¿Olvidates tu contraseña?

Metro: Last Light; Homo homini lupus

2014-02-23
8 comentarios

Metro: Last Light (íd.; 4A Games, 2013) es la continuación de Metro 2033 (íd.; 4A Games, 2010), un FPS de corte clásico con tintes de survival horror aparecido el año pasado y que ha pasado desapercibido por un gran sector del público de los videojuegos. El título sitúa al jugador en un mundo post apocalíptico enmarcado en la ciudad de Moscú donde sus habitantes sobreviven en las líneas de metro para escapar a la radiación nuclear de las bombas lanzadas durante la Tercera Guerra Mundial. En estos niveles subterráneos ha surgido una nueva sociedad dividida en diferentes bloques y grupos que buscan sobrevivir a toda costa y hacerse con el máximo poder posible dentro de las líneas de metro. Los dos títulos están ambientados en las novelas de Dmitry Glukhovsky Metro 2033 y Metro 2034 aparecidos en el año 2002 y que han supuesto un éxito internacional a gran escala. Enmarcadas dentro de la ciencia ficción enmarcan una trama y una intención mucho más profunda.

Como hemos mencionado el título se enmarca dentro del género de los FPS y sigue las mecánicas básicas del marco donde se apoya. El uso de diferentes armas, cuchillo, pistola, fusil de asalto, escopeta, rifle de francotirador y una especie de lanzadora de bolas de metal. De todas ellas el jugador únicamente podrá portar dos armas y el cuchillo. Aparte podrá portar otros elementos como granadas de mano, cócteles molotov, botiquines, filtros para su máscara de gas y balas anteriores a la Tercera Guerra Mundial, usadas como elemento de transacción y como munición real en casos de extrema necesidad. Todos estos elementos se recogerán del suelo, como en otros muchos títulos, con la salvedad de que en este caso todo guarda una lógica. Las armas, la munición y los filtros se recogerán de los enemigos caídos y en lugares donde tiene sentido que existan estos elementos como campamentos o armerías. Los botiquines,  granadas, etc., tienen la misma característica, el jugador los encontrarán en lugares donde tiene sentido que estén.

Otra de las características que sitúan a este título lejos de otras propuestas del género es el grupo de objetos que porta el jugadora además de las armas y las anteriormente mentadas. Estas herramientas son las máscaras de gas para las salidas al exterior, los filtros para que esta máscara funcione, una batería portátil para recargar la linterna, imprescindible para continuar en la oscuridad de la ambientación, un mechero en forma de bala de gran calibre y un medidor geiser convertido en el mapa del título debido a la inexistencia de este. Todos estos aparatos ofrecen al juego en cuestión una capa de profundidad y complejidad nunca antes vista en otros títulos y permite una inmersión increíblemente profunda.

El estudio responsable del título y de su anterior entrega es 4A Games, radicado en Kiev, Ucrania y fundada en 2006 por ex-miembros de GSC Game World, estudio conocido por su saga S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl (íd.; GSC Game World).  Saga con la que el título que nos ocupa comparte más de una característica, como su ambientación. A partir de este título el estudio ucraniano creó un nuevo motor de producción, el 4A Engine, con el que crearon el primer Metro, situándose dentro de los títulos más exigentes para con el PC, a la altura de otros grandes de su año como Crysis 2 (íd.; Crytek, 2011) o Battlefield 3 (íd.; EA Digitall Illusions CE, 2011). Por tanto nos encontramos ante un estudio joven, nacido de la experiencia de un gran juego como el mencionado S.T.A.L.K.E.R., dentro de un contexto como es el de Europa Oriental, experto en la creación de enormes FPS dirigidos a un solo jugador, aunque este tema lo trataremos más profundamente un poco más tarde.

Metro Last Light gas mask art analisis videojuegos zehngames

Como ya hemos adelantado el juego nace la novela de Dmitri Glujovski Metro 2033 y su secuela Metro 2034. El nacimiento de la primera novela del autor en 2002 fue de manera libre y gratuita, como reclamo publicitario. El libro cuenta la historia de Artyom, un joven que recorre un camino vital desde su estación de metro primigenia hasta alcanzar su destino. La ambientación, al igual que la del juego, describe los efectos de un mundo alcanzado por una guerra atómica donde los supervivientes luchan por sobrevivir en las líneas de metro de Moscú veinte años después de la explosión.

