Estructura, superestructura y marxismo

El marxismo vino a trastocar todo el modelo de pensamiento generado hasta el siglo XIX de una manera radical y fulminante. Sus teorías permitieron establecer un modelo social y político diferente al establecido desde siglos donde mediante la lucha de clases se alcanzaría un estado obrero idílico, un paraíso en la Tierra. Este modelo de pensamiento no solo afectó a la política y a la sociedad, sino que su impacto fue mucho más profundo, afectando a facetas tan distantes como la filosofía, el arte, las mentalidades o la Historia. Para el estudio de esta última ofreció un método de investigación muy poderoso y útil, el materialismo histórico, que dividía el sistema en dos niveles, la estructura o el nivel base y la superestructura o los niveles superiores. Según Ludovico Silva, filósofo venezolano:

“La estructura, está compuesta por el aparato material productivo, la infraestructura tecnológica, las relaciones de trabajo, la maquinaría, etc., y la superestructura, según los filósofos soviéticos, es algo que está “montado” por “encima” de la estructura; es otro nivel o estrato. Su composición sería la de toda la espiritualidad de la sociedad, y en ella estarían incluidos por igual la ciencia y la religión, la moral y el arte, la filosofía y la política, etc.”

Si trasladamos este modelo histórico organizativo de la sociedad al mundo del videojuego encontramos una idea bien definida del juego donde la estructura, la base, la infraestructura del mismo es la mecánica, lo material, la programación del juego en definitiva, se superpone al resto, es decir, a la historia, el argumento, la exposición de ideas o la transmisión de mensajes. Todos estos factores se sustentarían sobre la mecánica del juego y se nutrirían de él siendo dirigidos y marcados por el mismo y dependiendo su plena existencia de esta estructura. Por supuesto no existe quien dude de esta afirmación, la base de cada juego es la programación del mismo, sobre lo que sustenta todo lo demás es sobre el trabajo del ingeniero informático que desarrolla trabajosamente las líneas de diálogo para que cuando nosotros apretemos un botón nuestro avatar en la pantalla salte. Sin embargo a este sistema de pensamiento que es uno de los métodos históricos más potentes que ha dado la historiografía mundial se opusieron otros igual de válidos e igual de potentes como por ejemplo la Escuela de Annales.

Esta concepción histórica, la marxista, llevaba un paso más allá el estudio de la Historia, hasta entonces estancado en sus propios métodos eruditos, la búsqueda y lectura de fuentes primarias, y objetivos, el estudio detenido de los estados – nación como protagonistas de la Historia. Es decir, amplió las miras de los historiadores desde la gran política exterior a la economía, fundamento de las naciones. En el caso de los videojuegos este aspecto es perfectamente trasladable, los primeros juegos únicamente poseían estructuras, eran, por llamarlos de alguna manera, juegos puros como por ejemplo Pong (id.; Atari, 1972) o Tetris (id.; Aleksei Pazhitnov/Vadim Gerasimov, 1984). Sin embargo, poco a poco estas bases fueron enriqueciéndose con la superestructura, es decir, con historias, mensajes y ambientaciones más cuidadas que escondían o enriquecían la estructura base del juego.

Tras los primeros compases del siglo XIX se instauró la denominada Escuela Histórica de Annales y uno de los dos principales protagonistas de la primera generación de la Escuela de Annales fue el insigne medievalista Marc Bloch, quien afirmó que:

“La Historia es la ciencia de los hombres en el tiempo”.

Esta definición trasladó completamente el objeto del método de estudio de la historia de los estados – nación de la escuela alemana  y de la economía pura y dura soviética al hombre. Ahora era la persona quien desde todos sus ámbitos, social, política, económica, cultural o ideológica quien mueve la Historia. Pero esta escuela histórica no se quedó únicamente aquí, sino que introdujo entre sus métodos herramientas propias de disciplinas alejadas de la Historia hasta ese momento como la geografía, la sociología, la economía, la psicología social o la antropología entre otras. La Historia, gracias a este método se enriqueció de una manera sorprendente y las fuentes para el estudio de la Historia se multiplicaron gracias a la incorporación de nuevas herramientas de estudio Ahora bien, si aplicamos esta etiqueta al mundo de los videojuegos, podemos contemplar cómo estos no se sustentan únicamente en la programación de la idea, sino en el hombre que la provoca y más fundamentalmente en la idea que hay detrás del hombre que programa. Además de incorporar dentro del título herramientas propias de otros canales culturales como el cómic, el cine o la televisión enriqueciendo de esta manera el ya de por si rico mundo de los videojuegos. Este aspecto, como afirmamos, es particularmente destacable en el mundo de los juegos. A lo largo del tiempo se han ido enriqueciendo con ideas o herramientas propias de otros medios culturales, como el arte, la literatura, el cine, la filosofía o la televisión, adoptando y transformando para hacerlos suyos métodos en un principio ajeno.

Estas dos escuelas históricas debatieron y discutieron a lo largo de todo el siglo XX por conseguir el reconocimiento supremo de las escuelas de historiadores y hubo en los dos bandos grandes figuras de la Historia. Este choque de trenes también lo contemplamos a día de hoy en el mundo de los videojuegos donde hay una lucha continúa entre los grandes juegos que ofrecen la vuelta a la esencia y los grandes juegos que ofrecen grandes ideas e innovaciones tomando métodos de otros medios para enriquecer su propuesta. Los dos ámbitos han ofrecido grandes títulos, unos basados en la esencialidad, en las mecánicas sólidas y en la jugabilidad a prueba de bombas y otros en sus historias, su ambientación y sus mensajes.

