¿Olvidates tu contraseña?

Dune II, La construcción de una dinastía

2013-02-15
3 comentarios

El género de estrategia en tiempo real o RTS, como se hace llamar, tuvo su boom en los años 90, con una lista de juegos de indiscutible calidad, como puede ser Command and Conquer (Westwood Studios, 1995), Warcraft: Orcs & Humans (Blizzard, 1994), Age of Empires (Ensemble Studios, 1997), Starcraft (Blizzard, 1998) por citar algunos de los más conocidos.  Pero sin duda el que sentó las bases del género y prácticamente lo creó por sí mismo – aunque no fue el primero – ese fue Dune II: The Building of A Dynasty (Westwood Studios, 1992). No fue el primero, pero si el que creó la base que muchos copiaron después, con el uso absoluto del ratón para controlar todo lo que acontecía en la pantalla. Incluso la propia Westwood Studio lo usó como base para la saga que les dio prestigio, el ya citado Command and Conquer y sus eternas luchas de los NOD con los GDI – los dos clanes que batallarían en muchos juegos de la saga – Por aquel entonces los juegos de estrategia por turnos gozaban de una buena salud, sobre todo gracias a juegos como Civilization (MicroProse, 1991), pero se intentó crear un sistema de juego en tiempo real, más directo y en el fondo, más accesible. Sin duda es un género que a día de hoy no tiene tanta repercusión y prácticamente ha nacido por y para ordernador, aunque ha tenido sus versiones para consolas de sobremesa. Starcraft II (Blizzard, 2012) ha sido el encargado de traerlo de vuelta y pese a no tener muchos juegos que lo mantuvieran presente, el primer Starcraft ha sido el encargado de mantenerlo vivo hasta el día de salida de su esperada segunda parte.

Después de un primer juego, que nada tenía que ver con éste, mas allá de la misma novela en que se basa y que está a su vez tuvo su versión cinematográfica en 1984 de la mano de David Lynch, se pasó del género de la aventura gráfica, a esta segunda parte que cambiaba el anterior por la apuesta hacia la estrategia en tiempo real o lo que es lo mismo, la recolección de recursos para construir nuestra base, nuestro ejército y acabar con el enemigo en un sinfín de misiones, con objetivos diferentes y todo controlado con la ayuda del ratón.

Dune II está basado en el mundo de ciencia ficción creado por Frank Herbert, pero en este juego se centra más en los conflictos bélicos de las tres casas: Atreides, Harkonnen y los Ordosesta casa es original de este juego y no la veremos en ninguna novela de Dune – Al comienzo del juego tendremos que elegir una de las tres casas y durante su desarrollo el jugador deberá pasar una serie de misiones, cada una con un objetivo que se nos indicará al comienzo de la misma. Teniendo un sencillo tutorial a modo de ayuda, que irá indicando que es cada cosa que hagamos en el juego y que servirá de ayuda a todos los que no hayan jugado a ningún juego del género, siendo este uno de los mejores para iniciarse, aunque no es todo lo accesible que debería.

La mecánica es sencilla de aprender, se insta al jugador a conseguir el recurso necesario para poder construir cualquier cosa, a modo de moneda y que no puede ser otro que las especias. Para construir unidades y edificios, será necesario seguir un árbol tecnológico para poder habilitar nuevas construcciones en el menú, que se irán desbloqueando conforme vayamos construyendo otros edificios o mejoras que son necesarios y obligará a  tener en cuenta que sólo se puede construir sobre roca o unas planchas de metal que también podrán ser añadidas.  La especia deberá ser recogida en los campos de cultivo, a los que tendremos acceso mediante recolectoras. Mientras que  las unidades que se encargaran de esa labor de forma automática deberán ser protegidas de los ataques enemigos, ya que no son unidades bélicas. Sin embargo, el jugador deberá tener sumo cuidado con el ataque de los gusanos de la arena, ya que estos serán capaces de engullir de un sólo bocado las unidades que con tanto esfuerzo uno ha desarrollado.

Una de las cosas que más pueden chocar a todos aquellos que conozcan el género y no el juego, es el sistema de selección de unidades, bastante arcaico hoy en día. Para poder mover las unidades tendremos que hacerlo una por una, eliminando toda posibilidad de la elección múltiple como es habitual en todos los RTS de hoy en día. Además las órdenes serán dadas con la ayuda de un menú situado en la parte izquierda de la pantalla, donde nos aparecerán los comandos que tenemos disponibles, según la unidad o edificio que se tenga en ese momento seleccionado. La aproximación con otro sistema tan conocido como el conocido sistema  Scumm que se fue creador para las aventuras gráficas de Lucas Arts, en la que se permite la elección de la acción que queremos realizar y decidiendo con otro click el objetivo donde se desea que sean ejecutadas.

