¿Olvidates tu contraseña?

Balas marcadas

2013-01-23
4 comentarios

La violencia es uno de los temas inagotables cuando se habla de videojuegos. Pocos son los días en los que los medios, especializados o generales, no incluyen algún comentario centrado en esta relación. Desde los irresponsables que niegan relevancia al asunto, hasta los desinformados que escriben una generalidad tras otra, Internet está repleto de opiniones y estudios sobre esta cuestión. En cuanto a mí, no voy a buscar la polémica tomando partido por alguna postura, sino que voy a llamar la atención sobre el enfoque que deberíamos utilizar para examinar el problema de la violencia en los videojuegos hoy.

A la hora de analizar con detenimiento cualquier título hay que prestar atención, en mi opinión, a tres ejes fundamentales: narración, mecánicas y estética. Yo me oriento con estos referentes por mi forma de trabajar con videojuegos y porque creo que son los resortes desde los que un título articula sus ideas, dando lugar a un discurso que nos habla a través de vías muy diferentes: la palabra, la interacción con el mando, el contenido audiovisual… No creo que los videojuegos sean distintos de otras formas culturales en cuanto a narración y estética. Lo que nos muestran es algo que ya hemos visto en otros sitios, y sus formas de contar historias ya están planteadas por la literatura o el cine. Donde sí hay un salto cualitativo es en el nivel de las mecánicas.

Como jugadores, es probable que hayamos internalizado una serie de reglas y comandos que, a fuerza de aparecer en la mayoría de títulos que jugamos, se han convertido en algo tan habitual para nosotros como comer o dormir. En el caso de los shooters, por ejemplo, solemos pulsar los gatillos del mando o el botón izquierdo del ratón para disparar, hacerlo repetidas veces si es un fusil semiautomático o dejarlo pulsado para armas automáticas, etc. También hay un rango de acciones bastante estandarizado que encontramos por doquier: podemos correr, saltar, agacharnos, escondernos para recuperar vida… Tenemos que preguntarnos por qué los diseñadores lo han hecho así y no de otro modo, y las secciones DEV de Zehngames son un lugar estupendo para aprender sobre este tema. Ya comenté en otro artículo cómo en el primer Metal Gear Solid (Konami, 1998) el gesto de pulsar repetidas veces un botón para mantenerse con vida en el interrogatorio transmitía la sensación de agotamiento que debía tener Snake. Como estamos centrándonos en el tema de la violencia, esto se puede aplicar a muchos shooters actuales en los que basta con refugiarse en una cobertura para que nuestra “vida” se restablezca. Por otra parte, si morimos no es muy grave, ya que hay muchos checkpoints en cada nivel. Es evidente que se transmite un discurso emocional muy específico sobre la experiencia de la guerra. Si lo combinamos con lo espectacular de las batallas que nos ofrecen los Call of Duty (2003-2012) y compañía o el argumento que sirve para enlazar todos los niveles del juego tendremos un material que habla por sí sólo.

Esto, que en mi opinión es el ABC del análisis de videojuegos, tiene que ajustarse a los títulos que la industria y los desarrolladores independientes desarrollan en la actualidad. Hace nada he encontrado un artículo publicado en diciembre de 2012 en una revista cultural de prestigio que hacía una mención rápida de los videojuegos violentos. El problema que tenía es que utilizaba títulos y fuentes de los años 90, cuando de aquella década hasta el momento presente las cosas han cambiado una barbaridad.

Me parece que ha habido una transformación importante en la manera en que se experimentan hoy los juegos violentos respecto de la que había hace seis o siete años. Prueba de ello es la proliferación de los modos online en consolas, aunque la tradición en PC es más larga. Hay casos, como Battlefield: Bad Company 2 (DICE, 2010), en los que la campaña parece un accesorio en comparación con las horas y el mimo que se les da a los multijugador. Una propuesta totalmente dispar de un clásico de la pistola en mano como Perfect Dark (Rare, 2000), dónde el modo online apenas tenía trascendencia. Sin embargo, hoy en día, cualquier aficionado a este género apenas le dedica horas al modo ofline. Algo que podría explicar que el acento de algunos shooter (sigamos con la saga Medal of Honor, presente desde los 90 hasta ahora) se haya desplazado del modo ‘un jugador’ al online, es la inclusión de los trofeos y logros como un ingrediente habitual. Logros que se consiguen jugando al online, rankings de usuarios, competiciones y quedadas para conseguir trofeos sistemáticamente, parecen apuntar a que hoy jugamos a shooters de la misma manera que actualizamos nuestro estado en las redes sociales: en compañía de muchos y abiertos a la mirada del resto de la comunidad.
Creo que estas pinceladas son suficientes. Ahora, como siempre, dejo el post abierto para que digan la suya.