Por supuesto, y al igual que ocurre con estos dos métodos históricos de análisis del espacio y del tiempo pasado, su elección corresponde a las necesidades y convicciones personales de cada persona y por tanto no defendemos un tipo de videojuego en cuestión, sólo ofrecemos la idea de que existen juegos que basan todo su contenido en la materialidad del mismo, es decir, en su estructura, y otros que basan todo su potencial en su infraestructura, por lo que su elección corresponderá a nuestras convicciones personales.

escrito por
Avatar de Alberto Venegas Ramos

Licenciado en Historia, medievalista, arqueólogo, profesor, redactor y escritor en potencia, amante de los juegos de rol, estrategia y de las aventuras gráficas, lector compulsivo.

Seguir al autor
 

Inicio Foros Estructura, superestructura y marxismo

Estructura, superestructura y marxismo

  • Avatar de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #36334

    El marxismo vino a trastocar todo el modelo de pensamiento generado hasta el siglo XIX de una manera radical y fulminante. Sus teorías permitieron est
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/estructura-superestructura-y-marxismo/

    Avatar de capitalistalindocapitalistalindo
    Participante
    #36335

    ya sabemos que tu ideología está bien montada, afortunadamente solo lo has escrito en este post… Dios!.

    Avatar de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #36336

    Gracias por tu comentario y la lectura de la entrada! Sin embargo no entiendo tu comentario. Este post está dedicado a la relación existente entre dos escuelas metodológicas históricas y dos formas de entender los videojuegos intentando establecer relaciones en su evolución y consolidación, unos más implicados en la mecánica y otros en la narrativa. No he vertido en ella nada de mi ideología personal, o eso al menos quiero creer.

    Avatar de SrPurpuraSrPurpura
    Participante
    #36337

    Y aprovechando el tema que has elegido donde propones esta teoría aplicada a los videojuegos (de manera, para mi, muy acertada) te pregunto… ¿qué sería para ti el “esqueleto” de la Historia?

    Avatar de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #36338

    Buena pregunta, personalmente y de acuerdo a mi modo de entender la historia la respuesta a tu pregunta se halla en una entrevista realizada a Jacques Le Goff, quien dijo “la historia se hace con hombres de carne y hueso, con sus sueños, sus creencias y sus necesidades cotidianas” y ¿Qué es la historia? Esa pregunta quizás es más complicada, pero como dijo Ranke “se ha dicho que la historia tiene como misión enjuiciar el pasado e instruir el presente en beneficio del futuro. Misión ambiciosa, en verdad, que este ensayo no se arroga. Nuestra pretensión es más modesta: tratamos simplemente de exponer como ocurrieron, en realidad, las cosas” Para mi esas dos frases resumen la Historia, es decir, la historia la hacen los hombres en un tiempo y en un espacio y la función suprema del historiador es contar lo que ocurrió de la forma más fiel posible acudiendo a todas las fuentes posibles. No sé si habré contestado a tu pregunta.

    Avatar de SrPurpuraSrPurpura
    Participante
    #36339

    Perfectamente, yo también estoy de acuerdo en la visión de, precisamente, ambos autores, pero ahondando un poco más en la cuestión de lo que planteas en este artículo, si el motor que mueve un videojuego es su jugabilidad y la mejora o mayor complejidad de esta, y en el caso de Marx la Historia es movida por la lucha de clases y el materialismo, ¿qué entiendes por “motor de la Historia” según tú planteamiento?

    ¡Un saludo!

    Avatar de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #36340

    ¿Qué entiendo yo o qué planteo en este artículo? Como bien sabrás y como bien dices el motor de la historia para el materialismo el la lucha de clases por el control de los medios de producción pasando de esclavismo a feudalismo y de ahí al capitalismo. Por tanto es una evolución material, lo que en los videojuegos se traduciría por un avance tecnológico a nivel gráfico y de potencia. En el otro lado, la escuela de Annales, el motor de la historia es la propia mentalidad e ideología del hombre, es decir, las ideas, por tanto y extrapolando al mundo de los videojuegos serían las ideas, los planteamientos narrativos y la mejora en los argumentos es lo que definiría su evolución. Honestamente no sé si responde a tu pregunta, porque no sé si me estás preguntando mi opinión personal, la cual coincidiría más bien con el segundo planteamiento, el de la escuela de Annales, sumado a cierta influencia del historicismo clásico, donde es el hombre mediante sus decisiones quien marca el paso de la Historia, es decir, la teoría de las Vanguardias, de Ortega y Gasset. Muchas gracias por tus comentarios!

    Avatar de SrPurpuraSrPurpura
    Participante
    #36341

    Me has respondido perfectamente a ambas cuestiones y es más, me has dado nuevas cuestiones sobre las que reflexionar. ¡Gracias por las molestias y un saludo!

    Avatar de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #36342

    ¡Gracias a ti por el interés! Da gusto escribir así :D

    Avatar de JeanJean
    Participante
    #36343

    Buen artículo!
    Sabés la cita bibliográfica de la frase de Ludovico, en cuál libro está?

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 10)

Debes estar registrado para responder a este debate.