¿Olvidates tu contraseña?

Banished; the Winter is Coming

2014-02-28
4 comentarios

Todos, a lo largo de nuestra vida, nos hemos encontrado algún libro titulado: “Cómo vivían…”, dentro de estos puntos suspensivos hemos encontrado añadido el pueblo, la raza, la nación, el estado, el país o la época histórica más dispar, sin embargo siempre han destacado: “Cómo vivían los romanos” y “Cómo vivían en la Edad Media”. El hombre moderno, asediado por su estresante día a día mira con deseo, algunos con odio, la vida en la Arcadia, el campo, la naturaleza, los rebaños, los pastorcillos y las pastorcillas y es por esto mismo, por la nostalgia del pasado además de por la humana curiosidad que existen estos libros. Usualmente poseen un carácter divulgativo y muchos de ellos se encuentran regados con ilustraciones y dibujos para que los más reacios a las letras se acerquen a ellos en busca de saciar su curiosidad.

Estas obras divulgativas y explicativas acerca de los modos de vida antiguos han sido retratadas en el mundo del videojuego desde casi sus comienzos con las grandes obras de Caesar III (íd.; Impressions Games, 1998) y Faraón (íd.; Impressions Games, 1999) , por poner dos ejemplos muy conocidas, uno de ellos tratado en esta página con exhaustividad. Retrataban el período de una manera excelente aunque quedaban cojos en cuanto a la parte destinada al cómo vivían. Los habitantes de las ciudades desarrollados por Impressions Games eran inmortales, nunca morían, si acaso emigraban cuando el estado de las cosas públicas era muy negativo.

Nunca, el jugador, tuvo que aprenderse el nombre de un ciudadano, porque este estaba subordinado a la ciudad, y no la ciudad al habitante de la misma. Sin embargo llegó otro título y puso el acento en otro lugar, en el habitante, nos estamos refiriendo a la saga Imperium Civitas (íd.; Haemimont Games). En esta saga de construcción de ciudades el hincapié se realizó en el habitante de la ciudad. Ahora cada puesto de trabajo estaba ejercido por una persona individual y tangible y no por un ente intangible denominado mano de obra. Sin embargo ese ciudadano, ahora sí podemos hablar de ciudadanos, nos encontramos en la Roma Clásica, nunca moría, dentro de los planes de urbanización de la ciudad el cementerio nunca fue importante. Estamos, por tanto, en un estado intermedio donde lo verdaderamente importante seguía siendo la ciudad, podíamos construir casas y hogares tranquilos, ya que teníamos la seguridad de que estas se llenarían con nuevos habitantes venidos de lejos para ocupar los puestos de la próspera ciudad.

Esta línea evolutiva donde el peso del protagonismo pasa de la ciudad al habitante desemboca en un nuevo título al que llevamos pegados sin remedio desde su salida, Banished (íd.; Shining Rock Software, 2014). Este título propone al jugador un reto solo a la altura de unos pocos, tomar el control de unos exiliados y construir, con ellos, un poblado que podría convertirse en una ciudad dentro de un ambiente medieval realista e histórico. El usuario tendrá que tener en cuenta muy mucho una sentencia que será la regla de oro del título: “Winter is coming”.

Aquí no existen alegorías ni Starks de por medio, aquí solo existe la supervivencia frente a un invierno nevado y muy frío.

Banished-Snow-indie-videojuegos-zehngames

Para pasar con éxito tal intimidatoria estación tendremos que tener muy en cuenta la siguiente regla de oro del título: necesidades básicas. ¿Cuáles son las necesidades básicas de una población perdida entre cuatro montañas y ahogada de nieve? La respuesta no es difícil, comida, fuego y abrigo. Por tanto la primera misión del jugador será aportar a sus habitantes estos primeros recursos que le lleven a superar el frío invernal. Para aportar comida a los habitantes de la pequeña aldea, el jugador tendrá a su alcance la construcción de muelles de pesca, la recolección de raíces y frutos del bosque, la creación de pastos dedicados al pastoreo, la construcción de sembrado o puestos de caza. Cada uno de estos edificios deberá ser ocupado por habitantes de la aldea, por tanto tendremos que esperar a tener suficientes habitantes en edad adulta para poder construir dichos edificios y llenarlos con trabajadores. Esta será una de las dificultades principales del juego, el control demográfico. Nunca antes habíamos visto un simulador tan preciso de esta tarea y es que para que nuestra aldea continúe vigente tendremos que tener un saldo demográfico positivo ¿Cómo? Controlando compulsivamente las edades de los hijos y ofreciéndoles casas vacías para que puedan mudarse y formar su propia familia para de esta manera hacer crecer a la población activa de la aldea. También deberemos recordad que la esperanza de vida en una aldea medieval no es la misma que la que poseemos en el presente por lo que la dificultad se verá multiplicada debido a este aspecto.

