¿Olvidates tu contraseña?

McPixel: (Not) Save the day

2013-03-18
No hay comentarios

Héroes y villanos. El prolífico y variado universo del videojuego está plagado de incontables figuras legendarias como Big Boss, el/la Comandante Shepard o Samus Aran. Héroes y heroínas – a veces tachados de antihéroes – que, por sus notables y valerosos actos, trascienden su humanidad para convertirse casi en semidioses a los ojos de las gentes sencillas que los contemplan con devoción y temeroso respeto. Pero estos héroes nunca serían reconocidos como tales sin la presencia de un villano; el poderoso archienemigo que se presenta siempre como la fuerza opuesta y complementaria a nuestro campeón. Teniendo en mente esta dicotomía es mucho más fácil situar a McPixel, personaje principal del título homónimo, pues ni es un héroe ni es un villano; es un gañán.

McPixel

Mucha atención pues tras la apariencia tan amateur de McPixel se encuentra el primer videojuego lanzado vía Steam Greenligh. McPixel es un título independiente desarrollado por Mikolaj ‘Sos’ Kaminski basado en el adictivo género de los microjuegos que puso de moda la aclamada saga WarioWare (2003 – 2009) de Nintendo. La idea original de McPixel se incubó y cobró forma en la Ludum Dare 21 – un interesante evento en el que los desarrolladores tienen 48 horas para crear un videojuego desde cero – siendo ésta una versión limitada del título que estamos analizando.

McPixel no posee un argumento propiamente dicho, simplemente se sucederán sin descanso diversos escenarios en los que existe un elemento explosivo – no tiene por qué ser necesariamente una bomba – que tendremos que desactivar o alejar de nosotros en un breve intervalo de tiempo; exactamente dispondremos de 20 segundos para ello.

Adéntrese en un bucle de humor zafio

Cada partida en McPixel es una sucesión vertiginosa de seis microjuegos de point&clic en los que tendremos apenas unos segundos para interactuar con el entorno hasta dar con la esquiva solución. Estos seis escenarios se repetirán cada 20 segundos en bucle hasta demos con la forma de evitar que el artefacto explote. El frenesí de la situación sumado a la estridente música de fondo pondrá de los nervios hasta al jugador más paciente por lo que es recomendable seguir el warning inicial de Mikolaj Kaminski: “Es altamente recomendable hacer pausas mientras esté jugando a este videojuego. Largas sesiones pueden dañar su cerebro y su experiencia de juego”.

La peculiaridad más destacable del título es, sin duda, el empleo de gráficos minimalistas – por llamarlos de alguna forma -. Una amalgama de píxels como puños dan forma al universo McPixel potenciando hasta el infinito su ya de por sí elevado nivel de incoherencia. Gráficos al nivel de nuestras mejores obras realizadas en el Paint que provocarán picores a los amantes del detalle a 1080p – absténganse de probar este indie los graphics whore -. Toda una seña de identidad que McPixel porta con gran orgullo.

El humor está siempre presente en McPixel por lo que cada escenario se convierte en un gag interactivo en el que cada una de las opciones a escoger desencadenará una serie de eventos absolutamente alocados y gamberros. McPixel es un personaje con pocas luces que no conoce – ni conocerá – la vergüenza por lo que no dudará ni un segundo a la hora de orinar en un motor en llamas delante de un atónito alienígena o en tener un affaire con el Presidente Obama en el mismísimo Despacho Oval. Actuar sin pensar; esa es la máxima que rige todas las acciones de nuestro protagonista – darle una patada a una bomba es algo que sólo McPixel puede hacer -. Prepárense para disfrutar de las alocadas e insensatas soluciones que McPixel ideará para evitar que todo salte por los aires. No tienen desperdicio y despertarán la sonrisa en el jugador – he de admitir que más de una vez he soltado una buena carcajada ante lo surrealista de la situación -.

Oda a la cultura del videojuego

Entre las decenas de parodias destacan aquellas dirigidas expresamente al público gamer; todo un homenaje a la cultura del videojuego por parte de Sos. Títulos como Mortal Kombat (id.; Midway Games, 1992)Pokémon (id.; Game Freak, 1996) o Half-Life (id.; Valve, 1999) se cruzarán en el camino de McPixel con trágicas consecuencias para sus protagonistas pues nuestro gañán favorito no dudará a la hora de dar una buena patada en la entrepierna a quien pille por delante; aunque sea el mismísimo Profesor Oak. Estos gags harán las delicias que aquellos que hayan jugado a dichos títulos por lo absurdo de la situación – ¿McPixel y Gordon Freeman en una misma escena? -; un claro ejemplo del gran humor de Mikolaj Kaminski. Además en la web oficial podremos encontrar magníficos screenshots exclusivos de los cameos de McPixel en videojuegos de culto como Super Mario Bros. (id.; Nintendo EAD, 1985)Final Fantasy VII (id.; Square, 1997) o The Legend of Zelda: Ocarina of Time (id.; Nintendo EAD, 1998).

Esto no acaba aquí…

McPixel no es un videojuego de larga duración, pero existen una serie de elementos que nos permiten alargar su vida útil sin tener que pasar por caja – algo a lo que, desgraciadamente, no estamos acostumbrados -. En primer lugar tenemos los niveles bloqueados a los que tendremos acceso una vez hayamos realizado todas las interacciones posibles en cada uno de los escenarios del capítulo en cuestión (cada capítulo se divide en cuatro niveles: los tres que tendremos que completar más el bloqueado; a su vez cada nivel lo componen seis escenarios de 20 segundos). En segundo lugar tenemos los abstractos escenarios de bonificación que podremos jugar si conseguimos no saltar por los aires tres veces de forma consecutiva; algo que será más difícil de lo esperado. Para el final dejamos el añadido más importante: su contenido extra mediante Free DLCs. Estos interesantes contenidos gratuitos están a mano desde el primer instante pudiendo el jugador disfrutar de nuevos gags creados por la comunidad de fans así como de packs de escenarios especiales como el DLC Ludum Dare o el DLC The End – este último basado en escenarios apocalípticos como parodia del inocuo Fin del Mundo del pasado 21 de diciembre -.

McPixel no será recordado como una de las obras maestras de la vertiente indie, y no es que no se lo merezca sino que directamente no necesita tal título honorífico. Tan directo como una patada en las partes nobles, McPixel nos regala decenas de situaciones tan incoherentes como memorables fruto de la genial mente de Mikolaj ‘ Sos’ Kaminski. Nadie – ni siquiera Batman – se salva de la infinita estupidez de McPixel: un tipo simplón que golpea siempre antes de preguntar pero que, a base de patadas y groserías, consigue hacerse en hueco en el corazón de los amantes del humor más absurdo.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, ,

Inicio Foros McPixel: (Not) Save the day

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.