¿Olvidates tu contraseña?

FIFA 13: Four Four Two

2012-10-16
22 comentarios

Four Four Two es una revista de fútbol de origen británico, con tirada mensual y publicada por Haymarket. Su nombre, hace referencia a la formación que mejor representa al fútbol inglés, el 4-4-2. Además, esta táctica está considerara como el ABC del manual de entrenador al ofrecer un planteamiento inicial equilibrado y homogéneo en todas las líneas. Desde que Inglaterra alcanzó la gloria en el Mundial de 1966, exhibiendo su juego a través de esta disposición táctica, el fútbol inglés se ha caracterizado por exprimir este concepto futbolístico hasta la actualidad, aunque con algunos matices. Por tanto, podemos afirmar que el 4-4-2 representa el equilibrio táctico en el fútbol. Transportando los conceptos equilibrio y homogeneidad del fútbol real al fútbol virtual, aparece FIFA 13 (Electronic Arts, 2012) como firme abanderado de estos conceptos desde los cuales quiere proyectarse un año más hacia el título de mejor simulador de fútbol.

Proyecto continuista

La trayectoria de FIFA desde sus inicios hasta la edición que hoy nos ocupa, se ha caracterizado por su irregularidad. Si bien es cierto que fue la primera franquicia que apostó por una regularidad anual en sus entregas y en la fuerza que supone contar con las licencias de los jugadores y equipos; su talón de Aquiles residía en lo alejado de la simulación, manifestándose claramente como alternativa arcade descendiente de la recreativa Euro League (Bootleg, 1989). Paralelamente la franquicia de Konami, Pro Evolution Soccer (ISS en sus inicios), ofrecía todo lo contrario; una estética menos cuidada y sin licencias, pero con una simulación más próxima a un partido de verdad. Con el paso de los años y a pesar de los esfuerzos de Electronic  Arts, Konami siempre salía victoriosa en este particular uno contra uno anual.

El dominio de Konami en este ámbito se inició de forma más clara con el primer Pro Evolution Soccer (Konami, 2001), que respondía a la versión europea de Winning Eleven 5 (Konami, 2001), muriendo de éxito con el salto a la actual generación de consolas. Por su parte, Electronic Arts, lejos de tirar la toalla, siguió trabajando con el objetivo de mejorar su punto más débil, la jugabilidad. Como si de un plato de alta gastronomía se tratase, sabedores de poseer la mejor presentación (licencias, opciones, gráficos o sonido), buscaron con ahínco poder ofrecer la mejor combinación de sabores (simulación y jugabilidad), hasta que en 2009, y por primera vez, batían a la licencia de Konami en su particular liga.

Desde entonces, lejos de bajar el pistón y aprovechando el desconcierto instalado en casa del rival, han trabajado para mejorar lo mejorable y ofrecer al jugador una experiencia nueva cada temporada. Y así, encontraremos la anterior entrega, FIFA 12 (Electronic Arts, 2011), como máximo exponente en cuanto a cambios se refiere, originando por lógica, el ‘daño colateral’ de no mover mucho ‘las manzanas del cesto’ para FIFA 13. Algo que puede parecer motivo de crítica destructiva, indiferencia e incluso rechazo, pero que tras un análisis en profundidad nos invita a disfrutar de la consolidación de lo modificado en FIFA 12. Sin fanfarrias ni alfombras rojas, se presenta FIFA 13 como un proyecto continuista, entendiendo esta descripción como sinónimo de seguridad. Una seguridad fomentada sobre una hoja de ruta bien trazada, y que cada año cumple sus objetivos.

Consolidación defensiva

Si en algo arriesgó Electronic Arts con FIFA 12, fue con la implementación de un nuevo sistema defensivo, rompiendo de esta forma una norma no escrita desde que FIFA es FIFA. El control siempre es el mismo para cualquier edición. Pero sin duda, la decisión de diseñar un nuevo sistema defensivo se consagró como un paso más a la consolidación de FIFA hacia la simulación perfecta. Hasta la fecha nos hemos preocupado de pulir los detalles en ataque con nuevos regates, pases, disparos y demás, mientras la defensa seguía haciendo su trabajo con tres movimientos básicos. Ahí había una oportunidad de mejora y Electronic Arts no lo dudó.