Por supuesto la intención de la novela, como ocurre con frecuencia con los títulos de ciencia ficción, no sé queda ahí, sino que describe con rigurosidad y amenidad los resortes tanto negativos como positivos de la sociedad rusa, desde el alzamiento de los extremos hasta el interés por el dinero, la pobreza, la enfermedad, la melancolía e incluso la nostalgia por los tiempos de la U.R.S.S., etc., aspectos que se encuentran igualmente en el videojuego. El título jugable es una adaptación brillante de la novela y esto se debe principalmente a la colaboración que ha mantenido el autor del libro con el equipo desarrollador.

Metro: Last Light nos sitúa en un tiempo inmediatamente posterior al final de la primera entrega. No desvelaremos el comienzo por no fastidiar el final de la primera entrega del título a quienes no lo hayan disfrutado. Artyom es ahora miembro de la Orden y durante los primeros compases tratará de encontrar a un miembro de los Oscuros (Negros en la novela), desde ese momento comenzará una carrera para evitar una guerra civil entre las diferentes facciones que habitan el metro, ansiosas por conseguir el armamento encontrado en la vieja estación D6.

Metro Last Light avatar fusil analisis videojuegos zehngames

Uno de los puntos fuertes del título es sin duda alguna su ambientación. Lejos de proponer al jugador un mundo  idealizado y superficial Metro: Last Light nos arroja una sociedad postapocalíptica, violenta y predispuesta a la lucha por el control del metro donde las verdaderas amenazas no son los mutantes, sino los propios hombres. Dentro de esta sociedad violenta se han consolidado diferentes grupos o bloques originados en las diferentes estaciones de metro donde destacan los rojos, los fascistas, la Hansa y los bandidos, además de otras estaciones libres o independientes. Cada una de estas tiene su razón de ser, una razón de ser que proviene de dos fuentes, el origen histórico de cada movimiento y la situación actual de la Rusia contemporánea.

Entre los grupos más poderosos del Metro se encuentra la Línea Roja, los comunistas de corte estalinista. Estos controlan una gran parte de la línea subterránea y representan el pasado ruso, la U.R.S.S. De hecho el nacimiento de este bloque, narrada en la novela, aparece como el resurgimiento del pasado ruso desde la melancolía y la nostalgia a través de la modificación de los nombres de las estaciones de metro y la adopción de la simbología y la propaganda soviética. El modelo comunista que aparece en el título es el estalinista, es decir, el control estricto y rígido de la sociedad a partir de un líder, un partido y un ejército con un control total sobre la propiedad y el reparto de esta.

 

Metro Last Light weapon duplet iso analisis videojuegos zehngames

Por tanto el nacimiento del bloque comunista en el juego nace como respuesta a una situación caótica y violenta y a un intento por poner orden y dotar de una organización fuerte a una sociedad que se desmorona. Esto mismo ocurrió en la Historia donde el Partido Comunista se hizo con el poder durante la Primera Guerra Mundial, en 1917, aprovechando el caos sufrido por la guerra y el descontento popular por el desarrollo de esta. Por tanto nació de una situación violenta y caótica como ocurre en el juego. Este hecho, el resurgimiento del pasado nacional y la visión positiva de este está de nuevo en boga debido a la crisis económica actual que obliga al ciudadano a mirar otras posibilidades aparte de la democracia que puedan salvar el estado actual de las cosas.

Existen otros detalles que relacionan más estrechamente el bando comunista de Metro: Last Light con la Unión Soviética como por ejemplo la expansión de la Revolución mediante dos vías, la diplomacia a través de la Tercera Internacional y las armas, como es el caso del juego, donde la Revolución necesita ser llevada a través del Metro para conseguir el fin último, crear un Metro comunista. Para llegar hasta ese fin la sociedad y la población se organiza militarmente, como es el caso del título. No olvidemos que, como hemos mencionado, en la actualidad, en la Rusia moderna, existe un fuerte endurecimiento de la política tanto interior como exterior que puede recordar en cierta manera al período soviético, está de más decir que Putin, el presidente ruso, fue un miembro destacado del KGB soviético y que pactos de comercio como el llevado a cabo hace unos años pone en evidencia el intento de resurrección de un pasado común. La ejemplificación de este movimiento es la situación actual de Ucrania donde se está librando una verdadera guerra para mantenerse del lado ruso o virar al lado europeo. Esta misma situación se vivirá en el juego y aún más en la novela donde muchas estaciones de metro se verán tentadas a cambiar su afiliación política para unirse a la temida Línea Roja.

