¿Olvidates tu contraseña?

Jade Empire: La Fuerza y el Chi

2012-12-18
8 comentarios

El dragón y el agua

Dominador de la caprichosa física de su cuerpo y gobernante de los cuerpos de agua en movimiento. Así se presenta El Dragón de Agua, como criatura legendaria de la China ancestral. Su figura es la más antropomórfica debido a su imagen de gobernador, dónde se muestra con las vestimentas propias de un rey en su forma más humanoide. Venerado por la antigua creencia de que sus deseos podían determinar el futuro de la nación a través de las lluvias para las cosechas, era en las zonas más rurales dónde se levantaban símbolos para venerar al Dragón de Agua. En épocas de sequía o inundación era costumbre que los ancianos y autoridades locales guiasen a la comunidad a dedicar sacrificios y celebrar otros ritos religiosos para apaciguar al dragón y pedirle lluvia o el cese de ésta.

En el corazón del mundo civilizado, se alza con majestuosidad El Imperio de Jade, como vivero de cultura y tecnología por la gracia de la Dinastía Sun. Bendecida desde sus origines por el Gran Dragón, la Dinastía Sun ha guiado a su pueblo durante generaciones de prosperidad y crecimiento. Pero la gracia concedida por el Gran Dragón se marchitó ante la rebelión de la naturaleza, que asoló la tierra de una sequía inaudita, La Larga Sequía. El regente Emperador Sun Hai, demostró al pueblo que nadie podría con la voluntad del Emperador, y devolvió el agua a la tierra como muestra de su poder. Algo que provocó un desajuste en el equilibrio de la naturaleza y las criaturas que velan por ella.

Y con este escenario como punto de partida se presenta Jade Empire (Bioware, 2005) invitándonos a sumergirnos en la cultura milenaria china a través de un historia llena de pasajes propios de su mitología, sociedad y conspiraciones. Con un protagonista como epicentro de lo que acontece, dónde el valor, la moral y la responsabilidad serán el eje en la elección de su camino. Un camino que, independientemente de la senda escogida, guiará a nuestro avatar a la primera fila del protagonismo. Efectivamente, el desequilibrio en la naturaleza ha tenido consecuencias que sólo alguien con un don especial, por aprender y explorar, puede remediar. Desde Dos Ríos, una pequeña población muy alejada de las tramas del Imperio, nuestro protagonista iniciará su andadura.

El Imperio de KotOR

La trayectoria de Bioware como estudio de desarrollo es, a estas alturas, algo más que conocida por el gran público. No obstante, es importante situarnos en el marco del momento en que se desarrolla Jade Empire para asimilar la trascendencia del trabajo del estudio canadiense. Tras el éxito de Star Wars: Knights of the Old Republic (Bioware, 2003), deciden ceder el desarrollo de la segunda entrega a Obsidian, y generar un nuevo mundo con Jade Empire. Siendo así y sin querer restarle mérito, en muchas facetas de Jade Empire encontramos el reflejo de KotOR. Una sensación que no desagrada y se normaliza a la primera de cambios, ya que si el jugador ha vivido previamente en Costa de la Espada de Faerun de Baldur’s Gate (Bioware, 1998) o en Neverwinter de Neverwinter Nights (Bioware, 2002), experimentará una agradable sensación de ‘déjà vu’.

Sin embargo, hay que destacar que Jade Empire destila personalidad propia. El trabajo realizado en cuanto a diseño y ambientación nos evoca la mejor filmografía oriental, dónde el tributo a películas como Operación Dragón (Robert Clouse, 1973) de Bruce Lee, se manifiestan de forma natural conforme avanzamos en la aventura. Una comunión, la de todos estos matices, que dotan al juego de un entorno latente y creíble, por lo que el jugador desarrollará una empatía con lo expuesto hasta asumir que en algún rincón de la China Imperial, existió el Imperio de Jade. A pesar de contar con Odyssey Engine como motor gráfico -herencia de KotOR – es palpable que lo han exprimido al máximo para alcanzar un nivel superior en detalle en cuanto a escenarios. Una sensación que, aunque se agradece, pasará a un segundo plano, al comprobar que apenas sufrimos ralentizaciones como mayor logro en el apartado técnico. Sin embargo, hay otros aspectos mejorables a nivel técnico como la calidad de las texturas o cierto clipping en determinados momentos. Algo que no debe inquietar al jugador, ya que Jade Empire no pretende atraer por su envoltorio, siendo su interior dónde radica su fuerza.

