¿Olvidates tu contraseña?

Starbound: el universo a nuestros pies

2013-12-12
No hay comentarios

Starbound (íd.; Chucklefish Games, 2013) es un título que nace de la esencia de Terraria (íd.; Re-Logic, 2011), que a su vez procede de la decantación de Minecraft (íd.; Mojang AB, 2011). Títulos donde el personaje se encuentra solo en un mundo completamente modificable y dispuesto para el jugador. Donde los desarrolladores propician la exploración, la explotación de recursos, la eliminación de los enemigos que puedan llegar a ser unas amenazas y la investigación y fabricación de nuevas manufacturas que hagan al personaje protagonista más poderoso. Títulos donde la incidencia de los mismos no se encuentra en una historia inmersiva sino que apuntan con fuerza desmesurada a la imaginación del jugador, para que éste en un impulso férreo de nostalgia recree en su ordenador las tardes pasadas con los juegos de construcción más primitivos. Por supuesto a este concepto primario se le añaden otras capas de complejidad como por ejemplo la elaboración de manufacturas a través de materias primas donde las combinaciones posibles son simplemente ridículas. Opción que permite al jugador la realización de una interminable lista de objetos con los que poder interactuar a través de su creación. En definitiva, son tábulas rasas jugables, en esta ocasión ambientada dentro de la ciencia ficción.

Las similitudes entre estos tres títulos saltan a simple vista. El origen del personaje como ente inmemoriado e impersonal donde su única labor es representar la imaginación y voluntad del jugador dentro del juego, el desarrollo del mismo atado a la incentiva del propio jugador quien de nuevo será el que mueva el desarrollo del título a través de la proposición, plasmación y finalmente realización de objetivos personales donde todo lo que le rodea está llamado a poder modificarse. Verdaderas cajas de arena para hacer y deshacer al antojo del jugador. Esta mecánica tan original en su aparición en su inicio arrastra un lastre evidente, el jugador al no tener unos objetivos prefijados que le ofrezcan una sensación de evolución dentro del título puede llegar a cansarse del mismo. Puede, después de muchas horas, resultarle tedioso recorrer los mismos páramos y minas en busca de ese material que tanto ansía para la realización de su flamante mesilla de noche. Esta sensación de evolución dentro del juego la propicia de nuevo el propio usuario mediante la construcción de hogares cada vez más complejos o de herramientas cada vez más poderosas así como la construcción de grandes obras conocidas dentro del escenario del juego.

Es en este punto donde Starbound destaca. Este título creado por parte del equipo de Terraria da un paso más allá y encauza el torrente creativo de los dos títulos anteriores. La construcción de este cauce se expande en diferentes direcciones, especialmente dos, el desarrollo de una historia sumergida en la mecánica que se va desvelando según el deseo del jugador de implicarse en ella y la exploración infinita. Ahora el personaje no se ve atado a un mundo que únicamente puede cambiar si se inicia una nueva partida, ahora el jugador tiene la oportunidad de ascender mediante teletransporte a su nave y poder surcar la galaxia en busca de nuevos mundos generados procedimentalmente con cada inicio de partida. Millones de posibilidades se abren ante los ojos del jugador. Este paso va más allá y cada planeta visitado contendrá al menos una mazmorra o ciudad de una raza diferente de las que habitan el universo a explorar. Estos aspectos que en apariencia pueden parecer banales se nos antojan interesantísimos en términos jugables ya que rompe la traba que perseguía a los títulos anteriormente mentados. Ahora el jugador no tiene la sensación de estancamiento que producían en ciertas ocasiones Minecraft o Terraria ya que ahora sabrá que con cada nuevo planeta vendrán nuevas posibilidades en forma de nuevos NPCs con los que interactuar o combatir y sobre todo nuevas localizaciones que explorar. A lo que hay sumar las próximas actualizaciones que se avecinan, ya que Starbound es un producto aún en fase beta que promete mucho más contenido en un futuro próximo.

A toda esta patina de exploración y desarrollo de misiones impuestas levemente por el propio juego se le añade otra más, la de juego de rol. Cada enemigo que se derrote soltará al morir cierto equipo o material al más puro estilo RPG, y es más, al final de cada mazmorra superada esperará un flamante cofre o receptáculo repleto de tesoros como recompensa por el esfuerzo realizado. También recibe de este género la elección de la raza del personaje original de entre un total de seis diferentes. Las bases del juego se mantienen, el progreso del personaje a través de la manufactura de nuevas herramientas, armas y armaduras, la total modificación del planeta donde el personaje aterriza, etc. Todos los rasgos de Terraria o Minecraft se encuentran presente en Starbound, pero este último ha sabido dar un paso más allá y alzarse como nuevo adalid del género, acercándose al juego total.

¿Qué entendemos por juego total? Nosotros entendemos por juego total un título donde todas las posibilidades estén abiertas y todos los géneros se encuentren presentes. En Starbound este aspecto está por segundos conseguidos. Ya hemos hablado del “sandbox”, en este caso puro, no encorsetado por unas misiones o unos límites, también hemos mencionado los juegos de rol en el sentido de otorgación de misiones, recolección de objetos, evolución de personaje e interacción con personajes no jugadores. También se encuentran presentes las aventuras, ya que necesitaremos siempre de ciertos objetos para poder continuar en la aventura, además, desentrañar la historia que subyace bajo el juego implicará que vayamos uniendo las piezas que poco a poco iremos recolectando durante los viajes del protagonista. El título implica también el género 4X espacial así como la estrategia en tiempo real ya que se tendrá que tener claro desde un primer momento las rutas espaciales que se deben seguir para no perderse en un sistema de niveles avanzados donde los enemigos sean mucho más fuertes que el personaje, pero además el jugador tendrá que anotar los planetas donde encontró más materias primas para poder volver y recolectar dichos recursos. Del mismo modo, aquel que se acerque a este juego podrá encontrar ciertos elementos de suspense y terror, andar por una de las minas que propone el juego sin más iluminación que la luz de una linterna hará que en muchas ocasiones se sienta un temor por lo desconocido cercano al “survival horror”. Y ya por último los juegos de conducción, representados en la obra a través de diferentes monturas y vehículos que el jugador podrá utilizar durante la partida.

Sin embargo el concepto “juego total” que presentamos ligado a Starbound no queda únicamente en una fusión de los más heterogéneos géneros y presentados en bandeja de plata dentro de un producto, el cual recordamos que todavía se encuentra en fase beta pero perfectamente jugable, no. Dando un paso más allá este juego sabe captar todas las influencias y referencias, hacerlas suyas y presentar algo completamente nuevo, un universo que habitar. En este universo el jugador podrá hacer lo que le venga en gana, sin cortapisas ni límites salvo las herramientas y armas que porte, verdadero medidor de niveles dentro del juego. Este factor implica que, como en la vida misma, no tengamos un objetivo prefijado por un ente superior, sino que estos los marca el jugador y es el jugador quien decide si los ha conseguido o no. Por tanto Starbound nos ofrece la verdadera esencia de la libertad dentro del videojuego decantada en una recipiente infinito de dos dimensiones extraordinariamente bello. Un marco para que sea el jugador quien decida que desea pintar en un lienzo en blanco espacial.

Inicio Foros Starbound: el universo a nuestros pies

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.