¿Olvidates tu contraseña?

Commandos o la oda a Europa

2013-12-03
5 comentarios

Commandos (íd.; Pyro Studios, 1998)  supuso una bocanada de aíre fresco para el género de la estrategia. Desde la aparición de Dune II (íd.; Westwood Studios, 1992) las bases quedaron fijadas y muy pocos títulos osaron moverse fuera del esquema establecido. La recolección de recursos, creación de ejércitos, investigación de tecnologías y aniquilamiento del rival supuso la tónica general de los juegos de estrategia en tiempo real. Sin embargo Commandos introdujo una serie de novedades que inauguraron un nuevo estilo de juego, el ritmo del juego se pausó, se eliminó la recolección de recursos y la creación de un ejército venía dada desde el principio con una serie de personajes fijos durante toda la partida que no superaban la cifra de cuatro o cinco por misión. Estos personajes, al igual que en la serie The Lost Vikings (íd.; Sylicon y Synapse, 1992) tenían cada uno una especialización en un campo diferente, la fuerza bruta, el espionaje, la distracción, conducción de vehículos, explosivos, etc. Cada uno de ellos tenía un nombre propio y una nacionalidad concreta y es aquí donde el juego español supuso un punto y aparte con respecto a los demás juegos ambientados en la Segunda Guerra Mundial.

Como todos sabemos la Segunda Guerra Mundial fue un grave conflicto que sacudió los cimientos del mundo conocido entre los años 1939 y 1945. Años durante los cuales la Alemania Nazi se despertó de una grave crisis económica bajo un régimen totalitario y militarista que basaba su crecimiento en la búsqueda de un espacio vital alemán. Teoría que choco con los repartos territoriales del continente y que desembocaron en un conflicto inevitable de carácter europeo primero, mundial después con la declaración de guerra de EE. UU a Japón en 1942.

Las representaciones digitales del conflicto han hecho incidencia en el papel que los norteamericanos interpretaron en el conflicto con títulos como Call of Duty (íd.; Infinity Ward, 2002), Medal of Honor (íd.; DreamWorks Interactive, 1999) o Battlefield 1942 (íd.; Digital Illusions CE, 2002) donde el papel protagonista por norma general acababa cayendo en el bando norteamericano. Por supuesto en esta decisión la sede de la desarrolladora o la distribuidora del producto era un factor a tener en cuenta y en el caso de estos tres juegos una de las dos siempre residía en los EE. UU, donde existe un sentimiento o mentalidad muy diferente sobre el conflicto. He aquí la originalidad de Commandos, este título hace hincapié no solo en los grandes ataques que protagonizaron los norteamericanos como el desembarco de Normandía, sino que apunta con más fuerza a las luchas y misiones suicidas que llevaron a cabo los propios europeos para sabotear a los nazis y conseguir la victoria final.

Colocando a los movimientos de resistencia europea como los franceses, italianos o judíos en el primer plano de las representaciones digitales del conflicto llevando a cabo una especie de justicia poética.

Esta reivindicación de la labor europea dentro del conflicto se desprende de varios factores, entre ellos y como principal la propia nacionalidad de los personajes protagonistas. El icónico protagonista y hombre para todo Jack O´Hara alías Butcher nació en Irlanda, Sir Francis T. Woolridge, alías Duke, y de profesión francotirador tiene como patria Inglaterra, Rene Duchamp, alías Frenchy, nació en Lyon, Francia, y así con todos, a excepción de Samuel Brooklyn, originario de Estados Unidos, pero que su condición de criminal en su lugar de origen le obligó a huir de los EE.UU y alistarse en el ejército británico, desde el cual entró en el grupo de Commandos. Pero no solo queda aquí la reivindicación de Europa durante el segundo conflicto mundial, sino que la historia que nos cuenta el título es plenamente europea. Las misiones no se salen de la órbita de las campañas europeas y no es hasta el segundo título de la franquicia cuando la historia abandona Europa para marchar al Lejano Oriente. Claro acto de propaganda de los desarrolladores para aumentar su popularidad al otro lado del Atlántico.

Como hemos mencionado existen otros factores que reivindican la europeidad del conflicto como por ejemplo la trama de las misiones en las que se divide el título. En ellas la mayor parte de nuestros objetivos será allanar el camino de las grandes campañas a través de la destrucción de líneas de abastecimiento. Este factor es realmente importante en el arco de misiones 13 a 15 que se desarrollan en Francia y permiten, gracias a la labor de los Commandos, la Operación Overlord, el ataque definitivo del bando aliado a la maltrecha Alemania, muy debilitada por el asedio ruso. Durante este arco de misiones también existirán objetivos que debilitarán la postura alemana en las costas francesas y permitirán la entrada de un gran contingente norteamericano en Europa como fue el desembarco de Normandia, puntilla del régimen alemán en Europa. Este factor sigue desarrollándose durante el último trecho del título, cuando el jugador debe deshacerse de las poderosas armas nazis para evitar el atrincheramiento de los nazis en Alemania, permitiendo el paso de las tropas europeas y norteamericanas sin un gran coste de vidas humanas.

Por supuesto el título de Pyro Studios esconde una riqueza inusitada en su interior y este es un mero apunte sobre el mismo que hemos querido resaltar para reivindicar, también nosotros, la misión de tantos y tantos europeos que dieron su vida en aquel conflicto pero que alarmantemente no aparecen como protagonistas en los títulos más vendidos y aclamados que dan vida a la Segunda Guerra Mundial.

Comentarios

  1. Noor dice:

    Me encanta esta saga, especialmente la segunda parte, que considero magistral. Le has dado un enfoque interesante, yo no me había dado cuenta del punto de vista europeo que planteaban, pero ahora llama mucho la atención y eso hace todavía más especial a esta genial saga. Los personajes de Commandos eran como las señoras de la limpieza: su tarea era poco agradecida, no se les tenía en cuenta, pero sin ellos las cosas no podían seguir adelante.

    1. Si, también es una de mis favoritas, aunque mi preferido siempre fue el primero, por eso de la nostalgia. Es lo que no enseñaba este título, que las pequeñas acciones son también necesarias para que las grandes y pesadas se lleven a cabo, como ocurrió y plasma a la perfección esta obra, durante la Segunda Guerra Mundial. Una lástima que siendo el estudio español no se le dejara un pequeño hueco a un personaje español, no en vano fueron los primeros en entrar en un París liberado.

  2. Imagen de perfil de Krateos29 dice:

    Buen artículo aunque me esperaba alguno de tus ejemplos de misiones Europeas suicidas y los nombres de sus protagonistas ejeje

    No sabía que los Españoles fueron los primeros en entrar en París, cosa que no me cuadra. ¿No eran los Franquistas amigos del tito Adolf?

    1. Alberto Venegas dice:

      Jeje, si, el artículo “tocho” sobre Commandos I está en la reserva, en ese iré narrando misión por misión todas las referencias, campañas, combates, misiones ,etc, que se nombran, además de a todos sus protagonistas, este es solo un adelanto de un aspecto que me resulta muy interesante, la visión europea del conflicto. Por otro lado, si, fueron los españoles, pero los españoles republicanos que se unieron a las fuerzas aliadas en el exilio, así que esos no eran muy amigos del tito Adolf 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *