¿Olvidates tu contraseña?

Anna: The Val d’Ayas Witch Project

2012-10-15
4 comentarios

Tras varias horas caminando entre los altos árboles por fin llega a su destino. Vuelve a mirar la descolorida fotografía que guarda en el bolsillo, no hay duda, está en el lugar adecuado. Esa fotografía que no recuerda haber tomado y que, sin embargo, le acaba llevando al norte de Italia, al hermoso valle de Ayas. Cruza la desgastada valla de madera y camina unos metros entre la hierba crecida antes de pararse. Ante sus ojos se encuentra un aserradero en ruinas, sus paredes encaladas son tan blancas le que ciegan cuando reflejan la luz del sol. Una casa en un paraje idílico: la casa que aparecía en sus recurrentes pesadillas.

The Val d’Ayas Witch Project

En 1999 se estrenó la película independiente americana The Blair Witch Project (Eduardo Sánchez, 1999), metraje de terror psicológico que se presentaba como un falso documental sobre la legendaria Bruja de Blair grabado por tres estudiantes de cine. Para conseguir que la película fuera una grabación sin precedentes y dotarla de gran realismo se empleó la técnica de filmación del procedimiento, es decir, el espectador ve todo a través de la cámara -técnica que, años más tarde, se emplearía en REC (Paco Plaza, 2007) o Cloverfield (Matt Reeves, 2008)-. Esta peculiar presentación junto con el texto de acompañamiento del film: “En octubre de 1994, tres estudiantes de cine desaparecieron en los bosques de Burkittsville, mientras gravaban un documental. Un año más tarde esta cinta fue encontrada.”, fueron reclamo suficiente para que The Blair Witch Project se convirtiese en una de las películas independientes con más éxito de la historia -con 248 millones recaudados a nivel mundial-.

El indie que os traigo hoy, Anna (Dreampaiters, 2012), tiene muchos aspectos en común con la mencionada película: está ambientado en un escenario real, un aserradero abandonado en el valle de Ayas; es un título de terror psicológico en primera persona; la brujería y los ritos de magia negra están muy presentes, y la historia da comienzo con un escenario nada amenazador mientras, poco a poco, la oscuridad va ganando terreno a la luz. También existe una diferencia fundamental con el film de Eduardo Sánchez: la acción tiene lugar en un espacio reducido -el interior de una casa en ruinas- en lugar de en los vastos bosques de Burkittsville.

Anna…

Anna es un videojuego independiente desarrollado por el estudio italiano Dreampainters y lanzado en julio de 2012 para PC. Este título indie, primer trabajo del estudio, se presenta como una aventura gráfica en primera persona centrada en el la exploración y en los eventos paranormales.

En Anna encarnaremos a un hombre que encuentra una serie de fotografías de las que no tiene recuerdo. Éstas acaban guiándole hasta el norte de Italia, al precioso valle de Ayas. Allí encontrará el aserradero abandonado que no para de ver en sus pesadillas. Deberá explorar cada oscuro rincón de la casa y enfrentarse a sus temores para poder descubrir quien es la misteriosa mujer que le visita en sueños: Anna.

Luces y sombras

El comienzo de Anna engaña. Nos encontramos ante una casa abandonada de un blanco resplandeciente, con un paisaje idílico como telón de fondo, y aunque la edificación desprende un halo sobrenatural está lejos de ser una visión amenazadora -hay que admitir que el trabajo de Dreampainters de reproducir en Anna un aserradero real y sus exteriores es excelente, comparen con la fotografía de más arriba y háganse una idea del nivel de detalle-.

Pero no os fiéis, pues tras esa breve toma de contacto con el sistema de juego de Anna, basado en la exploración y la resolución de puzzles, entraremos en el aserradero y la luz dará paso a las sombras. El resto de nuestro viajé será exclusivamente entre paredes, recorriendo cada estancia de la casa embrujada buscando pistas que nos permitan dar sentido a nuestras pesadillas.

Conforme vayamos avanzando los eventos paranormales sucederán con mayor frecuencia: objetos que se mueven solos, voces en la lejanía, llantos de bebés y un largo etcétera de tópicos del terror psicológico. Desgraciadamente, quitando un par de casos puntuales, la mayoría de estas visiones causarán pocos sobresaltos al jugador e incluso llegarán a repetirse, por lo que el componente de terror en Anna es bastante inocuo.

Por suerte, aunque no estamos ante uno de los títulos más terroríficos del panorama indie -Amnesia es imbatible-, la ambientación y el nivel de detalle de los interiores está muy cuidada, ayudando a la inmersión del jugador. Una inmersión que se ve rápidamente mermada -e incluso anulada- por unos controles poco fluidos y una interfaz de inventario que entorpece en lugar de agilizar la resolución de los puzzles. Este contra ha tenido mucho peso, tanto que prácticamente todos los análisis lo critican y es una de las principales causas de las notas tan bajas que ha recibido el título (58/100 en Metacritic, 5’5/10 en IGN o 47% en GameRankings).

Un híbrido imperfecto

Anna se basa claramente en dos de los títulos independientes que más han dado de que hablar: Amnesia: The Dark Descent (Frictional Games, 2008) y Dear Esther (thechineseroom, 2012). Y aunque comparte características con ambos queda lejos de alcanzar la calidad de ninguno de ellos. Vayamos por partes:

De Amnesia: The Dark Descent obtiene las bases jugables: una aventura gráfica en primera persona basada en la exploración y la interacción con los diversos objetos del escenario en un entorno sobrenatural. Incluso el sistema de apertura de puertas y cajones está basado en las físicas, aunque con resultados poco convincentes y lejos de la fluidez que transmitía el título de Frictional Games. Otro punto negativo es que, al contrario que la mayoría de aventuras gráficas que nos plantean puzzles de resolución lógica, en Anna los puzzles carecen de una base racional. Más de una vez os encontraréis bloqueados sin saber que objeto emplear ni dónde -además, como os decía más arriba, el inventario entorpece cada interacción, alargándo los puzzles hasta la desesperación-.

Por otro lado, de Dear Esther extrae el esmero gráfico, el planteamiento de una historia centrada en las sensaciones en lugar de en la acción y el uso de una banda sonora minimalista y bella –gran trabajo de Alessandro Monopoli, sobretodo con el tema principal: Just Inside-. También, al igual que en el indie de thechineseroom, en Anna será necesaria más de una visita al aserradero para descubrir todos los secretos que esconde así como para disfrutar de los tres finales distintos.

Y hasta aquí llega nuestra breve visita por los valles del norte de Italia y sus aserraderos embrujados. Anna se presenta como un título indie diferente, a medio camino del Dear Esther y el Amnesia: The Dark Descent, pero que no llega a conectar al 100% con el jugador por culpa de unos controles poco fluidos y una interfaz mal diseñada. Lo recomiendo sólo a los verdaderos amantes del género pues estamos ante un diamante en bruto, lleno de imperfecciones por pulir pero, a fin de cuentas, un diamante.

Imagen de perfil de Razor

Razor

49 entradas como autor
Amante congénito del universo videojueguil. Autoproclamado nintendero, pecero y seguidor acérrimo de los títulos indie. Donde la gente ve un gamepad y una pantalla yo veo un portal dimensional a Hyrule, Shakuras, Aperture Science, The Citadel, Tallon IV, Sylvarant, Black Mesa, Tamriel… Y es que, a veces, es mejor tomar la pastilla azul y permanecer unas horas más en The Matrix que elegir la roja y darte cuenta, al mirar por la ventana de tu habitación, que amanece la rutina del día a día.

Etiquetas:

, ,

Inicio Foros Anna: The Val d’Ayas Witch Project

Etiquetado: , ,

  • Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #40601

    Tras varias horas caminando entre los altos árboles por fin llega a su destino. Vuelve a mirar la descolorida fotografía que guarda en el bolsillo, no
    Lee el artículo completo en http://www.zehngames.com/analisis/anna/

    Imagen de perfil de salore78salore78
    Participante
    #40602

    ¿ Que motivo lleva que haya tantos desarrollos indies que se basen en el terror y el miedo? o la pregunta tendría que ser ¿ tanto gusta el terror para que últimamente en esta sección casi todos los juegos indies analizados sean de terror?

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #40603

    Lo que ocurre es que gracias a los youtube partners como PewDiePie los indies de terror están de moda, pues a la gente le encanta ver las reacciones de los jugadores y al final son los más jugados.

    También ha dado la casualidad de que Amnesia, Limbo y Slender son tres videojuegos indies de peso y era necesario su análisis en la sección INDIES. De todas formas intentaré variar más de género géneros entre artículo para no caer en la monotonía (tranquilo que los dos siguientes no tienen nada de terror).

    Imagen de perfil de EnCarmenaEnCarmena
    Participante
    #40604

    Opino personalmente que, además, el terror es más “fácil” de hacer de forma efectiva que otros géneros. Muchos juegos de los que de terror aquí tratados (mediante artículos estupendos, debo añadir, por esta web decidí probar Slender) se basan en escenografía, en crear atmósfera (En el caso que acabo de mentar, de hecho, ni siquiera destacan los gráficos), y jugar con el sonido, y muchos de los sustos se basan en plantar criaturas estáticas o dispuestas a seguir al personaje sin mostrar IAs especialmente complejas.

    Oscuridad, sonidos impactantes, y el susto ocasional. No programan IAs ni tienen que hacer efectos especiales elaborados, a veces ni siquiera un diseño de puzles complejo. En resumen, hacer un survival horror en primera persona y al estilo de moda es (o me parece, al menos) mucho más fácil que hacer un FPS o un plataformas.

    Imagen de perfil de RazorRazor
    Participante
    #40605

    Opino lo mismo. Aunque el panorama indie es muy variado, el género de terror es muy importante y muchos de sus títulos, con sus limitaciones técnicas, son capaces de generar una gran tensión en el jugador -algunos más que otros-, por poner unos ejemplos: Penumbra, Amnesia, Limbo, Anna, Slender, Cry of Fear, Grey, Tower22, Paranormal, Among You Sleep…

    Indies que sorprenden por la intensidad de su inmersión. En cambio, otros géneros como el RPG que mencionas necesita mucha más base para que despunte.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.