarrolladores de Steam) hasta la reciente incorporación de las Steam Trading Cards. Precios ajustados, una comunidad enorme de jugadores, rebajas, logros, insignias, foros, guías, chat, mods vía Steam Workshop y un largo etcétera de ventajas y servicios que hacen que comprar un videojuego en formato digital en Steam sea lo suficientemente atractivo para hacer callar esa vocecita interior que nos recuerda constantemente que estamos comprando algo intangible; una lista de unos y ceros virtuales que nunca podremos tocar, vender o poner en nuestra estantería junto a nuestros títulos favoritos.

De entre las decenas de extras que se han ido incorporando paulatinamente a la plataforma de Valve destaca Steam Greenlight, un sistema que permite a la extensa comunidad de jugadores de Steam votar videojuegos que no están a la venta en la tienda para que sean incluidos en la misma. Los desarrolladores ponen información detallada de sus títulos, capturas de pantallas y videos con la esperanza de que su videojuego sea lo suficientemente atractivo para recibir los 100.000 votos necesarios – cifra aproximada y no-oficial – para pasar el filtro y llegar a ser uno de los afortunados greenlighted. A día de hoy han entrado en la tienda de Steam 164 títulos vía Greenlight y otros 389 han sido aprobados por la comunidad y están a la espera, cifras nada desdeñables que nos hacen pensar que este sistema que ha creado Valve para ayudar a los desarrolladores independientes ha sido todo un éxito desde el minuto uno, pero nada más lejos de la realidad.

Como todo servicio online recién nacido, Greenlight no estuvo exento de fallos y de situaciones que el equipo de desarrollo no supo prever – aún no sé como no se olieron lo que iba a ocurrir. Imaginad a millones de jugadores que de la noche a la mañana pueden mostrar sus videojuegos, por simples que sean, de forma gratuita en la plataforma de distribución digital más importante del PC; cientos de títulos de dudosa calidad inundaron las listas de Greenlight haciendo que encontrar un videojuego independiente notable fuese tan difícil como encontrar una aguja en un pajar. Pero el problema no se quedó en el exceso de propuestas sino que escaló cuando comenzaron a aparecer decenas de videojuegos falsos – cada semana entraba en votación un nuevo Half-Life 3. La saturación de videojuegos listados y el mal diseño de la interfaz de Greenlight – que dificulta la navegación y que aún no ha sido mejorada – hicieron que el servicio de Steam perdiese afluencia de votantes y por ende su razón de ser.

steam-greenlight-logo-articulo-videojuegos-zehngames

En este punto crítico el equipo de desarrollo encargado de Greenlight supo aislar los problemas para encontrar las mejores soluciones. La necesidad más apremiante fue cortar de raíz con la legión de videojuegos que no cumplan los mínimos y los títulos falsos, para ello Valve cambió los requisitos para incorporar los videojuegos a la plataforma; cada desarrollador tendrá que hacer un pago previo de 90€, dinero destinado íntegramente a la organización humanitaria Child’s Play. Con esta jugada Valve creo un filtro que acabó con las ganas de los usuarios aficionados a presentar proyectos falsos a la vez que se destina el dinero recaudado a una buena causa. ¿Pero que pasa entonces con los pequeños videojuegos independientes, con los proyectos de principiantes? Para ellos Valve preparó una nueva sección dentro de la plataforma; Greenlight Conceptos, un lugar en el que – esta vez sí – de forma gratuita los desarrolladores noveles pueden mostrar a la comunidad sus proyectos larvarios e ideas para obtener feedback del resto de usuarios. Eso sí, los votos recibidos en la sección Conceptos no influyen para que el título sea greenlighted únicamente sirven como dato informativo.

Por desgracia los problemas de Greenlight van más allá de lo técnico; también han llegado al complejo mundo de los contratos, las condiciones de uso infinitas y la letra pequeña. Como contaba hace unos meses Kevin Cerdà incluir Nihilumbra en Greenlight lo acabó ligando a Valve impidiendo su publicación en PC por otras vías – en su caso mediante distribuidoras. Es una situación grave pues el videojuego queda a la deriva, sin poder reunir los miles de votos necesarios para ser greenlighted y a su vez sin poder venderlo fuera de Steam; situación que se agrava si tenemos en cuenta que la mayoría de proyectos presentados son obra de desarrolladoras pequeñas que justamente dependen de los ingresos de su título para subsistir y no poder venderlo en PC es un gran inconveniente.