Inicio Foros Balas marcadas

  • Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #39338

    La violencia es uno de los temas inagotables cuando se habla de videojuegos. Pocos son los días en los que los medios, especializados o generales, no
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/articulos/balas-marcadas/

    Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39339

    No te quito la razón en nada de lo que comentas, pero aquí un servidor, no ha jugado mas de 10 minutos a ningún modo multijugador de ningún FPS que ha salido en esta generación, porque no puedo con ello. No entiendo donde encuentra la gente la diversión de estos modos Online, sinceramente. En mi caso, me gusta mas los modo Single Player, bien planteados, porque los de COD son una basura y como estos juegos que mencionas, no me aportan nada en su modo Single Player, pues no los juego. De hecho no tengo ningún juego de ese tipo en mi estantería, porque no me llama la atención.

    Es cierto que los videojuegos han cambiado mucho en muy poco tiempo, pero que a mucha gente le guste esta nueva forma de jugar, no quiere decir que nos guste a todos y no todos jugamos a estos videojuegos. A mi lo que mas miedo me da, es la panda de chiquillos de 14-15 años que juegan a COD o similares a diario y que tienen estos juegos como lo mejor que se puede jugar hoy en día o casi idolatrados y venerados como que no pueden jugar a nada igual y todo lo que no se parezca a COD, es una mierda. Eso si me da miedo.

    Sobre la violencia en los videojuegos, pues daría para hablar largo y tendido. Lo cierto es que un videojuego no puede crear nunca a una persona violenta, mas que nada, porque el mundo estaría lleno de gente violenta – aunque a veces se podría afirma que así es… viendo el panorama – porque no somos pocos los que jugamos a estos juegos. Pero esto mismo le ocurrió a los Cómic en su día, a los libros y al cine. Todo arte nuevo que nace y se desconoce, siempre se critica para mal. Habrá que esperar unos años a que los videojuegos se valoren tanto o igual que el cine, por ejemplo y no creo que quede mucho.

    Por otro lado y no me cansaré nunca de decirlo, en estos videojuegos suele venir un 18 en la portada, que no es el nivel de dificultad del juego, como he llegado a oír en alguna ocasión, es la edad recomendada para jugar a ese juego y que un niño de 10 a 15 años o incluso de menos edad, juegue a este tipo de videojuego, a mi no me parece bien, porque para eso es para mayores de 18 años. Luego no le dejas ver a tu hijo películas no recomendadas para su edad, pero le tienes todo el santo día jugando a la consola y FPS…

    También podríamos comentar la hipocresía de USA, donde tener un arma en casa, según ellos para protegerse, les parece bien. Pero los videojuegos de pegar tiros, donde todo es FICCIÓN, les parece mal. Esto si que no tiene por donde cogerlo…. Decir que un asesino jugaba a videojuegos y encima nombrar uno en concreto, es como decir que fue a matar a la gente en pantalón corto y con una sudadera negra y pensar que todos los que visten así, son asesinos en potencia ¿Porque no se fijan nunca en las películas que ve, las paginas que visita, los libros que lee? Porque no da la misma publicidad o el mismo morbo, que si dicen que jugaba a un videojuego.

    Tengo 32 años, llevo jugando a videojuegos desde los 8 años y todavía no he matado a nadie. Es mas, cada vez que a la hora de comer, me ponen imágenes de matanzas en la Tv, en los informativos, miro hacia otro lado o cambio de canal, porque señores, eso es REAL y me supera verla, los videojuegos son FICCIÓN. Muchos deberían aprender a distinguir estos dos mundos.

    Imagen de perfil de NoorNoor
    Participante
    #39340

    Cada jugón tiene sus gustos personales, y yo tampoco juego demasiado al online en comparación con el tiempo que dedico a las campañas o a títulos monojugador. Pero me parece que hay una tendencia que antes no había (al menos en consolas) centrada en el modo en línea. Me interesaba enfatizar eso.

    Y en cuanto a la violencia propiamente hablando, yo suelo ir por el camino del medio. La violencia es un tema, en el sentido de que se puede hablar de ella en muchos ámbitos, a través de diferentes enfoques, etc., y además ha estado presente entre nosotros desde siempre. Uno de los principales problemas que yo veo en relación con la violencia es la forma en que la vemos representada en literatura, cine, videojuegos… en definitiva, en la cultura. Y no se trata de un problema porque traiga consigo perversión moral, decadencia social, traumas infantiles, etc. Sobre esto se ha escrito tanto, a veces tan mal y otras tantas tan bien, que es muy difícil no encajar en la opinión de lo que otro ya ha dicho. El lío viene cuando personas y grupos mediáticos con cierta reputación pero ni idea en este asunto dan sus impresiones con ligereza, confundiendo al personal.

    Creo que más grave que ese problema es que en la actualidad hay una variedad de formas de representar la violencia inabarcable. En cine, cada director lo hace a su modo (Tarantino, Haneke, Fincher). En videojuegos, aunque la cosa está más estandarizada, también hay estilos distintos. Por lo general somos público informado: en videojuegos no nos van a robar la cartera, ya que conocemos al dedillo todos los mecanismos que los diseñadores emplean para transmitir ideas y emociones. Pero quién sabe si en cine, en series o ante un libro sí. No podemos estar al tanto de todo. Y a veces la violencia aparece con tanta frivolidad que nos olvidamos de que es un tema: estamos obligados a mirarla con atención, a pensar sobre ella. Nos encanta God of War (a mí y a otros), Tarantino gusta (bueno, no siempre XD), La lista de Schindler es una obra maestra, El club de la lucha cine de culto, y tantos otros tópicos. Sin quitarle verdad a estas afirmaciones, no dejan de ser obras que representan la violencia en alguna de sus formas. Hay que seguir pensando en eso: por qué este encuadre, y ahora por qué la sangre salpica la pared, y por qué me dan objetos en este otro juego cuando desmembramos a golpes a los enemigos. Sin pretender dar lecciones morales a nadie: describiendo y difundiendo para que cada uno se forme sus propias ideas. La cultura es un reflejo de nuestra compleja identidad social, si es que todavía se puede hablar hoy de identidad en singular.

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39341

    Suscribo todo lo dicho por Tiex, yo también soy un “Rara Avis” en esto del Online, la poca experiencia que he tenido no me ha gustado, me agobia y hay mucho cafre suelto, además si juegas en cooperativo exige cierto grado de compromiso en cuanto a horarios y demás, yo prefiero ir a mi aire y estar pendiente nada más que de mi pad…Mis shooters preferidos son aquellos que tienen poco que ver con el Online, Bioshock, Jericho o aquellos que tiene campañas individuales curradas, tipo Halo. Pero últimamente el mercado demanda lo contrario un online potente y una campaña individual de relleno por si algún pringado le da por ahí..
    En cuanto a la violencia nunca entenderé esa caza de brujas contra los videojuegos, siempre será el patito feo del ocio y la cultura, porqué claro si vemos el padrino y leemos American Psicho la violencia es muy cool y una obra maestra, pero si reventamos cabezas a zombies estamos enfermos y somos un problema para la sociedad.
    La violencia está en la cabeza de cada uno y en la dimensión que le quiera dar, no en el medio que la expresa.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39342

    Yo he dejado de jugar a shooters por como se ningunea al modo offline. En su día jugué a Wolfenstein 3D, Doom, Duke Nukem, Shadow Warriors, Half-Life o Quake entre otros, y cada uno con sus matices, los disfruté mucho. Pero poco a poco me he ido alejando del género y suscribo lo que habéis comentado; no me atrae nada el modo online de ningún juego.
    De esta generación he jugado a Bioshock, Jericho y Borderlands.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.