Pero lejos de caer en vicios conocidos del pasado, y a pesar de que el sistema defensivo de FIFA 13 es el mismo que el de su predecesor, estamos ante una evolución del sistema, dónde ahora las acciones son más fluidas y por tanto más reales. El severo castigo que recibías al intentar robar un balón y fallar (casi siempre) en FIFA 12, te empujaba a defender aguantando a los rivales y por ende, retrasando tu línea defensiva hasta que el contrario fallase en su construcción de juego ofensivo. Afortunadamente, ese aspecto se ha mejorada para FIFA 13, y ahora el riesgo de intentar robar el esférico, ya sea mediante carga o con una entrada a ras de suelo, ofrece un porcentaje más elevado de éxito, eso sí, tampoco piensen que es la panacea. Sin duda alguna, podemos afirmar que el sistema defensivo para FIFA 13 mejora la anterior versión en su conjunto, dotándola de un halo de fluidez  y naturalidad, que el jugador más experto valorará enormemente.

En cuanto  a los movimientos ofensivos, no encontraremos grandes diferencias de lo ya experimentado previamente. Concretando un poco más, no disponemos de nuevos movimientos para los jugadores durante el proceso de ataque. Pero que esto no sea motivo de esperar ver más de lo mismo, porque desde los primeros minutos de juego ya notaremos ‘un algo’ diferente durante nuestros ataques. Comprobaremos en primera persona como nuestros compañeros de equipo se mueven con coherencia, nos tiran el desmarque o arrastran a los centrales para crear huecos. Todo ello para mejorar la experiencia del juego ofensivo. Esta mejora se sobre dimensiona cuando probamos el depurado control del jugador y por extensión, su control del balón. Aunque de entrada puede parecer un poco más complejo que en anteriores ediciones, no sufran, nos estamos acercando a la realidad, y los futboleros de campo de tierra y partidos de aficionados ya sabemos lo difícil que es manejar un balón entre los pies cual Leo Messi de barrio. La realidad es que se ha incrementado el margen de maniobra con el stick izquierdo, y las posibilidades de regatear se suceden de forma más natural. Obviamente, como ya es costumbre en la saga, el éxito del movimiento saliendo con un regate más o menos vistoso, dependerá de la calidad del jugador que controlamos en ese momento.

I have the ball

Si el control del jugador con el balón en los pies fluye con más naturalidad, es obvio que el esférico tiene su parte de culpa en esta simbiosis a ritmo de Gardel. Como si le hubiesen inyectado vida propia al balón, éste se muestra con una física extraordinaria, si entendemos por extraordinaria su similitud al movimiento de un balón en un partido de fútbol real. Es decir, el movimiento del balón es lo que provoca en el jugador esa sensación de verosímil en la fusión con el jugador, y a su vez con los movimientos de los compañeros, y por extensión en el partido como conjunto. Estamos, por tanto ante el elemento diferenciador de FIFA 13. Y no podía ser de otra manera, porque si lo fundamental en un terreno de juego es el balón, su homólogo virtual no puede escoger otro camino. Con todo esto, el jugador se enfrenta a una serie de situaciones impropias del fútbol virtual, por poco vistas (entendemos por lo dificultad en su diseño y programación), pero a su vez ingrediente básico para la salsa del fútbol real. Durante las conducciones de balón notaremos como ya no lo llevamos tan pegado como estábamos acostumbrados y las consecuencias de eso, acaban en situaciones como: pérdida del balón, rebotes que te complican la vida, ocasiones frustradas o en el peor de los casos, algún gol encajado por querer “salir tocando desde atrás”.

El comportamiento del balón es novedoso pero es el más real que hemos podido disfrutar hasta hoy. No sólo en su binomio con el jugador, si no en situaciones de ‘soledad’, el balón se desliza de forma natural por el césped, respondiendo bien a cualquier pie que entorpezca su trayectoria, para que el balón adquiera otra vía a la vez que experimenta un desgaste de rodamiento. Resumiendo, un balón como cualquier otro. No obstante, y sin querer cambiar el discurso de lo argumentado previamente sobre este elemento, parece que cuando se despega del césped, en concreto en los centros o en algún disparo a puerta colocado, la física que tanto amamos (sí, a estas altura ya es amor), pierde sus principales encantos, mostrándonos una versión ya conocida. El balón de Nivea.