Hero

Jade Empire se compone de una arquitectura modular con combates en tiempo real. Una fórmula que actualmente Bioware todavía explota y no es criticable, ya que junto con su gestor de decisiones, le han llevado a ‘su éxito’. Navegaremos por una historia totalmente dirigida aunque nos parezca lo contrario. Pero no es tan radical como suena. Es decir, Jade Empire no es ‘pasillero’ en su totalidad, pero su arquitectura modular no te permitirá retroceder sobre tus pasos o revivir aquella experiencia. Dentro de una misma zona, hay libertad para ejecutar ciertas misiones o cometidos en el orden que prefiramos. Algo que choca de frente con la necesidad de realizar ciertas gestiones para poder avanzar. Por tanto, la diferencia entre misiones vinculadas a la trama principal y el resto, se detecta enseguida. Y es aquí donde el jugador puede desistir de hacer de mensajero ‘espantando espíritus’ y centrarse en la trama principal, que esta sí, le llevará de la mano hasta las últimas consecuencias de una historia llena de moralidad, ética y egos.

Bajo el paraguas de un RPG accesible, Jade Empire crece más por sus momentos puntuales de acción que por lo especializado en el desarrollo del personaje. Mejorar habilidades que iremos adquiriendo durante el desarrollo del juego, junto con una buena gestión de gemas de poder en nuestro amuleto, serán la base para crecer como avatar. Aunque no hay que dejarse engañar ante lo básico de este sistema, ya que especializarse en alguna técnica en concreto es necesario en los primeros niveles si queremos avanzar con relativa tranquilidad. Toda la gestión del personaje, presente pero no tan determinante como en otros homólogos del género, se postra ante la plasticidad de la acción. Porque si hay algo que destaca por encima del resto, es sin duda, el espectáculo visual que suponen los combates.

Hablar de un RPG con combates en tiempo real, suele acabar en maltratar los botones del pad. Una situación, que se aleja a pasos agigantados de lo que supone el combate en Jade Empire. Sí, es en tiempo real, pero no por ello carece de táctica. Se antoja, por tanto, imprescindible, la necesidad de tantear el terreno antes de entrar en acción. Esperar, esquivar y analizar la actitud de nuestros rivales es básico para superar un combate. Una combinación de factores que genera una simbiosis entre el avatar y el jugador gracias a la fluidez con la que se desarrollan los movimientos desde el pad. Todo unido en perfecta armonía con la tensión propia del combate a la par que la belleza plástica de la sabiduría china en las artes marciales. Un marco idílico y a su vez nuevo para el jugador. Una sensación que influye respeto pero que se quiere probar a toda costa. El vértigo en la velocidad de ejecución. Una confluencia de detalles que se manifestarán en la mente del jugador a modo de flashes de películas como Hero (Zhang Yimou, 2002).

La Fuerza y el Chi

Retomando el paralelismo y las similitudes con KotOR, y centrándonos en el módulo de gestión de decisiones, es obvio señalar que para que la componente moral sea efectiva, será necesario marcar dos extremos opuestos. Es decir, para debatirnos entre el bien y el mal con nuestras acciones, previamente deberemos saber dónde está la línea de cada uno de ellos. La Luz y la Oscuridad del universo de George Lucas, aquí se traduce en ‘La Senda de la mano abierta’ y ‘La Senda del puño cerrado’. Ambos nombres con una lectura entre líneas, dónde, ‘la mano abierta’ bajo lo propio de abrir la mano a modo de ofrecer ayuda, representará el lado de la ‘luz’; mientras que ‘el puño cerrado’ con la sonoridad propia de una imagen agresiva, representará la ‘oscuridad’.

Puede parecer una transformación del mundo galáctico a la ‘China de Bioware’, pero a diferencia de lo que pueden representar dos polos tan opuestos, para Jade Empire se ha apostado por mostrar al jugador desde el inicio la viabilidad de ambas sendas. Una propuesta que se agradece y engrandece a su vez las líneas argumentales de la historia, ya que el jugador no notará la presión de tener que decidir bien. Simplemente tendrá que decidir, sin más. Y aquí encontramos otro de los valores absolutos de este juego. Lo neutro del entorno a la hora de tomar una decisión. Aunque en algunos casos observaremos como a nuestro personaje le cambia la expresión de la cara en función del tipo de respuesta que queramos dar, el resto del entorno se mostrará aséptico durante nuestro proceso de decisión. Ni colores vinculados – ya saben, aquello del azul, rojo y blanco – , ni nada similar que nos pueda redirigir hacia una respuesta más correcta. Sin duda, y con la ventaja que otorga la distancia y el tiempo recorrido, es quizás el gestor de decisiones más puro que ha creado Bioware. Lástima que para ellos sólo fue una versión más, involucionándolo hacia algo adulterado a base de sobres de azúcar glasé.

Bajo esa libertad para la decisión sin coacción alguna se debatirá el jugador a modo de condescendencia con los que le acompañarán durante su periplo. Si bien es cierto, y reiteramos, que la toma de decisiones es libre, habrá que asumir ciertas consecuencias en forma de reacción por aquellos que nos acompañan. Así, cada uno con su historia propia (aunque la mayoría, carente de trascendencia) intentará arrastrar al jugador hacia su posición y perspectiva de la situación, buscando en cada momento un guiño de complicidad. Una paradoja teniendo en cuenta que la utilidad de cada uno de ellos es puntual, ya que sólo podrá ayudarte uno en combate. Otra decisión que el jugador deberá tomar, aunque quizás los acompañantes que más destacan se detectan rápidamente. Una sensación extraña, la del acompañante, ya que apenas trasciende en los combates y mucho menos en el crecimiento, puesto que no evolucionarán como el personaje principal.

Por otra parte, algunos de los personajes secundarios se tornan imprescindibles por el propio peso de la línea argumental principal. Una historia bien contada y muy sólida que se nutre de los diferentes escenarios cerrados por dónde nos moveremos, para hilvanar nuestras acciones a modo de ‘epic story’, aunque sea más con un patrón conocido y necesario, que con un patrón por diseñar. Un manto precioso para tapar la mente del jugador y guiarlo por los senderos (amplios) prefijados desde el código sin que sea consciente de ello y convencido de que el camino lo escogió él. Un ‘modus operandi’ que ya forma parte del sello Bioware.

Enter the Fat Dragon

Todos los ingredientes con los que cuenta Jade Empire están enfocados en ser un Action RPG diferente, adulto y espectacular. La temática escogida sale de los clichés de brujería y espada descendientes de Tierra Mieda, algo que se agradece por aquello de innovar. Una temática, que además se recrea en el peso de la historia de una cultura milenaria como la china. Pero, no perdamos la perspectiva y asumamos que si no es de tu agrado esta ambientación, necesitarás algo más para seguir jugando. Y Jade Empire, afortunadamente, también ofrece otras virtudes. Una buena línea argumental, bien llevada con el gestor de decisiones, invitan al jugador a formar parte del viaje sin forzar situaciones, siempre que este no quiera cambiar la historia prescrita; o las fases de evasión mental, dónde a modo de 1942 (Capcom, 1984), nos divertiremos con un básico shoot ’em up de trascendencia nula.

Pero sobre todo destaca un control suave e hipnótico durante los momentos de acción frenética, el combate. Un combate que se sufre en las primeras horas de juego como aviso al jugador de que aquí el aporrear botones no tiene cabida; provocando el aprendizaje en la gestión de los combates. Un instante, que por momentos, crea una expectativa de lo que el jugador cree que encontrará. Una ventana abierta hacia lo infinito para explorar sin límites la magnitud del combate. Sensación que se desvanece poco a poco, combate a combate, cuando el jugador se percata de lo asequible, mecánico y repetitivo del proceso de acabar con sus oponentes, independientemente del nivel de dificultad escogido. Una pequeña decepción que transforma lo bello del combate en lo bruto del trámite. Una desilusión que con el paso de las horas se normaliza, mientras el jugador busca cobijo en otras virtudes del juego, topándose con un giro argumental predecible y un desenlace final a modo de ‘final boss’ que ni agrada ni desagrada, simplemente se supera como uno más de los ‘n miles’ que le precedieron.

