¿Olvidates tu contraseña?

Speed Race, coches pixelados

2013-07-12
No hay comentarios

Uno de los géneros que siempre han acompañado al sector del videojuego es el de conducción o como también se le denomina, juego de coches. Si nos remontamos hasta los comienzos del género, tendríamos que hablar de Space Racer (id,; Atari, 1973), ya que es el que sentó las bases del género, pero no eran coches lo que controlamos en este juego, sino dos naves, de forma competitiva, una para cada jugador.  Aunque la mecánica de este juego se traspasó al que hoy nos ocupa. Tan sólo un año después llegó Speed Race (id.; Taito, 1974) y revolucionó la concepción del género de carreras, e incluso podríamos afirmar que inventó el género de carreras de coches en si mismo.

Tomohiro Nishikado fue el encargado de desarrollar Speed Race  y también suyo es uno de los juegos más míticos de la historia de los videojuegos Space Invaders (id.; Taito, 1978).  Nishikado obtuvo el graduado como ingeniero en la Tokyo Denki University en 1968 y se unió a Taito tan solo un año después.  En 1972 desarrolló su primer juego, Elepong (id.; Taito, 1973) , muy similar al conocido Pong (id.; Atari, 1972), siendo una de las primeras recreativas en comercializarse en Japón. Al contrario de lo visto hasta entonces, Speed Race  fue uno de los primeros juegos en usar sprites, en hacer uso de scroll, en este caso vertical, y el primer juego de conducción de coches.

Dentro de la simpleza del juego, hay que tener en cuenta que implementó varias novedades en el género, siendo el primero en incluir coches como vehículo. También existe la posibilidad de elegir dos dificultades diferentes, una para jugadores novatos y otra para los más experimentados, algo que no se había visto hasta entonces. Otra implementación son las colisiones entre sprites, ya que existe la posibilidad de que los coches choquen entre sí, con la consecuente pérdida, después de un “flashazo” en blanco de la pantalla y vuelta a empezar.

Las carreras tienen una vista cenital, desde arriba y debemos conducir por una carretera que modifica de forma dinámica la amplitud de la misma, con tramos más ancho o más estrechos. El objetivo es conducir intentando no chocar con los coches que aparecen en pantalla, de forma aleatoria y siempre desde arriba, obteniendo puntos al conseguir adelantarlos. Contra más tiempo conducimos sin chocar, los coches van apareciendo más rápido y obtendremos más puntos conforme la velocidad del juego aumenta.  Hay que destacar el sonido Fx del motor del coche y el que podíamos escuchar cuando chocábamos contra algún vehículo, todos implementado mediante pitidos, pero que lograban integrarse a la perfección con la acción, ayudando a generar esa sensación de velocidad necesaria en este tipo de juegos.

Speed Race incluyó otra innovación, en este caso en la cabinet de la recreativa, y era el control que tenemos para jugar. Haciendo uso de un sistema similar al controlador de Pong, que tenía una dial en forma de ruleta, se sustituyó éste por un volante. Además se incluyó un pedal de acelerador y una palanca de cambios,  que ofrece la posibilidad de elegir entre dos velocidades diferentes, una corta y otra rápida, que daba más velocidad al vehículo. También se incluye un velocímetro y un tacómetro, que marca las revoluciones del motor, estos dos implementados en el propio mueble de la recreativa por medio de leds, ya que la pantalla sólo se muestra el trazado de la carretera, el sprite del coche que controlamos y los sprites de los vehículos que van apareciendo por la parte superior de la pantalla. Lo mismo sucede para el marcador de puntos en algunas versiones de la máquina más pequeñas, el cual viene también fuera de la pantalla de juego. Por otra parte, el mueble en su conjunto no incluía ningún asiento por lo que debía jugarse de pie.

Midway se interesó por el juego de Taito y fue la encargada de distribuir 7.000 máquinas en Estados Unidos, donde se le conoció con el nombre de Racer o Wheels, con un éxito considerable. Fue el primer juego Japonés que se distribuyó en Estados Unidos y debido a su éxito fue el inicio de la colaboración de Midway y Taito, que trajo consigo éxitos posteriores, como Gun Fight (id.; Taito, 1975) o Space Invaders.

Speed Race se puede considerar el primer juego de conducción de la historia y fueron muchos los que vinieron después acuñando su mecánica. Taito desarrolló una segunda parte titulada Speed Race Twin (id.; Taito, 1976), la cual incluía como mayor novedad la posibilidad de dos jugadores simultáneos, con la inclusión de dos volantes en la misma máquina, algo que en Speed Race pasaba por turnarse en el mismo volante. Poco más tarde, en los inicios de los 80, Taito lanzó Super Speed Race (id.; Taito, 1980) que recogía la experiencia de Speed Race, pero mucho más evolucionada, tanto gráficamente como jugablemente, con nuevas implementaciones, como varios caminos o diferentes tipos de pistas, e incluso una cabinet diferente con asiento para crear la sensación de conducción.

Speed Race vino a poner las primeras ruedas sobre un asfalto pixelado, y a pesar de que actualmente no aguantaría ninguna comparativa con cualquier alternativa actual, introdujo de forma magistral los videojuegos de conducción como género propio.

Imagen de perfil de Tiex

Tiex

53 entradas como autor
Gamer de corazón desde los nueve años, nostálgico empedernido de lo retro, creador de Diario De un Jugon y Retro DDuJ. Escribo como redactor en la revista digital RetroManiac y ahora me uno a este nuevo proyecto, con tanta ilusión como si fuera la primera vez, pero con la experiencia de más de seis años como bloguero.

Etiquetas:

, , , , ,

Inicio Foros Speed Race, coches pixelados

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.