Cada “Casa” dispone de nueve misiones en total, las cuales son accesibles mediante un mapa donde el jugador debe seleccionar su próxima misión. Al mismo tiempo, cada casa tiene como característica principal la posibilidad de acceder a sus unidades especiales, las cuales el jugador accede si logra capturar sus edificios. La recompensa final del árbol tecnológico es poder construir el Palacio, otorgando a cada casa una habilidad diferente. Para que el lector lo tenga claro, La Casa Harkonnen posee una lanzadera de misiles de largo alcance, La Casa Atreides dispondrá de infantería Fremen, que gozarán de autonomía independiente compensada ésta con un gran poder de destrucción y la Casa Ordos guardan dentro de su haber el Saboteur, con el que podrán destruir edificios.

No es necesario un apartado técnico brillante para que un RTS destacase en esta época, pero lo cierto es que Dune II es un juego que está muy cuidado en este aspecto. Tenemos una cantidad considerable de FMV entre fase y fase, donde se nos cuenta lo que está sucediendo y lo que tenemos que realizar para la misión, todas ellas con imágenes estáticas, con alguna que otra animación. Los sprites están lo suficientemente detallados como para distinguir unas unidades de otras,  las animaciones están tan logradas y llenas de detalles, como las marcas de neumáticos que dejan los vehículos al moverse por los parajes desérticos.

Esta segunda parte logró sorprender al gran público, puesto que nadie imaginó que la secuela, pese a ser desarrollada en un género totalmente diferente, luciera a tan alto nivel. La forma de moverse por el mapeado, la niebla que cubre el escenario hasta que lo exploramos, la recolección de recursos, el sistema de creación de unidades, la construcción de edificios y el sistema de radar. Todo, absolutamente todo,  se usó en juegos posteriores que vinieron la luz años después bajo el mismo concepto. Lo cierto es que Dune II fue un éxito rotundo y la propia Westwood Studio,  deseosa de otorgar un merecido homenaje al juego, creó siete años después Dune 2000 (Inteligent Games, 1999) un RTS que cogía todo lo desarrollado con Dune II como base. Eso sí, los controles fueron mejorados, se empecinaron en ofrecer un nuevo apartado gráfico y continuaron la fórmula de implementar las ya tan famosas FMV con actores reales que habíamos visto en otros juegos de la compañía.

Es cierto que hay muchos juegos RTS mejores que éste y que hoy en día, el título puede parecer algo, pero quizás no tengan la magia que contenía Dune II, por ser el que sentó las bases del género. Los que se enfrenten al juego hoy en día quizás lo vean algo tosco e incluso arcaico. Sin embargo, si somos benévolos con ello, – así debería ser – a día el título conserva intactas todas sus virtudes. La influencia y trascendencia fue tal que todavía siguen existiendo una gran cantidad de fans que siguen desarrollando nuevas misiones para el juego y remakes amateur con resoluciones mayores. El título, tuvo su “port” para consola doméstica, siendo Megadrive la plataforma escogida. El título, que salió un año después, bautizado bajo el nombre de Dune II: Battle for Arrakis (Westwood Studios, 1993) logró capturar toda la esencia del juego original. Así que sin dejar de lado la perspectiva, tan esencial cuando se habla de títulos ya añejos, siempre viene bien retomar los primeros juegos de un género, simplemente por la curiosidad casi innata de ver cómo empezó todo y Dune II, sin duda alguna, es una muy buena opción.

Inicio Foros Dune II, La construcción de una dinastía

  • Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39167

    El género de estrategia en tiempo real o RTS, como se hace llamar, tuvo su boom en los años 90, con una lista de juegos de indiscutible calidad, como
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/dune-ii-la-construccion-de-una-dinastia/

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39168

    Juegazo. El que más he disfrutado de un género que se me resiste, pero este me atrapó por su mecánica adictiva, recuerdo que jugaba siempre con los Harkonnen y mi unidad favorita los devastadores Sardaukars. Detallazos como los gusanos que te pillaban por sorpresa, destrozar las bases rivales desde la distancia con misiles…Después tuve el Dune 2000 para playstation, pero la verdad es que no sé si por el paso del tiempo o que realmente era un mal juego, pero me dejo más bien frío, no encontré la sustancia que tenía Dune II. Uno de los “papás” del género.

    Imagen de perfil de harcalionharcalion
    Miembro
    #39169

    Increíble el análisis e increíble el juego, recuerdo sesiones de más de 10 horas misión tras misión. Me gustaría puntualizar que el Dune de Cryo no es una aventura gráfica (al menos no habitual) ya que los componentes de estrategia son muchísimo más importantes que la propia aventura.

    Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39170

    Puede que tengas razón y sea algo más, pero se vendió como aventura gráfica en su día.

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate.