¿Olvidates tu contraseña?

A voces. Parte 1

2013-01-15
10 comentarios

El nacimiento del cine sonoro, de la mano de Alan Crosland con su The Jazz Singer (Warner Bros, 1927), revolucionó el panorama cinematográfico del momento, con una nueva cualidad que dotaba de grandes capacidades a un lenguaje que, en el ámbito auditivo, tenía que conformarse con el uso de una orquesta escondida en la sala de cine para acompañar las imágenes con música y efectos de sonido improvisados. Este hito hizo que se creara un nuevo lenguaje narrativo,que supuso el cambio de múltiples personalidades de la industria: nacieron figuras como los hermanos Marx, que combinaban el humor de ‘slapstick’ característico del cine mudo con ingeniosos chistes repletos de ironía y sátira, y bien otras estrellas del momento se vieron rechazadas del medio, desde esa Norma Talmadge cuya voz no resultaba atractiva hasta el archiconocido Charles Chaplin, que se negaba a abandonar la mudez de su personaje, llegando al punto de denunciar el sonido en su cine, como demuestra su inteligente uso en Tiempos Modernos (Charles Chaplin/United Artists, 1936).

Una necesidad que creó la expansión del cine sonoro, fue la de poder trasladar los diálogos de los actores a todos los lenguajes posibles, puesto que el uso del sonido impedía trabajos como el del explicador, figura típica en España que data de 1901, que se situaba entre el público y la pantalla para contar a los espectadores poco formados en la época de qué trataba el filme, y en según qué casos, llegando a dramatizar los diálogos expresados mediante rótulos en el momento. El primer paso fue la creación de las versiones dobles, donde se sustituía a los actores secundarios por reparto local -en nuestro caso, español o latino-americano, según la procedencia de la película-, y se simplificaba el guión para que las estrellas actuaran en un lenguaje ajeno al suyo. Esto, por supuesto, resultaba en muchos casos en una mezcla extraña, como poco, con actores principales que se veían obligados a forzar en exceso su actuación, así como ciertas mezclas de acentos y un incremento innecesario en la duración de las escenas.

tiempos-modernos-charles-chapplin-articulos-videojuegos-zehngames

Y finalmente, con el desarrollo de varias bandas de sonido, pudo nacer el estudio de doblaje de Paramount en París, allá por 1931, donde actores de toda Europa ponían voz en distintos lenguajes, teniendo que memorizar los diálogos debido al mínimo margen de error que podían permitirse -si algo salía mal, había que rasgar la banda correspondiente del celuloide para poder corregir, y no es difícil imaginar lo rápido que se dañaba la cinta, siendo necesario hacer todo el trabajo de nuevo-, y en 1931 se grabó el primer doblaje en castellano, del filme Entre la Espada y la Pared (Paramount Pictures, 1932). Con esta introducción, aparte de desmontar ese incorrecto mito del doblaje como invento franquista -si bien su dictadura hizo obligatorio este proceso para todo cine que llegara a nuestras pantallas-, queda resumido el origen del doblaje y podemos dar el salto hasta el medio que nos atañe.

Cuál puede ser el primer videojuego con voces en la lengua de Cervantes es algo que se disputa entre títulos como MechWarrior (Dynamix, 1989) y Thunderhawk (Core Design, 1991), pero, afortunadamente, en cuanto existió oportunidad de introducir voces en los personajes de un modo u otro, se iniciaron las localizaciones al castellano. Desde esos mensajes estilo “dame dinero, dame comida” que llegaban a lo hilarante en Age of Empires (Ensemble Studios, 1997), hasta los diálogos de grandes aventuras como Broken Sword (Revolution Software, 1995) -donde el actor protagonista, Tomás Rubio, se volvió relativamente conocido, y desencadenó una catástrofe que más adelante expondremos.

