¿Olvidates tu contraseña?

Papers, Please, un informe sobre la banalidad del mal

2014-01-15
2 comentarios

Por fin, tras mucho sufrir, conseguiste los papeles necesarios para poder acceder a Arstotzka. Te aproximas nervioso a la aduana, tiemblas de emoción al pensar en el reencuentro con tus hijos, con tu mujer y el resto de tu familia. Una sonrisa aparece en tu rostro mientras entregas los documentos al encargado de la frontera. Observas como los mira con detenimiento, alza la mirada y mira tu cara, la compara con la correspondiente en el pasaporte, piensas que nada puede fallar, aquellos hombres que te ayudaron a conseguir todo lo necesario eran legales. El hombre, tras la aduana, sonríe levemente, tu alma está en vilo, toda tu vida depende de las palabras que pronuncie aquel hombre tras la valla. Sin dar crédito miras tu pasaporte, un sello rojo es lo único que alcanzas a ver. Han denegado tu entrada a Arstotzka, al parecer la imagen del pasaporte no concuerda con tu aspecto actual, le ruegas implorándole que piense, las personas cambian con la edad, han pasado muchos años desde que tomó aquella foto. El guardia es inflexible, cansado de escucharte avisa a un soldado, este se acerca, pregunta al encargado de la aduana, te señalan y te apartan de ahí. Se cierran las puertas de tu país y con ellas las de tu futuro y todo debido a un funcionario gris.

El título que aquí nos ocupa, Papers , Please (íd.; Lucas Pope, 2012), pone al jugador precisamente en la piel de ese funcionario que niega o acepta la entrada de emigrantes en la gran nación de Arstotzka. A través de una mecánica original basada en un puzle que se va complicando cada vez más, el jugador tendrá que saber relacionar los datos de la información que portan los emigrantes para compararlos con los requisitos que el gobierno ha establecido para ese día. Los requisitos nunca serán los mismos y cambiarán dependiendo de las necesidades del estado. Unos días, debido a un atentado, las condiciones de entrada se verán endurecidas y otras veces serán más relajadas y permitirán el paso de muchos más habitantes. Sin embargo la última decisión siempre estará en las manos del jugador, aunque tendrá que aceptar las decisiones de sus actos.

Al final de cada día de trabajo el jugador verá sus progresos y el salario recibido por su trabajo que tendrá que administrar para poder pagar la renta, calefacción y comida de su familia, resintiéndose su salud si el jugador obvia sus responsabilidades para con ellos. El problema proviene del escaso salario que recibe el jugador obligándole en muchas ocasiones a tener que decidir que prefiere ¿Que su familia pase frío y pueda comer o pase hambre pero al menos esté caliente? Todas estas dudas serán el pan de cada día de nuestro personaje. Este gris panorama se verá aún más ensombrecido si falla en su cometido y permite la entrada de criminales o simplemente emigrantes sin los papeles en orden, entonces las autoridades competentes impondrán severas multas y podrá incluso arrojar al personaje a la cárcel, finalizando la partida.

La obra de Lucas Pope es ya de por sí una propuesta realmente adictiva que ha recibido el aplauso tanto del público como la crítica. El aspecto gráfico es simple y atractivo basado en un ambiente pixelado con un regusto comunista. A nadie engaña que el título es una referencia clara a la AlemanIa del este años antes de la caída del Muro del Berlín. Sin duda es un logro mayúsculo conseguir hacer divertido e incluso adictivo el trabajo de un funcionario de oficina, demostrando que si la mecánica y la narrativa está realmente inspirada, cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana puede convertirse en un juego de gran valor como en este caso.

Sin embargo el punto anterior llama poderosamente la atención. Todas las buenas críticas, las recomendaciones y excelentes ventas están siendo dirigidas, no lo olvidemos, hacia un juego que pone al jugador en la piel de un gris funcionario que decide sobre el futuro e incluso sobre la vida y la muerte de los emigrantes que se dirigen a él, pudiendo actuar de manera completamente arbitraria o seguir estrictamente las órdenes que un gobierno totalitario le ha dado.  Y todo esto hecho un juego, un acto que inmediatamente dulcifica e idealiza la atroz tarea que está llevando a cabo el jugador y sobre el que no se llega a reflexionar ¿Pero, es esto malo o bueno?

paper please la banalidad del mal logo intro indie videojuegos zehngames

Este título concuerda a la perfección con el concepto de la banalidad del mal. Esta expresión fue creada por Hannah Harendt (1905 – 1975) en su obra Eichmann en Jerusalén; Un informe sobre la banalidad del mal (1961) y define a los individuos que actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos. En concreto esta frase fue dirigida a describir la actuación del antiguo Teniente Coronal de las SS Adolf Eichmann durante su proceso judicial en Jerusalén tras ser capturado por el Mosad en Argentina en el año 1961. Sin embargo esta teoría o concepto alcanzó la popularidad y la certeza debido al experimento realizado por Stanley Milgram en la cárcel de Stanford, quien dio la razón a la filósofa política alemana. Y en definitiva, ¿no es nuestro personaje en Papers , Please un individuo que actúa dentro de un sistema siguiendo órdenes sin preguntarse sobre las consecuencias de sus actos? Queremos pensar que sí, debido a una serie de argumentos que la misma Harendt utilizó para llegar a sus conclusiones.