Para aportar leña y abrigo a los habitantes de la aldea seguiremos el mismo esquema que para la comida. La industria es otro de los puntos clave del título y será en este momento cuando comprendamos uno de los aspectos vitales de la vida diaria en la época medieval en medios rurales: la extrema dependencia del medio natural. Para extraer los recursos naturales de la naturaleza el jugador podrá optar por dos vías, el despojo de los recursos para limpiar el terreno o la construcción de edificios que concedan, siguiendo una medida razonable entre extracción y conservación, una pequeña cantidad de materias primas al jugador. El usuario deberá medir estos dos aspectos para no esquilmar los recursos naturales del escenario en diez minutos y abocar a la ruina y la hambruna a la población. Con los animales salvajes ocurre lo mismo, se tendrá que llevar un equilibrio entre la caza y la conservación para evitar el fin de los recursos naturales.

Cuando la población crezca el jugador tendrá que hacer frente a otros retos como el sector servicios. Todos los trabajadores tendrán que utilizar herramientas para realizar sus labores, están podrán ser de mayor o menor calidad y dependerán del herrero realizarlas. También necesitarán los medios adecuados para llevar a cabo sus oficios, por lo que ubicar un edificio destinado a la recolección de hierbas curativas dentro de un medio natural virgen será clave para mantener sana a la población. Actividad complementada con la construcción de un hospicio que pueda sanar de manera rudimentaria a la población enferma. Mantener a la población sana y alimentada es una de las claves del título, ya que podrían sobrevenir hambrunas e incluso pestes que acaben con la población de la aldea al completo.

Claro que no todo van a ser penurias y necesidades, los habitantes de la aldea necesitarán esparcimiento y ocio para realizar su trabajo de la manera más adecuada. Para ello será necesaria la construcción de una taberna para los más díscolos y una capilla para los más religiosos. De esta manera la felicidad de la aldea se mantendrá elevada y la producción seguirá en alza. Por supuesto dentro de esta categoría entrará también el comercio, aunque este aspecto, recreando a la perfección el momento escogido, la Edad Media rural europea, no será vital para la supervivencia de la aldea, de hecho no existe el dinero dentro del juego, sino que será un plus una vez la aldea consiga cierta entidad y necesite más recursos para seguir su curso así como las escuelas, tan solo necesarias para mejorar la educación de los jóvenes y por tanto su producción, aunque retrasará su entrada en la edad adulta y activa de la aldea.

Banished ofrece una vuelta de tuerca dentro de los juegos de construcción de ciudad proponiéndonos un marco realista e histórico donde cada habitante de la aldea será vital para la supervivencia de ésta y cada muerte será tomada como un golpe físico para el jugador si no tiene una tasa de reposición demográfica alta. Un aspecto realmente original y atractivo que pone el acento en el individuo y no en la ciudad y que se vuelve extremadamente adictivo y complicado cuando el poblado crece y comienza a tener una población respetable. Por supuesto las tablas y opciones del título ayudarán al jugador y serán una herramienta indispensable para el óptimo desarrollo de la aldea. Sin embargo, y como nota negativa, echamos de menos, ya que el juego propone un apuesta realista e histórica, una mayor verosimilitud y con esta nota nos referimos al feudalismo. Los habitantes de las aldeas medievales no solo tenían que guardar y abastecerse con los víveres necesarios para pasar el invierno, sino también para pagar al señor feudal y el diezmo a la Iglesia. Además el primero tenía una serie de privilegios sobre la aldea que serían de gran interés verlos plasmados en el juego para completar de verdad el libro videolúdico “Cómo vivían en la Edad Media” que nos ofrece Banished.

banished-houses-indie-videojuegos-zehngames

Inicio Foros Banished; the Winter is Coming.

  • Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34667

    Todos, a lo largo de nuestra vida, nos hemos encontrado algún libro titulado: “Cómo vivían…”, dentro de estos puntos suspensivos hemos encontrado añad
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/indie/banished-winter-coming-2/

    Imagen de perfil de Linf0citoLinf0cito
    Participante
    #34670

    Soy un gran seguidor de Caesar y Pharaon. Mucho tiempo sin probar un juego que no me desanimase por su rutina y ayer Señor Venegas tuve el placer de leerle y al poco comprar Banished.

    Desde entonces no he podido dejar de jugar. A la mierda Football Manager, ya tengo GOTY 2014.

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34673

    Jeje, me alegra muchísimo que este texto te haya hecho comprar Banished, porque es una pequeña joya en cuanto a la gestión y adictivo como él solo, encontrando desafíos mayores mientras crece la población, como ocurría en los dos clásicos que has mencionado. Muchas gracias por leer y comentar!

    Imagen de perfil de IsuraIsura
    Participante
    #34675

    Me lo habéis vendido xD Es uno de los típicos juegos que me encanta tener y jugar mis partidas cada x años. Tiene muy buena pinta =D

    Imagen de perfil de Alberto Venegas RamosAlberto Venegas Ramos
    Participante
    #34676

    Si, este tipo de juegos entra dentro de la categoría de aquellos que juegas para relajarte y pasan tres horas y sigues con él, pero también que puedes jugarlo cuando te de la gana, que siempre va a ser reconfortante 😀 ¡Gracias por leer y comentar!

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.