Otro de los bandos más poderosos dentro del Metro son los fascistas. Estos no gobernaron históricamente en Rusia, sin embargo su inclusión dentro del título y dentro de la novela responden a aspectos de actualidad donde los grupos y partidos de extrema derecha se encuentran en auge. Este movimiento de resurgimiento de la extrema derecha es  observable en una gran cantidad de países como Grecia, Rusia o la misma Ucrania donde han nacido partidos políticos denominados nacional comunistas uniendo los aspectos políticos de los dos movimientos extremistas.

Estos movimientos están naciendo o renaciendo del descontento ocasionado por los gobiernos democráticos incapaces de dar una respuesta efectiva a la crisis económica actual. Este fallo o incapacidad para proporcionar soluciones prácticas es utilizado por estos partidos de extrema derecha de una manera demagógica para conseguir su parte de poder. De hecho este mecanismo democrático de asalto al poder fue el origen del gobierno del Partido Nacional Socialista en Alemania. Hitler prometió ofrecer una respuesta válida y rápida a la profunda crisis en la que se encontraba la República de Weimar y durante los primeros años lo consiguió gracias a la industria armamentística, sin embargo las connotaciones raciales, belicistas y políticas se encontraban ahí  y fueron votadas democráticamente. De la misma manera nace el fascismo en el Metro, la ausencia de respuestas válidas por el gobierno o la administración superviviente además del miedo creciente entre la sociedad permite el nacimiento de este tipo de movimientos que se amparan en el odio y la violencia contra otro grupo para forjar su propia identidad y enfocar la atención del problema en el otro. En el caso Alemán fueron los excluidos de la raza aria, es decir, gitanos, homosexuales, disminuidos psíquicos, el resto de europeos, comunistas y por supuesto, judíos. En el caso de Metro comunistas, capitalistas de la Hansa y anarquistas.

Por último, el tercer bloque político más importante del Metro es la Hansa. Esta organización es una federación de estaciones libres unidas por el comercio y comprende la línea de circunvalación del Metro.  Su principal dedicación es, por supuesto, el comercio y el origen del nombre proviene de la Liga Hanseática, una federación de ciudades del siglo XIV en la que muchos han querido ver una de las simientes de la Unión Europea. Estas ciudades y estas estaciones no comprendían un bloque político uniforme sino que lo único que las unía era el comercio y el beneficio que conseguían a través de esta actividad.Para mantener este comercio y el flujo de intercambios de mercancías es necesaria una paz dominante en todos los territorios para que las comunicaciones no se bloquen y por tanto el comercio no pare. Esta será la principal misión de la Hansa, asegurar la paz y si para ello es necesario enfrentarse al Imperio Fascista y la Línea Roja se hará la guerra entonces.

Este grupo político dentro del Metro representa el capitalismo imperante en la Rusia actual y en todo el mundo presente. Los miembros de la Hansa luchan por evitar la guerra para que no se vean interrumpidas sus labores de comercio y consecución de capitales ya que la guerra elimina fuentes de recursos y hace imposible el comercio. Por tanto para evitar la guerra se preparan para esta y son una de las fuerzas más temibles dentro del Metro. De hecho en las novelas nos narran con maestría la primigenia guerra entre la Línea Roja y la Hansa por la consecución de las estaciones de circunvalación y el intento de evitar la unión entre todas las estaciones de metro de la Línea Roja. Por tanto este grupo político ejemplifica la política exterior de la Guerra Fría donde el mantenimiento de la paz era imperante pero la tensión política estallaba en lugares periféricos como Alemania, Corea, Vietnam o Afganistán entre otros muchos. El mismo aspecto que aparece en el juego, donde no se adhieren a una guerra total sino que luchan encarnizadamente por el control de estaciones estratégicas.

Metro Last Light dlc art analisis videojuegos zehngames

Alejados de toda organización se encuentran los bandidos, en muchas ocasiones nombrados anarquistas. Estos no se encuentran alineados con ninguna facción y únicamente buscan el botín a través del saqueo y el asesinato de poblaciones completas en diferentes estaciones. Este será uno de los principales problemas del jugador a lo largo de la partida debido a que podrá ser pasto de ellos en cualquier momento. Otro de los protagonistas de la vida en el Metro es la Orden donde se encuadra el protagonista del título. Esta Orden es un claro referente a las Naciones Unidas que de nuevo nos vuelve a retrotraer al período de entreguerras donde la Sociedad de Naciones, organización internacional nacida tras la Primera Guerra Mundial, intentaba frenar los conflictos de una manera diplomática sin llegar nunca a alcanzar el éxito. De esta manera la Orden intenta frenar las tensiones entre los diferentes grupos sin llegar nunca a alcanzar un éxito absoluto lo que lleva a muchos a pensar en la inviabilidad del proyecto internacional como ocurre actualmente con las Naciones Unidas.

Como vemos, existen muchos grupos y muy bien definidos a lo largo de Metro: Last Light. Sin embargo echamos de menos otros grupos como por ejemplo los religiosos, ya que la religión es uno de los apartados olvidados del juego y que hubiera enriquecido el título al dotarlo de otra capa de complejidad. Las intenciones de estos grupos nunca serán transparentes, sino que estarán escondidas y ocultas hasta el momento de la verdad. El jugador se verá inmerso dentro de estas maquinaciones y tensiones e incluso llegará a ser parte de ellos de una manera transcendental. La inclusión de todos estos grupos, por supuesto, no es baladí, sino que responde a unas situaciones realmente claras y que se encuentran en la Rusia actual como por ejemplo el mencionado recuerdo y nostalgia del pasado soviético durante una época, la actual, que no se considera tan gloriosa como el recuerdo soviético idealizado. Otro de los movimientos que ya hemos comentado es el  alzamiento de los movimientos fascistas y por último la Hansa, el capitalismo, el cual ha invadido Rusia y sitúa a los dos otros bandos apartados del poder supremo. Esquema que se repite en el título Metro: Last Light. Por tanto el juego y la novela no son simples obras de entretenimiento superficial sino que esconden  un mensaje mucho más profundo, nos habla sobre la naturaleza del hombre y sobre todo y especialmente sobre el comportamiento del hombre en sociedad durante épocas de precariedad y peligro.

En la actualidad estamos contemplando cómo estos movimientos extremistas están consiguiendo su lugar dentro de los gobiernos, en Finlandia el partido de extrema derecha es el partido clave del Parlamento. En Grecia el partido Amanecer Dorado ha conseguido un número respetable de diputados en el gobierno. En Rusia la xenofobía y la homofobía es cada día más acuciante y los movimientos de extrema derecha y extrema izquierda están creciendo, en definitiva, estamos viviendo una nueva ola del fascismo europeo como ocurrió en los años 30.  Durante esta década se consolidó el gobierno fascista de Benito Mussolini en Italia, Hitler alcanzó el poder, Francisco Franco derribó un gobierno legítimo republicano y se proclamó dictador abrazando durante un tiempo el fascismo italiano y el nazismo alemán. En Japón se desató una oleada extremista de nacionalismo y adoración mesiánica al emperador. En Rusia el estalinismo se afianzó y consolidó eliminando a sus otros enemigos. En definitiva, durante la época de los años treinta en Europa se alzaron los extremismos políticos y desembocó en la más cruenta guerra de la humanidad. Todos estos movimientos provienen de la economía. La Rusia soviética de los efectos de la Primera Guerra Mundial y el resto de la Crisis económica del 29, que supuso un mazazo para las economías de los países de medio mundo. Estos efectos permitieron que grupos extremistas aprovecharan la debilidad de los gobiernos y de manera demagógica consiguieran el apoyo popular como régimen de Hitler. Este proceso lo estamos viviendo de nuevo y es el proceso que se vive en el Metro de Moscú durante Metro: Last Light, por tanto el título es una advertencia al peligro de los extremismos y de abrazarlos durante épocas de peligro y como el hombre, aun existiendo salvajes bestias, sigue siendo el peor enemigo para el hombre.