La primera causa que llevó a la judía alemana a creer que Harendt no era intrínsecamente malo era que afirmaba que únicamente seguía órdenes siguiendo el imperativo categórico de Kant, solo que mal aplicado, ya que en lugar de ser él, Eichmann, su propio legislador, aceptó que Hitler era el único legislador y por tanto no podía cambiar ni hacer nada para contradecirle. Esto mismo ocurre en Papers , Please donde el funcionario de aduana mantiene con regla de hierro las órdenes que le brindan todas las mañanas al comenzar su jornada y que aplica férreamente en todos los nuevos emigrantes que desean entrar en la gran Arstotzka.

papers please la banalidad del mal indie adolf_eichmann videojuegos zehngames

papers please un informe sobre la banalidad del mal gameplay indie videojuegos zehngames

El segundo argumento se escinde del anterior, si Eichmann aceptaba como obligatorias todas las órdenes de Hitler era porque era incapaz de pensar por sí mismo. Harendt estableció este punto aludiendo a que el nazi únicamente podía expresarse a través de frases tópicas y clichés. En el título que nos ocupa este argumento es más que evidente en sus primeros companses. La primera frase que el jugador oirá será “Papers , Please” y la oirá a lo largo del juego una gran cantidad de veces llegando a convertirse incluso en un mantra, dando la sensación de que no estamos ante una persona de carne y hueso, sino ante una máquina que ejerce y lleva a la práctica todas las órdenes que les son dadas.

Otra de las causas que llevaron a pensar a Harendt en la banalidad del mal fue la escasa inteligencia que demostraba el procesado. En muchas ocasiones cuando se le preguntó por su formación intentaba evitar la pregunta y obviar la respuesta, ruborizándose en el proceso. Sin ánimo de ofender a nadie, es obvio que para ejercer un trabajo administrativo en un aduana no se requieren habilidades destacadas o estudios superiores muy específicos.

El cuarto argumento que seleccionaremos para esta entrada de todos los que Harendt estableció para juzgar al Teniente Coronel de las SS es la simple expresión “Si todos lo hacen, ¿por qué yo no? El título de Lucas Pope no nos la da a entender, sin embargo podemos extraer de la ambientación del título que existen otras aduanas y que la sociedad, o al menos el gobierno que rige dicha sociedad, no está en contra y se muestra benevolente con las acciones que el jugador lleva a cabo dentro de la gris garita donde desarrollo su trabajo. Por tanto, ¿está haciendo algo malo? Por supuesto que no, especialmente si en el contexto social donde desarrolla tales acciones no las considera negativas, sino todo lo contrario, por tanto dentro de su comunidad no está haciendo el mal, sino el bien.

Por último, la última conclusión o epílogo que realizó la filósofa alemana sobre el antiguo nazi fueron los análisis psicológicos que se le realizaron al alemán intentado establecer que se encontraban ante un psicópata o al menos encontrar una excusa válida para determinar su conocimiento genocida (Heichmann fue el encargado directo de aplicar la Solución Final en Polonia además de ser el supervisor principal de los transportes de prisioneros a los Campos de Concentración en todo el territorio regido por el III Reich). Sin embargo no encontraron nada salvo la más absoluta normalidad dentro del comportamiento del nazi.


Todas estas conclusiones llevaron a la filósofa a pensar que en realidad no se trataba de un hombre malvado en sí mismo, sino a un simple hombre que llevaba a cabo las órdenes que le eran dadas sin preguntarse sobre ellas, incluso si chocaban o entraban en conflicto con sus propias convicciones personales. Esto mismo es lo que lleva a cabo el oficinista de Papers , Please y por ende el propio jugador que lo maneja, por tanto ¿Somos intrínsecamente malvados los que hemos jugado e incluso nos hemos divertido con Papers , Please? La respuesta queda a vuestra elección. Lo que es evidente es que el título como videojuego es una propuesta sólida, muy adictiva y endiabladamente divertida.

Inicio Foros Papers, Please, un informe sobre la banalidad del mal

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #35054

    ¿Somos intrínsecamente malvados los que hemos jugado e incluso nos hemos divertido con Papers , Please? La respuesta queda a vuestra elección

    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/indie/papers-please-un-informe-sobre-la-banalidad-del-mal/

    Imagen de perfil de RoberbondRoberbond
    Participante
    #35055

    Me ha recordado el artículo a la película The Reader (el lector) donde ocurre algo muy parecido con la protagonista de la película.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #35056

    Gracias por tu comentario. Si, esa película, adaptación de la novela homónima no es más que la dramatización de algunos aspectos de la obra y vida de Arendt. De hecho recientemente se ha realizado una película dedicada a la vida de esta filosofa la cual no he visto pero me la han recomendado.

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.