I pass the ball

Y siguiendo con el esférico controlado, que mejor que mantener la posesión y armar el ataque con un juego al primer toque. Nuevamente, nuestro amigo ‘el independiente’ balón juega un papel fundamental en este aspecto. Disponemos de un sistema de controles al primer toque que se ejecutará con mayor o menor éxito en función  de varios parámetros como la potencia del esférico, nuestra posición al recibir, nuestro movimiento previo antes de recibir, y como no, de la habilidad del que recibe. Una nueva vía para explotar las posibilidades en ataque que de estar bien gestionada, no duden que les puede llevar a la gloria. Sin embargo, el error ejecutando estas maniobras genera un estado de frustración permanente en el jugador, que se verá tentado a buscar otras vías más tradicionales para poder llegar a la portería rival.

Afortunadamente, el prueba y error nos ayudará a entender que aquellas maniobras tan naturales que ejecutábamos en FIFA 12, como por ejemplo, los cambio de dirección a golpe de stick, aquí ya no tienen cabida. Tampoco es una opción radical. Simplemente se ha subrayado la importancia de la vida del balón junto con la calidad del jugador que controlamos. Por eso, veremos cómo Leo Messi no tiene dificultades con el balón en carrera, mientras que el propio Puyol sí. Imagínense el reto que supone jugar con un equipo de un nivel inferior a los gigantes europeos.

Además, la velocidad del juego se ha incrementado o eso cree el jugador desde los primeros partidos. Habría que matizar que el balón en desplazamientos potentes, recorre la trayectoria a mayor velocidad, pero durante el resto de acciones del juego, no se experimenta un mayor ritmo. En esta línea, y como consecuencia, si practicamos un fútbol más directo, dará la sensación de que nos movemos más rápido; y si nuestro rival hace lo propio, el partido puede convertirse en un corre calles, y entonces sí, tendremos un ritmo de juego más alto que en FIFA 12. No obstante, el juego ofrece tres niveles de ritmo diferente para que el jugador escoja la opción con la que más cómodo se sienta.

Todas estos cambios pueden parecer contraproducentes para el que juega, pero no es más que una sensación durante las primeras horas. A medida que se suceden los partidos y el jugador va asimilando las consecuencias que genera un balón tan real como el cambio más notorio, entiende que el paso era necesario para el minimizar la distancia entre el fútbol real y el virtual.

Jueguen señores

Que el fútbol es un juego de contacto es obvio, pero no es tan obvio poder simularlo de forma adecuada. El nuevo motor de impactos diseñado para la ocasión ridiculiza cualquier otra propuesta previa. Atrás quedaron aquellos inexplicables bugs dónde algunos jugadores tras recibir una entrada experimentaban ‘la gravedad cero’. Ahora nos disponemos ante un espectáculo visual cada vez que existe algún tipo de contacto entre jugadores. Los choques son consecuentes y se desarrollan con total naturalidad generando consecuencias directas en el juego. Las cargas por la disputa de un balón aéreo tienen un proceso lógico y por extensión una ejecución natural. El nuevo motor de impactos dota a estas acciones de veracidad y realismo, pero necesita de otros factores para acabar de presentar el regalo.

Porque no andamos muy lejos de afirmar que las  animaciones de FIFA 13 son un regalo. Si el objetivo de Electronic Arts es acercarse al fútbol real, tiene que ofrecer una ingente cantidad de animaciones propias de cualquier partido que se precie, pero con un nivel de detalle, en esta ocasión, abrumador. Pero no es suficiente con reflejar el detalle en demasía sin contamos con animaciones aisladas. Lo que realmente le da vida a esas animaciones es la continuidad a modo de repertorio musical, dónde ya no puedes separar el final de una y el principio de la otra. Fluyen de forma natural, ofreciendo una experiencia sólida y sin fisuras. La nueva física del balón, la interactividad de  todos los jugadores de campo y las animaciones, se fusionan en único valor absoluto: fútbol.