Metro Last Light logo analisis videojuegos zehngames

Aparte de las influencias políticas e históricas además de las novelas el juego en sí bebe del legado de otras obras y recoge algunos aspectos para unirlos e integrarlos en su propuesta. El primero, que se nos antoja evidente, es el mencionado S.T.A.L.K.E.R., de este no solo recoge su ambientación post desastre nuclear sino todo el abanico de mutantes y peligro además de su pequeña dosis de inventario donde la máscara de gas y los filtros es esencial para su supervivencia. Otros resortes que escoge para acoplarlos a Metro: Last Light es el uso de la linterna y el empleo del terror psicológico donde el jugador estará deseando alcanzar la luz para pasar cuanto antes el mal trago de atravesar una zona oscura rodeado de sonidos de mutantes violentos.

Otro de los títulos que podemos ver representados en Metro: Last Light es la saga Fallout (íd.; Black Isle, Bethesda Games Studios, Obsidian Entertainment, 1997 – 2010). De entre las características más reconocidas son por supuesto la ambientación post-nuclear y el uso de inventario así como el uso de la primera persona en las últimas entregas de Fallout, pero también la gestión de la munición y la inmersión del jugador en un mundo desgarrado por las luchas humanas por el poder entre diferentes bloques o grupos políticos situados en los extremos del espectro político y donde, una vez más, el hombre es el mayor peligro para el hombre.

Metro Last Light gas mask grey analisis videojuegos zehngames

BioShock (íd.; Irrational Games, 2K Marin, 2007 – 2013) es otra de las influencias más poderosas para Metro: Last Light por saber unir y conseguir el éxito en el intento una historia madura y compleja llena de referentes políticos y filosóficos en un juego de disparos en primera persona. De hecho para el que esto subscribe BioShock Infinite (íd.; Irrational Games, 2013) es justamente la contraposición de Metro: Last Light, el positivo de este. El primero se alza sobre los cielos, el segundo se sumerge en la profundidad del metro, el primero hunde sus raíces en la política norteamericana, el segundo en las rusas, etc., en definitiva, es el complemento contrario a Metro: Last Light y su principal competidor por el mejor FPS de la generación con el permiso de la saga Borderlands (íd.; Gearbox Software, 2009 – 2012).

El juego nace en un contexto, Europa Oriental, que últimamente está dando grandes alegrías a los aficionados a los juegos de primera persona enfocados a un solo jugador. Ya hemos hablado del título S.T.A.L.K.E.R, pero existen otros muchos como por ejemplo Hard Reset (íd.; Flying Wild Hog, 2011), la puesta a punto de Shadow Warrior (íd.; Flying Wild Hog, 2013) la saga ARMA (íd.; Bohemia Interactive, 2006 – 2013) o el conocido Painkiller (íd.; People Can Fly, 2004). Existen otros muchos ejemplos de la buena salud que respira el género en este contexto geográfico y que lo convierte en una verdadera lanzadera de grandes juegos de disparos en primera persona centrados en la historia y no en el multijugador.

En definitiva Metro: Last Light es uno de los mejores FPS del escenario actual y será muy difícil de superar. Por supuesto tiene sus problemas, que no mencionaremos aquí porque entroncan dentro de la coherencia de la ambientación del título y no empañan el resultado final. Su trama y ambientación recogida de la novela Metro 2033 convierten la historia del juego en una trama profunda, oscura y realmente interesante que mantendrá al jugador interesado y pegado a la pantalla durante toda la partida. Si sumamos a todo esto la oscuridad penetrante y el agobio ejercida por los túneles de metro Metro: Last Light crea una experiencia única para el jugador muy difícil de olvidar. 

