¿Olvidates tu contraseña?

Q.U.B.E: El legado de Portal

2013-02-04
3 comentarios

Titánicas instalaciones secretas, un sinfín de salas de blanco aséptico, un sujeto de pruebas anónimo y poco hablador, pasillos que parecen tener vida propia al cambiar a nuestro paso, puzles de ingenio que habrá que completar para desbloquear las puertas que impiden nuestro avance y un dispositivo de última tecnología para poder resolver cada uno de los retos de lógica que se nos plantean. Solo faltaría mencionar a la histriónica GLaDOS para estar describiendo a Portal (Valve, 2007) pero no; no estamos ante un videojuego obra del Team Newell sino ante Q.U.B.E. (Toxic Games, 2012).

Q.U.B.E.

Son las siglas de Quick Understanding of Block Extrusion (traducido al español como Qompresión Ultra-rápida de Bloques Extruidos); un videojuego indie desarrollado por Toxic Games y lanzado a principios del pasado 2012.

Q.U.B.E. llega como un breve FPP (First Person Puzle) basado – descaradamente – en la exitosa saga Portal. Como se mencionaba en el primer párrafo, gran cantidad de elementos presentes en este indie han sido extraídos de la odisea de Chell: el entorno estéril en el que se desarrolla recuerda inevitablemente a las impolutas salas de Aperture Science así como el gameplay que es reminiscencia del primer título Portal. Pero no sólo mimetiza elementos de Portal original sino que incluso en los compases intermedios del videojuego, habrá una clara referencia a Portal 2 (Valve, 2011). Estas similitudes con la saga de Valve son un arma de doble filo pues los fans, mientras juegan a Q.U.B.E., recordarán sus vivencias en Aperture animándolos a seguir avanzando hasta la siguiente cámara por esa atracción que genera lo desconocido pero, a su vez, serán conscientes de la diferencia abismal que existe entre la calidad de ambos títulos.

El planteamiento de Q.U.B.E., como decíamos, no es nada nuevo: un sujeto anónimo recobra la consciencia en mitad de unas instalaciones desconocidas. En su poder tiene un dispositivo de gran tecnología que le permite modificar el cuadriculado entorno en el que se encuentra pudiendo resolver los diversos puzles de ingenio que hay en cada sala y así desbloquear las puertas que cortan su avance.

Sencillo, pero no simple

La comparación de Q.U.B.E. con el archiconocido Cubo de Rubik es inevitable pues todos los retos planteados se caracterizan por una presentación sencilla que oculta una resolución compleja. Para conseguir avanzar entre cámaras tendremos que resolver primero un puzle de lógica basado en la interacción del jugador con los diversos cubos coloros que encontraremos en la sala – la analogía con el Cubo de Rubik se ve reforzada cuando uno es consciente de que sus seis colores se encuentran presentes en gran cantidad de retos -.

Cada sala es un Cubo de Rubik desordenado que tendremos que recomponer empleando únicamente nuestro ingenio. Tendremos que dar forma al algoritmo que abra la puerta que impide nuestro paso a la siguiente sala, y más de una vez, tocará deshacer lo andado para despejar nuestra mente y volver a abordar el reto desde cero. Por suerte para el jugador con poca experiencia en el género FPP, la curva de dificultad está bien calibrada presentando los puzles y nuevas mecánicas siempre de menos a más por lo que pocos se nos resistirán más de lo necesario – aunque las últimas cámaras pueden llegar a ser desquiciantes por la gran cantidad de pasos que hay que completar para cerrar en algoritmo o por algunos errores con la física-.

No estamos en Aperture Science

Se ha dejado muy claro que la existencia de Q.U.B.E. sería imposible sin Portal; es su legado. Pero no por ello hay que desmerecerlo pues, tras todas las evidentes similitudes, existen gran cantidad de elementos que dotan de personalidad propia al indie de Toxic Games. Dejemos los prejuicios de lado pues este indie posee capacidad suficiente para sorprender a los fans más acérrimos del monólogo de GLaDOS.