Sin embargo, y sin cambiar una coma de lo hasta aquí expuesto, FIFA 13 presenta algunas características mal gestionadas, que en momentos puntuales, pueden tapar el buen trabajo realizado. La de más calado, sin duda alguna, es la gestión de la IA de los rivales cuando nos enfrentamos a la CPU. En la mayoría de partidos, experimentaremos una sensación de equipo modesto al comprobar cómo la CPU nos domina durante los noventa minutos. Lo más curioso, es que esto sucede de forma independiente a los equipos escogidos. Efectivamente, podemos jugar con el Manchester City y ver como el Crystal Palace (una división inferior) nos domina y no nos da alternativa alguna. Jugando en nivel ‘Profesional’ la situación es superable, y a base de partidos, el escollo se supera. Pero el problema reside en los niveles más altos, dónde ‘Clase Mundial’ y ‘Leyenda’ no se presentan como niveles de dificultad más altos, si no que se muestran como niveles irregulares, impredecibles y que no generan ningún atisbo de oportunidad de mejora para el jugador. Es decir, viviremos grandes partidos entretenidos dónde dominaremos con un equipo superior a uno inferior. Pero también experimentaremos la incredulidad de sufrir un correctivo en modo de goleada en un escenario similar; controlando a un Real Madrid o Barcelona contra un Zaragoza o Deportivo. Por momentos, y siempre en estos niveles, da la sensación de que la CPU es Psycho Mantis en Metal Gear Solid (Konami, 1998), y se avanza a todos nuestros movimientos (que nadie cambie el pad de puerto, que aquí no funciona). Toda esta irregularidad en la gestión de la IA, enturbia en cierto modo todo lo bueno que FIFA 13 ofrece. Ahí queda este aspecto como punto a mejorar para próximas ediciones.

Tiende a infinito

Si nos movemos en términos de rejugabilidad, aquí no hay color. La abrumadora cantidad de modos que ofrece FIFA 13 dan para estar jugando hasta la siguiente edición. Porque a los modos conocidos y que han confirmado un estilo propio para el concepto FIFA, se han añadido dos nuevas vías para exprimir más el juego. El modo habilidad consiste en una serie de mini juegos que nos ayudarán a mejorar nuestra pericia con el control del juego. La otra novedad, responde a EA Match, desde dónde jugaremos el calendario oficial actual y experimentaremos los acontecimientos que se vivan en el partido real. Es decir, si controlamos al Barcelona, jugaremos el clásico con las bajas de Piqué y Puyol. Además de lesiones y sanciones, también se actualizarán estados de forma y de moral, de forma que si un jugador no juega de forma habitual en la realidad, en la versión virtual se reflejará con una disminución de ciertas habilidades. En el resto de modos de juego ya conocidos, destaca el Modo Manager con un sistema de gestión más real y con la novedad de poder entrenar a las selecciones absolutas. Por su parte, el formato Temporadas Online se ha aplicado también a Ultimate Team y a 11 vs 11.

Si en modos de juego FIFA 13 se muestra intratable, súmenle lo ya normalizado, pero no por ello desmerecedor de un reconocimiento. Efectivamente, hablamos de las licencias. En esta ocasión contamos con 30 ligas diferentes, las más importantes como la española, inglesa o italiana, cuentan con dos o más categorías. Las ligas europeas de mayor relevancia están presentes con todo tipo de detalles, así como la Major League Soccer o la brasileña, y algunos equipos importantes de otras ligas no licenciadas como Boca Juniors, River Plate o Galatasaray. Para los combinados nacionales, la oferta también es satisfactoria con 45 selecciones nacionales licenciadas. Aunque la propuesta es considerable, se echan en falta algunas selecciones clásicas como Nigeria o Japón.

Por otra parte y en cuanto a licencias de estadios, contamos con los más importantes, aunque incompensablemente, para esta edición el estadio Libertador tiene un increíble parecido con uno que no está, el Camp Nou. Los estadios reales están diseñados con la máxima fidelidad y se ha recreado una atmósfera propia de los partidos. Zonas de la grada con colorido determinado, banderas, jugadores  suplentes calentando por la banda, así como el detalle de los uniformes licenciados de cada equipo. En este espectáculo visual, el punto más flojo es la recreación del aspecto físico de algún jugador no tan conocido, que se muestra más desconocido aún con este poco trabajado avatar. No obstante, se trata de algún caso puntual, ya que los jugadores más populares se reconocen al instante.