broken-sword-doblaje-español-personaje-articulo-videojuegos-zehngames

Pero más de uno espera esa referencia obligatoria, nacida en PlayStation, la generación donde empezaron a lograrse doblajes de loable calidad. Mucho se aplaudió el estupendo trabajo realizado para Soul Reaver (Eidos Interactive, 1999), y dicho obligado que es Metal Gear Solid (Konami, 1998), donde actores como Alfonso Vallés o Ricky Coello -Solid y Liquid Snake respectivamente- se intercambiaban discursos con una actuación excelsa. Y de hecho uno podía dar con casos interesantes que no volvieron a repetirse -aparte del trabajo de Konami-, como ese Tenchu 2: Birth of the Stealth Assasins (Acquire, 2000) que contaba con el reparto del primer juego mencionado en este párrafo, y que sería el único título de toda la saga en contar con voces en español. Esta tendencia no hizo más que crecer en los inicios del tercer milenio, y gracias a la posibilidad de hacer juegos de más calidad técnica, y con más necesidad de expandirse a todo tipo de consumidor desde esta forma tan básica. Desgraciadamente, hecho el juego, hecha la trampa, y este crecimiento en la industria no podía pasar sin un lado bastante negativo.

Los videojuegos eran, hasta hace sólo una generación de consolas – ya sabemos que el PC no puede clasificarse con la misma facilidad -, un producto de coste relativamente bajo y muchas compañías querían asegurarse de ello. La localización a otro idioma suponía, de hecho, un gasto considerable, ya que sólo la traducción y el doblaje a cada idioma podían añadir hasta un diez por ciento al coste de producción.

Debido a eso se recurría a los estudios más baratos posibles, con repartos tristemente limitados y que se centraban en ofrecer un resultado rápido y de proceso mecánico antes que dotar al doblaje de la calidad mínima exigible. Y esto se sumó a gente que vio en el mundillo un negocio aprovechable, aún recurriendo a trucos de dudosa moralidad. Ahí entra gente como Tomás Rubio, director de doblaje, que hacía competencia desleal agenciándose proyectos y, sobre todo, designándose a sí mismo numerosos papeles. Así, con sus cualidades de actor , se quedó para sí voces como la de Kain en Legacy of Kain: Defiance (Eidos Interactive, 2003), el anti-héroe homónimo en Max Payne 2: Fall of Max Payne (Remedy Entertainment, 2003), e incluso se atrevía a introducirse con varios personajes como en Ultimate Spiderman (Treyarch, 2005), donde se metía en la “piel” de Shocker, Lobezno y Rhino. Quién haya jugado el juego, recordará que dichos personajes aparecen prácticamente uno detrás de otro como enemigos a batir, con un registro de voz sin apenas diferencias.

Mientras tanto, en la industria del videojuego, empezaba a alzarse la voz acusatoria contra la piratería, así como Internet permite facilidad en cuanto a filtración de contenidos. Esto genera una desconfianza terrible respecto a toda compañía intermediaria, siendo el estudio de locución y doblaje una de estas. El triángulo de las Bermudas del doblaje se completa con el proceso que se realiza en los países donde se dobla un producto, que suele ser distinto con el país origen de la creación. Esta desafortunada suma da resultados como Kingdom Hearts 2 (Square-Enix, 2005), donde no se invirtió en recuperar a buena parte del reparto de personajes Disney; además, la desconfianza hizo que todo el material de referencia fueran puramente sonoro. Actuaciones decentes con voces como las de Adolfo Moreno y Roberto Encinas, que no acaban de cuajar, en buena parte debido a que los actores no sabían bien ni de qué iba la historia, ni a quién demonios estaban interpretando.

Esta tendencia no suele tomarse como un problema, ya que los principales estudios desarrolladores de videojuegos provienen de Estados Unidos y Japón, países donde el panorama es muy distinto al de España: en Estados Unidos no existe cultura del doblaje, puesto que al crear su contenido hacen primero las voces, y la animación – ya sea televisiva, de cine, o de videojuego – se realiza a posteriori, y suelen consumir relativamente poca producción ajena. Esto hace que exista una industria de ‘voice acting’ de excelsa calidad, con figuras como David Hayter, Jennifer Hale, Yuri Lowenthal, Laura Bailey, Mark Hamill… capaces de hacer maravillas delante de un micrófono… hasta que se les imponen límites. El consumidor angloparlante de anime ha visto más de una vez los forzados y chirriantes resultados de imponer tiempos y sincronización de bocas a estos actores de voz, y el mundillo del videojuego no suele salvarse, en el mejor de los casos.



En la segunda y última parte de este artículo, se hablará levemente sobre ejemplos fallidos en diversos doblajes de Estados Unidos y Japón, así como se comentará la situación actual del doblaje de videojuegos en España.

Inicio Foros [OPN] A voces. Parte 1

  • Imagen de perfil de Ope[h]nOpe[h]n
    Super administrador
    #39413

    El nacimiento del cine sonoro, de la mano de Alan Crosland con su The Jazz Singer (Warner Bros, 1927), revolucionó el panorama cinematográfico del mom
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/opehn/opn-a-voces-parte-1/

    Imagen de perfil de SoquamSoquam
    Participante
    #39414

    Excelente introducción al mundo del doblaje, tema al que llevo tiempo dándole vueltas.
    Es una pena que se le preste tan poca atención a recursos expresivos tan importantes como la propia voz. Un mal doblaje es similar a extirpar el alma a un personaje, pues si no se respeta su personalidad a la hora de decir las cosas, estaremos perdiendo una parte importante de la esencia de la historia.
    Por otro lado, aquellos juegos que no nos llegan doblados también están, de alguna manera, mutilados. Nunca se puede disfrutar al 100% cualquier producto cultural que no se encuentre en nuestra lengua materna, por mucho que contemos con subtítulos de calidad.
    El caso de Tomás Rubio en Ultimate Spiderman no tiene nombre.

    Imagen de perfil de Jero-chanJero-chan
    Miembro
    #39415

    Estupendo artículo sobre el doblaje. Esperando ansiosa la segunda parte 😀

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39416

    Reconozco que nos quedamos atónitos al recibir este texto a través de Ope[h]n. El profundo análisis que realiza usted denota su excelso conocimiento sobre este sector. Un sector que vinculado a los videojuegos cuenta con más sombras que luces, aunque siempre hay honrosas excepciones. Recuerdo el doblaje de Broken Sword, la primera entrega para PC. Había un señor regordete que tenía un ‘cutre’ acento francés y siempre repetía la frase ‘Yo no he visto ningún payaso’. Aunque el resto del doblaje me pareció muy bueno en aquella época. Metal Gear Solid también es otro que recuerdo de gran calidad.

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #39417

    Sencillamente IMPRESIONANTE. Gracias por darnos una clase magistral de la historia del doblaje y de la aplicación que tiene éste en los videojuegos.

    Es conocido por todos que como el idioma original con el que se a creado una película, serie o videojuego no hay nada para poder apreciar todos los matices y detalles que quieren transmitir sus creadores, pero también es una lástima que en el mundo de los videojuegos, cada vez más sea un aspecto que no se cuide demasiado a la hora de doblarlo al castellano (siempre hay honrosas excepciones).

    Como comentáis por aquí, el doblaje del MGS de Playstation es antológico y es el que más recuerdo.
    Felicidades por el gran artículo y con muchas ganas de leer la segunda parte.

    Imagen de perfil de CocoCoco
    Miembro
    #39418

    MUY interesante este artículo, como Jero-chan, espero ansiosa la 2ª parte. Me encanta el tema de doblaje de videojuegos, y me suscita una curiosidad bastante grande, ya que soy jugona y, además, al principio de estudiar doblaje, parece que es la última categoría en tenerse en cuenta… :O

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39419

    Recuerdo muy especialmente la de Soul Reaver, y el mítico “pero que coño..” del metal gear de psx, un buen doblaje en nuestro idioma ayuda a la inmersión en el juego, aunque no debemos dejar de valorar doblajes en otras lenguas, ya que a veces aunque no lo entendamos con unos buenos subtítulos y si está realizado por buenos profesionales solo con los matíces y el énfasis de algunas expresiones nos podemos meter a fondo en la historia. Un artículo muy trabajado.

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #39420

    El tema de si un producto se disfruta más o menos ya depende de gustos, hay que comprender que haya gente que no lleve bien los doblajes, igual que a otros les repatean los subtítulos. Sea cual sea el caso, la mejor forma de disfrutarlo es si hay calidad. ¡Gracias por comentar!

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #39421

    Espero que hayas disfrutado la segunda entrega, ¡gracias por leer!

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #39422

    Broken Sword tenía un doblaje un poco irregular, de hecho, pero escogieron muy bien las voces, y aunque los actores no hacían gran cosa al final quedaba bien -el que George Stobbart sea un tipo normal y corriente es lo que hace que la actuación de Tomás Rubio se salve-. Me alegra haber servido para dar a conocer a más gente sobre este mundillo, ¡es un placer!

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 11)

Debes estar registrado para responder a este debate.