Y con la impresión de haber hecho cuanto estaba en sus manos por vivir algo diferente, el jugador observa en la distancia e intenta analizar por qué algo con tantas virtudes ya no despierta interés. Y entonces recuerda al simpático Sammo Hung intentando ser Bruce Lee en Enter the Fat Dragon (Sammo Hung, 1978); gracioso, divertido pero sin la trascendencia del maestro Lee. […]

Imagen de perfil de Raul Factory

Raul Factory

74 entradas como autor
Nacido en Tamriel y criado en Tierra Media. Un error de cálculo en el condensador de fluzo de mi DeLorean, me ha traído hasta aquí, interrumpiendo mi formación como mago en la Torre del Círculo. Mientras soluciono este problema, mejoro mi formación a base de videojuegos, dónde los RPG y las historias de bardos me tienen absorbido el cerebro. A ritmo de “Stuck in a moment” intento abrazar la historia del sector como parte de mi vida.

Etiquetas:

, , , , , , , , , , , ,

Inicio Foros Jade Empire: La Fuerza y el Chi

  • Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39687

    El dragón y el agua Dominador de la caprichosa física de su cuerpo y gobernante de los cuerpos de agua en movimiento. Así se presenta El Dragón de Agu
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/jade-empire-la-fuerza-y-el-chi/

    Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39688

    Gran juego de la primera Xbox, que tuvo una versión de Pc algo mejorada en algunos apartados, sobre todo el combate. Me han entrado ganas de rejugarlo y me gustaría mucho que Bioware sacara mas juegos con esta ambientación ¿Para cuando un Jade Empire 2? Yo compro 🙂

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39689

    Tal y como indico en mi análisis la propuesta en su totalidad es muy buena, pero se desmorona poco a poco ante lo recurrente de solucionar los combates por la vía rápida. A todos los rivales se les puede golpear por la espalda y de forma relativamente sencilla. Sólo mejorando ese detalle, el juego ganaría en dificultad y te obligaría a devanarte los sesos en cada combate.
    Pero estoy contigo, en que una segunda entrega podría funcionar y muy bien!

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #39690

    Solo decir una cosa, gracias a usted y a esta crítica, acabo de comprar ‘Jade Empire’ en la ofertaza de Steam.

    Gran texto, sin duda por lo que he leído, hacen falta más títulos como este para que la industria no tome un rumbo equivocado o erróneo.

    Imagen de perfil de mirlo2006mirlo2006
    Participante
    #39691

    Juego que me ganó por su ambientación y sus espectaculares combates (las animaciones son de esta generación), es otro ejemplo más de los rpg’s de calidad que salieron en la infravalorada xbox…consola a mi juicio hecha para jugones de la vieja guardia. Los productos de Bioware pueden gustar más o menos pero está claro que siempre están muy cuidados.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39692

    Es una buena apuesta por lo diferente de la temática. No obstante, reitero que el combate, a efectos de ejecución, si no se ha mejorado con algún parche para pc, no está a la altura.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #39693

    Es curioso observar lo que apuntaba Bioware entonces y en qué se ha convertido, pero este sería otro tema que nos ocuparía un nueva entrada sin duda.
    Yo he tardado en entran el mundo Xbox, y aunque estoy recuperando el tiempo a marchas forzadas, creo que si pudiese retroceder en el tiempo, la hubiese comprado mucho antes.

    Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39694

    Tengo entendido que se mejoró el combate en Pc, se hicieron algunos cambios, pero no lo he probado para salir de dudas.

    Imagen de perfil de TiexTiex
    Participante
    #39695

    A mi me ocurrió exactamente lo mismo cuando me hice con una de segunda mano, cuando ya estaba la 360. Si hubiera sabido de los buenos juegos que tenía, la habría comprado mucho antes 🙂

Viendo 9 publicaciones - del 1 al 9 (de un total de 9)

Debes estar registrado para responder a este debate.