¿Olvidates tu contraseña?

Estirando el chicle, de clichés y otros temas de faldas

2012-05-15
No hay comentarios

La recurrencia es un mal endémico en esto que llamamos sector de los videojuegos, algo que en sí no es malo si se tiene en cuenta que de este mal viven otros artes como la pintura, el cine, la literatura y sobre todo la música. Un caballero, una princesa, un malvado que nos ofrece su poder y un zombie. Con estos elementos podría decirse que se han creado la gran mayoría de títulos desde que el scroll horizontal de Ghosts’n Goblins (Capcom, 1985) nos mostraba a un señor en calzones mientras era perseguido por hambrientos come cerebros.

Fue antes, mucho antes cuando el chicle empezó a ser mascado, cuando la literatura empezó de forma indudable a ofrecer contenido y los desarrolladores a plasmarlo en unos cuantos bites. 3D Monster Maze (Malcom Evans, 1981) instó al mundo a ser perseguido por una laberintica mazmorra por un dinosaurio, algo así como un Dino Crisis (Capcom, 1999) a lo retro.

Algo que se estira y estira hasta hacerlo algo común y poco sorprendente. Y las cosas no parecen cambiar, el amor imposible entre dos personajes que luchas por conquistar sus respectivos sueños, que se tocan por instantes pero que justo en el momento del máximo climax se separan intentando apenar al jugador. Algo que se repite en cualquier Final Fantasy que se precie y que deja un legado a sus vástagos Lost Odyssey (Mistwalker, 2007) o el recien The Last Story (Mistwalker, 2012)

Por suerte o por desgracia – según se mire – no son los únicos, ya que sin la existencia de hombres lobos, vampiros y sobre todo “muertos vivientes” no existirían la gran mayoría de los enemigos de videojuegos. Un cliché que no puede faltar, aunque sea un shooter de nazis si no tiene zombies ya no es un juego. Y pese a haber apuestas extremadamente originales la recurrencia llega hacia recrear los mundos de George A. Romero o mejor dicho a estirar el chicle de Dawn of the Dead (1984) empieza a cansar.

Lollipop-Chainsaw-cliche-opinion-videojuegos-zehngames

¿Solución? Los clichés, cuantos más mejor, desde el típico padre soltero que reparte hostias con todo aquello que no sea un objeto normal como en Dead Rising 2 (Capcom, 2010) hasta las dos últimas apuestas del equipo de Grasshopper Manufacture – liderada por Suda51 – que opta por el amor más hilarante. Uno por hacernos pasar por un tipo duro pero dispuesto a todo por su amada y el otro por recoger en todo su sentido el retamal de excentricidades; sí, Lollipop Chainsaw (Grasshopper Manufacture, ¿2012?) donde conceptos como animadoras, minifaldas, motosierras, amor adolescente y zombies (que no falte) se unen para quitarle el sabor a un chicle que parece que puede ser mascado un poquito más.

Una fórmula que parece funcionar, un sistema que vende ya que sólo hace falta ver como vende la saga The OneChanbara(2004 – 2008) en tierras niponas. Algo que por desgracia no parece funcionar de otro modo. Y es que eso de ver un arma de tamaños gigantes – loco momento The Big Bonner – o simplemente una cantidad de enemigos en pantalla a los que sesgar de nuevo la vida excita al gran público.

¿Y si no hay zombies? Pues militares, y sino la exterminación de la raza humana ante una amenaza alienígena o como no – que no puede faltar – la desoladora situación de supervivencia extrema de los mundos post-apocalípticos. Y es que son tantos, que ante la extraña sensación de jugar a algo completamente original, la emoción es tal que no se puede más que levantarse aplaudir y dejar que las úlceras sangren de la emoción.

Caballeros, princesas y malos malotes que al parecer no lo son tanto. Héroes con traumas y la ecología de trasfondo. Enfermedades incurables, invasiones de extraterrestres malvados o una incursión en cualquier conflicto bélico donde nosotros – claro está – representamos el bando “bueno” ¿Alguien se atreve a dudarlo? Sin duda, nada que no se haya hecho. Quizás ha llegado el momento de saltarse estos clichés, liarse la manta a la cabeza y buscar en el baúl de la abuela una falda de esas de cuadros para ver si vuelve la moda de la colegiala “Lolita” y al menos volvemos a distraer la vista.

Y mientras buscamos nuestra “fiesta del té” – la mejor escena de Alicia en el País de las Maravillas – para celebrar el no cumpleaños, seguiremos persiguiendo conejos con relojes o escuchando a orugas que fuman en pipa. Esperado que tras ese baúl de lo denominado “indie” algunos encuentren auténticas joyas que otorguen nuevos clichés y faldas para ser utilizadas. Sólo queda atreverse a lanzarse al vacío y disfrutar.

zombie-vs-plants-cliche-opinion-videojuegos-zehngames

Imagen de perfil de Laocoont

Laocoont

88 entradas como autor
Viviseccionador por definición, observador natural que gusta de lo extraño, de lo rebuscado. Pasión que me llega de una profesión llena de bioritmos cambiantes y variados. La búsqueda de la esencia en los videojuegos, más allá que el puro videojuego en sí, es una obsesión que roza lo patológico. Amante de lo pequeño, de lo que entra sin hacer ruido, de lo extraño y despreciado. Música, literatura y cine son fuentes indivisibles de una misma parte, donde los videojuegos son el catalizador.

Etiquetas:

, , , , , , , , , , , ,

Inicio Foros Estirando el chicle, de clichés y otros temas de faldas

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.