¿Olvidates tu contraseña?

Creciendo en la jungla

2012-12-12
8 comentarios

Al iniciar un videojuego se desconoce todo aquello referente acerca de quién eres, dónde te encuentras o cuáles son tus motivaciones. Al menos, así debería ser si no fuese por el bombardeo de información que el usuario padece acerca de todo lo que rodea a un título y esta costumbre fuese algo más moderada. En definitiva, se plantea un escenario perfecto para obligar al jugador a nacer, verlo crecer y madurar.

De manera absolutamente obvia lo hemos visto en juegos como Fallout 3 (Bethesda, 2008) bajo el paraguas de conceptos numéricos como cualquier título de rol. Pero es a través de la tercera entrega de Far Cry (Ubisoft, 2012) donde la experiencia del desconocimiento se entrega de una manera sutil e integrada tanto en trama, jugabilidad, desarrollo y entrega de personajes secundarios. No os preocupéis, este artículo está libre de spoilers.

Abres los ojos y te encuentras atrapado en una jaula de madera. Al otro lado de los barrotes, Vaas, el niño rebelde. Un enemigo para el recuerdo y tremendamente desaprovechado, te insulta. Como aficionado al videojuego lo amas, como videojugador te acojona. Tu hermano mayor, un tipo fuerte, todo un marine, se libera cuando Vaas se va a dar un paseo. Tú – el avatar – tienes miedo, pero sigues su guía. Escapas de la cárcel, sales de la placenta segura, naces. Al otro lado se encuentra la vida, un mundo misterioso, un enemigo muy duro y una decisión muy complicada: crecer y madurar.

Por azares de la vida, te quedas solo. Un hombre que adopta el papel de tu padre te acoge, te instruye y te da fuerza en tu nacimiento. “Adelante”, te dice. Y tú avanzas. Tu brazo izquierdo está tatuado y los dibujos aumentarán en número; una suerte de HUD integrado que te informará de cómo la experiencia obtenida se transforma en habilidades. ¡Sí, la experiencia, como la edad, se graba a fuego en tu piel!

“Una enorme selva se descubre ante ti. En ella los animales corren libres y hambrientos. Los guerrilleros tienen muy mala baba, los amigos del que se ha erigido como tu padre te quieren y confían en que crecerás grande y fuerte.Y tus amigos siguen prisioneros y necesitan ser salvados.”

Hábilmente, la jugabilidad se alía con la necesidad tan grande que tiene el juego de formar una alianza entre ‘ jugador+ambiente+trama’. Far Cry 3 necesita que el jugador se sumerja en la selva y que la sienta, hace falta que éste se preocupe por el personaje y le es fundamental que cada encargo que se pida requiera esfuerzo, que haga pensar y que obligue a parar. ¿Cómo lograr todo esto? Tan fácil como introduciendo el sigilo como base jugable de todo. Las misiones consisten en liberar la selva ¿cómo? Infiltrándote, colándote entre los arbustos. Si la selva es la vida en la que decides, de un modo tan sutil, el juego obliga a meterse en ella y disfrutarla muchísimo; a su vez, la experiencia obtenida permite realizar mejor el trabajo e interactuar gratamente con el entorno.

“Como un niño pequeño curioso, jugueteas con lo que tienes alrededor. Creces. Como un adolescente, guiado por el erotismo femenino propio de la época, tomas decisiones más poderosas. Creces. Y como adulto llegas al final del juego y tienes que ser fiel a las decisiones que el título te ha hecho tomar, yendo de la mano de un cruel adulto que siempre pierde a favor de tu yo carnal.”

El planteamiento global del juego, de su trama principal, de la entrega de enemigos a abatir, de final bosses y hasta de los amigos que van rescatando va de eso: de crecer. La infancia alocada, la adolescencia sexual, la madurez perturbada , una vejez firme y las respuestas que aparecen sin que nadie haya hecho ninguna pregunta. Como la vida misma. Far Cry 3 es sutil, todo lo que puede. Su argumento es una guía que sirve para que Jason Brody, el prota, descubra quién es y qué es lo que quiere en la vida. Ubisoft lo consigue, nos mete en la piel del protagonista hasta el desenlace de la aventura.

Curiosamente, se ha incidido mucho en el componente de la locura, pero está muy mal explicado. Cada personaje que nos encontramos aporta un matiz a nuestra personalidad. Mientras que los habitantes de la isla inciden radicalmente en el momento vital en el que se encuentra nuestro personaje (infancia, adolescencia, madurez, vejez), los amigos que se van rescatando, matizan esos instantes obligando al jugador a reflexionar sobre lo qué éste en realidad es. Como se antoja necesario resaltar este momento para que el jugador sea consciente de que estamos cambiando, se incluyen pasajes al estilo ‘Alicia en el País de las Maravillas’. Y como Alicia, el jugador caerá por un agujero y golpeará con sus huesos en un mundo raro, por lo que al regresar, el jugador será una persona totalmente distinta. Pero ya está.