Todo este espectáculo visual no sería tal sin el plus que le otorga el apartado sonoro. Nuevamente, los comentarios van a cargo de Manolo Lama y Paco González, y eso ya es sinónimo de éxito. Tampoco encontraremos un alud de nuevos comentarios, por lo que el tono se mantiene en referencia a anteriores ediciones. Sin embargo, dónde si se nota una clara mejora en este aspecto, es en el modo Match Day, ya que viviremos el resto de la jornada a través de los comentarios de Paco González y Manolo Lama a modo de jornada dominguera de fútbol. Para acabar de perfilar el apartado sonoro, como viene siendo habitual, FIFA 13 presenta 40 temas musicales de gran calidad, que amenizan nuestra interacción con los menús.

I have the ball, I pass the ball

Con la misma sencillez que Josep Guardiola en la sala de prensa del Santiago Bernabéu, respondía al periodista Guillem Balagué: “I have the ball, I pass the ball; I have the ball, I pass the ball. We have the ball, we pass the ball”, cuando le preguntaban sobre la clave del éxito del juego de su equipo; FIFA 13 vuelve a sentirse ganador una temporada más. No ha necesitado de grandes cambios ni revoluciones en los aspectos que más pesan en este tipo de simuladores. Simplemente, siguiendo el camino marcado en anteriores ediciones y perfilando ciertos aspectos que el jugador aprecia, ya es más que suficiente para afirmar que, un año más FIFA, y en este caso ‘13’, es el mejor simulador de fútbol que hay en el mercado. A partir de aquí, podemos desgastarnos con debates sobre si su eterno rival, PES ha mejorado mucho, poco o nada. Pero hablaríamos de mejoras de PES que en su conjunto no aguantarían la mirada a FIFA. Y esto no es un hecho puntual de este año. Para nada. Es ya una tendencia desde que andamos por esta generación. Electronic Arts ha trabajado muchos años a la sombra de Konami hasta dar con la tecla adecuada y reinventar varias veces FIFA para poder llegar a este nivel. Un nivel que a Konami se le antoja hoy por hoy inaccesible, aunque el hecho de que el alma mater de PES, Seabass, no haya dirigido PES 2013 (Konami, 2012) y esté gestando directamente PES 2014 (Konami, 2013), aparece como una pequeña luz al final del túnel para la compañía nipona.

Dejando a un lado la aburrida comparativa con PES, FIFA 13 también tiene aspectos que mejorar. Pulir la IA de la CPU puede ser un problema si no se soluciona en próximas ediciones, porque esta deficiencia se arrastra desde hace años. El resto son matices interesantes, pero que no determinan el gameplay actual. El peso de las mejoras en el sistema defensivo, así como la nueva física del balón tienen suficiente empaque como para afirmar que FIFA 13, no es FIFA 12 con las plantillas actualizadas. Estamos ante otro peldaño subido de Electronic Arts en busca del simulador de fútbol definitivo, y ya van unos cuantos. El único pero es que los está subiendo en modo single player, y que mejor noticia sería para los que disfrutamos con este tipo de juegos que fuese en modo multiplayer […]

Imagen de perfil de Raul Factory

Raul Factory

74 entradas como autor
Nacido en Tamriel y criado en Tierra Media. Un error de cálculo en el condensador de fluzo de mi DeLorean, me ha traído hasta aquí, interrumpiendo mi formación como mago en la Torre del Círculo. Mientras soluciono este problema, mejoro mi formación a base de videojuegos, dónde los RPG y las historias de bardos me tienen absorbido el cerebro. A ritmo de “Stuck in a moment” intento abrazar la historia del sector como parte de mi vida.

Etiquetas:

, , , , , , , , , , , ,

Inicio Foros FIFA 13: Four Four Two

  • Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40572

    Four Four Two es una revista de fútbol de origen británico, con tirada mensual y publicada por Haymarket. Su nombre, hace referencia a la formación qu
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/fifa-13-four-four-two/

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #40573

    Gran análisis y muy buen texto, me ha encantado el guiño de Psycho Mantis ( hasta en un análisis de un juego de fútbol se puede poner Metal Gear ). Como ya comente en el preview que usted mismo hizo, Fifa13 es superior a PES2013, pero me quedo con el PES.
    Tengo una duda y no se si voy a meter la gamba de lleno, pero ¿ las tornas no empezaron a cambiar cuando el estudio de desarrollo del Fifa fichó gente del estudio que desarrollaba el PES ?