Inicio Foros Metro: Last Light; Homo homini lupus

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34120

    En el contexto de la Europa Oriental, Metro Last Light se erige en el mejor FPS

    Lee el artículo completo en http://zehn.theck.es/analisis-metro-last-light-homo-homini-lupus/

    Imagen de perfil de Enrique VargasEnrique Vargas
    Participante
    #34121

    Excelente reportaje sobre la ultima entrega de la saga Metro.
    Muy interesante las comparaciones que realizas con la Europa actual y la Rusia post-apocaliptica.

    Por cierto Soy de Venezuela y realizamos talleres sobre Videojuegos (Parecido a lo que escribes) Pero en Bibliotecas de la capital.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34122

    Muchas gracias Enrique, las comparaciones parten de la idea original de la novela Metro 2033, una genialidad de una joven promesa de la ciencia ficción actual. Me resulta muy interesante vuestro trabajo ¿Existe algún blog o página donde colguéis vuestras actividades y pueda echarle un ojo? Gracias por comentar!

    Imagen de perfil de Enrique VargasEnrique Vargas
    Participante
    #34123

    Lamentablemente no. Pero tengo un Blog literario: http://www.brotherbooktheopenbook.wordpress.com Que pronto cumplirá su primer aniversario (en abril para ser exacto).

    Mas adelante incluiremos en dicho Blog cómics propios, temas sobre arte, cine y también videojuegos al estilo de Zehn games.

    En el Caso de los talleres sobre videojuegos, llevamos ya 3 talleres con el nombre de (cine, literatura y videojuegos). Concepto que consiste en observar las fuentes de inspiración de los juegos que serán analizados, desglosar el juego seleccionado para la clase y los debates. Yo eh colaborado en uno, ya que los anteriores los realizo un joven que estudia letras y es fan de los videojuegos llamado Maikel Velásquez. Después junto con el y otros jóvenes interesados, estamos planeando un taller mas ambicioso, junto con una pequeña conferencia, una serie de artículos escritos y un documental para investigar sobre tramas de videojuegos como por ejemplo The Last of Us, Bioshock, Metro, The Walking Dead y otros parecidos…

    Pero tomara tiempo en materializarse, la idea es realizaras a corto-medio y si es necesario largo plazo.

    Imagen de perfil de Enrique VargasEnrique Vargas
    Participante
    #34124

    Espero que pronto realices un reportaje sobre The Last of Us y mas adelante sobre Watch Dogs cuando salga y cumpla las expectativas.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34125

    Me alegro mucho por todas vuestras actividades y os doy la enhorabuena por vuestro trabajo, os seguiré a través de tu blog, si necesitarais cualquier ayuda no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Actualmente me encuentro disfrutando de The Last of Us, cuando lo termine adecuadamente y si el juego se presta a ello escribiré sobre él así que estaré atento 😀 gracias por tu interés y tus comentarios.

    Imagen de perfil de Enrique VargasEnrique Vargas
    Participante
    #34126

    Muchas gracias por estar interesado y apoyarnos y por cierto en el ultimo taller que realizamos utilizamos su famoso articulo sobre Bioshock Infinite, para el estudio del mismo y fue de gran ayuda.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34127

    Vaya, es todo un honor y una sorpresa que utilicéis textos míos para vuestras presentaciones, muchas gracias, como ya te he comentado, si necesitarais de cualquier ayuda no dudes en avisarme.

    Imagen de perfil de 55225522
    Participante
    #34747

    Hola, Enrique. Me parece muy loable la intención de realizar la conferencia y los artículos que mencionas. Sería excelente que contaran con un sitio en internet para divulgar esas actividades. Soy de Caracas y me parece que aquí en Venezuela no hay muchos espacios donde discutir y difundir los componentes culturales y artísticos asociados a los videojuegos cuando se los analiza como medios de expresión, más allá de su inherente condición de productos lúdicos. Este es un tema que me interesa mucho. Si existe la posibilidad de colaborar de alguna forma, estoy a la orden.

    Al autor del artículo, un texto muy bueno, como siempre. Me gustaron los elementos de análisis internacional que incluyes de manera muy acertada y concuerdo con la visión del ascenso de partidos extremistas en Europa como un proceso que puede crear, si no se le presta la atención debida, condiciones políticas y sociales similares a aquellas inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

    Un saludo.

Viendo 9 publicaciones - del 1 al 9 (de un total de 9)

Debes estar registrado para responder a este debate.