Far Cry 3 es por las razones expuestas, una experiencia recomendable. Porque consigue que, al rematar la aventura, uno se de cuenta de que su personaje ha madurado, de que ha vivido una aventura muy interesante y de que te tú como usuario (player) te lo has disfrutado en toda su dimensión. Consigue aunar una jugabilidad muy ajustada con un argumento sencillo pero rico; y lo que es todavía mejor: no es hasta abandonar ese yo virtual (momento que se da al dejar el pad en la mesa) cuando el jugador es consciente de la riqueza del camino que se acaba de recorrer. Una vez vivido todo eso, siempre podréis venir hasta aquí y discurrir.

Inicio Foros Creciendo en la jungla

  • Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39748

    Al iniciar un videojuego se desconoce todo aquello referente acerca de quién eres, dónde te encuentras o cuáles son tus motivaciones. Al menos, así de
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/creciendo-en-la-jungla/

    Imagen de perfil de pixfallpixfall
    Participante
    #39749

    En mi caso no he podido probar todavía el Far Cry 3, pero si tengo una experiencia cercana con sus dos primeras entregas, en especial la segunda, que me pareció fantástica por el esfuerzo que hizo Ubisoft para retratar de manera un poco más real los conflictos y guerras civiles que se viven a diario en África.

    Si bien no he ahondado demasiado en la historia para esta tercera parte, leyendo tu comentario me parece que el enfoque ha cambiado. Pero más allá de eso me parece genial como se le ha dado una mayor relevancia al desarrollo del personaje, de cómo la gente y sus experiencias van dejando huella en su personalidad. Lo cierto es que ha sido un gran abrebocas para adquirir el juego. A lo mejor y en estas navidades me animo y me consigo una copia… Muy buen comentario sobre el juego!

    Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39750

    @pixfall, para mí ha sido como retratar la vida normal de alguien, del modo en el que crecemos de muchachitos a hombres; claro que en lugar de ir a currar, éste se lía a tiros con guerrilleros y en vez de robar en una tienda unas gominolas pues se infiltra y asalta un fortín. Por lo demás, es lo mismo. Compra, compra, que no te arrepentirás

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39751

    Le tengo muchas ganas a este juego. El primero no lo he jugado pero el segundo me gusto mucho: su ambientación con una gran recreación del continente africano y su variedad de entornos, las posibilidades de juego -acción, sigilo o la combinación de las dos-, las tareas secundarias (aún estoy buscando diamantes con el GPS, xD), la recreación del fuego y la trama, que no es que fuera un gran argumento, pero reflejaba la temática de los distintos bandos en liza, del aprovechamiento de los “señores de la guerra” y de la vida de los mercenarios.

    Espero que Papa Noel o los Reyes Magos vean que durante todo el año me portado bien y me traigan la edición Demencia del Far Cry 3.

    Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39752

    Pues sé muy bueno para que te lo traigan, Dani, porque para mí el título ha sido una de las mejores experiencias de este año. Una sorpresa de un título que no me esperaba nada y mucho menos descubrir un planteamiento como el que me encontré. Y ya te digo que aquí tienes contenido para aburrir, mogollón de secundarias, terciarias, reliquias, cartas, etc, etc

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39753

    Tengo que admitir que siempre he ignorado a esta saga. Quizás por pensar que era un shooter más al uso con algo de trama. Pero tras leer estas líneas me plateo jugar a Far Cry 3, sin saber si es correcto o no empezar por este o debería jugar a los anteriores.

    Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39754

    yo he pasado de los dos primeros muchísimo, olvídate de ellos y ponte con éste, se disfruta tanto como lo que has podido leer. Mugen dixit XDD

    Imagen de perfil de GredXIIGredXII
    Participante
    #39755

    Tomo nota pues como el señor Raul Factory nunca he prestado demasiada atención a esta saga, pero tras el artículo el interés se ha despertado.

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #39756

    Hubo un tiempo en el que Far Cry 2 (Ubisoft, 2008) tenia un rinconcito en el disco duro de mi ordenador, me aportaba agradables momentos pero nunca me hacia llegar a la cumbre del placer, acabe asqueando dicho título y lo eche rápidamente de casa, una familia con un hijo en camino se había quedado sin disco duro donde poder formar un hogar.

    Ahora que el niño ha crecido, tengo un rincón reservado para el. Quizá sea porque estoy viendo que el niño, ahora ya universitario, tiene muchos más conocimientos de lo que me gusta o simplemente sabe como montar buenas fiestas cargadas de alcohol y sexo en las que yo me sienta cómodo.

    Así que tras leer estas buenas lineas y varias otras en otro lugar, donde nombran a este joven adulto mejor RPG -sin tan siquiera querer serlo- que el mismísimo The Elder Scrolls V: Skyrim (Bethesda Softworks, 2011), creo que es hora de pedir disculpas a su familia por haber desalojado su posible hogar en tiempos pasados.

Viendo 9 publicaciones - del 1 al 9 (de un total de 9)

Debes estar registrado para responder a este debate.