nihilumbra-personaje-articulo-videojuegos-zehngames

unepic-greenlight-articulo-videojuegos-zehngames

Llegados a este punto seguramente vuestra idea inicial de Steam Greenlight se haya resentido pero no os preocupéis pues aunque ha sufrido numerosos contratiempos y no sea perfecto lo que aporta este servicio de Valve supera con creces todos los contras mencionados. Para empezar el objetivo fundamental de Greenlight es más que loable; permitir la entrada de títulos independientes en la tienda digital de videojuegos más importante del PC no es baladí. Pero hay que ser realistas, aunque no sea necesaria una campaña de marketing con un coste desorbitado habrá que dedicar muchas horas y dinero para promocionar el videojuego en webs y redes sociales para que sea visible y crear una comunidad de futuros jugadores que lo vote en Steam. Puede resultar contradictorio que para superar Greenlight, que presume de ayudar a equipos independientes que no se pueden costear grandes campañas de publicidad, haya que invertir justamente en una campaña para promocionar el videojuego pero hay que tener siempre presente que el gasto será siempre menor que yendo por libre. La opción más asentada entre los desarrolladores está siendo entrar en Greenlight durante la realización de la campaña de crowdfunding del título, al invertir el equipo de desarrollo más recursos en publicidad y ser el momento de mayor visibilidad del videojuego.

Además de abrir las puertas de Steam a los indies Greenlight ha permitido que muchos videojuegos que fueron en su día rechazados por Valve encuentren una nueva vía de acceso como fue el caso del videojuego independiente UnEpic (íd.; Francisco Téllez de Meneses, 2011); como bien dijo Francisco Téllez de Meneses, creador de este metroidvania español:

Steam Greenlight es una solución elegante y democrática a la dictadura que tenía Steam a la hora de elegir juegos indie. Ahora todo el mundo tiene una oportunidad, y eso es muy bueno. UnEpic fue rechazado por Steam sin explicaciones y gracias a Greenlight fue finalmente admitido.1 

Como podemos ver muchos indies que por decisión de Valve nunca habrían llegado a la tienda de Steam se abren paso gracias a Greenlight; y no sólo ellos, también muchos videojuegos de mayor escala que por razones desconocidas deben probar suerte con esta nueva vía de acceso, como es el caso del danmaku Ikaruga (íd.; Treasure, 2001) o títulos clásico como Dragon’s Lair (íd.; Advanced Microcomputer Systems, 1983).

Una vez puestas sobre la mesa las ventajas y desventajas del núcleo de Greenlight debemos mencionar uno de sus servicios paralelos y que comentábamos más arriba, Greenlight Conceptos. La publicación de videojuegos larvarios y prototipos es gratuita y posee una sección propia; a primera vista parece no ser tan interesante o útil para los desarrolladores independientes y/o noveles al recibir estos únicamente feedback de la comunidad de jugadores pero es una falsa percepción y que mejor forma de mostrar el potencial de este apartado de Greenlight que con uno de los casos más sonados, el del videojuego – en fase de desarrollo – Reset (íd.; Theory Interactive).

Reset entró en Conceptos el 10 de octubre como una de las propuestas más interesantes y visualmente más atractivas, la respuesta de la comunidad fue muy positiva con más de 200 comentarios y numerosos votos que sirvieron al equipo de desarrollo para hacerse una idea del interés del público ante su proyecto. Con esta información – y más feedback que recibirían por otros medios – se aventuraron en un ambicioso crowdfunding en el que debían alcanzar la cifra de 65.000€; recaudación que vio su fin el pasado 23 de diciembre superando el mínimo exigido a pocos días de la fecha límite y llegando a los 71.398€. Con todo los expuesto es innegable que Greenlight Conceptos fue una herramienta útil para que Theory Interactive se decidiese a dar el gran paso e iniciar su campaña de financiación.

Antes de entrar en las conclusiones sobre Greenlight cabe mencionar el último apartado de este servicio de Steam, Greenlight Software.

“It’s probably bad for the Steam community, in the long run, not to move to a different way of thinking about that.” 

De menor afluencia incluso que Conceptos en Software se publicarán programas a la espera de votaciones para poder ser vendidos en la tienda digital – el mismo sistema que en el apartado dedicado a videojuegos. Desgraciadamente el número de publicaciones y el interés de la comunidad Steam en la sección software es muy reducido pero pese a ello encontramos entre los greenlighted algunos programas muy sorprendentes como Sprite Lamp, una herramienta para generar luces dinámicas en imágenes 2D.

Como hemos visto Steam Greenlight está lejos de ser perfecto y los primeros en admitirlo son sus mismos desarrolladores pero Valve está mejorando continuamente todos los servicios de su plataforma de distribución digital y escucha a la comunidad de jugadores tomando nota de sus comentarios críticos por lo que podemos asegurar con bastante certeza que Greenlight irá evolucionando lentamente. Con todos sus fallos no debemos olvidar que nos ha permitido disfrutar en Steam de títulos independientes de gran calidad y eso es impagable.


  1. Cita extraída de la Entrevista a Francisco Téllez Meneses en Deus Ex Machina publicada el 16/08/2013
Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, ,

Inicio Foros Greenlight, del rojo al verde

Etiquetado: , ,

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.