    Imagen de perfil de Angus BeatAngus Beat
    Miembro
    #40574

    Nunca pensé que se podría escribir tanto de un nuevo Fifa sin caer en tópicos, mis felicitaciones.

    Personalmente los juegos de fútbol no son mi fuerte, pero sí el genero con mayor arraigo en las pachangas con amigos. Ademas me quede con los PES de hace unos años, creo que desde el 2000, no he jugado casi a esta saga. Tengo ganas de coger un juego de fútbol enserio y ademas probar las novedades de estos últimos Fifas que tan buena pinta tienen.

    Por otro lado avivando nuestra particular guerra de del fútbol: Qué nos da Konami para justificar el mismo precio con peores gráficos, menos licencias y menos modos,

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40575

    Gracias Dani! En cuanto al cambio de ciclo entre los reyes de la simulación futbolística, desconozco ese dato que aportas, pero lo que sí te puedo confirmar es que fue en la nueva generación dónde FIFA se puso por delante de PES.

    Nota: Si puedes confirmar lo del fichaje de EA por el estudio de PES, sería un apunte interesante!! Gracias de nuevo!

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40576

    Gracias por la parte que me toca. Como usted bien sabe, en esta casa intentamos escribir sobre videojuegos desde una perspectiva diferente.

    En cuanto a los juegos de fútbol, le recomiendo para esta generación cualquier FIFA antes que PES. Aunque el sistema defensivo y la nueva física del balón para FIFA 13 requieren su tiempo. En cuanto el precio de Konami, hay un matiz. El pvp de salida de PES 2013 es ligeramente inferior al de FIFA 13. No obstante, también le digo que PES 2013 no es un mal juego y que su único problema es FIFA. Y lo del precio por la calidad ofrecida… aquí podemos meter unos cuantos!!

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #40577

    Ahora mismo no recuerdo donde lo leí ni lo puedo confirmar, pero creo recordar que fue en el año 2007, justo cuando presentaron el nuevo motor gráfico para la nueva generación que acababan de fichar gente del PESTeam. Lo buscaré y si puedo aportar algo nuevo ya lo pondré.

    Imagen de perfil de EkonEkon
    Participante
    #40578

    Buen análisis, tras la preview mostrada has ofrecido lo esperado.

    Sin duda, hacer un análisis de calidad sobre un simulador de fútbol es una tarea difícil, pero cabe destacar que ha cumplido con creces.
    Actualmente FIFA esta muy por encima de PES, aunque sigue gustándome más los tiros desde lejos en el simulador de Konami.

    Imagen de perfil de Fran2Fran2
    Miembro
    #40579

    TREMENDO¡¡¡

    SIN PALABRAS¡¡

    Ya era hora que alguien escribiera algo tan bueno, y que realmente se nota que sale de uno y no es una mera copia de otros análisis. Mi enhorabuena de verdad. Soy un seguidor de muchas webs y he leido muchos análisis y casi todos hablan de lo mismo.

    Asique gracias por esta opinión tan sincera.

    Ahora hablando del juego, tengo que decir que otro año EA ha ganado a Konami, y eso que yo hasta el año pasado era seguidor del juego de Konami, hasta me compré la PS3 por el maldito juego que luego resulto un rollo.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40580

    Muchas gracias!! En Ze[h]n Games tenemos un estilo muy propio de entender el mundo de los videojuegos, y así intentamos plasmarlo. Aprovecho para darle la bienvenida a nuestro blog, y por supuesto, no se corte en adentrarse entre las miles y miles de palabras bien hilvanadas que ofrecemos en esta casa.

    En cuanto a su opinión sobre PES, no me extraña, teniendo en cuenta que Konami no ha encontrado la tecla correcta en esta generación con su franquicia futbolística.

    Imagen de perfil de Raul FactoryRaul Factory
    Super administrador
    #40581

    No creo que sea un problema de la temática, simulador de fútbol en este caso. Supongo que las entregas anuales cansan al personal y el ‘más de lo mismo’ es muy recurrente.
    En cuanto a lo que apunta de los tiros desde lejos, entiendo que sobre gustos colores, pero no veo mucha diferencia entre ambos juegos.

Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 23)

Debes estar registrado para responder a este debate.