El más evidente de estos elementos característicos es el diseño de los escenarios pues en ellos impera el minimalismo más absoluto: infinidad de cubos de un blanco cegador dan forma a la procesión de salas y pasillos que tendremos que recorrer para llegar a nuestro incierto destino – impresiona ver como los pasillos “cobran vida” a nuestro paso -. Otro elemento que difiere de la saga Portal son las mecánicas que encontraremos en cada uno de los puzles: magnetismo, salas a oscuras, desplazamiento de esferas o el empleo los colores son solo algunos ejemplos de la variedad de retos originales que posee el título – además hay que tener siempre presente que al no poseer el Portal Gun la importancia de la física en los puzles es mínima-.

La última de las diferencias de peso con el título de Valve es a su vez la gran debilidad del título: la ausencia total de una trama que dote de cierta profundidad a Q.U.B.E. Es cierto que en el primero de los Portal tampoco se facilita mucha información sobre la trama pero entre los – geniales – comentarios de GLaDOS y los pequeños detalles repartidos por los escenarios un jugador avispado se hacía una idea aproximada de lo acontecido. En cambio, en en indie que tenemos entre manos, el jugador no recibe hasta la escena final ninguna pista ni indicio que le permita crear un trasfondo por lo que la trama en Q.U.B.E. es prácticamente inexistente.

Esta ausencia se hace menos punzante gracias al gameplay que mantiene siempre nuestra mente ocupada, pero el uso de los numerosos detalles y guiños en Portal rompía la monotonía de andar sin descanso en el eterno pasillo que era el título, a la vez que incentivaba al jugador a explorar con detalle cada una de las cámaras de pruebas. Esta capacidad de no aburrir al jugador implantándole en su mente el pensamiento de “sólo una sala más y paro” , en Q.U.B.E. se pierde minuto a minuto; por ello se recomienda jugarlo en sesiones de no más de una hora para no aborrecerlo.

Q.U.B.E. es más que una copia barata de Portal pues, aunque es innegable que Toxic Games extrajo mucho del FPP de Valve, posee un gameplay característico que engancha e incluso habrá momentos que sorprenderán al jugador más preparado. Estamos pues ante un indie que, sin ser perfecto, hará las delicias de los amantes de la franquicia Portal y – ¿por qué no? – de aquellos que disfrutaron con la saga fílmica que abrió CUBE (Vincenzo Natali, 1997). Y recuerden… Think With Portals Cubes.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, ,

Inicio Foros Q.U.B.E: El legado de Portal

Etiquetado: , ,

  • Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39222

    Titánicas instalaciones secretas, un sinfín de salas de blanco aséptico, un sujeto de pruebas anónimo y poco hablador, pasillos que parecen tener vida
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/q-u-b-e-el-legado-de-portal/

    Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39223

    Una lástima la carencia de trama, porque precisamente lo que hizo enorme a Portal no fue que fuera un juego de puzzles, sino que su narrativa fuera potentísima. Y Glados como motor de ésta, claro.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #39224

    Por desgracia es así en QUBE pues cuando digo “hasta el final” es literalmente pues sacaremos algo en claro (y no mucho) únicamente en el video del ending. Además Portal con GLaDOS hacía que deseara llegar a la siguiente cámara de pruebas para escuchar otra de sus pullitas hacia Chell. Portal será un pasillo; pero sin duda es el mejor pasillo de todos.

    Imagen de perfil de Adrián SuárezAdrián Suárez
    Participante
    #39225

    Al final todo es un pasillo, depende de como ocultes las paredes para que llegues al final del título sin pensar es que has recorrido un pasillo. En el caso de Portal, tanto el 1 como el 2, es tan buena la historia y lo que se vive, que estaría recorriendo ese pasillo una y otra vez; lo de que tengan puzzles es lo de menos como tales, pero son geniales como la parte de la historia que son

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)

Debes estar registrado para responder a este debate.